Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-1971-444

Decreto 506/1971, de 25 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecucin de la Ley de Caza de 4 de abril de 1970.

TEXTO

Promulgada la Ley uno/mil novecientos setenta, de cuatro de abril, por la que se regula la proteccin, conservacin, fomento y ordenado aprovechamiento de la riqueza cinegtica nacional resulta preciso, de acuerdo con lo previsto en la disposicin final primera de la misma, que el gobierno, a propuesta del Ministerio de Agricultura, redacte y publique, en tiempo y forma oportunos, el Reglamento de aplicacin de la citada Ley.

En su virtud, cumplidos los trmites establecidos en la Ley, de conformidad con el Consejo de Estado en Comisin Permanente, odo el parecer favorable del Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, a propuesta del Ministro de Agricultura y previa deliberacin del Consejo de Ministros en su reunin del da dieciocho de marzo de mil novecientos setenta y uno,

DISPONGO:

Artculo nico.

Se aprueba el adjunto Reglamento de la Ley de Caza.

As lo dispongo por el presente Decreto, dado en Madrid a veinticinco de marzo de mil novecientos setenta y uno.

FRANCISCO FRANCO

El Ministro de Agricultura,

TOMS ALLENDE Y GARCA-BAXTER

REGLAMENTO DE LA LEY DE CAZA
TTULO PRIMERO
Principios generales
Artculo 1. Finalidad.

El presente Reglamento desarrolla la Ley de Caza de 4 de abril de 1970, dictada con la finalidad de regular la proteccin, conservacin y fomento de la riqueza cinegtica nacional y su ordenado aprovechamiento en armona con los distintos intereses afectados.

Art. 2. De la accin de cazar.

Se considera accin de cazar la ejercida por el hombre mediante el uso de artes, armas o medios apropiados para buscar, atraer, perseguir o acosar a los animales definidos en el presente Reglamento como piezas de caza con el fin de darles muerte, apropiarse de ellos o de facilitar su captura por tercero.

Art. 3. Del cazador.

1. El derecho a cazar corresponde a toda persona mayor de catorce aos que est en posesin de la licencia de caza y cumpla los dems requisitos establecidos en el presente Reglamento. Tratndose de ojeadores, batidores, secretarios o podenqueros, se estar a lo dispuesto en el nmero 1 del artculo 36 de este Reglamento.

2. Para obtener la licencia de caza, el menor de edad no emancipado necesitar autorizacin escrita de la persona que legalmente le represente. En la citada autorizacin debern constar los mismos datos que figuren en el modelo oficial que a estos efectos facilite el Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales. En lo sucesivo, cuando en el texto del presente Reglamento se emplee la palabra Servicio deber entenderse que se trata del Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales.

3. Para cazar con armas de fuego o accionadas por aire u otros gases comprimidos ser necesario haber cumplido 18 aos o ir acompaado por otro u otros cazadores mayores de edad. A estos efectos se considera que un menor de 18 aos va acompaado por otro cazador mayor de edad cuando este ltimo est en posesin de una licencia de caza clase A o D y la distancia que los separe del primero le permita vigilar eficazmente sus actividades cinegticas. En ningn caso esta distancia ser mayor de 120 metros.

4. Para utilizar armas o medios que precisen de autorizacin especial ser necesario estar en posesin del correspondiente permiso, expedido por autoridad competente.

5. Sin perjuicio de observar en todo caso lo establecido en las correspondientes disposiciones en materia gubernativa, cuando el nmero de cazadores lo requiera, deber darse especial cumplimiento a lo preceptuado en la legislacin vigente sobre reuniones.

Art. 4. De las piezas de caza.

Son piezas de caza los animales definidos como tales en el presente artculo.

1. Caza mayor

Tendrn la consideracin de piezas de caza mayor la cabra monts, el ciervo, el corzo, el gamo, el jabal, el lince, el lobo, el mufln, el oso, el rebeco y cuantas especies sean declaradas como tales por el Ministro de Agricultura, odo el Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales.

2. Caza menor

Tendrn la consideracin de piezas de caza menor los animales salvajes cuya denominacin usual es la siguiente:

a) Clase mamferos

Liebre, conejo, marmota, ardillla, tejn, zorro, gato y visn salvajes, marta, comadreja, turn, gardua, nutria, gineta, erizo, topo, musaraa, rata de agua y meloncillo.

b) Clase aves

Colimbos, zampullines y somormujos; petreles y pardelas; paios; cormoranes y alcatraces; garzas, garcillas, garcetas, martinetes y avetoros; cigeas y esptulas; flamencos; gansos, cisnes y patos (ocas, nades, tarros, porrones, cercetas, serretas y cualquier otra especie de la familia anatidae); milanos, ratoneros, gavilanes, halcones, azores, guilas, aguiluchos, buitres, quebrantahuesos, alcotanes, esmerejones, cerncalos y alimoches; perdices, urogallos, codornices, colines, lagpodos y faisanes; torillos; grullas; rascones, fochas, guiones, calamones, pollas y gallinas de agua; sisones y avutardas; ostreros; chorlitos, avefras y vuelvepiedras; correlimos, archibebes, andarros, agujas, zarapitos, chochas y agachacizas; cigeuelas y avocetas; falaropos, alcaravanes, corredores y canasteras; gangas y ortegas; palomas y trtolas; buhos, mochuelos, lechuzas y carabos; estorninos, tordos y zorzales; chovas, cuervos, cornejas, grajas, grajillas, urracas y arrendajos.

Las aves silvestres no citadas anteriormente tendrn igualmente la condicin de piezas de caza, pero slo podrn ser cazadas si figuran en la relacin que con esta finalidad deber publicar el Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, odos los Consejos Provinciales de Caza y la Sociedad Espaola de Ornitologa. En ningn caso se autorizar la caza de pjaros mediante procedimientos que puedan ocasionar su muerte si los mismos no han sido declarados previamente perjudiciales a la agricultura. A estos efectos se denominan pjaros las aves cuya longitud medida desde la punta del pico hasta el extremo de la cola sea igual o menor de veinte centmetros.

3. Animales de origen domstico

a) Los animales de origen domstico, tales como el gato, el perro, la cabra y el conejo sern considerados piezas de caza cuando pierdan esta condicin.

b) Los perros acollarados provistos de chapa de identificacin mayor de quince centmetros cuadrados no podrn ser considerados piezas de caza; en la chapa de identificacin deber figurar el nombre y direccin de su dueo. Tampoco podrn ser considerados como piezas de caza los perros desprovistos de collar mientras permanezcan en terrenos cinegticos de aprovechamiento comn o en tanto no penetren ms de cincuenta metros en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

c) Tratndose de cabras de origen domstico slo podrn ser cazadas en aquellas comarcas que a estos efectos seale la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, oda la Jefatura del Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales.

4. Animales salvajes domesticados

La condicin de piezas de caza no ser aplicable a los animales salvajes domesticados en tanto se mantengan en tal estado.

5. Otros animales salvajes vertebrados

Con la finalidad de proteger y conservar determinadas especies en vas de extincin o en razn a su inters cientfico, el Ministerio de Agricultura, odo el de Educacin y Ciencia, podrn prohibir, limitar o condicionar la captura de cualquier otro animal salvaje vertebrado no citado en los apartados anteriores del presente artculo.

Art. 5. De las armas de caza.

Respecto a la tenencia y uso de armas de caza, sin perjuicio de lo dispuesto en las Leyes especiales, se estar a lo establecido en la Ley de Caza y en este Reglamento.

Art. 6. Titularidad.

1. Los derechos y obligaciones establecidos en la Ley de Caza, en cuanto se relacionan con los terrenos cinegticos, correspondern al propietarios o a los titulares de otros derechos reales o personales que lleven consigo el uso y disfrute de los predios y de su aprovechamiento cinegtico, de acuerdo con lo dispuesto al efecto en el Cdigo Civil, en la Ley de Caza y en este Reglamento.

2. A estos efectos la palabra titulares incluye a toda persona fsica o jurdica a la que corresponda en virtud de la Ley o de algn negocio jurdico el aprovechamiento cinegtico de los terrenos o la facultad de goce o disposicin sobre los mismos.

Art. 7. Representacin y competencia.

1. Para el cumplimiento de la Ley de Caza y del presente Reglamento, sin perjuicio de las competencias que para actividades concretas se atribuyan expresamente a otros Departamentos, la Administracin del Estado estar representada por el Ministerio de Agricultura.

2. Compete al Ministerio de Agricultura, por s o a travs del Organismo autnomo, Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, afecto a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, promover y realizar cuantas actuaciones sean precisas para alcanzar los fines perseguidos en la Ley y Reglamento de Caza, analizar e investigar los diversos factores que condicionan la existencia de la caza y estimular la iniciativa privada en la cra de piezas de caza y en la repoblacin de terrenos cinegticos. A estos efectos la actuacin del referido Servicio gozar de la autonoma administrativa, orgnica y funcional prevista en la Ley de Entidades Estatales Autnomas.

TTULO II
De los terrenos, de la caza y de su ejercicio
Art. 8. De la clasificacin de los terrenos.

De acuerdo con lo dispuesto en el artculo octavo de la Ley de Caza, los terrenos, a efectos cinegticos, podrn ser de aprovechamiento comn o estar sometidos a rgimen especial.

Art. 9. De los terrenos cinegticos de aprovechamiento comn.

1. Son terrenos cinegticos de aprovechamiento comn los que no estn sometidos a rgimen cinegtico especial, y los rurales cercados en los que existiendo accesos practicables no tengan junto a los mismos carteles o seales, en los cuales se haga patente, con toda claridad, la prohibicin de entrar en ellos.

2. La condicin de terreno de aprovechamiento cinegtico comn es independiente, en todo caso, del carcter privado o pblico de su propiedad.

3. En los terrenos cinegticos de aprovechamiento comn el ejercicio de la caza podr practicarse sin ms limitaciones que las generales fijadas en la Ley de Caza, en el presente Reglamento y en las disposiciones concordantes.

Art. 10. De los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

1. Son terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial los Parques Nacionales, los Refugios de Caza, las Reservas Nacionales de Caza, las Zonas de Seguridad, los Cotos de Caza, los Cercados, con la excepcin sealada en el artculo 9.1 de este Reglamento, y los adscritos al rgimen de Caza Controlada.

2. Corresponder al Ministerio de Agricultura la administracin de la caza existente en los terrenos propiedad del Estado sometidos a rgimen cinegtico especial.

3. El Servicio establecer un Registro de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, en el cual debern researse los Cotos de Caza, los Refugios de Caza y los terrenos acogidos al rgimen de Caza Controlada.

4. a) En los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial se dar a conocer materialmente tal condicin por medio de carteles indicadores cuyos modelos sern establecidos oficialmente por el Servicio. Estos carteles debern estar colocados de forma tal que un observador situado en uno de ellos tenga al alcance de su vista a los dos ms inmediatos, sin que la separacin entre carteles contiguos exceda de 100 metros. Cuando medien circunstancias topogrficas u orogrficas especiales, el Servicio, a peticin de parte interesada, podr autorizar la colocacin de carteles cuya separacin entre s no se ajuste a lo anteriormente dispuesto, siempre y cuando tal alteracin no sea contraria a lacorrecta sealizacin de los terrenos y la distancia entre carteles contiguos no exceda de 200 metros.

b) En las Zonas de Seguridad no ser necesaria, con carcter general, la sealizacin obligatoria prevista en el apartado anterior, salvo en los casos que expresamente lo ordene el presente Reglamento o en que por circunstancias de especial peligrosidad lo impongan para determinados lugares, el Gobernador Civil de la provincia o el Servicio.

5. Para cazar en las vas pecuarias, en las zonas de servidumbre de las vas frreas, as como en los cauces, mrgenes y zonas de servidumbre de los ros, arroyos y canales que atraviesen o limiten terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, ser preciso contar con la autorizacin expresa expedida por el Servicio a peticin de los titulares interesados.

Art. 11. De la caza en los Parques Nacionales.

1. El ejercicio de la caza en los Parques Nacionales, en aquellos casos en que se autorice, deber ser objeto de un Plan de Aprovechamiento cinegtico que formular el Servicio.

2. En el Plan de Aprovechamiento cinegtico se sealarn las pocas hbiles de caza, formas de cazar, nmero mximo de ejemplares de cada especie que se podrn cazar en cada campaa, armas autorizadas, clases de permisos, importe de los mismos, prohibiciones aplicables y cuanto sirva para la ms correcta aplicacin del Plan.

3. El Plan antes de ser aplicado tendr que ser aprobado por la Direccin General de Montes, caza y Pesca Fluvial, la cual podr recabar parecer del Patronato del Parque de que se trate y, si lo estima oportuno, el del Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales.

4. En todo caso, cualquier actividad de caza realizada deber ajustarse tambin a las previsiones que reglamenten el uso de dicho Parque.

Art. 12. De los Refugios de Caza.

1. Por Decreto aprobado a propuesta del Ministerio de Agricultura, el gobierno podr establecer Refugios Nacionales de Caza cuando por razones biolgicas, cientficas o educativas sea preciso asegurar la conservacin de determinadas especies de la fauna cinegtica.

2. Los estudios previos en relacin con el establecimiento de los Refugios Nacionales de Caza se llevarn a cabo por el Servicio, el cual elevar la correspondiente propuesta, a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial. La administracin de los Refugios nacionales de Caza quedar al cuidado del Servicio.

3. Las Entidades privadas cuyos fines sean culturales o cientficos y las de Derecho pblico podrn promover el establecimiento de Refugios de Caza. En este caso el propietario o propietarios de los terrenos afectados, conjuntamente con la Entidad patrocinadora, formularn su peticin, acompaada de una Memoria redactada por la citada Entidad en que se expongan las circunstancias que hacen aconsejable la creacin del Refugio y las finalidades perseguidas.

4. La documentacin aludida en el apartado anterior ser presentada en la Jefatura del Servicio de la provincia afectada y si fueran varias, en aqulla en que el Refugio ocupe mayor superficie. El expediente, debidamente informado se elevar a la Jefatura Nacional del Servicio, la cual deber formular la oportuna propuesta a la Direccin General de Montes Caza y Pesca Fluvial para que sta resuelva en consecuencia.

5. a) Del expediente incoado, como se expone en el apartado anterior, se deducir si de acuerdo con la finalidad perseguida se trata de una Estacin Biolgica o Zoolgica, y esta clasificacin deber quedar recogida en la resolucin de la Direccin General, de forma que la denominacin oficial del Refugio de Caza deber completarse consignando si se trata de una u otra modalidad.

b) En la resolucin se determinarn asimismo las condiciones generales y especficas que han de regir en el funcionamiento de la Estacin Biolgica o Zoolgica y entre las primeras se reconocer que su administracin corresponde a la Entidad patrocinadora, reservndose la inspeccin al Servicio y consignando la obligacin de presentar a ste una Memoria anual en la que queden reflejadas las actividades desarrolladas y los resultados conseguidos.

6. Cuando los Refugios de Caza tengan su origen en razones fundamentalmente de tipo educativo o cientfico, la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, antes de resolver solicitar informe de la Direccin General u Organismo encuadrados en el Ministerio de Educacin y Ciencia que en cada caso corresponda.

7. En toda clase de Refugios de Caza estar prohibido permanentemente el ejercicio de la caza. No obstante, cuando existan razones de orden biolgico, tcnico o cientfico, que aconsejen la captura o reduccin de determinados ejemplares, el Servicio podr conceder la oportuna autorizacin y fijar las condiciones aplicables en cada caso.

Art. 13. De las Reservas Nacionales de Caza.

En aquellas comarcas cuyas especiales caractersticas de orden fsico y biolgico permitan la constitucin de ncleos de excepcionales posibilidades cinegticas podrn establecerse Reservas Nacionales de Caza, que, en todo caso, debern constituirse por Ley. En dichas Reservas Nacionales corresponde al Ministerio de Agricultura, a travs de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial y del Servicio afecto a la misma, la proteccin, conservacin y fomento de las especies, as como la administracin de su aprovechamiento.

Art. 14. De las Zonas de Seguridad.

1. Son Zonas de Seguridad aqullas en las cuales deben adoptarse medidas precautorias especiales encaminadas a garantizar la adecuada proteccin de las personas y de sus bienes.

2. Se considerarn Zonas de Seguridad: a) las vas y caminos de uso pblico; b) las vas pecuarias; c) las vas frreas; d) las aguas pblicas, incluidos sus cauces y mrgenes; e) los canales navegables; f) los ncleos urbanos y rurales y las zonas habitadas y sus proximidades; g) las villas, edificios habitables aislados, jardines y parques destinados al uso pblico; h) los recintos deportivos; i) los dems lugares que sean declarados como tales en razn a lo previsto en el nmero anterior.

3. a) En los supuestos contemplados en los apartados a), b), c), d) y e) anteriores, los lmites de la Zona de Seguridad sern los mismos que para cada caso se establezcan en las Leyes o disposiciones especiales respecto al uso o dominio pblico y utilizacin de las servidumbres correspondientes.

b) En el supuesto que trata el apartado f), los lmites de la Zona de Seguridad sern los que alcancen las ltimas edificaciones o instalaciones habitables, ampliados en una faja de 100 metros en todas las direcciones.

c) Para el caso del apartado g), los lmites de las Zonas de Seguridad sern los de las villas, edificio, jardines y parques, ampliados en una faja de 50 metros en todas direcciones.

d) Los recintos deportivos a que se refiere el apartado h), sern considerados como Zonas de Seguridad hasta donde alcancen sus instalaciones si stas se encuentran dentro de terreno cercado con materiales o setos de cualquier clase.

e) Si los recintos deportivos no estuvieran cercados, el Servicio oda la Delegacin Nacional de Deportes, delimitar las Zonas de Seguridad que correspondan.

f) La resolucin del Servicio a que se refiere el apartado anterior ser publicada en el Boletn Oficial del Estado y en los de las provincias afectadas, sin perjuicio de sealizar tan profusamente como sea necesario la Zona de Seguridad delimitada. Esta sealizacin y su conservacin sern de cuenta y cargo de la Delegacin Nacional de Deportes de la Federacin Nacional Deportiva que corresponda o de las Entidades privadas o pblicas que utilicen con fines deportivos el terreno delimitado, segn decida aquella Delegacin de acuerdo con las condiciones que concurran en cada caso.

4. Para mayor efectividad de lo previsto en el artculo 14.2.i), cualquier Entidad de carcter pblico podr solicitar fundadamente, del Servicio, la declaracin de Zona de Seguridad de un determinado lugar cuyos lmites se detallarn con toda precisin, acompaando un croquis o plano de los mismos, si se considera necesario. El citado Servicio en su resolucin, si es afirmativa, decidir los lmites definitivos de la Zona y la sealizacin de que debe ser objeto. Esta resolucin se publicar de la misma forma que la sealada en el nmero 3.f) de este mismo artculo y podr ser recurrida en alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

5. Cuando la aplicacin del supuesto contemplado en el artculo 14.2.i) se haga de oficio, la declaracin de Zona de Seguridad corresponder a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, odo el Servicio y las Entidades y propietarios afectados.

6. Cuando existan razones especiales que as lo aconsejen, el Gobernador Civil de la provincia podr requerir al establecimiento de nuevas Zonas de Seguridad y tambin modificar, odo el Servicio, los lmites establecidos en los apartados anteriores.

Art. 15. Del uso de armas de caza en las Zonas de Seguridad.

1. En relacin con las Zonas de Seguridad, el uso de armas de caza se atendr a las prohibiciones o condiciones que para cada caso se especifican en los siguientes apartados. No obstante, y con carcter general, se prohbe disparar en direccin a estas zonas siempre que el cazador no se encuentre separado de ellas por una distancia mayor de la que pueda alcanzar el proyectil o que la configuracin del terreno o intermedio sea de tal manera que resulte imposible batir la zona de Seguridad.

a) Carreteras nacionales, comarcales y locales.–Se prohbe el uso de armas de fuego o accionadas por aire u otros gases, dentro de la Zona de Seguridad y en una faja de 50 metros de anchura que flanquee por derecha e izquierda a los terrenos incluidos en ella.

b) Caminos de uso pblico no comprendidos en el apartado anterior, vas frreas y canales navegables.–Se prohbe el uso de armas de caza dentro de la Zona de Seguridad y en una faja de 25 metros de anchura que flanquee por derecha e izquierda a los terrenos incluidos en ella.

c) Ncleos urbanos y rurales, zonas habitadas, villas, jardines, parques destinados al uso pblico y recintos deportivos.–Se prohbe el uso de armas de caza dentro de la Zona de Seguridad, salvo en los recintos donde el uso de las mismas, con fines deportivos distintos de la caza, haya sido autorizado por autoridades competentes.

d) Vas pecuarias y aguas pblicas con sus cauces y mrgenes.–En este caso se permite el uso de armas de caza dentro de las mismas, excepto cuando al hacerlo hubiera peligro para personas, ganado o animales domsticos. No obstante, cuando concurran circunstancias especiales, basadas particularmente en la afluencia de pblico, de modo permanente o temporal, el Gobernador civil o el Servicio podrn limitar o prohibir la caza en estos lugares, difundiendo pblicamente esta decisin y sealizando debidamente los terrenos y aguas afectados por la prohibicin. Cuando se trate de vas pecuarias y aguas pblicas que atraviesen o linden terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial no se podr cazar en ellas, excepcin hecha del caso en que los titulares de tales terrenos hagan uso de lo dispuesto en el artculo 10.5 del presente Reglamento.

e) Terrenos comprendidos en el artculo 14.2.i).–En la resolucin que se dicte sobre declaracin de Zonas de Seguridad, se especificarn las limitaciones y prohibiciones aplicables al uso de armas de caza en relacin con los terrenos afectados por las mismas.

2. a) En el supuesto de ciertas modalidades de caza, tales como monteras y ojeos, en que se puede determinar de antemano las posturas de los tiradores y cuando las circunstancias de la topografa del terreno lo permitan con toda garanta, se podr solicitar de las Jefaturas Provinciales del Servicio la reduccin de las fajas prohibitivas y las distancias mnimas mencionadas anteriormente, para cuya concesin o denegacin deber, con carcter previo, realizarse un reconocimiento del terreno por personal del Servicio. Las excepciones concedidas al efecto tendrn validez en tanto no se alteren la posicin y condiciones de tiro de los puestos, debindose hacer una nueva solicitud si cambian, por cualquier causa, tales circunstancias.

b) En todo caso queda prohibido disparar en direccin a los lugares en que se encuentren rebaos, hatos, recuas o cualquier otra concentracin de ganado, bien se halle pastando o siendo conducido, salvo que se haga a distancia superior a la del alcance del proyectil.

Art. 16. De los terrenos sometidos a rgimen de caza controlada.

1. En los terrenos de aprovechamiento cinegtico comn y por razones de proteccin, conservacin, fomento y ordenado aprovechamiento de su riqueza cinegtica, se podrn delimitar zonas sometidas a rgimen de caza controlada, concedindose preferencia a los terrenos que, estando sometidos a rgimen cinegtico especial, deban pasar a ser de aprovechamiento cinegtico comn.

2. a) Corresponde a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, a propuesta del Servicio, determinar los terrenos que han de quedar adscritos al rgimen de caza controlada.

b) El expediente de adscripcin de caza controlada podr iniciarse de oficio por el Servicio, o a instancia de una Sociedad de cazadores interesada en la declaracin del rgimen citado. En este caso presentar su solicitud, debidamente razonada, en la Jefatura Provincial correspondiente, que la elevar con su informe y el de los Consejos Locales de Caza, o Provinciales en su defecto, a la Jefatura Nacional del mencionado Servicio.

c) La Jefatura Nacional del Servicio elevar el expediente, asimismo con su informe, a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, la cual resolver, hacindose pblica su resolucin en el Boletn Oficial de la provincias donde radiquen los terrenos afectados.

3. De acuerdo con los daos aportados al expediente, la resolucin delimitar con suficiente detalle la zona sometida a rgimen de caza controlada, y fijar el plazo de duracin de este rgimen, que no podr ser inferior a seis aos, si se trata de caza menor, ni a nueve aos, si se trata de caza mayor.

4. El control y regulacin del disfrute de la caza en los terrenos sometidos a rgimen de caza controlada corresponde al Ministerio de Agricultura, que lo llevar a efecto directamente a travs del Servicio, o, si lo estima ms conveniente, a travs de una Sociedad de Cazadores Colaboradora.

5. La Sociedad de Cazadores Colaboradora a que se refiere el apartado anterior ser designada por concurso pblico entre las que ostenten este ttulo, sin perjuicio de que el concurso pueda declararse desierto si as se estimase conveniente. El concurso pblico, cuya resolucin compete al Servicio, se regir por un pliego de condiciones en el que se contendrn las de carcter jurdico, administrativo, cinegtico y econmico, que se entiendan adecuadas al caso, debiendo figurar explcitamente las siguientes:

a) Que el plazo de adjudicacin no ser inferior a seis aos, si se trata de caza menor, y a nueve, si de caza mayor.

b) La ndole y rgimen estatutario de la Sociedad, el alcance y repercusin social de sus actividades y el mayor nmero de afiliados sern factores bsicos para decidir la adjudicacin del concurso. En igualdad de condiciones la preferencia se otorgar a las Sociedades locales, provinciales o nacionales, en este mismo orden.

c) Que ser preciso depositar una fianza para responder al cumplimiento de las condiciones del pliego.

d) Que los gastos de sealizacin de los terrenos y los de mantenimiento del personal de guardera sern de cuenta y cargo de la Sociedad adjudicataria.

e) Que el Servicio se reserva la facultad de inspeccionar, en la forma que estime oportuna, el cumplimiento de los planes de aprovechamiento cinegtico establecidos y la de modificarlos, cuando as lo aconsejen las circunstancias, en beneficio de la riqueza cinegtica afectada.

6. Los titulares de derechos sobre terrenos sometidos a rgimen de caza controlada y, en su caso, los titulares de terrenos incluidos en el coto local establecido en el trmino o trminos municipales sobre los que tales terrenos se extiendan, podrn formar parte de las Sociedades Colaboradoras adjudicatarias, abonando una cuota no superior al 75 por100 de la estatuida para los restantes socios.

7. Si en los terrenos de caza controlada el Servicio se ocupa directamente del aprovechamiento, los permisos que otorgue para el ejercicio de la caza se concedern con carcter preferente a los cazadores locales y provinciales, reservndose siempre un nmero no inferior a la cuarta parte del total para cazadores nacionales o extranjeros residentes. La entrega de los permisos a los peticionarios se har de acuerdo con las normas fijadas por el propio Servicio, y el importe por permiso de los concedidos a los cazadores no locales no podr exceder del doble fijado para los locales.

8. Cuando el aprovechamiento cinegtico de un terreno sometido a rgimen de caza controlada haya sido adjudicado a una Sociedad de Cazadores Colaboradora, los permisos para el ejercicio de la caza sern otorgados en exclusiva a sus miembros, si bien deber reservarse siempre para cazadores nacionales o extranjeros residentes, no asociados, un nmero no inferior a la cuarta parte, repartidos uniformemente a lo largo del perodo hbil de caza, y a un importe fijado por el Servicio que no ser superior al doble del que abonen sus asociados. Los permisos para cazadores ajenos a la Sociedad Colaboradora sern distribuidos entre los peticionarios por el propio Servicio, sin perjuicio de que su importe sea ingresado en las arcas de la Sociedad.

9. Si se obtienen beneficios del aprovechamiento cinegtico de los terrenos sometidosa rgimen de caza controlada, su importe se sumar a la renta a que se refiere el artculo 19.14 del presente Reglamento. En su defecto se distribuirn entre los titulares cinegticos de los terrenos afectados, en proporcin a la superficie de sus fincas.

10. Los terrenos sometidos a rgimen de caza controlada podrn ser excluidos del mismo, total o parcialmente, por motivos basados en:

a) Vencimiento del plazo que figuraba en la resolucin que determin el rgimen de caza controlada.

b) Renuncia o disolucin de la Sociedad de Cazadores Colaboradora adjudicataria antes del vencimiento del plazo de adjudicacin, lo que llevar aneja la prdida de la fianza depositada.

c) Contravencin de las condiciones que figurando en el pliego de condiciones por el que se adjudic el concurso lleven como sancin la cesacin en la condicin de adjudicatario.

d) Resolucin recada en virtud de propuesta formulada por el Servicio, tanto en relacin con los terrenos que tengan directamente a su cargo, como en los concedidos a Sociedades de Cazadores Colaboradoras, basada en razones sociales, agrarias, cinegticas o cualesquiera otras de suficiente importancia.

11. Los supuestos contemplados en los apartados c) y d) del nmero anterior motivarn la incoaccin de un expediente administrativo por el Servicio, en el que sern odos los mismos Consejos Locales o Provinciales de Caza que intervinieron en el de afeccin de los terrenos al rgimen de caza controlada y que el Servicio elevar con su informe a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, para la resolucin pertinente.

12. Llegado el momento de entrar en vigor la desafeccin, o vencido el plazo acordado en su da para que los terrenos quedasen sometidos al rgimen de caza controlada, sin que por la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial se hubiese acordado nueva prrroga o la veda temporal de los mismos, stos recuperarn su condicin de terrenos cinegticos de aprovechamiento comn.

Art. 17. De los cotos de caza en general.

1. Se denomina coto de caza toda superficie continua de terrenos susceptible de aprovechamiento cinegtico que haya sido declarada como tal mediante resolucin del Servicio.

2. A los efectos previstos en el prrafo anterior no se considera interrumpida la continuidad de los terrenos susceptibles de constituirse en cotos de caza por la existencia de ros, arroyos, vas o caminos de uso pblico, ferrocarriles, canales o cualquier otra construccin de caractersticas semejantes; todo ello sin perjuicio del cumplimiento de lo dispuesto en el artculo 15 del presente Reglamento sobre uso de armas de caza en las zonas de seguridad, ni de lo establecido en el artculo 10.5 de este mismo Reglamento.

3. a) La declaracin de coto de caza se efectuar a peticin de los titulares citados en el artculo sexto del presente Reglamento o, en su caso, a peticin de las Entidades patrocinadoras citadas en el artculo 19.1 del mismo. Tal declaracin lleva inherente la reserva del derecho de caza de todas las especies cinegticas que existan en el coto.

b) La solicitud de declaracin de coto de caza se presentar en los modelos oficiales que al efecto se establezcan por el Servicio, en la Jefatura Provincial del mismo que corresponda a la ubicacin de los terrenos afectados, o en la de la provincia que ocupen mayor extensin si afectan a varias, la cual la elevar con su informe a la resolucin de la Jefatura Nacional, que podr recabar, previamente, el informe de los Consejos Locales y Provinciales de Caza correspondientes. Contra la resolucin del Servicio cabr recurso de alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

4. Cuando el Servicio estime que la constitucin de un coto de caza pueda lesionar otros intereses cinegticos, pblicos o privados, se abstendr de dictar resolucin y, dando audiencia por un plazo no inferior a quince das, previa la publicacin oportuna en el Boletn Oficial de las provincias respectivas, a las Entidades y personas afectadas y, preceptivamente, al Consejo Provincial de Caza, elevar el expediente, con su informe, a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, la cual, odo, si lo considera oportuno, el Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, resolver lo que estime ms conveniente sobre la constitucin del acotado. Contra este acuerdo se podr interponer recurso de alzada ante el Ministerio de Agricultura.

5. Los cotos de caza pueden ser privados, locales y sociales.

6. La sealizacin de los cotos de caza, cumpliendo lo previsto en el artculo 10.4 de este Reglamento, deber hacerse de modo muy especial en sus distintos accesos, al objeto de resaltar en estos puntos la condicin de acotado inherente a los terrenos incluidos en el mismo.

7. En los cotos de caza las especies cinegticas debern estar protegidas y fomentadas, aprovechndose de forma ordenada. A estos efectos el Servicio podr exigir a los titulares o arrendatarios la confeccin de un plan de conservacin y aprovechamiento cinegtico, cuyo cumplimiento ser obligatorio una vez que haya sido aprobado por el mencionado Servicio. Por el Servicio se adoptarn las medidas de inspeccin precisas para asegurar el cumplimiento de lo dispuesto en el inciso primero del presente prrafo.

8. En aquellos cotos de caza en los que existan lugares de paso o parada de aves migratorias, el aprovechamiento de estas especies deber adaptarse a los planes confeccionados al efecto por el Servicio. Entre las finalidades del plan figurar expresamente la evitacin de aprovechamientos abusivos, estableciendo las condiciones precisas para ello.

9. Cuando el propietario o propietarios de los terrenos incluidos en un coto o los titulares del mismo decidan cercarlo, total o parcialmente, debern hacerlo constar previamente,a efecto cinegticos, ante la Jefatura Provincial del Servicio, la cual elevar el expediente, con su informe a la Jefatura Nacional que impondr las condiciones tcnicas que a su juicio deba reunir el cerramiento. Contra la resolucin del Servicio cabr recurso de alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial. Esta disposicin slo ser aplicable a los cerramientos de terrenos aportados voluntariamente al coto por sus titulares y en tanto conserven su condicin de acotados.

10. a) Cuando de las inspecciones practicadas por el Servicio en los cotos de caza se desprenda que stos no cumplen su finalidad de proteccin, fomento y ordenado aprovechamiento, incoar el oportuno expediente, que, con audiencia de los interesados e informe de los Consejos Locales y Provinciales de Caza correspondientes, elevar, con el suyo propio, a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, la cual podr anular la declaracin que autorizaba la creacin del coto, todo ello sin perjuicio de las sanciones que pudieran aplicarse a los responsables de las contravenciones que se hayan podido producir.

b) Se incoar anlogo expediente cuando los cerramientos a que se refiera el nmero anterior no cumplan con las condiciones tcnicas que hayan sido prescritas por el Servicio.

11. Quedan prohibidos y, por consiguiente, sern nulos, los contratos de subarriendo del aprovechamiento cinegtico de los cotos de caza. Asimismo, ser nula la cesin a ttulo oneroso o gratuito de los contratos de arrendamiento celebrados al amparo de la Ley de Caza o cualquier otra figura jurdica que pretenda alcanzar las finalidades prohibidas en el presente nmero.

Art. 18. De los cotos privados de caza.

1. Los propietarios y titulares citados en el artculo sexto del presente Reglamento podrn constituir cotos privados de caza, previa incoaccin y resolucin favorable del expediente a que se refiere el artculo 17.3 del mismo. A la solicitud, presentada en la Jefatura Provincial del Servicio, deber acompaarse, en modelo oficial, una declaracin del titular, haciendo constar su derecho al disfrute cinegtico, con expresin del nombre de la finca, sus linderos, cabida real y especies cinegticas, objeto principal del aprovechamiento.

2. Los terrenos integrados en estos cotos podrn pertenecer a uno o varios propietarios o titulares que se hayan asociado voluntariamente con esta finalidad, siempre que sean colindantes. Cuando participen en el acuerdo titulares distintos de los dueos, habrn de contar con la autorizacin escrita de los mismos.

3. Tratndose de fincas cuya propiedad corresponda proindiviso a varios dueos, ser preciso, para constituir un coto privado o integrarse en l, que concurra la mayora establecida en el artculo 398 del Cdigo Civil.

4. Cuando el Estado, las Entidades Locales u otras de derecho pblico constituyan sobre terrenos de su propiedad cotos privados de caza no podrn formar parte de las Asociaciones a que se refiere el nmero 2 anterior, a no ser que el coto se explote en rgimen de arrendamiento otorgado por subasta pblica.

5. Las superficies mnimas para construir estos cotos sern, cuando pertenezcan a un solo titular, de 250 hectreas, si el objeto principal del aprovechamiento cinegtico es la caza menor, y de 500 hectreas, si se trata de caza mayor. Cuando estos cotos estn constituidos por terrenos de varios titulares asociados, en la forma citada en el nmero 2 del presente artculo, las superficies mnimas sern el doble de las sealadas anteriormente. En las provincias insulares, siempre que medie peticin de los interesados y concurran circunstancias cinegticas especiales que lo hagan aconsejable, estas superficies podrn ser reducidas por el Servicio, hasta en un 50 por 100, y por el Ministro de Agricultura a propuesta de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, cuando la reduccin exceda de este porcentaje.

6. No obstante lo indicado en el apartado anterior, en zonas donde la nica explotacin cinegtica viable sea la caza menor de pelo, la Jefatura Nacional del Servicio, a peticin de parte y previo expediente al que se incorporar, si se estima necesario, el parecer del Consejo Local de Caza, o del Provincial, en su defecto, podr autorizar la constitucin de cotos privados de un solo propietario o titular cuando la superficie de la finca sea superior a 20 hectreas.

7. a) La superficie mnima para constituir un coto privado para la caza de aves acuticas ser de 100 hectreas, pero en casos excepcionales, tratndose de fincas de un solo propietario, y previa la incoaccin del oportuno expediente, el Servicio oyendo, si lo considera necesario, al Consejo Local de Caza, o al Provincial, en su defecto, podr reducir esta superficie hasta el lmite prudencial que se considere adecuado.

b) Cualquiera que sea la superficie sobre la que se autorice la constitucin de un coto privado de caza de aves acuticas, ste debe comprender la totalidad de la masa de agua afectada.

8. Los propietarios o titulares de cotos privados de caza podrn solicitar del Ministerio de Agricultura la agregacin de fincas enclavadas, siempre y cuando la superficie conjunta de los enclavados no exceda del 10 por 100 de la inicialmente acotada. A tal efecto los interesados debern intentar previamente los oportunos acuerdos con los titulares de las fincas enclavadas.

9. Caso de no obtenerse el acuerdo previo con los propietarios o titulares de los enclavados, podr incoarse asimismo el expediente de su agregacin ante el Servicio, el cual decidir en cuanto a la procedencia o no de la integracin. Si la resolucin es favorable a la integracin, el Servicio fijar el precio y condiciones del aprovechamiento cinegtico, ponindolos en conocimiento de las partes interesadas, las cuales, en caso de disconformidad, podrn hacer uso del recurso de alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial. En caso de otorgarse la agregacin forzosa, los titulares de los enclavados quedarn integrados en la correspondiente asociacin de titulares del coto, con la consiguiente participacin en las actividades comunes.

10. A los efectos sealados en los dos nmeros anteriores, podr tambin otorgarse la condicin de enclavados a las parcelas cuyo permetro linde en ms de sus tres cuartas partes con el coto.

11. Se exceptan de la consideracin de enclavados a tales efectos, las fincas de un solo titular cuya superficie sea superior a la mnima exigible para constituir un coto privado.

12. En los cotos privados de un solo titular, el ejercicio del derecho de caza corresponde a ste y a las personas que autorice por escrito.

13. El aprovechamiento de la caza existente en los montes catalogados pertenecientes a Entidades Pblicas Locales, constituidos en cotos privados, deber efectuarse de acuerdo con lo dispuesto en las Leyes de Montes y Rgimen Local.

14. En los cotos privados integrados por asociacin de titulares de terrenos colindantes, el ejercicio del derecho de caza, las caractersticas y rgimen orgnico de la asociacin, y, en su caso, la duracin y peculiaridades del arrendamiento o cesin del aprovechamiento debern ser sometidos al conocimiento y aprobacin, si procede, del Servicio.

15. La obligacin de sealizar los terrenos que comprenden los cotos privados corresponde a sus titulares, que debern hacerlo de acuerdo con las condiciones establecidas en los artculos 10.4.a) y 17.6 del presente Reglamento.

Art. 19. De los Cotos locales de Caza.

1. Los Ayuntamientos, Entidades locales menores y las Hermandades Sindicales de Labradores y Ganaderos podrn patrocinar, dentro de sus respectivos trminos, la constitucin de cotos locales de caza, representando conjuntamente a los titulares mencionados en el artculo 6 del presente Reglamento, que accedan voluntariamente a otorgar esta representacin en cuanto se relacione con la aplicacin de los preceptos contenidos en el presente artculo.

2. La representacin a que se refiere el nmero anterior deber conferirse mediante documento pblico o privado e implicar la cesin del derecho de caza a favor de las Entidades patrocinadoras, sin perjuicio de lo que previene el nmero 14.d) de este mismo artculo. En el documento de referencia se especificarn los linderos y cabidas de las fincas afectadas.

3. a) Podrn aportar sus terrenos para la constitucin de cotos locales de caza el Estado, las Entidades de Derecho pblico y privado y los particulares.

b) Los montes catalogados como de Utilidad Pblica tambin podrn formar parte, en su totalidad o parcialmente, de los cotos locales de caza cuando lo autorice la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, con la conformidad de la entidad propietaria y sin perjuicio de las facultades peculiares que sobre esta materia especfica se deriven de las disposiciones actualmente en vigor.

4. Para obtener la declaracin de coto local de caza ser requisito indispensable que la superficie abarcada por los terrenos a acotar sea mayor de 500 1.000 hectreas, segn se trate, respectivamente, de caza menor o mayor, si bien no exceder, incluidos los enclavados, del 75 por 100 de la total del trmino municipal en que estn ubicados. A tal efecto se considerar esta superficie total segn los datos que obren en el Instituto Geogrfico y Catastral y las de los terrenos que hayan de formar el coto local segn los datos que aparezcan en el Servicio del Catastro, debiendo procurar que el coto comprenda fincas o parcelas completas para facilitar su delimitacin material del modo ms claro posible, llegando, para esta finalidad, si fuera preciso, al establecimiento de los permetros correspondientes por el propio Servicio.

5. No obstante lo indicado en el nmero anterior, cuando existan causas debidamente justificadas, las Entidades patrocinadoras podrn solicitar, en peticin razonada, la modificacin de las cifras fijadas como mnimas para los cotos locales de caza. Tal solicitud ser presentada en la Jefatura Provincial del Servicio, que recabar el informe de los Consejos Locales y Provinciales de Caza que corresponda, y con el suyo propio lo elevar a la Jefatura Nacional del citado Servicio, para que sta resuelva el expediente.

6. Podr autorizarse la creacin de cotos locales de caza sobre terrenos integrados en trminos colindantes, siempre que la superficie aportada a travs de las Entidades patrocinadoras no exceda del 75 por 100 de la del trmino municipal respectivo. Para ello se precisar que la creacin del coto la propongan conjuntamente las Entidades patrocinadoras afectadas y que en el expediente promovido al efecto hayan sido odos los Consejos Locales y Provinciales de Caza respectivos.

7. Cuando en un coto local de caza existan terrenos enclavados no sometidos a rgimen cinegtico especial cuya superficie total no exceda de la cuarta parte del coto, la Entidad o Entidades patrocinadoras podrn solicitar su incorporacin al coto dirigiendo la oportuna peticin al Servicio, el cual le dar el mismo trmite que el sealado en el nmero 5 anterior. En el supuesto de que la resolucin sea favorable a la incorporacin, los titulares de los terrenos afectados participarn de los mismos derechos y obligaciones que los titulares de los dems terrenos que forman el coto local.

8. La contratacin y adjudicacin del aprovechamiento cinegtico de los terrenos integrantes de un coto local podr hacerse en su totalidad o dividiendo el coto en varios lotes, cada uno de los cuales debe ser mayor de 500 hectreas si se trata de caza menor, y de 1.000 hectreas si de caza mayor. En ambos casos deber formar parte de la mesa de la subasta un representante de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

9. a) La contratacin y adjudicacin del aprovechamiento cinegtico y de los cotos locales de caza patrocinados por Ayuntamientos o Entidades Locales Menores se har de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Rgimen Local. Si el coto ha sido patrocinado por una Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos, la contratacin y adjudicacin se har mediante subasta pblica.

b) Si los terrenos comprendidos en el coto local de caza abarcan varios trminos colindantes, los actos necesarios para la contratacin y adjudicacin tendrn lugar en la sede de la Entidad que aporte mayor superficie de terreno.

c) En todo caso las condiciones tcnicas fijadas por el Servicio, segn las cuales ha de realizarse el aprovechamiento cinegtico, sern incorporadas al pliego de condiciones respectivo.

10. La duracin de los contratos de arrendamiento del aprovechamiento cinegtico de los cotos locales de caza no podr ser menor de seis aos si se trata de caza menor, ni de nueve si fuere de caza mayor.

11. El Servicio gozar del derecho de tanteo en la adjudicacin y contratacin de cotos locales de caza, cualesquiera que sean las Entidades patrocinadoras, con el exclusivo fin de crear cotos sociales de caza, de acuerdo con lo dispuesto en el artculo18.4, inciso c), de la Ley de Caza. Esta circunstancia, as como la prohibicin de iniciar al aprovechamiento cinegtico prevista en el artculo 20.5 de este Reglamento, se har constar expresamente en los pliegos de condiciones por los que se rija la contratacin y adjudicacin de los cotos locales.

12. En los cotos locales de caza el ejercicio del derecho a cazar corresponde a los respectivos adjudicatarios de los aprovechamientos o a las personas que ellos autoricen por escrito.

13. Es obligacin de los adjudicatarios del aprovechamiento cinegtico de un coto local de caza la sealizacin de ste en las condiciones prescritas en los artculos 10.4 y 17.6 del presente Reglamento.

14. a) Del importe total de la renta, o sea del precio de la adjudicacin del aprovechamiento cinegtico de los cotos locales de caza, se detraer un 10 por 100, que se ingresar en el Servicio, el cual deber invertirlo, precisamente dentro de los cinco aos naturales siguientes al del que haya tenido lugar el ingreso, en realizaciones de fomento cinegtico en el propio trmino o trminos municipales sobre los que est establecido el coto, hacindolo bien por s o bajo su control y direccin tcnica.

b) Salvo acuerdo en contrario suscrito por la Entidad o Entidades patrocinadoras y los titulares de los terrenos incluidos en un coto local de caza, se detraer el importe total de la renta aludida en el prrafo anterior, otro 10 por 100 para el Ayuntamiento o Ayuntamientos respectivos, ms otro 10 por 100 para las Hermandades Sindicales Locales de Labradores y Ganaderos, cuyas sumas sern destinadas, exclusivamente, a atender fines generales de inters agrario local. La participacin de cada Ayuntamiento o Hermandad Sindical en el 10 por 100 correspondiente, cuando sean varios los que hayan gestionado la aportacin de terrenos al coto local, lo ser en proporcin a la superficie de sus respectivas aportaciones.

c) El acuerdo a que se refiere el prrafo anterior habr de estar suscrito por las partes interesadas dentro del plazo de tres meses, contados a partir de la fecha de adjudicacin del coto local, debiendo prestar su conformidad un nmero de titulares del derecho de caza no inferior a la mitad ms uno y cuyo terrenos cubran al menos la mitad de la superficie del coto.

d) Hechas las detracciones a que se refieren los apartados a) y b) anteriores, el resto de la renta se distribuir entre los titulares del derecho de caza en proporcin a la superficie de las fincas respectivas integradas en el coto local.

15. Tambin entrarn a participar, con igualdad de derechos en la distribucin a que hace referencia el apartado d) del nmero anterior, los titulares que hubieran ofrecido, en su da, sus terrenos con el fin de integrarlos en el coto local, aunque stos no hubieran llegado a formar parte del mismo por aplicacin de lo dispuesto en el artculo 19.4 del presente Reglamento.

16. Si en un terreno que forme parte de un coto local ya establecido, tratase de constituirse un coto privado de caza, deber notificarse tal propsito en forma escrita y fehaciente a la Entidad o Entidades patrocinadoras, al menos con un ao de antelacin respecto a la fecha de terminacin de la adjudicacin del aprovechamiento cinegtico. En caso contrario, no podr ejercitarse este derecho hasta que transcurra un nuevo turno o perodo de explotacin del coto local.

Art. 20. De los Cotos sociales de Caza.

1. Se denominan cotos sociales de caza, aquellos cuyo establecimiento responde a la finalidad de facilitar el ejercicio de la caza en rgimen de igualdad de oportunidades a todos los cazadores espaoles que lo deseen.

2. El establecimiento de los cotos sociales podr llevarse a cabo sobre los siguientes terrenos:

a) Los del Estado y sus Organismos autnomos.

b) Los que, constituyendo o no coto privado de caza, puedan quedar para dicha finalidad, a disposicin del Servicio, bien por ofrecimiento de sus titulares o por contratacin gestionada directamente por el Servicio. Tratndose de Montes de Utilidad Pblica o de Libre Disposicin, ser preciso contar, adems de con la previa conformidad de las Corporaciones interesadas, con la oportuna autorizacin de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

c) Los constituidos en cotos locales de caza sobre los que el Servicio haga uso del derecho de tanteo, concedido para esta finalidad en el artculo 18.4.c) de la Ley de Caza.

3. La adscripcin de terrenos del Estado y sus Organismos autnomos a un coto social de caza deber acordarse mediante Decreto, a propuesta del Ministro de Agricultura. En el caso de que los terrenos correspondan al Ministerio de Agricultura, la adscripcin se har por Orden del mismo, a propuesta de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

4. El derecho de tanteo a que se refiere el apartado c) del nmero 2 anterior podr ser ejercitado por el Servicio dentro del plazo de 30 das, contados a partir de la fecha de notificacin. A estos efectos las Entidades patrocinadoras de cotos locales estarn obligadas a enviar por correo certificado al Jefe nacional del citado Servicio y precisamente dentro de los cinco das siguientes al de la celebracin de la subasta, copias autorizadas del pliego de condiciones y del acta de adjudicacin provisional.

5. Si se produjera la adjudicacin definitiva del aprovechamiento en los cotos locales de caza, sin que se hubiera efectuado la notificacin a que se refiere el nmero anterior, dicha adjudicacin ser nula de pleno derecho. En todo caso estar prohibida la iniciacin del aprovechamiento cinegtico del coto local cuya adjudicacin definitiva se haya realizado prescindiendo de la notificacin preceptiva al Servicio, o antes del transcurso del correspondiente plazo de tanteo.

6. La administracin de los cotos sociales de caza corresponde al Servicio, que deber destinar a estos fines una cantidad anual no inferior al 25 por 100 de los ingresos que en su favor se establecen en la Ley de Caza.

7. El ejercicio de la caza en los cotos sociales se reglamentar por el Servicio de forma que quede asegurada la conservacin y fomento de las especies cinegticas, dndose opcin para que cuantos cazadores lo soliciten y cumplan con las normas que en cada caso se establezcan puedan tener la oportunidad de practicarlo.

8. La fijacin del importe de los permisos necesarios para poder practicar la caza en los cotos sociales se har por el Servicio de forma tal que los ingresos percibidos por este concepto no excedan del 80 por 100 del total de los gastos precisos para atender al establecimiento y adecuada proteccin, conservacin y fomento de la riqueza cinegtica del coto. A estos efectos el Servicio confeccionar para cada coto social un presupuesto de ingresos y gastos, en el que no se incluir ningn gasto que corresponda a haberes del personal tcnico o administrativo.

9. El disfrute de los cotos sociales de caza queda reservado exclusivamente a ciudadanos espaoles, si bien la mitad de los permisos se otorgarn con carcter preferente a los cazadores residentes en la provincia o provincias en que estn localizados, los cuales adems no abonarn por ellos ms del 75 por 100 del importe que se fije para los permisos que se concedan a los cazadores no residentes. La distribucin de los permisos se realizar de acuerdo con las normas que para cada coto fije el Servicio.

Art. 21. De los terrenos cercados.

1. Se considerarn terrenos cercados aquellos que se encuentren rodeados materialmente por muros, cercas, vallas, setos o cualquier otra obra o dispositivo construido con el fin de impedir o prohibir el acceso de las personas o animales ajenos o el de evitar la salida de los propios.

2. En los terrenos cercados no acogidos a otro rgimen cinegtico especial, la caza estar prohibida permanentemente, salvo en los casos en que resulte permitido su ejercicio de acuerdo con lo dispuesto en el artculo 9.1 de este Reglamento.

3. En las villas, jardines, parques de uso pblico y los recintos deportivos, aun cuando estn cercados y en su cerramiento existan accesos practicables, no ser de aplicacin lo dispuesto en el artculo 9.1 del presente Reglamento.

4. a) Los terrenos cercados, con independencia de su superficie, podrn constituirse en cotos de caza cuando el Servicio considere que son susceptibles de aprovechamiento cinegtico y su cerramiento cumpla con las condiciones a que alude el nmero 6 del presente artculo.

b) Cuando un terreno cercado se constituya en coto de caza, ser asimilado a privado o local, de acuerdo con la peticin formulada y con lo que resulte vista la personalidad del peticionario o peticionarios. En la resolucin se deber hacer constar la asimilacin acordada y la clasificacin del coto, segn su principal aprovechamiento cinegtico, sea la caza menor, la mayor o las aves acuticas.

5. Los expedientes de declaracin de cotos de caza sobre terrenos cercados sern tramitados de conformidad con lo establecido con carcter general en el artculo 17 del presente Reglamento, as como con lo complementariamente dispuesto en los artculos 18 y 19, segn proceda.

6. Los cerramientos del permetro exterior de los cotos que se pretendan crear sobre terrenos cercados, as como los de sus linderos con los posibles enclavados no integrados en el coto, debern cumplir con las condiciones tcnicas que fije el Servicio.

7. Cuando la caza existente en terrenos cercados no acogidos a otro rgimen cinegtico especial origine daos en los cultivos del interior del cerramiento o en los de las fincas colindantes, las Jefaturas Provinciales del Servicio, bien de oficio o a peticin de parte interesada, podrn incoar expediente encaminado a la adopcin de medidas para reducir o eliminar las especies cinegticas causantes del dao. En este expediente, cuya resolucin compete a la Jefatura nacional del mencionado Servicio, sern odos los propietarios de los terrenos cercados y los de los colindantes.

8. La autoridad y los agentes de la misma relacionados en el artculo 44.1 del presente Reglamento podrn penetrar en los terrenos rurales cercados para vigilar el cumplimiento de cuanto en relacin con los mismos se establece en la presente disposicin.

Art. 22. Aguas pblicas en rgimen cinegtico especial y zonas de influencia militar.

1. Por la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, a propuesta del Servicio, odos los servicios correspondientes de los Ministerios de Marina u Obras Pblicas, segn proceda, se fijar el destino y uso cinegtico de aquellas masas de aguas pblicas cuyas caractersticas aconsejen aplicar a ellas un rgimen cinegtico especial. La aplicacin del rgimen cinegtico as establecido se llevar a efecto por el Servicio.

2. A propuesta conjunta de los Ministerios interesados y el de Agricultura, el Gobierno sealar las zonas de influencia militar en las cuales queda prohibido o especialmente reglamentado el ejercicio de la caza.

Art. 23. De la proteccin de los cultivos.

1. a) En las huertas, campos de frutales, olivares, viedos, cultivos de regado y montes repoblados recientemente slo se podr cazar en las pocas y circunstancias que seale el Servicio, de acuerdo con la Hermandad Sindical Nacional de Labradores y Ganaderos.

b) Cuando se trate de montes repoblados por los Servicios dependientes de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, corresponder a sta la decisin a que se refiere el apartado anterior, as como sealar en cada caso la edad de los montes afectados.

c) Los acuerdos a que se refiere el apartado a) anterior debern alcanzar la mayor generalidad posible y habrn de publicarse por el Ministerio de Agricultura en el Boletn Oficial del Estado. Tratndose de acuerdos de mbito restringido, bastar que su publicacin se efecte en el Boletn Oficial de las provincias afectadas.

d) En caso de no existir acuerdo, el Servicio elevar las actuaciones practicada al Ministro de Agricultura a travs de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, el cual, oyendo previamente al Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, resolver en definitiva.

2. a) En los terrenos donde existan otros cultivos no sealados en el nmero anterior, el ejercicio de la caza se podr practicar sin ms limitaciones que las generales establecidas en la Ley y Reglamento de Caza. No obstante, el Ministerio de Agricultura, previo expediente incoado de oficio por el Servicio o a peticin de la Hermandad Sindical Nacional de Labradores y Ganaderos, dictar las medidas necesarias para que, cuando concurran determinadas circunstancias de orden agrcola o meteorolgico se condicione o prohba transitoriamente la prctica de este ejercicio, con el fin de asegurar la debida proteccin a los cultivos.

b) En los predios en que se encuentren segadas las cosechas, aun cuando los haces o gavillas se hallen en el terreno, se permitir la caza de las distintas especies de acuerdo con las vedas o condiciones que para cada una se determine, pero quedar prohibido pisar, deshacer o cambiar los haces o gavillas del sitio donde estuvieren colocados.

TTULO III
De la propiedad de las piezas de caza
Art. 24. Propiedad de las piezas de caza.

1. Cuando la accin de cazar se ajuste a las prescripciones de la Ley y Reglamento de Caza, el cazador adquiere la propiedad de las piezas de caza mediante la ocupacin. Se entendern ocupadas las piezas de caza desde el momento de su muerte o captura.

2. El cazador que hiera a una pieza de caza mayor o menor en terreno donde le sea permitido cazar tiene derecho a cobrarla. Cuando el predio ajeno estuviera cercado o sometido a rgimen cinegtico especial, necesitar permiso del dueo de la finca, del titular del aprovechamiento o de la persona que los represente, quienes sealarn la tcnica del cobro de la pieza en lo que se refiere a armas, perros y acompaantes. El que se negara a conceder el permiso de acceso estar obligado a entregar la pieza, herida o muerta, siempre que fuera hallada y pudiera ser aprehendida.

3. No obstante lo dispuesto con carcter general en el apartado anterior, en los terrenos abiertos sometidos a rgimen cinegtico especial y para piezas de caza menor no ser necesario el permiso a que se refiere el citado apartado cuando el cazador entre a cobrar la pieza solo, sin armas ni perros y aqulla se encuentre en lugar visible desde la linde.

4. Cuando en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn uno o varios cazadores levantaren y persiguieren una pieza de caza, cualquier otro cazador deber abstenerse, en tanto dura la persecucin, de abatir o intentar abatir dicha pieza.

5. Se entender que una pieza de caza es perseguida cuando el cazador que la levant, con o sin ayuda de perros u otros medios, vaya en su seguimiento y tenga una razonable posibilidad de cobrarla.

6. Cuando haya duda respecto a la propiedad de las piezas de caza, se aplicarn los usos y costumbres del lugar. En su defecto, el derecho de propiedad sobre la pieza cobrada corresponder al cazador que la hubiera dado muerte, cuando se trate de caza menor, y al autor de la primera sangre, cuando se trate de caza mayor. Tratndose de aves en vuelo, la propiedad de las piezas de caza corresponder al cazador que las hubiere abatido.

TTULO IV
De la proteccin, conservacin y aprovechamiento de la caza
Art. 25. Vedas y otras medidas protectoras.

1. a) El Ministro de Agricultura, odos los Consejos Provinciales de Caza y el Consejo de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales, fijar a travs de la Orden General de Vedas de Caza las limitaciones y pocas hbiles de caza aplicables a las distintas especies en las diversas regiones espaolas.

b) La publicacin anual de la Orden de Vedas en el Boletn Oficial del Estado se efectuar antes del 30 de junio de cada ao.

c) Los Gobernadores civiles de cada provincia debern ordenar la reproduccin de dicha Orden en el Boletn Oficial de cada una de ellas, de tal manera que su publicacin tenga lugar antes de quince das contados desde la aparicin de la Orden en el Boletn Oficial del Estado.

2. a) Los titulares de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial podrn proponer al Servicio las reglamentaciones especiales que consideren ms convenientes para el aprovechamiento, conservacin y mejora de la riqueza cinegtica de sus terrenos.

b) Estas propuestas de reglamentacin especial debern ajustarse al modelo que se establezca, y en ellas se harn constar, entre otros datos, las caractersticas naturales del predio, las existencias cinegticas, el plan de caza propuesto, el plan de mejoras a realizar y cuanto se considere de inters respecto a los fines perseguidos.

c) Las propuestas de reglamentacin especial se elevarn por las Jefaturas Provinciales del Servicio, con su informe, a la aprobacin de la Jefatura Nacional, que resolver estimando como circunstancias favorables aquellas que tiendan a una mejora de la calidad de los trofeos de caza mayor, a existencias ms abundantes en caza menor o supongan una mayor proteccin para las especies indicadas en los apartados tercero, octavo y noveno del presente artculo.

d) Cuando la superficie de estos terrenos sea superior a dos mil o cuatro mil hectreas, tratndose respectivamente de caza menor o mayor, los propietarios o adjudicatarios de estos aprovechamientos debern acompaar a su propuesta de reglamentacin especial un plan cinegtico suscrito por un facultativo competente.

e) Tratndose de Empresas Turstico-Cinegticas, el Servicio, previa peticin razonada de las mismas, podr otorgar las oportunas autorizaciones para que el aprovechamiento de los terrenos cinegticos dependientes de estas empresas se efecte en das hbiles no necesariamente coincidentes con los que pudieran establecerse en cada provincia para toda clase de terrenos de caza.

3. En la Orden General de Vedas se har mencin especial de las especies que deban protegerse, por considerarlas de inters cientfico, en vas de extincin, en fase de aclimatacin, beneficiosas para la agricultura, cras o hembras de aquellas que tengan un sealado valor cinegtico, o que estn incluidas en convenios internacionales suscritos por el Estado espaol.

4. La caza de la especie oso ser, tanto en terrenos calificados de aprovechamiento cinegtico comn como en los de rgimen especial, sometida a control del Servicio, debiendo fijarse anualmente el nmero de ejemplares que puedan ser abatidos o capturados en cada provincia o comarca.

5. Cuando en una comarca exista determinada especie en abundancia tal que resulte especialmente peligrosa para las personas o perjudiciales para la agricultura, la ganadera, los montes o la caza, el Servicio, por s o a peticin de parte, y previas las consultas y comprobaciones que estime oportunas, podr declarar dicha comarca de emergencia cinegtica temporal, y determinar las pocas y medidas conducentes a eliminar el riesgo y reducir el nmero de estos animales.

6. De acuerdo con los usos y costumbres locales, y odos los Consejos Provinciales de Caza, el Servicio dictar las disposiciones precisas para reglamentar la caza de palomas con cimbeles, la de patos desde puestos fijos o flotantes, la de palomas practicada en pasos tradicionales, la que se lleve a cabo con perros de rastro o persecucin, la que se practique a caballo, la modalidad denominada cetrera, la de determinadas especies en poca de celo y la especial denominacin de alta montaa. Cuando los citados usos y costumbres locales sean contrarios al espritu de conservacin de las poblaciones animales o entraen manifestaciones de crueldad, incompatibles con dicho espritu, se reglamentarn stos con carcter conducente a su eliminacin.

7. En las reglamentaciones para cazar palomas migratorias en pasos tradicionales deber hacerse constar la situacin de los puestos, su separacin mnima, las pocas de caza y el derecho a la utilizacin de estos puestos.

8. La caza del corzo, venado, gamo u otras especies de caza mayor en celo y la que se practique persiguiendo las piezas a caballo podr efectuarse, exclusivamente, en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial que estn acogidos a la modalidad de reglamentacin prevista en el nmero 2 del presente artculo.

9. La caza de la avutarda y del urogallo en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn no podr efectuarse sin una autorizacin nominal, gratuita y para un solo ejemplar que expedir el Servicio, en nmero limitado, de acuerdo con la abundancia de estas especies.

10. No se podr cazar la paloma zurita o brava, ni ninguna otra clase de palomas a menos de mil metros de palomares industriales en explotacin debidamente sealizados. Los carteles se ajustarn al modelo oficial fijado al efecto por el Servicio. El establecimiento de nuevos palomares requerir la previa autorizacin del Servicio y debern estar ubicados a ms de mil metros de la linde cinegtica ms prxima.

11. En la prctica de la caza del rebeco, la cabra monts y de aquellas otras especies que determine el Ministerio de Agricultura solamente se autorizar el uso de perros adiestrados especialmente para el cobro de piezas heridas y siempre que su suelta se efecte despus del lance. Para la caza de estas especies en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn se necesitar un permiso similar al indicado en el nmero 9 anterior.

12. El Servicio determinar las comarcas, y dentro de ellas, las especies cinegticas que puedan ser objeto de caza en batidas con perros de rastro o persecucin, limitando, en su caso, el nmero de piezas a cazar, as como el de cazadores y perros que puedan intervenir en ellas.

13. a) La caza de perdiz con reclamo slo se podr practicar en poca de celo y durante un perodo mximo de seis semanas. A estos efectos y con informe de los respectivos Consejo Provinciales de Caza, el Servicio fijar las limitaciones de tiempo, hora, lugar, nmero mximo de ejemplares a abatir por da y cazador, distancia mnima entre cazadores y cuantas se consideren necesarias para garantizar la conservacin de esta especie.

b) Los puestos para practicar esta modalidad de caza no podrn establecerse a menos de 500 metros de la linde cinegtica ms prxima.

c) Queda prohibido cazar con reclamo de perdiz hembra o con artificio que lo sustituya.

Art. 26. De las enfermedades y epizootias.

1. Las autoridades municipales, as como los titulares de aprovechamientos cinegticos debern notificar la aparicin de cualquier enfermedad sospechosa de epizootia de las Jefaturas Provinciales del Servicio, y stas a las correspondientes de ganadera, con el fin de que realicen la comprobacin y diagnstico de la enfermedad notificada.

2. Diagnosticada una epizootia, la Direccin General de Ganadera, de acuerdo con la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial se sealar concretamente la comarca considerada como afectada, as como la zona sospechosa o de inmunizacin, que quedar sujeta a cuantas medidas de lucha y extincin sean dictadas con este objeto.

3. Los titulares de los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial vendrn obligados a cumplimentar las medidas dictadas por la Administracin con el propsito de conseguir la erradicacin de la epizootia.

4. En los casos en que la investigacin de las epizootias as lo exigiera, la Direccin General de Ganadera, de acuerdo con la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial podr proceder, en cualquier clase de terrenos, a la captura de especies vivas o muertas, para recoger las muestras necesarias.

Art. 27. De la ordenacin de aprovechamiento.

1. En aquellas comarcas donde existan varios cotos de caza mayor que constituyan una unidad bioecolgica, el Ministerio de Agricultura, a travs de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, podr exigir a los propietarios o titulares de dichos cotos que confeccionen conjuntamente un Plan Comarcal de Aprovechamiento Cinegtico.

2. Este Plan, cualquiera que sea la extensin de la referida comarca, deber ser elaborado por un facultativo competente.

3. La resolucin de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, imponiendo la obligatoriedad de confeccionar el citado Plan Comarcal, podr dictarse a propuesta del Servicio o a instancia de los titulares interesados, siempre que en este caso su nmero sea mayor del 60 por 100 del total y la superficie representada por ellos supere el 60 por100 de la afectada.

4. El citado Plan, cuyo objetivo principal ser el de alcanzar una mejor ordenacin y distribucin de los aprovechamientos cinegticos dentro de la comarca, deber incluir las especificaciones y normas precisas para conseguir que las existencias cinegticas de la especie principal sean las de mejor calidad y mxima densidad, en armona y con respeto a los cultivos agrarios de la comarca.

5. A peticin propia, los titulares de los predios colindantes podrn solicitar su inclusin en el Plan en las condiciones que se determinen.

6. El Plan Comarcal de Aprovechamiento Cinegtico deber ser presentado en el Servicio, dentro del plazo en que fue comunicada la obligatoriedad de su redaccin. El plazo de referencia no ser menor de seis meses ni mayor de dos aos. Durante este plazo no podr efectuarse en los predios afectados aprovechamiento alguno de caza mayor sin previa autorizacin del citado Servicio.

7. Si concluido el plazo no se hubiera dado cumplimiento a lo dispuesto, el Servicio, adems de mantener el rgimen de autorizacin previa a que se refiere el nmero anterior, podr ordenar la confeccin del Plan a sus expensas, establecindolo posteriormente con carcter obligatorio dando audiencia a los interesados. Las fincas cuyos titulares infrinjan lo dispuesto en el Plan podrn ser privadas de su condicin de acotado, previo expediente tramitado por el Servicio, cuya resolucin compete a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial. En la resolucin de la citada Direccin General y con el fin de proteger transitoriamente la riqueza cinegtica de la finca, se podr acordar la prohibicin de cazar en los terrenos afectados.

Art. 28. De la caza con fines cientficos.

1. La caza y captura de aves y mamferos con fines cientficos, en todos los casos, y la investigacin y observacin de nidos, pollos, madrigueras, colonias y criaderos de especies protegidas, que puedan ocasionar molestias o perjuicios a los reproductores o a la normal evolucin de las cras, requerirn autorizacin especial de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial.

2. Estas solicitudes, cuando no procedan de personal adscrito a los servicios competentes del Ministerio de Agricultura slo sern consideradas en el caso de que estn acompaadas del informe favorable de un Centro Cientfico, nacional o extranjero, directamente relacionado con la actividad investigadora del peticionario, en el que figuren el visto bueno y la firma del director del Centro. Las peticiones se dirigirn al Servicio, el cual las elevar a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial para su aprobacin o denegacin, previa audiencia del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas.

3. Las autorizaciones para cazar con fines cientficos se otorgarn a ttulo personal e intransferible, con limitacin de tiempo y espacio, indicando su finalidad y el Centro o Laboratorio interesado en la concesin, que ser responsable subsidiario de cualquier infraccin que cometiera el titular.

Art. 29. De la caza con fines industriales y comerciales.

1. La explotacin industrial de la caza, entendindose por tal la orientada a la produccin y venta de piezas de caza vivas o muertas, podr llevarse a cabo en granjas cinegticas o en cotos privados de caza; en ambos casos ser necesario contar con la previa autorizacin del Servicio y cumplir las condiciones fijadas en la misma.

2. Independientemente de las restricciones a que alude el artculo 25.10 de este Reglamento se consideran incluidos en el nmero anterior los palomares destinados a la cra y venta de palomas zuritas o bravas.

3. Las explotaciones industriales a que se refiere el nmero 1 anterior y que se encuentren establecidas en el momento de publicarse este Reglamento debern, en el plazo de un ao, adoptar las medidas precisas para cumplir las condiciones que a los efectos previstos en este artculo se fijen por el Servicio.

4. Las solicitudes para la instalacin de tales explotaciones, cuya resolucin compete a la Jefatura Nacional del Servicio, sern tramitadas a travs de la Delegacin del Ministerio de Agricultura que corresponda, debiendo figurar en el expediente el informe de los servicios provinciales de Ganadera y de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales. En caso de no haber conformidad entre los criterios de ambos Servicios, el Jefe Nacional de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales elevar el expediente a travs de la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial a la resolucin del titular del Departamento.

5. Cuando se trate de empresas de carcter turstico cinegtico, inscritas en el registro de Empresas y Actividades Tursticas del Ministerio de Informacin y Turismo debern acreditar las condiciones exigidas por dicho Departamento para el ejercicio de las actividades de estas empresas. Tendrn estas caractersticas aquellas empresas que figuren inscritas como tales en el Ministerio de Informacin y Turismo, siempre y cuando en los terrenos cinegticos cuya titularidad corresponda a las mismas, el aprovechamiento de la caza se lleve a cabo mediante precio convenido entre la empresa y caza cazador.

6. Slo se podrn comercializar en vivo las especies de caza o huevos de aves cinegticas, procedentes de instalaciones o cotos privados a que hace referencia el nmero uno anterior. En todos los cajones, jaulas o embalajes de cualquier ndole que se empleen en este proceso comercial debern figurar en lugares bien visibles etiquetas en las que aparezca el nombre de la empresa o entidad expendedora y la referencia del nmero del Registro que a estos efectos deber llevar el Servicio.

7. Las piezas muertas de caza mayor no podrn ser objeto de comercio si no van marcadas o precintadas con una referencia identificadora que preceptivamente deber aparecer en su gua de circulacin, donde adems se har constar el lugar y fecha de su captura.

8. En las guas de circulacin que amparen expediciones comerciales de caza menor muerta se har constar el nmero de piezas que componen la expedicin y su distribucin por especies. Todas las piezas de caza menor muertas procedentes de las explotaciones autorizadas, de acuerdo con el nmero uno anterior, debern ir provistas de un precinto o etiqueta de las caractersticas que determine en cada caso el Servicio, a efectos de definir y garantizar su origen.

Art. 30. De los perros y de la caza.

1. Disposiciones generales.–Los dueos de perros utilizados para la prctica de la caza quedarn obligados a cumplir las prescripciones generales dictadas por las autoridades competentes sobre tenencia, matriculacin y vacunacin de perros.

2. Rehalas.–Una rehala estar constituida por un mximo de cuarenta perros y un mnimo de diecisis.

3. Trnsito de perros en Zonas de Seguridad.–El trnsito de perros por las Zonas de Seguridad, incluidas las fajas de terrenos colindantes a que se refiere el artculo 15 de este Reglamento, exigir como nico requisito de carcter cinegtico que el propietario o alguien que le represente, se ocupe de controlar eficazmente al animal evitando que ste dae, moleste o persiga a las piezas de caza o a sus cras y huevos.

4. Trnsito de perros por terrenos cinegticos acompaando a personas que no estn en posesin de licencia de caza.–Las personas que no estn en posesin de una licencia de caza estn obligadas a impedir que los perros que caminen bajo su custodia persigan o daen a las piezas de caza, a sus cras y a sus huevos. Cuando los perros que transiten por terrenos cinegticos se alejen de la persona que va a su cuidado ms de 50 metros en zonas abiertas desprovistas de vegetacin, aun cuando permanezcan a la vista de la misma, o ms de 15 metros en zonas donde la vegetacin existente sea susceptible de ocultar al animal de su cuidador, se considerar que los perros vagan fuera del control de la persona que los vigila, siendo sta responsable de una infraccin de cazar sin licencia, y en su caso, habida cuenta del lugar y poca, de cazar sin permiso o de cazar en poca de veda.

5. Trnsito de perros por terrenos cinegticos acompaando a personas que estn en posesin de licencia de caza.–Las personas que estn en posesin de una licencia de caza vlida para la utilizacin de perros slo podrn hacer uso de estos animales en terrenos donde por razn de poca, especie y lugar estn facultados para hacerlo, siendo responsables de las acciones de los mismos en cuanto stas infrinjan preceptos establecidos en el presente Reglamento o las normas que se dicten para su aplicacin.

6. Perros al servicio de pastores de ganado.–Las disposiciones anteriores no sern de aplicacin a los perros que utilicen los pastores de ganado para la custodia y manejo de los mismos en el caso de que estn actuando como tales y mientras permanezcan bajo la inmediata vigilancia y alcance del pastor.

7. Zonas de adiestramiento.–Con el fin de que los perros de caza puedan ser adiestrados o entrenados durante la poca previa a la iniciacin de la temporada hbil, el Servicio fijar por s, o a travs de las Alcaldas respectivas, los lugares, pocas y condiciones en que podr llevarse a cabo este entrenamiento.

8. Conservacin y fomento de las razas de perros de caza.–El Ministerio de Agricultura promover la conservacin y fomento de las razas de perros de caza existentes en nuestro pas, estableciendo a estos efectos los libros de orgenes de perros de caza espaolas y los genealgicos correspondientes.

Art. 31. De las aves anilladas.

1. El Ministerio de Agricultura dirigir los programas y actividades relacionados con el anillamiento de aves con fines cinegticos o cientficos, as como lo referente a la confeccin, distribucin y recepcin de anillas y marcas.

2. A efectos de la debida coordinacin con las entidades cientficas interesadas en el anillamiento de aves, y teniendo en cuenta la necesidad de armonizar investigaciones y experiencias de acuerdo con principios y mtodos reconocidos, se constituir la Junta Nacional de Anillamiento de Aves.

3. La Junta Nacional de Anillamiento de Aves estar dividida en dos Secciones, una Tcnica y otra Cientfica, y estar regida por un consejo constituido por un Presidente, un Vicepresidente 1., un Vicepresidente 2., un Director de Seccin Tcnica y un Director de Seccin Cientfica, un Secretario, seis Vocales fijos y un nmero eventual de Vocales Delegados no superior a cinco.

4. El Director General de Montes, Caza y Pesca Fluvial ser el Presidente; el Jefe del Servicio, el Vicepresidente 1.; el Vicepresidente 2. ser nombrado por el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas; los cargos de Director y Secretario de la Seccin Tcnica sern nombrados por el Director General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, y los de Director y Secretario de la Seccin Cientfica, por el Consejo Superior de Investigaciones Cientficas. Los Vocales fijos se designarn por un perodo de cuatro aos, pudiendo ser reelegidos en perodos subsiguientes, y de ellos, dos sern designados a propuesta del Director General de Montes, dos a propuesta del Consejo Superior de Investigaciones Cientficas, uno a propuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores y uno designado a propuesta de la Federacin Espaola de Caza.

5. En el caso de que por la Junta Nacional de Anillamiento de Aves se reconocieran Centros, Instituciones o Sociedades como colaboradores, cada uno de tales Centros, Instituciones o Sociedades podr proponer su Vocal delegado que le represente en el Consejo.

6. La Junta Nacional de Anillamiento de Aves se regir por un reglamento que propondr el pleno de la misma a la aprobacin del Ministro de Agricultura.

7. La prctica del anillamiento o marcaje de aves, cuando se trate de personas ajenas al Servicio, requerir la posesin de un permiso anlogo al citado en el artculo 28 del presente Reglamento, que se conceder por la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, a propuesta de la Junta Nacional de Anillamiento de Aves.

Art. 32. Monteras.

1. A los efectos de este Reglamento se entender por montera aquella modalidad tradicional de caza mayor que se practica con ayuda de perros batiendo una extensin de monte previamente cercado por los cazadores, distribuidos en armadas, siempre que el nmero de stos sea igual o superior a diez y el de perros igual o mayor de diecisis.

2. La celebracin de monteras deber adaptarse a las normas que se detallan en el presente artculo. El Servicio sealar las salvedades a que haya lugar cuando se trate de fincas que estn acogidas a las modalidades de reglamentacin especfica previstas en el artculo 25.2 del presente Reglamento o se hallen incluidas en un plan comarcal de aprovechamiento cinegtico.

3. Los propietarios o arrendatarios de la caza que deseen celebrar una montera estarn obligados a solicitar autorizacin del Servicio. Esta solicitud deber formularse ante la Jefatura Provincial del Servicio,y en ella deber figurar la fecha o fechas en que ha de tener lugar la montera, el nombre de la finca, el de la mancha o manchas a batir y el nmero aproximado de escopetas o rehalas que se supone deban tomar parte en la cacera; todo ello firmado por el titular o el arrendatario organizador. La entrada de la peticin en las oficinas del Servicio deber tener lugar con una antelacin mnima de diez das respecto a la fecha de celebracin de la montera.

4. Las rehalas a que se alude en el nmero anterior debern estar debidamente matriculadas y hallarse al corriente del pago de la licencia especial a que se refiere el artculo 37 del presente Reglamento.

5. La Jefatura Provincial del Servicio deber contestar a la peticin dentro de los cinco das siguientes al de la recepcin si esta respuesta es negativa, entendindose que de no hacerlo en este plazo la autorizacin ha sido concedida.

6. La citada Jefatura Provincial deber tener muy en cuenta para la concesin de la correspondiente autorizacin las siguientes circunstancias:

a) Dentro de una mancha determinada, y en una misma temporada cinegtica, slo se podr autorizar la celebracin de una montera.

b) Cuando se solicite autorizacin para celebrar monteras simultneas en manchas o portillos de dos fincas diferentes, pero colindantes entre s, de no mediar acuerdo entre las partes interesadas slo se autorizar la montera en la mancha que lo hubiere solicitado en primer lugar.

7. En tanto se est celebrando una montera, se prohbe el ejercicio de la caza en los cotos colindantes, y en todo caso en una faja de terrenos de 500 metros de anchura colindante con la mancha.

8. Para el mejor cumplimiento de lo dispuesto en el nmero anterior los titulares del derecho de caza de la finca en que vaya a tener lugar una montera debern comunicar la fecha autorizada para su celebracin al puesto de la Guardia Civil de la demarcacin y a los titulares o arrendatarios de las fincas colindantes y de aquellas que se encuentren en las condiciones citadas en dicho nmero.

9. El titular o arrendatario organizador de una montera estar obligado a resumir en un parte el resultado de la misma, envindolo a la Jefatura Provincial del Servicio dentro de los diez das siguientes a su celebracin. La citada Jefatura podr, si lo estima oportuno, encargar a un funcionario la recogida de los datos morfomtricos y biolgicos que sirvan para el mejor conocimiento de la poblacin cinegtica existente en la mancha.

10. La omisin del parte a que se refiere el nmero anterior o el falseamiento de los datos que figuren en el mismo podrn acarrear, entre otras, la sancin de no ser autorizado ningn nuevo permiso de caza en montera en la finca afectada durante la temporada cinegtica siguiente a aquella en que se cometi la infraccin.

11. El falseamiento de los datos que deben figurar preceptivamente en la solicitud del permiso para la celebracin de monteras se sancionar con la no concesin del permiso solicitado. Si la montera ya se hubiere celebrado no se autorizar ningn nuevo permiso de caza en montera en la finca afectada durante la temporada cinegtica siguiente a aquella en que se cometi la infraccin.

Artculo 33. De las limitaciones y prohibiciones dictadas en beneficio de la caza.

Queda prohibido:

1. Cazar en poca de veda, salvo que se trate de terrenos acogidos al rgimen especial previsto en el artculo 25.2 del presente Reglamento.

2. Cazar fuera del perodo comprendido entre una hora antes de la salida del sol y una hora despus de su puesta. Esta prohibicin no ser de aplicacin en la caza del urogallo, o en los aguardos, esperas, rondas u otras modalidades de caza nocturna que se practiquen en terrenos acogidos al rgimen especial previsto en el artculo 25.2, o en los de aprovechamiento comn cuando se trate de modalidades que hayan sido debidamente autorizadas.

3. Cazar en los llamados das de fortuna; es decir, en aquellos en los que como consecuencia de incendios, epizootias, inundaciones, sequas u otras causas los animales se ven privados de sus facultades normales de defensa u obligados a concentrarse en determinados lugares. Cuando persista alguna de las circunstancias anteriormente aludidas, el Ministerio de Agricultura podr mantener la prohibicin del ejercicio de la caza en la zona o comarca afectada, debiendo hacerse pblica tal determinacin en el Boletn Oficial de las provincias que corresponda.

4. Cazar en das de nieve, cuando sta cubra de forma continua el suelo o cuando por causa de la misma queden reducidas las posibilidades de defensa de las piezas de caza. Esta prohibicin no ser aplicable a la caza de alta montaa, ni a la de aves acuticas, ni a la caza de palomas en pasos tradicionales, ni a cualquier otra modalidad de caza que seale el Ministerio de Agricultura cuando se d el supuesto de que las piezas de caza no pierdan sus posibilidades normales de defensa.

5. Cazar sirvindose de animales o vehculos como medios de ocultacin.

6. Cazar en lnea de retranca, tanto si se trata de caza mayor como de menor. Se consideran lneas y puestos de retranca aquellos que estn situados a menos de 250 metros de la lnea ms prxima de escopetas en las batidas de caza menor y a menos de quinientos metros en las de caza mayor.

7. Cazar en los Refugios Nacionales y en las Estaciones Biolgicas o Zoolgicas, con reserva de lo establecido en el artculo 12.7 del presente Reglamento.

8. Entrar llevando armas, perros o artes dispuestas para cazar en terrenos sometidos a reglamentacin cinegtica especial debidamente sealizados, sin estar en posesin del permiso necesario. Se considerar que las armas se hallan dispuestas para cazar cuando estando desenfundadas no se porten descargadas.

Respecto a los perros, se estar a lo dispuesto en el artculo 30 de este Reglamento.

9. Practicar la caza en terrenos sometidos a rgimen de caza controlada o de aprovechamiento cinegtico comn mediante el procedimiento llamado de ojeo, o combinando la accin de dos o ms grupos de cazadores, o haciendo uso de medios que persigan el cansancio o agotamiento de las piezas. Quedan exceptuadas de esta prohibicin las batidas, debidamente autorizadas y controladas, que se encaminen a la reduccin de animales dainos.

10. Portar armas de caza desenfundadas o dispuestas para su uso cuando se circule por el campo en poca de veda, careciendo de autorizacin competente.

11. Cazar con armas de fuego o accionadas por aire u otros gases comprimidos quienes no hubieren cumplido dieciocho aos y no fueran acompaados por otro cazador mayor de edad.

12. A los Ojeadores, Batidores, Secretarios o Podenqueros que asistan en calidad de tales a ojeos, batidas o monteras, cazar con cualquier clase de armas. No obstante, dichos auxiliares podrn rematar con arma blanca las piezas heridas.

13. Cazar sin estar provisto de la documentacin preceptiva o no llevndola consigo.

14. Cazar o transportar especies protegidas o piezas de caza cuya edad o sexo, en el caso de que sean notorios, no concuerden con los legalmente permitidos o sin cumplir los requisitos reglamentarios.

15. Cazar con reclamo de perdiz, incumpliendo las disposiciones que regulan esta modalidad de caza.

16. La destruccin de vivares y nidos, as como la recogida de cras o huevos y su circulacin y venta, salvo los destinados a repoblaciones, para lo que ser preciso disponer de autorizacin del Servicio. Esta prohibicin no afecta a la comercializacin legal de huevos o piezas de caza procedentes de granjas cinegticas o de cotos industriales.

17. Cualquier prctica que tienda a chantear, atraer o espantar la caza existente en terrenos ajenos. Se entender por accin de chantear aquellas prcticas dirigidas a sobresaltar o alarmar a la caza existente en un predio con vistas a predisponerla a la huida o a alterar sus querencias naturales. No se considerarn como ilcitas las mejoras de hbitat natural que puedan realizarse en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, aun cuando supongan atraccin para la caza de los terrenos colindantes.

18. El empleo no autorizado de rapaces nocturnas vivas o naturalizadas, hurones, reclamo de perdiz hembra, aves de cetrera no anilladas, costillas, rametas, ballestas, nasas, perchas, alares, lazos, cepos, liga, cebos, anzuelos, redes, fosos, trampas, espejos, venenos, sustancias paralizantes, tanto en proyectiles como en cebos, reclamos de especies protegidas, reclamos elctricos o mecnicos, caones pateros y los productos aptos para crear rastros de olor, atractivos o repelentes.

19. La tenencia no autorizada de piezas de caza protegidas, aves de cetrera, hurones, reclamos de perdiz hembra y redes o artes sin precintar o prohibidas.

20. Tirar a las palomas mensajeras y a las deportivas o buchones que ostenten las marcas reglamentarias.

21. Tirar a las palomas en sus bebederos habituales o a menos de 1.000 metros de un palomar cuya localizacin est debidamente sealizada.

22. Mantener abiertos los palomares destinados a la cra de zuritas o bravas, fuera de las pocas que determine el Gobernador civil, odo el Consejo Provincial de Caza.

23. Tirar, con fines de caza, alambres o redes en arroyos, ros o embalses, o extender estas celosas en lugares de entrada o salida de aves, aprovechando el paso de stas.

24. Incumplir cualquier otro precepto o limitacin de la Ley de Caza o de los que para su desarrollo se fijan en este Reglamento.

Artculo 34. Conduccin y suelta de piezas de caza.

1. Para importar, exportar, trasladar o soltar caza viva ser preciso la previa autorizacin del Ministerio de Agricultura, otorgada por el Servicio.

2. Para transportar caza viva ser necesario contar con una gua de circulacin, extendida por el Veterinario titular de la zona, en la que figuren el nombre del expedidor, el del destinatario, nmero de ejemplares, sexos, especies, fecha de salida de origen y de llegada a destino y en la que conste expresamente el buen estado sanitario de la expedicin y el hecho de que los animales procedan de comarcas no declaradas de epizootias.

3. En poca de veda no se podr transportar ni comerciar con piezas de caza muertas, salvo en el caso de que procedan de explotaciones industriales autorizadas o se disponga de una autorizacin especial del Servicio. Todos los transportes que se efecten en estas condiciones debern ir amparados por una gua sanitaria, extendida por el Veterinario titular correspondiente, en la que se har constar lo establecido en el artculo 29, nmeros7 y 8.

4. La posesin, en poca de veda, de piezas de caza muerta se considerar ilegal, siempre que los interesados no puedan justificar debidamente su procedencia.

5. La circulacin y venta de animales domsticos, vivos o muertos, aun cuando sean susceptibles de confundirse con sus similares silvestres, estar permitida en todo tiempo. No obstante, durante el perodo de veda debern ir provistos de un precinto o etiqueta de las caractersticas que determine en cada caso el Servicio, a efectos de definir y garantizar su origen.

TTULO V
De la responsabilidad por daos
Artculo 35. Responsabilidad por daos.

1. a) Los propietarios u otros titulares de terrenos constituidos voluntariamente en cotos de caza sern responsables de los daos originados por la caza procedente del coto. Salvo pacto en contrario, los propietarios tambin respondern de los daos causados en los cultivos de sus fincas, cuando las tuvieren cedidas en arrendamiento y se hubieren reservado el derecho de acotarlas. Esta responsabilidad ser solidaria entre todos los que aportaron voluntariamente sus fincas al coto y, de no mediar otro acuerdo, la parte que corresponda abonar a cada uno se fijar en proporcin a la superficie respectiva de los predios. A estos efectos, los propietarios y titulares de los cotos de caza se entendern representados en la persona o personas a cuyo nombre figure inscrito el acotado.

b) En los casos en que no resulte posible precisar la procedencia de la caza respecto a uno determinado de los varios acotados que colinden con la finca, la responsabilidad por los daos originados en la misma por las piezas de caza ser exigible solidariamente de todos los titulares de acotados que fueren colindantes y subsidiariamente de los dueos de los terrenos.

c) A efectos de precisar tanto la procedencia de las piezas de caza que originen daos como los que resulten efectivamente causados y la estimacin cuantitativa que hayan de tener, los dueos de las fincas afectadas podrn solicitar que se realice una informacin sobre todos aquellos extremos, dirigindose para ello a los Servicios Provinciales de Caza, los que ordenarn que dicha informacin se practique por personal competente, siendo a cargo de los peticionarios los gastos que se originen con tal motivo. Sobre la base del resultado obtenido con la mencionada informacin previa, los interesados podrn reclamar de los responsables las indemnizaciones a que puedan tener derecho y, en todo caso, acudir a la va judicial de no obtener satisfaccin en sus pretensiones.

d) La responsabilidad por daos, sea directa o subsidiaria, en cuanto a los originados por las piezas de caza procedentes de terrenos acotados, se habr de exigir conforme a las prescripciones de la legislacin civil.

2. Cuando se trate de daos producidos por caza procedente de Refugios, Reservas o Parques Nacionales ser de aplicacin lo previsto en la Ley o disposicin especial que autorice su creacin y, en su defecto, lo dispuesto en la legislacin civil ordinaria.

3. Respecto a los daos producidos por la caza procedente de terrenos de aprovechamiento cinegtico comn, se estar a lo dispuesto en el Cdigo Civil.

4. El Servicio y las Sociedades de Cazadores sern responsables de los daos producidos por la caza existente en los terrenos adscritos a rgimen de caza controlada sometidos a su respectiva jurisdiccin.

5. a) En aquellos casos en que la produccin agrcola, forestal o ganadera de determinados predios sea perjudicada por la caza, el Servicio, previa instruccin del oportuno expediente, podr autorizar a los dueos de las fincas daadas, y precisamente dentro de stas, a tomar medidas extraordinarias de carcter cinegtico, para proteger sus cultivos.

b) El expediente para adoptar medidas extraordinarias de carcter cinegtico se iniciar, en todo caso, a instancia de parte. El solicitante deber acreditar documentalmente la titularidad que le corresponda en orden a la produccin agrcola, forestal o ganadera protegibles de que se trate. Deber justificar tambin los perjuicios efectivos que por la caza se le ocasionen y la evaluacin que tengan, a su juicio, los mismos, acompaando un informe pericial, en su caso. En la solicitud se habrn de concretar las clases y tipo de medidas que el peticionario considere ms adecuadas para conseguir la proteccin que pretende y el cese de los perjuicios que venga experimentando.

c) La solicitud y documentacin justificativa sern presentadas ante la Delegacin Provincial de Agricultura correspondiente. Dicha Delegacin dar vista del expediente a los interesados y a los titulares, en su caso, de los aprovechamientos de caza de los que supuestamente procedan los perjuicios denunciados, a fin de que unos y otros formulen las alegaciones y aporten las pruebas e informes que estimen convenientes. Para todo ello se estar a los trmites y plazos que la Ley de Procedimiento Administrativo establece.

d) La Delegacin Provincial de Agricultura, odos el Servicio Provincial de Caza y la Seccin que corresponda segn el carcter de la produccin que haya de ser protegida, elevar propuesta de resolucin a la Jefatura Nacional del Servicio. En caso de discrepancia entre la propuesta de la Delegacin de Agricultura y el Servicio, la Jefatura Nacional del mismo elevar el expediente a la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial, para que sta, si procede, lo someta a la resolucin definitiva del titular del Departamento. Cuando las medidas de proteccin se refieran al empleo o utilizacin de medios que puedan afectar a la salud pblica o ser nocivos o peligrosos para las personas, la Delegacin Provincial de Agricultura remitir el expediente al Gobernador civil para que ste fije, en su caso, las medidas y precauciones que al utilizarlos deban ser adoptadas. Contra las resoluciones dictadas por la Jefatura Nacional del Servicio cabr recurso de alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial. Contra lo resuelto por el Gobernador civil cabr recurso de alzada ante el Ministerio de la Gobernacin.

6. a) Todo cazador estar obligado a indemnizar los daos que causare con motivo del ejercicio de la caza, excepto cuando el hecho fuera debido nicamente a culpa o negligencia del perjudicado o fuerza mayor. No se considerarn como casos de fuerza mayor los defectos, roturas o fallos de las armas de caza y sus mecanismos o de las municiones. No obstante, en caso de daos a las personas se estar a lo dispuesto en el artculo 52 de este Reglamento.

b) En la caza con armas, si no consta el autor del dao causado a las personas, respondern solidariamente todos los miembros de la partida de caza. A estos efectos, se considerarn nicamente como miembros de la partida aquellos cazadores que hayan practicado el ejercicio de la misma en la ocasin y lugar en que el dao haya sido producido y que hubieren utilizado armas de la clase que origin el dao.

TTULO VI
Licencias y exacciones
Artculo 36. Licencias.

1. La licencia de caza es el documento nominal e intransferible cuya tenencia es necesaria para practicar la caza dentro del territorio nacional. Los Ojeadores, Batidores, Secretarios o Podenqueros que asistan en condicin de tales a ojeos, batidas o monteras no precisarn licencia de caza, pero, a requerimiento de la Autoridad o de sus agentes debern acreditar debidamente esta condicin.

2. Los mayores de diecisis aos no podrn practicar la caza si no llevan consigo, adems de la licencia correspondiente, el documento nacional de identidad, o el pasaporte, si se trata de extranjeros.

3. La condicin de extranjero residente slo ser aplicable a quienes, estando en posesin del correspondiente pasaporte, puedan acreditar una residencia continuada en nuestro pas superior a seis meses.

4. No se conceder licencia de caza:

a) A los menores de catorce aos.

b) A los menores de edad no emancipados que no estn autorizados por la persona que legalmente les represente.

c) A quienes, siendo requerido para ello, no exhiban el documento nacional de identidad o, en su caso, el pasaporte.

d) A quienes estn inhabilitados para obtenerla por medio de sentencia o providencia firme que as lo disponga.

e) A las mujeres solteras que no acrediten haber cumplido el Servicio Social o estar exentas de l, o que, en su defecto, no presenten un documento expedido por la Delegacin Nacional de la Seccin Femenina autorizando a la interesada para solicitar licencia de caza.

f) A los infractores de la Ley de Caza sancionados ejecutoriamente que no presenten una declaracin jurada manifestando que han cumplido las penas impuestas o abonado el importe de las multas. Este requisito alcanza por igual a todos los cazadores, nacionales y extranjeros, militares y civiles.

g) A quienes no hayan superado las pruebas de aptitud establecidas a estos efectos por el Ministerio de Agricultura.

5. Las licencias de caza carecern de validez y se considerarn nulas de pleno derecho en los siguientes supuestos:

a) Cuando el titular practique el ejercicio de la caza con armas cuyo uso o tenencia requiera estar en posesin de una autorizacin especial y carezca de ella.

b) Cuando el titular practique el ejercicio de la caza con armas sin estar en posesin del contrato de seguro obligatorio que se prev en el artculo 52 del presente Reglamento.

6. El plazo de validez de cualquier tipo de licencia de caza se fija en un ao, contado a partir de la fecha de su expedicin, y, por consiguiente, la renovacin de dichas licencias habr de ser anual. No obstante, con el fin de dar facilidades a los cazadores que lo soliciten, se podrn expedir licencias hasta para cinco aos, en cartulinas independientes para cada ao.

7. El Ministerio de Agricultura podr establecer, mediante Orden Ministerial, las pruebas de aptitud que considere necesarias para otorgar por primera vez la licencia de caza. Las citadas pruebas versarn sobre el conocimiento de la legislacin de caza, la distincin de las especies zoolgicas que se pueden cazar legalmente y sobre el correcto uso de las armas de caza. A estos efectos, el Servicio deber solicitar la colaboracin de la Guardia Civil y de la Federacin Espaola de Caza.

8. En las licencias de caza, cualquiera que sea su clase, debern figurar, por lo menos, los siguientes datos del titular: Nombre y dos apellidos; profesin; domicilio habitual; en su caso, el nmero del documento nacional de identidad, o del pasaporte, si se trata de extranjeros; fotografa de tamao carnet para los menores de diecisis aos, y fecha y lugar de expedicin de la licencia.

Artculo 37. Clases y cuantas de las licencias.

Clase A.–Licencias para cazar con armas de fuego y cualquier otro procedimiento autorizado.

a) Licencia nacional.–Ser anual y vlida para cazar en todo el territorio nacional. Cazadores nacionales y extranjeros residentes, 500 pesetas; cazadores extranjeros no residentes, 4.000 pesetas.

b) Licencia regional.–Ser anual y vlida para cazar en la provincia de residencia del titular y en las limtrofes. Las expedidas en Baleares y Canarias sern vlidas en todas las provincias costeras de la Pennsula. Slo para cazadores nacionales y extranjeros residentes. Si el titular es mayor de veintin aos, 250 pesetas; si es menor de veintin aos, 125 pesetas.

c) Licencia temporal.–Vlida para cazar en todo el territorio nacional durante dos meses naturales, prorrogables por el mismo perodo. Slo para cazadores extranjeros no residentes. Licencia inicial, 2.000 pesetas; prrroga, 1.000 pesetas.

Clase B.–Licencias para cazar haciendo uso de cualquier procedimiento autorizado, excepto armas de fuego. Estas licencias tendrn la misma aplicacin personal, temporal y territorial que las similares correspondientes descritas en el nmero anterior. El importe de estas licencias ser igual a la mitad del fijado para el mismo tipo en el citado nmero.

Clase C.–Licencias especiales para cazar con aves de cetrera, hurones, reclamos de perdiz macho o poseer rehalas con fines de caza.

a) Para cazar con aves de cetrera o reclamo de perdiz, 500 pesetas.

b) Para cazar con hurn (cada ejemplar), 500 pesetas.

c) Para poseer una rehala con fines de caza, 5.000 pesetas.

Los usuarios de estas licencias, subclases a) y b), debern estar en posesin de una licencia de clase A o B, segn pretendan utilizar o no armas de fuego.

Clase D.–Licencia para personal del Ejrcito y otros Cuerpos armados. No obstante lo dispuesto anteriormente, los Capitanes Generales de Regin Militar y Departamento Martimo y Generales Jefes de Regin Area continuarn con la facultad de conceder licencias gratuitas e intransferibles de caza a todos los Generales, Jefes, Oficiales, Suboficiales y asimilados en activo servicio, retirados y a los Caballeros de la Real y Militar Orden de San Fernando, previa solicitud de los interesados, y a las clases e individuos de tropa en situacin de servicio activo, previa idntica solicitud. La misma facultad continuar atribuida a los Directores generales de la Guardia Civil y de Seguridad, respecto a los miembros de los Cuerpos de la Guardia Civil, General de Polica y Polica Armada. Estas licencias sern siempre de la clase A, estando exentas de recargos. Su posesin no autoriza a la tenencia de hurones ni a la de rehalas con fines de caza. A efectos estadsticos, las mencionadas autoridades remitirn al Ministerio de Agricultura relacin de las licencias expedidas durante cada ejercicio en cada una de las provincias de su jurisdiccin.

Artculo 38. Recargos.

Para practicar la caza mayor, excluidos los animales dainos; participar en la caza de perdices a ojeo, tiradas de patos y cazar el urogallo o la avutarda, ser necesario que en la licencia figure un sello de recargo, cuyo importe ser igual a la mitad del de la licencia. La liquidacin y contabilidad de estos recargos se efectuar en la misma forma que la establecida para las licencias de caza.

Artculo 39. Expedicin y control de licencias y recargos.

1. La expedicin de las licencias clase A, B y C y recargos se efectuar por las Jefaturas Provinciales del Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales. Dichas Jefaturas, previa conformidad del Jefe del Servicio, podrn delegar la expedicin de estos documentos en determinados agentes colaboradores de las mismas, pero, en todo caso, bajo el control y responsabilidad de aquellas Jefaturas. Los trmites relativos a la expedicin y control de las licencias de caza sern los siguientes:

a) Los efectos timbrados aplicables a los impresos de las licencias de caza se confeccionarn por la Fbrica Nacional de Moneda y Timbre, del Ministerio de Hacienda, atenindose en lo posible a las sugerencias hechas al respecto por el Ministerio de Agricultura.

b) El importe de las licencias y recargos de caza se satisfar en metlico.

c) Las Jefaturas Provinciales de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales liquidarn mensualmente, en las Delegaciones de Hacienda correspondientes, la totalidad de las recaudaciones habidas por expedicin de todo tipo de licencias y recargos.

d) Las citadas Jefaturas Provinciales remitirn asimismo, mensualmente, a la Jefatura del Servicio un estado detallado de las licencias de caza expedidas, ingresos efectuados en la Delegacin de Hacienda, balance de cuentas y existencias de cartulinas de licencias de caza y de sellos de recargo de los diversos tipos.

e) La aplicacin del importe de las licencias de caza al presupuesto de ingresos del Servicio se har por libramientos mensuales.

Artculo 40. Matrculas y precintos.

1. Matrculas de los cotos de caza:

a) El Ministerio de Agricultura, a travs del Servicio, facilitar la matrcula anual acreditativa de la condicin cinegtica de los cotos de caza. Esta matrcula, expedida por la Jefatura Provincial de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales correspondiente, se ajustar a modelos nicos para todo el territorio nacional.

b) El importe de esta matrcula, que ser igual al 75 por 100 del gravamen que, en concepto de impuesto de Lujo se aplique a los acotados de caza, se abonar en las Jefaturas Provinciales de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales correspondientes. Los cotos sociales de caza estarn exentos de este gravamen. La forma de pago de estas cantidades, su contabilidad y justificacin, su ingreso en el Tesoro y su posterior aplicacin al presupuesto de ingresos del Servicio debern ajustarse a lo que disponga al efecto el Ministerio de Hacienda, de acuerdo con el de Agricultura.

2. Matrcula para cazar pjaros perjudiciales a la agricultura.–La caza comercial de pjaros perjudiciales a la agricultura requerir, en cada caso, una autorizacin especial y el previo pago de una matrcula, cuyo importe ser igual al 10 por 100 del valor del aprovechamiento concedido. A efectos de su percepcin, contabilidad y control, se estar a lo previsto anteriormente respecto a la matriculacin de acotados.

3. Precintado de redes, artes u otros medios de caza.–La utilizacin de cualquiera de las redes, artes o artificios citados en el artculo 33.18 del presente Reglamento requerir la previa autorizacin del Servicio, y si ste lo considerase necesario, su oportuna contrastacin mediante la fijacin del adecuado precinto. El importe de estos precintos ser de 25 pesetas por unidad y su pago se efectuar contra la entrega del documento cobratorio que seale el Ministerio de Hacienda, de acuerdo con el de Agricultura.

TTULO VII
De la administracin y polica de la caza
Artculo 41. Medidas econmicas.

1. a) El Servicio dispondr, para el cumplimiento de sus fines, de las partidas que se consignen a estos efectos en los Presupuestos Generales del Estado, as como de los ingresos procedentes de indemnizaciones y donaciones.

b) Se incluye asimismo en las disponibilidades econmicas de dicho Servicio: Las subvenciones de toda ndole, subastas de artes de caza intervenidas, cnones de aprovechamientos cinegticos, arrendamientos y concesiones de cotos, permisos de caza, indemnizaciones por infracciones, enajenaciones autorizadas, as como cualquier otro ingreso que figure como tal en el presupuesto autnomo del Servicio.

2. Las tasas y exacciones parafiscales configuradas en el ttulo sexto del presente Reglamento sern en todo caso ingresadas en la subcuenta correspondiente del Tesoro Pblico. El importe total de las cantidades recaudadas por dichos conceptos ser destinado a financiar los gastos del Servicio, figurando a tal efecto entre los ingresos del presupuesto de dicho Organismo, aprobado por el Ministerio de Hacienda y de conformidad con lo establecido en la Ley 31/1965, de 4 de mayo, y disposiciones complementarias.

3. Todos los ingresos comprendidos en el presente artculo, as como las tasas y exacciones parafiscales legalmente reconocidas, derivadas de la prestacin de servicios a instancia o solicitud de Entidades o particulares, sern administrados por el indicado Servicio, con arreglo a lo dispuesto en las Leyes de Administracin y Contabilidad del Estado y de las Entidades Estatales Autnomas.

Artculo 42. Los Consejos de Caza y las Asociaciones de Cazadores.

1. En cada provincia deber constituirse un Consejo Provincial de Caza, cuya presidencia y vicepresidencia sern asumidas por el Gobernador civil y el Jefe provincial del Servicio, respectivamente. En estos Consejos estarn representados los Ministerios de Gobernacin, Educacin y Ciencia, Informacin y Turismo y Agricultura; la Federacin Provincial de Caza; la Cmara Oficial Sindical Agraria; dos Sociedades de Cazadores, una de las cuales deber tener la consideracin de colaboradora, en los casos en que existan, y dos titulares de cotos de caza.

2. En los trminos municipales o comarcas cuya importancia cinegtica lo requiera, se podrn constituir Consejos Locales de Caza, previo informe del Consejo Provincial y autorizacin del Servicio. En ellos estarn representados la Federacin Provincial de Caza, los Ayuntamientos interesados, las Hermandades Locales de Labradores y Ganaderos, las Sociedades de Cazadores y los titulares de cotos de caza radicados en el rea afectada.

3. a) Los Consejos provinciales y locales de caza estarn vinculados al Ministerio de Agricultura. Se considerarn como Organismos asesores del citado Departamento y sern competentes para dictaminar sobre cualquier materia relacionada con la caza.

b) Se reunirn por lo menos cuatro veces al ao, convocados por su Presidente, a propia iniciativa de ste o cuando se requiera su opinin por los Organismos superiores.

c) Los Consejos locales de caza tendrn como principal cometido el asesoramiento de los Consejos provinciales, en asuntos cinegticos. Estos Consejos se reunirn a requerimiento de los Consejos provinciales o por su propia iniciativa.

Artculo 43. Sociedades Colaboradoras.

1. El Servicio otorgar el ttulo de Sociedades Colaboradoras del mismo en favor de aquellas Entidades que cumplan o se comprometan a cumplir los siguientes fines:

a) Colaborar en la vigilancia del cumplimiento de las disposiciones legales vigentes, relativas a la caza.

b) Elevar al Servicio sugerencias encaminadas al perfeccionamiento de la legislacin cinegtica.

c) Actuar, de manera eficaz, en la conservacin, fomento y racional aprovechamiento de la riqueza cinegtica nacional.

2. Las Sociedades de cazadores que traten de obtener el ttulo de Sociedades Colaboradoras, habrn de solicitarlo de la Jefatura Nacional del Servicio a travs de la Jefatura Provincial que por razn administrativa corresponda y debern cumplir los requisitos siguientes:

a) Estar legalmente constituidas.

b) Acreditar que la Sociedad posee un marcado carcter social y un nmero de socios que sea superior a ochenta.

c) Invertir, como mnimo, el 75 por 100 de todos los ingresos de la Sociedad en actividades o trabajos que redunden de forma directa en la mejor proteccin, conservacin y fomento de la riqueza cinegtica.

Artculo 44. Del cuidado y polica de la caza.

1. Las autoridades y sus agentes y en particular la Guardia Civil, la Guardera del Servicio, la Guardera Forestal del Estado, la Guardera del Patrimonio Forestal del Estado, los Guardas de las reservas y refugios nacionales de caza, los Guardas jurados de la Guardera Rural de las Hermandades de Labradores y Ganaderos y los Agentes de Polica Martima harn observar las prevenciones de la Ley y Reglamento de Caza, denunciando cuantas infracciones lleguen a su conocimiento.

2. a) Las personas adscritas a la vigilancia de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial o de la caza en general que no formen parte de un Cuerpo Oficial de Guardera, debern hallarse en posesin del ttulo de Guarda jurado, expedido por la autoridad gubernativa correspondiente y tendrn, en el ejercicio de su cargo, la consideracin de Agentes auxiliares de la Guardia Civil y del Servicio.

b) En todo lo que se refiere al cumplimiento de la Ley de Caza, las citadas personas estarn sometidas a la disciplina y jurisdiccin del Servicio, por su condicin de Agentes auxiliares de ste; la cual deber constar, expresamente, en sus ttulos respectivos.

c) En las denuncias contra los infractores de la Ley de Caza las declaraciones de los Guardas jurados harn fe, salvo prueba en contrario.

d) Las condiciones que se exigirn para obtener el ttulo de Guarda jurado sern: ser espaol y mayor de edad, saber leer y escribir, tener conocimiento de la legislacin de caza y carecer de antecedentes penales por delito doloso.

3. Las Sociedades de cazadores podrn solicitar el nombramiento de Guardas jurados de caza a favor de aquellas personas que hayan superado las pruebas de aptitud que reglamentariamente determine el Servicio. Dichas Sociedades quedan obligadas a remitir al citado Servicio, a travs de las Jefaturas Provinciales correspondientes, los datos personales de sus Guardas, as como las altas y bajas que se produzcan.

4. Los Gobernadores civiles, a propuesta de las Sociedades de cazadores colaboradoreas y previo informe del Servicio, podrn nombrar Guardas honorarios de caza a personas de distinguida ejecutoria cinegtica y probada moralidad cvico-social. Estas personas estarn provistas de la correspondiente credencial y distintivo que las identifique y tendrn las mismas facultades que expresa el nmero uno de este artculo.

5. a) Todas las personas con autoridad para intervenir en la vigilancia de la caza, citadas en el presente Reglamento, debern ostentar, visiblemente, los emblemas y distintivos de su cargo.

b) Los Guardas pertenecientes a Organismos del Estado vestirn, en actos de servicio, los uniformes y llevarn los emblemas que reglamentariamente les corresponda.

c) Los Guardas jurados llevarn, en forma visible, los distintivos reglamentarios que les acredite como tales, y debern estar en posesin de la oportuna credencial de su nombramiento.

d) Los Guardas encargados de la vigilancia de Parques Nacionales, Refugios de Caza, Reservas Nacionales de Caza, Cotos de Caza y terrenos sometidos a Rgimen de Caza Controlada, debern estar debidamente uniformados en actos de servicio. El uniforme y distintivos sern los que determine el Servicio.

6. La Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial promover la creacin de las Escuelas de Guardera de Caza que se estimen necesarias a fin de que el personal de todas clases encargado del cuidado y polica de la caza est dotado de la preparacin y conocimientos adecuados para el mejor cumplimiento de su funcin.

TTULO VIII
De las infracciones y de las sanciones
Artculo 45. Clasificacin.

El incumplimiento de las prescripciones que figuran en la Ley y Reglamento de Caza pueden ser constitutivos de delito, falta o infraccin administrativa. Los delitos y faltas son los que figuran tipificados en los artculos 42 y 43 de la Ley; las infracciones administrativas son las definidas como tales en el artculo 46 de la misma y las que se deriven de la aplicacin de este Reglamento.

CAPTULO PRIMERO
Delitos y faltas de caza
Artculo 46. Tipificacin y sanciones.

1. Delitos de caza.–Se considerarn reos de delito y sern castigados con penas de arresto mayor o multa de 5.000 a 50.000 pesetas y adems a la privacin de la licencia de caza o de la facultad de obtenerla por un plazo de dos a cinco aos:

a) Los que, sin la debida autorizacin, emplearen cebos envenenados.

b) Los que colocaren, suprimieran o alteraren los carteles o seales indicadores de la condicin cinegtica de un terreno, para inducir a error sobre ella.

c) Los que cazaren de noche, con armas de fuego o accionadas por gas o aire comprimido, auxilindose con los focos de un vehculo a motor o con cualquier otro dispositivo que emita luz artificial. Tratndose de vehculos a motor los Tribunales pueden acordar, adems, que los culpables sean privados del permiso de conducir vehculos a motor por un plazo comprendido entre dos meses y tres aos.

d) Los que hicieren uso indebido de armas rayadas en las zonas de seguridad.

e) Los que, sin el debido permiso, entraren en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial portando artes o medios prohibidos legal o reglamentariamente.

f) Los que, sin el debido permiso, cazaren en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, cuando el valor cinegtico de lo cazado exceda de 2.500 pesetas. Se entender por valor cinegtico el que se perciba en el propio terreno o en la comarca por cazar un ejemplar de caractersticas similares y, en su defecto, al que corresponda de acuerdo con los baremos que establezca el Servicio.

g) Los que cazaren teniendo retirada la licencia de caza o estuvieren privados de obtenerla por sentencia judicial o por resolucin administrativa firmes.

h) El que cometa alguna infraccin considerada en la Ley como falta de caza, habiendo sido ejecutoriamente condenado con anterioridad dos veces por delitos o tres veces por faltas de los previstos en los nmeros uno y dos del presente artculo.

2. Faltas de caza.–Tendrn la consideracin de faltas de caza y se sancionarn con la pena de arresto menor o multa de 250 a 5.000 pesetas la realizacin de alguno de los siguientes hechos:

a) Cazar desde aeronaves, automvil o cualquier otro medio de locomocin cuyo uso para esta finalidad no est autorizado expresamente en este Reglamento, o transportar en ellos armas desenfundadas y listas para su uso, aun cuando no estuvieren cargadas. En los terrenos sometidos a reglamentacin cinegtica especial, mientras se estn celebrando en ellos ojeos o monteras, esta prohibicin se concretar al hecho de cazar desde los vehculos o al de transportar en ellos armas cargadas.

b) Cazar, sin el debido permiso, en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, cuando el valor cinegtico de lo cazado no exceda de 2.500 pesetas. Para determinar el valor cinegtico se estar a lo dispuesto en el apartado uno f) de este mismo artculo.

c) Cazar cuando la lluvia, nieve, niebla, falta de luz u otras causas similares reduzcan la visibilidad de forma tal que pueda producirse peligro para las personas o para sus bienes.

d) Cazar en las proximidades de lugares concurridos o donde se estn celebrando actos pblicos.

e) Cazar con armas que disparen en rfagas o provistas de silenciador.

f) Utilizar explosivos con fines de caza, cuando formen parte de municiones o artificios no autorizados.

g) Cazar en lnea de retranca utilizando arma larga rayada.

h) Hacer uso indebido de escopetas de caza en las zonas de seguridad o en sus proximidades.

i) Cazar con municiones no autorizadas.

j) Comerciar con especies protegidas o con piezas de caza cuya edad o sexo, en el caso de que sean notorios, no concuerden con los legalmente permitidos, o sin cumplir los requisitos reglamentarios.

k) Abrir portillos en cercas o vallados o construir artificios, trampas, barreras o cualquier otro dispositivo que sirva o pueda servir para beneficiarse de la caza ajena.

l) Destruir o daar las instalaciones destinadas a la proteccin o fomento de la caza, as como los signos y letreros que sealicen el rgimen cinegtico de los terrenos, cuando estos ltimos hechos no estn comprendidos en el nmero uno b) de este mismo artculo.

Artculo 47. Competencia y procedimiento.

1. Competencia.–El enjuiciamiento de los delitos y faltas de caza corresponde a los rganos jurisdiccionales de carcter penal, segn las reglas de competencia establecidas en la legislacin vigente, acomodndose a las normas procesales que corresponda. Las denuncias por infracciones a la Ley de Caza, que constituyan delito o falta, sern presentadas ante la autoridad judicial competente o, en su caso, al Ministerio Fiscal o a la autoridad de Marina, segn proceda.

2. Agravante especfica en caso de delitos de caza.–Los delitos cometidos por personas que por su cargo o funcin estn obligadas a hacer cumplir a los dems los preceptos que regulan el ejercicio de la caza, se sancionarn, en todos los casos, con el grado mximo de la pena correspondiente al delito cometido.

3. Reincidencia en faltas de caza.–La reincidencia en faltas de caza lleva siempre consigo la privacin de la licencia o de la facultad de obtenerla por tiempo de uno a dos aos.

4. Daos y perjuicios:

a) Para determinar la cuanta de las indemnizaciones por daos y perjuicios originados a la riqueza cinegtica, la jurisdiccin penal deber pedir informe a la Jefatura Provincial del Servicio que por razn administrativa corresponda.

b) Si recayese sentencia condenatoria y sta determinase que ha lugar a indemnizacin por daos o perjuicios y la persona o Entidad que hubiese de percibirlos fuese indeterminada, el Servicio se har cargo de aquellas cantidades para su inversin en obras o actividades que repercutan en beneficio de la caza.

5. Inhabilitacin para cazar.–Cuando se condenase a un infractor a ser privado de la licencia de caza o de la facultad de obtenerla, se dar cuenta de esta circunstancia al Servicio, tanto para que no le conceda nueva licencia, como para que, si fuese encontrado cazando, ponga el hecho en conocimiento del Ministerio Fiscal a efectos del quebrantamiento de condena sealado en el apartado g) del artculo 46, 1 del presente Reglamento.

6. Sobreseimiento del sumario.–Cuando un proceso penal por infraccin a la Ley de Caza se incluya con declaracin de que el hecho no es constitutivo de delito o falta y el rgano jurisdiccional que dict tal resolucin estimase que puede existir infraccin administrativa, dar cuenta de esta circunstancia al Servicio, para que por ste se determine la posible responsabilidad de los inculpados.

7. Normas complementarias.–En todo lo que no est expresamente prevenido en el captulo primero de este ttulo octavo regir el Cdigo Penal comn.

CAPTULO II
Infracciones administrativas de caza
Artculo 48. Definicin, clasificacin y sanciones.

Definicin

Constituye infraccin administrativa de caza toda accin u omisin voluntaria que vulnere las prescripciones de la Ley de Caza o de este Reglamento y no estn definidas en aqulla como constitutivas de delito o falta.

Clasificacin y sanciones

1. Infracciones graves.–Tendrn la consideracin de infracciones graves, y sern sancionadas con multa de 3.500 hasta 5.000 pesetas, las siguientes:

1. Atribuirse indebidamente la titularidad cinegtica prevista en el artculo sexto del presente Reglamento. Puede llevar consigo la anulacin del rgimen cinegtico especial que corresponda.

2. Incumplir los preceptos contenidos en el artculo 10, 4 de este Reglamento, respecto a sealizacin de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial. Puede llevar consigo la anulacin del rgimen especial.

3. Cazar en un refugio de caza sin estar en posesin de una autorizacin del Servicio, aunque no se haya cobrado pieza alguna. Si se trata de personas vinculadas al refugio, puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de refugio.

4. El incumplimiento de las condiciones exigidas para el establecimiento de un coto local o privado de caza, as como el falseamiento de sus lmites o superficie. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de acotado.

5. El aprovechamiento abusivo y desordenado de las especies existentes en un coto de caza o el incumplimiento de los planes de conservacin y aprovechamiento cinegtico a que se refiere el artculo 17, 7 de este Reglamento. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de acotado.

6. Cercar, sin conocimiento del Servicio, terrenos que formen parte de un coto de caza ya establecido, cuando estos terrenos hayan sido aportados voluntariamente y en tanto conserven su condicin de acotados. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de acotado.

7. El subarriendo o la cesin a ttulo oneroso o gratuito del arrendamiento de un coto de caza. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de acotado.

8. Cazar en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, aun cuando no se haya cobrado pieza alguna, sin estar en posesin del correspondiente permiso.

9. Cazar, aunque no se haya cobrado pieza alguna, en un terreno cercado no acogido a otro rgimen cinegtico especial cuando est prohibido hacerlo.

10. Impedir a la Autoridad o a los Agentes de la misma, relacionados en el artculo 44, 1 de este Reglamento, el acceso a los terrenos rurales cercados.

11. Infringir lo dispuesto en el artculo 24,2 de este Reglamento sobre el cobro de piezas de caza mayor que fueron heridas en terrenos sobre los que estaba permitido cazar.

12. Cazar especies protegidas, por su inters cientfico, por encontrarse en vas de extincin, en fase de aclimatacin o como consecuencia de convenios internacionales.

13. Cazar el oso, en cualquier clase de terrenos, sin autorizacin especial del Servicio.

14. Cazar el corzo, el venado, el gamo u otras especies de caza mayor, en poca de celo, salvo en los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, en los que esta modalidad de caza haya sido autorizada expresamente por el Servicio.

15. Cazar con reclamo vivo de perdiz hembra o artificio que lo sustituya, en todo tiempo, o con el de perdiz macho fuera de poca autorizada o hacerlo con ste en la permitida a menos de 500 metros de una linde cinegtica.

16. El incumplimiento por los titulares de cotos de caza mayor, que formen parte de una comarca cinegtica, de los planes de aprovechamiento aprobados por el Ministerio de Agricultura. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin de acotado en las fincas que infrinjan el plan.

17. Celebrar una montera sin contar con la previa autorizacin del Servicio.

18. Cazar en poca de veda, salvo que se trate de terrenos acogidos al rgimen cinegtico especial previsto en el artculo 25, 2 de este Reglamento.

19. Cazar en terrenos sometidos a rgimen de caza controlada por el procedimiento denominado ojeo o combinando la accin de dos o ms grupos de cazadores o haciendo uso de medios que persigan el cansancio o agotamiento de las piezas. Quedan exceptuadas las batidas, debidamente autorizadas, que se encaminen a la reduccin de animales dainos.

20. Poseer o transportar piezas de caza, vivas o muertas, cuya edad o sexo, en el caso de que sean notorios, no concuerden con los legalmente permitidos.

21. La destruccin de vivares o nidos.

22. Cazar en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn el rebeco, el mufln, la cabra monts, la avutarda, el urogallo y aquellas otras especies que seale el Ministerio de Agricultura, sin contar con una autorizacin nominal expedida por el Servicio.

23. Importar, exportar, transportar o soltar caza viva, as como huevos de aves cinegticas, sin autorizacin del Ministerio de Agricultura o sin cumplir las normas que se dicten en cada caso.

24. La explotacin industrial de la caza, incluida la de la paloma zurita o brava, sin estar en posesin de la autorizacin correspondiente, expedida por el Servicio, o el incumplimiento de las condiciones fijadas en sta. En el segundo supuesto podr ser retirada la autorizacin.

25. La comercializacin de piezas de caza enlatadas, congeladas o refrigeradas, sin cumplir las condiciones dictadas al efecto por el Servicio con el fin de garantizar la procedencia legal de las mismas.

26. Solicitar o poseer licencia de caza estando inhabilitado para ello.

27. Solicitar licencia de caza quien habiendo sido sancionado ejecutoriamente como infractor de la Ley de Caza no hubiere cumplido las penas impuestas o abonado el importe de las multas.

28. Cazar sin cumplir las medidas de seguridad que se especifican en el artculo 53 de este Reglamento, cuando se utilicen armas largas rayadas.

2. Infracciones menos graves.–Tendrn la consideracin de infracciones menos graves, y sern castigadas con multa de 2.000 hasta 3.500 pesetas, las siguientes:

1. Cazar sin licencia.

2. Impedir o tratar de impedir la entrada a los cazadores que pretendan cazar en un terreno rural cercado, no sometido a otro rgimen cinegtico especial, en el que existiendo accesos practicables no tenga junto a los mismos carteles indicadores prohibiendo el paso al interior del recinto.

3. Incumplir las normas dictadas por el Servicio para desarrollar los preceptos contenidos en el artculo 10, 4 de este Reglamento, sobre sealizacin de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

4. Incumplir las condiciones generales y especficas fijadas por la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial en lo que respecta al establecimiento y funcionamiento de los refugios de caza.

5. Incumplir las condiciones fijadas por el Servicio respecto a la reduccin o captura de determinado nmero de ejemplares de piezas de caza en los refugios de caza.

6. El incumplimiento, por parte de una Sociedad Colaboradora, de las normas cinegticas que regulen el disfrute de un terreno sometido a rgimen de caza controlada o el de los preceptos establecidos en el artculo 16 de este Reglamento sobre admisin de socios, cuotas, importe de permisos o distribucin de beneficios. Puede llevar consigo la anulacin de la declaracin del rgimen cinegtico especial.

7. La falta de atencin por los titulares de cotos de caza respecto a la adecuada proteccin y fomento de las especies cinegticas.

8. Dificultar la accin de los Agentes del Servicio encargados de inspeccionar el buen orden cinegtico que debe existir en los cotos de caza o negarse a mostrar, en cualquier clase de terreno, el contenido del morral o la municin empleada.

9. No cumplir las condiciones tcnicas que dicte el Servicio sobre el cerramiento de terrenos cercados constituidos en cotos de caza.

10. Cercar terrenos que formen parte de un coto de caza ya establecido, incumpliendo las condiciones que a efectos cinegticos sean fijadas por el Servicio.

11. No cumplir las normas que dicte el Servicio sobre reduccin o eliminacin de la caza en los terrenos cercados con el fin de proteger los cultivos del interior del cerramiento o los de las fincas colindantes.

12. Infringir lo dispuesto en el artculo 24, 2 de este Reglamento sobre el cobro de piezas de caza menor, situadas en lugar no visible desde la linde, que hubieren sido heridas en terrenos sobre los que estaba permitido cazar.

13. Infringir lo dispuesto en el artculo 24, 2 de este Reglamento respecto a la entrega y cobro de piezas de caza, heridas o muertas, cuando el peticionario de acceso acredite que la pieza fue herida en terrenos donde le estaba permitido cazar.

14. Infringir las normas especficas contenidas en la Orden General de Vedas y disposiciones concordantes respecto a la caza, en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

15. Infringir las limitaciones o prohibiciones que regulen el ejercicio de la caza en los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, cuando el infractor est en posesin del correspondiente permiso de caza y la infraccin figure tipificada como menos grave en la Reglamentacin especfica que a propuesta de los titulares del terreno aprobar, cuando proceda, el Servicio, de acuerdo con lo dispuesto en el artculo 25, 2 de este Reglamento.

16. La caza del rebeco, cabra monts y aquellas otras especies que fije el Ministerio de Agricultura, incumpliendo lo dispuesto en el artculo 25, 11 de este Reglamento sobre utilizacin de perros.

17. Infringir las normas complementarias dictadas por el Servicio respecto a la caza de perdiz con reclamo.

18. La no declaracin por parte de los titulares de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial de las epizootias y zoonosis que afecten a la fauna cinegtica que los habita.

19. El incumplimiento por los titulares de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial de las medidas que se ordenen para prevenir o combatir las epizootias y zoonosis.

20. No presentar dentro del plazo concedido por el Servicio los planes de aprovechamiento cinegtico aplicables a una comarca de caza mayor. Podr llevar consigo, adems, la imposicin de la veda que se especifica en el apartado 6 del artculo 27 de este Reglamento.

21. El incumplimiento de las condiciones que figuren en las autorizaciones concedidas para la caza con fines cientficos o para la observacin de nidos, pollos, madrigueras, colonias y criaderos de especies protegidas. Pueden llevar consigo la retirada de la autorizacin.

22. La comercializacin de piezas de caza, vivas o muertas, y la de huevos de aves cinegticas, sin cumplir los requisitos establecidos al efecto.

23. Poseer, en poca de veda, piezas de caza muerta cuya procedencia no se pueda justificar debidamente.

24. No impedir que los perros propios, provistos de la chapa de identificacin que se menciona en el artculo 4, 3 de este Reglamento, vaguen sin control por terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial en poca de veda.

25. La utilizacin de perros con fines cinegticos en terrenos donde por razn de poca, especie o lugar est prohibido hacerlo, cuando el infractor est en posesin de una licencia de caza.

26. Celebrar una montera incumpliendo las condiciones que se fijen en la autorizacin expedida al efecto por el Servicio.

27. Portar armas de caza desenfundadas o dispuestas para su uso cuando se transite por el campo en poca de veda, careciendo de autorizacin competente.

28. Cazar en poca hbil piezas de caza cuya edad o sexo, en el caso de que sean notorios, no concuerden con los legalmente permitidos.

29. La tenencia de piezas de caza, vivas o muertas, cuando se trate de especies protegidas en razn a su inters cientfico o por estar en va de extincin y no sea posible justificar su procedencia.

30. Entrar llevando armas o artes dispuestas para cazar en terrenos sometidos a reglamentacin cinegtica especial debidamente sealizados, sin estar en posesin del permiso necesario. Se considerar que las armas se hallan dispuestas para cazar, cuando estando desenfundadas no se porten descargadas.

31. El empleo no autorizado de rapaces nocturnas vivas o naturalizadas, hurones, aves de cetrera no anilladas, costillas, rametas, ballestas, nasas, perchas, alares, lazos, cepos, liga, cebos, anzuelos, redes, fosos, trampas, espejos, venenos, sustancias paralizantes, tanto en proyectiles como en cebos, reclamos de especies protegidas, reclamos elctricos o mecnicos, caones pateros y productos aptos para crear rastros de olor, atractivos o repelentes.

32. Cualquier prctica que tienda a chantear, atraer o espantar la caza existente en terrenos ajenos. Se entender por accin de chantear, aquellas prcticas dirigidas a sobresaltar o alarmar a la caza existente en un predio con vistas a predisponerla a la huida o alterar sus querencias naturales. No se considerarn como ilcitas las mejoras del hbitat natural que puedan realizarse en terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, aun cuando supongan atraccin para la caza de los terrenos colindantes.

33. Cazar en lnea de retranca, haciendo uso de escopetas, tanto si se trata de caza mayor como de menor. Se considerarn lneas y puestos de retranca aquellos que estn situados a menos de 250 metros de la lnea ms prxima de escopetas, en las batidas de caza menor y a menos de 500 metros en las de caza mayor.

34. Alterar los precintos y marcas reglamentarias.

35. No cumplir en el ejercicio de la caza las medidas dictadas para seguridad de los cazadores y de sus colaboradores, que se especifican en el artculo 53 de este Reglamento, cuando se utilicen armas largas no rayadas.

3. Infracciones leves.–Tendrn la consideracin de infracciones leves y sern castigadas con multa de 250 hasta 2.000 pesetas, las siguientes:

1. Cazar con armas de fuego o accionadas por aire u otros gases comprimidos sin tener cumplidos los dieciocho aos cuando se haga a ms de 120 metros del cazador mayor de edad encargado de la vigilancia del menor o cuando no se cumplan sus indicaciones.

2. Acompaar a un cazador menor de dieciocho aos que utilice armas de fuego o accionadas por aire u otros gases comprimidos sin vigilar eficazmente sus actividades cinegticas.

3. Cazar siendo menor de catorce aos, en cuyo caso, sin imposicin de multa se proceder en la forma prevista en el artculo 49, 12 de este Reglamento.

4. Cazar aves que no figuren en la relacin que se menciona en el apartado 2. del artculo 4, 2, b) del presente Reglamento o dar muerte a pjaros menores de 20 centmetros no perjudiciales a la agricultura.

5. Cazar o intentar hacerlo con armas o medios que precisen de autorizacin especial sin estar en posesin del correspondiente permiso expedido por Autoridad competente. En este supuesto el Instructor del expediente deber remitir copia de la denuncia a la citada Autoridad.

6. Entrar con armas o artes dispuestas para cazar en un terreno cercado no acogido a otro rgimen cinegtico especial cuando existan en sus accesos seales o carteles que prohiban cazar en su interior.

7. No cumplir las normas sobre caza en caminos, vas pecuarias, cauces de ros, arroyos y canales que atraviesen o linden con terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial o cazar en estos lugares quienes no estn en posesin del oportuno permiso, cuando sea de aplicacin a los mismos lo dispuesto en el artculo 10, 5 de este Reglamento.

8. No presentar al Servicio la Memoria anual de actividades y resultados a que se refiere el artculo 12, 5, b) de este Reglamento al tratar de los Refugios de Caza.

9. Incumplir lo dispuesto por el Servicio sobre la caza de aves migratorias en los cotos de caza. Puede traer consigo la anulacin del acotado.

10. Cazar en aguas pblicas, declaradas de rgimen cinegtico especial, sin cumplir las normas establecidas al efecto por el Servicio.

11. No cumplir lo reglamentado especficamente sobre la caza en zonas declaradas de influencia militar.

12. El incumplimiento de las normas que se dicten por el Servicio sobre poca y circunstancias para la caza en huertas, campos de frutales, olivares, cultivos de regado y montes repoblados recientemente.

13. Incumplir las medidas de orden cinegtico que como consecuencia de circunstancias especiales de orden agrcola o meteorolgico, dicte el Ministerio de Agricultura para proteger determinados cultivos.

14. No cumplir las normas dictadas por el Servicio en la autorizacin otorgada al propietario de un predio con el fin de proteger sus cultivos de los daos ocasionados por la caza.

15. Cazar en terrenos en los que estn segadas las cosechas, pisando, deshaciendo o cambiando de lugar los haces o gavillas.

16. Entrar con armas o perros en terrenos abiertos sometidos a rgimen cinegtico especial, para cobrar una pieza de caza menor, herida fuera de l, que se encuentre en un lugar visible desde la linde.

17. Abatir o intentar abatir, en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn, una pieza que haya sido levantada y sea perseguida por otro u otros cazadores o sus perros.

18. Infringir las normas especficas contenidas en la Orden General de Vedas y disposiciones concordantes respecto a la caza en terrenos cinegticos de aprovechamiento comn.

19. Infringir las limitaciones o prohibiciones que regulen el ejercicio de la caza en los terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, cuando el infractor est en posesin del correspondiente permiso de caza y la infraccin figure tipificada como leve en la reglamentacin especfica que a propuesta de los titulares del terreno aprobar, cuando proceda, el Servicio de acuerdo con lo dispuesto en el artculo 25, 2 de este Reglamento.

20. Infringir lo dispuesto sobre la caza de especies beneficiosas para la agricultura.

21. No cumplir las normas que se dicten por el Servicio respecto a las zonas y pocas en que pueden cazarse animales peligrosos para las personas o perjudiciales para la agricultura, los montes, la ganadera o la caza, as como utilizar en su caza o captura medios no autorizados.

22. Contravenir las disposiciones que de acuerdo con los usos y costumbres locales dicte el Servicio sobre la caza de: palomas con cimbel, patos desde puestos fijos o flotantes, palomas en pasos tradicionales, la que se lleve a cabo con perros de rastro o persecucin, a caballo, la modalidad denominada cetrera, la de determinadas especies en poca de celo y la especial de alta montaa.

23. La prctica de la caza mayor a caballo en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn, en todo tiempo, y en los sometidos a rgimen cinegtico especial cuando no se disponga de autorizacin para ello.

24. El establecimiento de nuevos palomares sin autorizacin del Servicio o a menos de 1.000 metros de la linde cinegtica ms prxima.

25. No cumplir las normas que dicte el Servicio sobre la caza en batidas.

26. No impedir que los perros propios, provistos de la chapa de identificacin que se menciona en el artculo 4, 3 de este Reglamento, vaguen sin control por terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial en poca hbil o por terrenos de aprovechamiento cinegtico comn en poca de veda.

27. Transitar con perros por zonas de seguridad, incluidas las reas colindantes a que se refiere el artculo 15 de este Reglamento, sin ocuparse de evitar que el animal dae, moleste o persiga a las piezas de caza, sus cras o sus huevos.

28. Infringir lo dispuesto en el artculo 30, 4 de este Reglamento sobre trnsito de perros por terrenos cinegticos cuando stos acompaen a personas que no estn en posesin de licencia de caza.

29. Descuidar la vigilancia y control de los perros que utilizan los pastores de ganado permitiendo que daen o persigan a las piezas de caza.

30. Incumplir las normas que regulen el adiestramiento de perros de caza en las zonas que se establezcan al efecto de acuerdo con lo dispuesto en el artculo 30, 7 de este Reglamento.

31. El anillamiento o marcado de piezas de caza por personas no autorizadas o la utilizacin de anillas o marcas que no se ajusten a los modelos establecidos.

32. No hacer llegar al Servicio las anillas o marcas utilizadas para el marcado cientfico de animales, cuando al cobrar una pieza de caza sta sea portadora de tales seales.

33. No cumplir lo estipulado en el apartado 8 del artculo 32 de este Reglamento sobre notificaciones previas a la celebracin de monteras.

34. El incumplimiento de lo dispuesto en el apartado 9 del artculo 32 de este Reglamento sobre la comunicacin al Servicio de los resultados obtenidos en una montera, el falseamiento de stos o el entorpecimiento de la labor del personal del Servicio para la toma de datos morfomtricos o biolgicos. Puede llevar consigo la prohibicin de montear durante una campaa cinegtica.

35. Cazar en los cotos colindantes con la mancha donde se est celebrando una montera y en todo caso a menos de 500 metros de la mancha.

36. Cazar fuera del perodo comprendido entre una hora antes de la salida del sol y una hora despus de su puesta. Esta prohibicin no ser de aplicacin en la caza del urogallo, o en los aguardos, esperas, rondas u otras modalidades de caza nocturna que se practique en terrenos acogidos al rgimen especial previsto en el artculo 25, 2 o en los de aprovechamiento comn cuando se trate de modalidades que hayan sido debidamente autorizadas.

37. Cazar en los llamados das de fortuna; es decir, en aquellos en los que como consecuencia de incendios, epizootias, inundaciones, sequas u otras causas, los animales se ven privados de sus facultades normales de defensa u obligados a concentrarse en determinados lugares.

38. Cazar en das de nieve, cuando sta cubra de forma continua el suelo o cuando por causa de la misma queden reducidas las posibilidades de defensa de las piezas de caza, salvo cuando se trate de modalidades de caza que hayan sido autorizadas por el Ministerio de Agricultura.

39. Cazar sirvindose de animales o vehculos como medios de ocultacin.

40. Cazar en terrenos de aprovechamiento cinegtico comn mediante el procedimiento llamado ojeo o combinando la accin de dos o ms grupos de cazadores o haciendo uso de medios que persigan el cansancio o agotamiento de las piezas, salvo en los casos de batidas, debidamente autorizadas, que tengan por finalidad la reduccin de animales dainos.

41. Cazar con armas de fuego o accionadas por aire u otros gases comprimidos sin tener cumplidos los dieciocho aos y sin ir acompaado por otro cazador mayor de edad que vigile y controle las acciones del menor.

42. La prctica de la caza, con cualquier clase de armas, por los ojeadores, batidores, secretarios o podenqueros que asistan en calidad de tales a ojeos, batidas o monteras. Queda exceptuado el remate de las piezas con arma blanca.

43. Cazar siendo poseedor de la documentacin preceptiva, pero no llevndola consigo.

44. Cazar con autorizacin, pero sin llevarla consigo, en un terreno sometido a rgimen cinegtico especial.

45. La recogida de cras o huevos y su transporte y venta, salvo los destinados a repoblaciones, sin contar con la oportuna autorizacin del Ministerio de Agricultura.

46. La tenencia no autorizada de aves de cetrera, hurones, reclamos de perdiz hembra y redes o artes sin precintar.

47. Cazar palomas en sus bebederos habituales o a menos de 1.000 metros de un palomar industrial cuya localizacin est debidamente sealizada.

48. Cazar palomas mensajeras y deportivas o buchones que ostenten las marcas establecidas al efecto.

49. Mantener abiertos los palomares fuera de las pocas que determine el Gobernador civil de cada provincia.

50. Infringir las disposiciones que regulen el transporte de caza muerta o no cumplir los requisitos fijados al efecto por el Ministerio de Agricultura.

51. No cumplir las condiciones que fije el Ministerio de Agricultura sobre circulacin y venta de animales domsticos, vivos o muertos, en poca de veda, cuando sean susceptibles de confundirse con sus similares salvajes.

52. Falsear los datos en la solicitud de la licencia de caza.

53. Cazar no teniendo contratado y vigente el seguro obligatorio establecido en el artculo 52 de este Reglamento.

54. Cazar con fines comerciales pjaros perjudiciales para la agricultura sin estar en posesin de la autorizacin correspondiente o utilizando medios no permitidos.

55. Usar artes, redes u otros medios cuyo contraste sea preceptivo sin el correspondiente precinto del Servicio.

56. Tirar, con fines de caza, alambres o redes en arroyos, ros o embalses o extender estas celosas en lugares de entrada o salida de aves aprovechando el paso de ellas.

Artculo 49. Competencia y procedimiento.

1. La competencia, el procedimiento sancionador y las restantes circunstancias a considerar en relacin con la tramitacin de expedientes incoados por infracciones administrativas de caza sern los detallados en el presente artculo.

2. Competencia:

a) El conocimiento y resolucin de los expedientes instruidos por infracciones definidas en el artculo 48, 1, como administrativas y la fijacin de las indemnizaciones por daos originados a la riqueza cinegtica que en su caso procedan corresponde al Ministerio de Agricultura, a travs del Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales.

b) Los rganos encargados de la instruccin y resolucin de estos expedientes, de acuerdo con el artculo 5. de la Ley de Procedimiento Administrativo, sern las Comisaras del Servicio, siendo los instructores de los expedientes los Ingenieros Jefes provinciales dentro de cuya jurisdiccin se haya cometido la infraccin y recayendo en el Jefe de la Comisara la resolucin. No obstante lo anterior, cuando este ltimo lo considere oportuno, por la ndole de la infraccin o por su mbito interprovincial, podr recabar para s la instruccin del expediente.

3. Iniciacin del procedimiento:

a) Los expedientes por infraccin administrativa a la Ley de Caza podrn iniciarse de oficio o por denuncia. Los de oficio se incoarn por orden superior o por resolucin de las propias Comisaras o de las Jefaturas Provinciales.

b) La accin de denunciar es pblica y caduca a los dos meses contados a partir de la fecha en que se cometi la infraccin.

4. Clases de denuncias.–Las denuncias podrn ser verbales o escritas. En las verbales ser precisa la ratificacin del denunciante.

5. Presentacin de denuncias:

a) Las denuncias por infracciones administrativas a la Ley de Caza se presentarn en el plazo de cuarenta y ocho horas de conocido el hecho, si causas justificadas no lo impidieren, ante el Ingeniero Jefe del Servicio de la provincia que corresponda, quien dar cuenta de ello al Jefe de la Comisara del Servicio de quien dependa.

b) En las denuncias por delitos y faltas, cuando los denunciantes pertenezcan a la Guardia Civil o sean Agentes de la autoridad dependientes del Ministerio de Agricultura o Guardas Jurados de Sociedades de Cazadores o que vigilen terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial, enviarn copia de la denuncia a la Jefatura Provincial del Servicio, por si la infraccin pudiera determinar la anulacin de alguna autorizacin administrativa de carcter cinegtico.

6. Contenido de la denuncia:

a) Toda denuncia contendr, aparte de la expresin de quien la formule, los datos personales y de vecindad de los denunciados, si fueren conocidos, la fecha de la infraccin, los hechos que se denuncian, as como la caza y artes o animales ocupados, en su caso, detallando el destino que se les dio. Cuando la infraccin haya llevado consigo la retirada de armas, se har constar el puesto de la Guardia Civil donde fueron depositadas. Ser preceptivo el comunicar si existieron daos y perjuicios, as como la condicin del terreno cinegtico donde se cometi la infraccin.

b) Si alguno de los datos anteriores faltase en el escrito de denuncia, el Instructor solicitar del denunciante los que precise para el exacto conocimiento de los hechos.

7. Incoacin del expediente:

a) Recibida la denuncia sobre una supuesta infraccin administrativa, el Instructor podr acordar la prctica de una informacin previa para decidir la apertura del expediente o, en su caso, el archivo de las actuaciones. Acordada aqulla, acusar recibo al denunciante y notificar a los denunciados.

b) Cuando el Ingeniero Jefe provincial, Instructor del expediente, considere que ste cae fuera de su competencia, lo pondr en conocimiento del Jefe de la Comisara, quien resolver.

8. Tramitacin.–La tramitacin de los expedientes por infracciones administrativas a la Ley de Caza o a este Reglamento se har de acuerdo con lo establecido en el captulo II del ttulo VI de la Ley de Procedimiento Administrativo.

9. Propuesta de resolucin.–Ultimado el expediente, si el Instructor apreciase que se cometi infraccin administrativa, proceder a redactar la propuesta de resolucin, que notificar a los interesados, para que en el plazo de ocho das puedan alegar cuanto consideren conveniente a su defensa. Estas alegaciones, juntamente con la propuesta de resolucin y todo lo anteriormente actuado, se remitirn, caso de no ser el mismo el Instructor, al Ingeniero Jefe de la Comisara para que resuelva.

Toda propuesta de resolucin deber contener los siguiente extremos:

a) Las circunstancias personales de los denunciados y la exposicin de los hechos.

b) La calificacin de la infraccin.

c) Circunstancias atenuantes o agravantes que concurran.

d) Determinacin y tasacin de daos y perjuicios, especificando las personas o Entidades que los hubieren sufrido.

e) Ocupaciones de piezas de caza realizadas, con el destino que se les dio y el que se considere debe drseles si hubo depsito. En caso necesario, tasacin de aqullas y relacin de gastos ocasionados, con propuesta de si deben cargarse a la cuenta de daos y perjuicios.

f) Artes materiales ocupadas, con propuesta de destino y cantidades por las que se estima deben sustituirse los comisos de perros, aves de presa, reclamos de perdiz, hurones u otros animales o artes autorizados dejados en poder del infractor.

g) Relacin de armas retiradas y mencin de si procede su devolucin gratuita por tratarse de una infraccin leve o su rescate, a razn de 500 pesetas por arma, cuando se haya calificado como menos grave o grave.

h) Propuesta de resolucin.

i) En los casos que proceda, propuesta de privacin de la licencia de caza o de la facultad de obtenerla y plazo que se estime. Este no ser inferior a dos meses ni superior a un ao.

j) Propuesta, si ha lugar, de las medidas complementarias que sean aplicables y en especial de las que se refieran a anulacin, revocacin o privacin de autorizaciones, concesiones o declaraciones expedidas por las autoridades competentes.

10. Circunstancias agravantes.–Al redactar la propuesta de resolucin el Instructor tendr en cuenta como modificativas las siguientes circunstancias agravantes:

a) La reincidencia en infracciones administrativas de caza, que se sancionar incrementando el importe de la multa en el 50 por 100, cuando se trate de reincidencia simple, y en el 100 por 100, cuando se reincida por segunda o ms veces.

La reincidencia en infracciones graves y menos graves llevar siempre consigo la retirada de la licencia de caza o la privacin de la facultad de obtenerla por un tiempo comprendido entre dos meses y un ao.

A los efectos de reincidencia no se tendrn en cuenta las infracciones cometidas con cinco o ms aos de anterioridad, contados a partir de la fecha de la denuncia.

b) Cuando un solo hecho constituya dos o ms infracciones administrativas de caza se castigarn con la sancin que corresponda a la de mayor gravedad, en su lmite mximo.

c) Cuando el autor de la infraccin fuese persona que por su cargo o funcin est obligada a hacer cumplir a los dems los preceptos que regulan el ejercicio de la caza, se sancionar en todos los casos aplicando en su grado mximo la pena correspondiente a la infraccin cometida. En este supuesto, al infractor sancionado ejecutoriamente se le privar de la licencia de caza o de la facultad de obtenerla durante un plazo comprendido entre dos meses y un ao.

11. Circunstancias atenuantes.–Cuando al formular la propuesta de resolucin el Instructor apreciase circunstancias atenuantes, y se tratase de infracciones consideradas como graves o menos graves, podr proponer el rebajar la sancin hasta el 50 por 100 de la misma.

Se entender siempre como circunstancia atenuante que el infractor no haya cumplido los dieciocho aos de edad.

12. Infracciones cometidas por menores de diecisis aos.–Cuando en el transcurso de la instruccin de un expediente se apreciase que alguno de los inculpados no ha cumplido los diecisis aos, el Instructor no formular propuesta de sancin respecto al mismo, sino que remitir lo actuado a la Comisara para su traslado al Tribunal Tutelar de Menores. No obstante lo anterior, en el caso de que existiesen daos o perjuicios, se exigirn responsabilidades a los padres, tutores o encargados de la guarda del menor, previa audiencia en el expediente.

13. Providencia de sobreseimiento.–Cuando en el transcurso de un expediente el Instructor considerase que alguno de los inculpados no cometi infraccin formular propuesta de sobreseimiento para los afectados, remitiendo sta al Ingeniero Jefe de la Comisara que corresponda.

14. Resolucin.–La resolucin de los expedientes por infracciones administrativas de caza corresponde al Ingeniero Jefe de la Comisara, quien a la vista de lo actuado o previa peticin de informacin complementaria dictar providencia de sancin. Esta providencia, caso de que la informacin solicitada haga variar la tipificacin propuesta por el Instructor, agravndola, deber ir precedida de la audiencia al interesado.

15. Notificaciones:

a) La providencia de resolucin se notificar al interesado y al Jefe provincial del Servicio dentro de cuya jurisdiccin se cometi la infraccin.

b) Cuando algn sancionado sea persona que por su cargo o funcin est obligada a hacer cumplir los preceptos de la Ley de Caza se dar cuenta a su Jefe inmediato, y tratndose de Guardas Jurados al Gobernador civil de la provincia, proponindosele si se estima oportuno la anulacin del nombramiento.

16. Recursos.–En toda notificacin de sancin se har conocer al denunciado que contra la resolucin de la Comisara puede interponer recurso de alzada ante la Direccin General de Montes, Caza y Pesca Fluvial dentro del plazo de quince das contados a partir de la fecha de notificacin. La interposicin de este recurso, de acuerdo con el artculo 116 de la Ley de Procedimiento Administrativo, no suspende la ejecucin del acto impugnado, salvo lo que el mismo precepto dispone.

17. Efectividad de la sancin:

a) Las multas, rescates e indemnizaciones se abonarn, las dos primeras en papel de pagos al Estado y las indemnizaciones en metlico y en la habilitacin de la Comisara que dict la providencia de sancin. El plazo de pago ser de quince das, contados a partir de la fecha de la notificacin; en el caso de que se interponga recurso de alzada, el Jefe de la Comisara, a peticin del interesado, podr sustituir el pago de las sanciones, a resultas de la resolucin del recurso, por el ingreso de su importe en la Caja General de Depsitos.

b) Cuando las multas, rescates e indemnizaciones no sean satisfechos en el plazo antes sealado, se proceder a su cobro por la va administrativa de apremio.

18. Finalizacin del expediente.–Firme la resolucin se proceder:

a) A la devolucin, si procede, de las armas, caso de no haberse acordado con anterioridad.

b) Al pago a las personas o Entidades perjudicadas de las cantidades cobradas para indemnizar daos y perjuicios. Si aqullas fuesen indeterminadas, el importe de las indemnizaciones se ingresar en la Caja Central del Servicio para su empleo en obras o actividades que repercutan directamente en beneficio de la caza.

c) A la remisin de antecedentes al Registro de Sancionados.

19. Reiteracin de multas.–Cuando se trate de multas derivadas del incumplimiento de medidas acordadas por la Administracin, en virtud de lo dispuesto en la Ley y Reglamento de Caza, stas no podrn ser reiteradas por lapsos inferiores a quince das, sin exceder de 5.000 pesetas cada una, ni de 50.000 en total.

20. Rescate previo de armas:

a) En cualquier momento de la tramitacin de un expediente el Instructor, a peticin del interesado, podr acordar la devolucin de las armas retiradas, previo depsito, en la Caja que seale, de 500 pesetas por cada una de ellas. Firme la resolucin del expediente se proceder a ejecutarla canjeando el depsito por papel de pagos al Estado o disponiendo su devolucin.

b) El rescate previo no podr acordarse cuando el infractor sea persona que por su cargo o funcin est obligada a hacer cumplir a los dems los preceptos que regulan el ejercicio de la caza.

21. Cambio de competencia.–Si al recibir una denuncia o durante el transcurso de un expediente el Instructor estimase que los hechos pueden ser constitutivos de delito o falta, lo notificar a la Comisara del Servicio, quien lo pondr en conocimiento del Ministerio Fiscal para que por ste, en su caso, se ejerciten las oportunas acciones ante los Tribunales de Justicia a quienes corresponda el enjuiciamiento y decisin.

22. Registro general de sancionados:

a) Por la Jefatura Nacional del Servicio se darn las normas precisas para la organizacin de un Registro General de sancionados por infracciones administrativas de caza.

b) Anejo a este Registro se organizar un fichero nacional de inhabilitados para cazar, bien por sentencia judicial o por resolucin administrativa firme. A fin de que este fichero tenga la mxima utilidad, por la Jefatura del Servicio se remitirn a las Jefaturas Provinciales del mismo copias autorizadas.

c) Cuando en el fichero se anote la inhabilitacin de un cazador con licencia de clase D el Jefe del Servicio dar cuenta de la inhabilitacin a la Autoridad que concedi la licencia.

CAPTULO III
Comisos y retirada de armas
Artculo 50. Comisos.

1. Comisos.–Todo delito, falta o infraccin administrativa llevar consigo el comiso de la caza viva o muerta que fuere ocupada, as como el de cuantas artes materiales o animales vivos hayan servido para cometer la infraccin.

2. Destino de la caza viva:

a) El denunciante que ocupase caza viva dar cuenta de ello a la Autoridad ante quien formule la denuncia, especificando el destino dado a la caza ocupada.

b) Si al hacer la ocupacin, los animales tuviesen posibilidad de sobrevivir, el Agente denunciante tomar las medidas que considere precisas para depositarlos provisionalmente en un lugar apropiado en espera de lo que acuerde el Instructor. No obstante, cuando el depsito fuese difcil de realizar, si la caza ocupada lo fue en el lugar de captura, la libertar, a ser posible ante testigos, siempre que estime puede continuar con vida.

c) En los dems casos y cuando se trate de animales de peligroso o delicado manejo que no hubiese facilidad de depositar, el Agente invitar al infractor a constituirse en depositario, previa firma de un recibo, y sin perjuicio de lo que acuerde el Instructor. Caso de negarse al depsito se proceder al sacrificio de los animales, dndoseles a continuacin la consideracin de caza muerta.

d) Decretado el comiso de las piezas ocupadas se proceder a su entrega al Servicio para que por ste se les d el destino que corresponda.

e) Los gastos que se originen por depsitos y traslados se contabilizarn en la cuenta de daos y perjuicios de la infraccin.

3. Destino de la caza muerta:

a) Cuando las piezas ocupadas estn muertas se entregarn, mediante recibo que se unir a la denuncia, a un Centro benfico local y en su defecto a la Alcalda que corresponda con idntico fin.

b) No obstante, si el valor cinegtico de la caza ocupada, por su calidad de trofeo, fuese muy superior al de su valor como pieza de consumo, el denunciante lo pondr en conocimiento del Instructor, quien decidir si alguna parte o todo el animal debe ser naturalizado, dndosele a la parte consumible, si la hay, el destino que se detalla en el prrafo anterior.

4. Comiso de artes materiales.–Los lazos, perchas, redes y artificios empleados para cometer una infraccin sern ocupados y quedarn a disposicin del Instructor del expediente como prueba de la denuncia. Los que sean de uso ilegal sern destruidos, mientras los dems se subastarn pblicamente, una vez firme la sancin.

5. Comisos de animales usados como medios de caza:

a) Cuando para cometer una infraccin se utilizasen perros, aves de presa, reclamos de perdiz, hurones u otros animales, el comiso ser sustituido por el abono de una cantidad en papel de pagos al Estado, que no podr ser superior a 1.000 pesetas por animal.

b) Cuando se trate de animales cuya posesin no requiera un permiso especial, el denunciante los dejar depositados en poder del supuesto infractor mediante recibo que extender al efecto y unir a la denuncia.

Artculo 51. Retirada y rescate de armas

1. Retirada de armas:

a) La Autoridad o sus Agentes procedern a retirar las armas slo en aquellos casos en que hayan sido usadas para cometer la infraccin.

b) Del arma retirada se dar recibo detallando su clase, marca y nmero, as como el puesto de la Guardia Civil donde haya de ser depositada. Este depsito se har dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la de la denuncia.

c) La negativa a entregar el arma, cuando el cazador sea requerido para ello, podr ser denunciada ante la autoridad judicial como constitutiva del delito previsto en el artculo 237 del Cdigo Penal.

2. Rescate de armas:

A) Las armas retiradas sern devueltas gratuitamente cuando la sentencia sea absolutoria o se acuerde el sobreseimiento o archivo del expediente. En otro caso se establece:

a) Cuando la condena sea por delito, el Juez decidir sobre el comiso de las armas o acordar su devolucin previo pago de un rescate de 2.500 pesetas en papel de pagos al Estado por cada una de ellas.

b) Cuando la condena sea por falta se obtendr la devolucin previo pago, en la misma forma, de 1.000 pesetas por arma.

c) Tratndose de infracciones administrativas menos graves o graves, la providencia de resolucin establecer en todo caso el rescate a cambio de 500 pesetas en papel de pagos al Estado por arma. Si la infraccin fue calificada como leve la devolucin de las armas ser gratuita.

B) En el supuesto de infracciones administrativas el Instructor del expediente puede acordar el rescate previo en la forma que se establece en el artculo 49, 20 de este Reglamento.

3. Destino de las armas decomisadas.–A las armas decomisadas y a las no rescatadas se les dar el destino establecido en el artculo 48 del Cdigo Penal.

TTULO IX
Del Seguro Obligatorio y de la seguridad de las caceras
Artculo 52. Del Seguro Obligatorio.

1. Todo cazador con armas deber concertar un contrato de seguro que cubra la obligacin de indemnizar los daos a las personas, establecida en el nmero 5 del artculo 33 de la Ley de Caza. No se podr practicar el ejercicio de la caza con armas sin la existencia de este contrato en plenitud de efectos.

2. La determinacin de las plizas y tarifas de primas que hayan de utilizar las Sociedades Annimas o Asociaciones Mutuas aseguradoras en esta modalidad de Seguro, y la reglamentacin general del mismo, previa audiencia del Ministerio de Agricultura, corresponder al de Hacienda, el cual podr constituir, si lo estima conveniente, de acuerdo con la facultad que le confiere la disposicin adicional de la Ley de Caza, un fondo de garanta, que se adscribir a cualquiera de los ya establecidos.

3. La cuanta mxima de las prestaciones a cargo del seguro a que se refiere el presente artculo ser la que, de acuerdo con la naturaleza de los daos, tenga establecida la legislacin que regula el Seguro Obligatorio de Vehculos de Motor, sin perjuicio de las indemnizaciones que por encima de dicho lmite o para los daos a las cosas puedan derivarse de la aplicacin de los Cdigos Penal y Civil.

4. El exceso sobre los lmites fijados en el nmero anterior, en lo que se refiere a los daos a las personas y cualquier otro dao ocasionado con motivo del ejercicio de la caza y no amparado por el seguro obligatorio, podr ser objeto de seguro voluntario.

5. El asegurador, hasta el lmite del seguro, habr de satisfacer a las personas daadas en accidente de caza con armas o a sus derechohabientes, el importe de los daos sufridos, sin que en ningn caso pueda oponerles las excepcionales que le asistan contra el asegurado o contra un tercero.

6. La vctima o sus derechohabientes tendrn accin directa contra el asegurador hasta el mencionado lmite, sin perjuicio de las acciones legales que les correspondan.

Artculo 53. De la seguridad en las caceras.

1. En todos los casos en que se avisten grupos de cazadores que marchen en sentido contrario o que vayan a cruzarse, ser obligatorio para todos ellos el descargar sus armas cuando tales grupos se encuentren a menos de 50 metros unos de otros, y en tanto se mantengan de frente respecto al otro grupo.

2. Tanto en las caceras de caza mayor, como en las de menor, cuando se organicen en forma de monteras, ojeos o batidas colectivas, no se podrn disparar las armas hasta tanto se haya dado la seal convenida para ello, ni hacerlo despus que se haya dado por terminada la cacera, el ojeo o batida correspondiente, cuyo momento deber sealarse en forma adecuada.

3. En el supuesto anterior se prohibe el cambio o abandono de los puestos por los cazadores y sus auxiliares durante la cacera, hacindolo solamente, llegado el caso, con conocimiento del organizador de la misma o de sus representantes debidamente autorizados.

4. Asimismo se prohibe tener cargadas las armas antes del momento de llegar a la postura o despus de abandonarla.

5. En los ojeos de caza menor y en las tiradas de trtolas, palomas y aves acuticas, debern colocarse los puestos o pantallas distanciadas, por lo menos, 30 metros unos de otros, quedando prohibido en todo caso el tiro en direccin a las dems pantallas.

6. En las caceras a que se refiere el nmero anterior, debern colocarse placas de proteccin, inmediatas y lateralmente a cada puesto, cuando stos se encuentren a una distancia inferior a 50 metros unos de otros. Tales placas debern tener una superficie no inferior a 20 decmetros cuadrados, y habrn de colocarse a altura conveniente de modo que cubran perfectamente los puestos inmediatos.

7. Salvo indicacin expresa en contrario los ojeadores o batidores no debern acercarse a menos de 50 metros de las posiciones de tiro de los cazadores. Por su parte, stos no dispararn en direccin a la lnea de batidores cuando sta se encuentre a menos de 80 metros de los cazadores.

8. En las monteras se colocarn los puestos de modo que queden siempre desenfilados o protegidos de los disparos de los dems cazadores, procurando aprovechar a tal efecto los accidentes del terreno. En su defecto, los puestos debern situarse a ms de 250 metros.

9. Cada postor deber explicar antes de empezar la cacera a todos los cazadores que coloque el campo de tiro permitido y stos se abstendrn de disparar fuera de l y especialmente en direccin a los dems puestos que tengan a la vista. A estos efectos cada cazador est obligado a establecer acuerdo visual y verbal con los ms prximos para sealar su posicin.

Disposicin transitoria primera. Vedados y acotados.

Se concede el plazo de un ao, contado a partir de la fecha de entrada en vigor de la Ley de Caza de 4 de abril de 1970, para que los titulares de los actuales vedados y acotados de caza puedan dar de alta sus terrenos en el rgimen cinegtico que corresponda. A estos efectos los citados titulares formularn su peticin en los modelos impresos que con este objeto facilitar el Servicio. Si transcurriese dicho plazo sin que por los interesados se hiciese uso de este derecho, los terrenos afectados pasarn a tener la condicin de terrenos cinegticos de aprovechamiento comn. Las infracciones cometidas en estos terrenos durante el transcurso del perodo transitorio a que se refiere la presente disposicin, siempre que estuvieren sealizados, se sancionarn como si se tratase de terrenos sometidos a rgimen cinegtico especial.

Disposicin transitoria segunda. Contratos anteriores.

1) Los contratos de arrendamientos de caza concertados en fecha anterior a la publicacin de la Ley de Caza de 4 de abril de 1970 surtirn todos sus efectos hasta expirar el plazo de vigencia que en ellos se hubiere convenido si los terrenos afectados se acogieran al rgimen cinegtico especial que corresponda con arreglo a las disposiciones de la misma. En caso contrario, la duracin de estos contratos caducar, como mximo, al ao, contado a partir de la fecha de entrada en vigor de la citada Ley.

2) Los terrenos acotados o vedados con anterioridad a la publicacin de la repetida Ley de Caza y que por aplicacin de lo dispuesto en el nmero dos del artculo 17 de la misma deban destinarse a aprovechamiento cinegtico comn, lo sern, precisamente, en el rgimen de caza controlada previsto en su artculo 14 y no adquirirn esta condicin hasta que por el Ministerio de Agricultura haya sido aprobado el Plan de Aprovechamiento Cinegtico.

3) Las resoluciones administrativas que afecten a terrenos a los cuales sea aplicable lo dispuesto en la presente disposicin estarn condicionadas a la validez de los contratos que las originaron, siendo nulas de pleno derecho, siempre que la jurisdiccin ordinaria declare por s o a instancia de parte la invalidez del respectivo contrato.

Disposicin transitoria tercera. Rgimen de caza controlada.

La declaracin por el Servicio de terrenos sometidos a rgimen de caza controlada, o las peticiones a que se refiere el artculo 16, 2, b) del presente Reglamento no podrn llevarse a efecto en tanto no transcurran seis meses, contados a partir de la fecha de su entrada en vigor.

Disposicin final primera. Fecha de vigencia.

La entrada en vigor del presente Reglamento tendr lugar en la misma fecha que lo haga la Ley de Caza de 4 de abril de 1970.

Disposicin final segunda. Cotos Nacionales de Caza.

Por el Gobierno, a propuesta conjunta de los Ministerios de Agricultura e Informacin y Turismo se dictarn las disposiciones precisas para que los Cotos Nacionales de Gredos, Picos de Europa y Ronda adquieran la condicin de Reservas Nacionales de Caza. En estas Reservas la proteccin, conservacin y fomento de la caza quedarn encomendados al Ministerio de Agricultura, reservndose el Ministerio de Informacin y Turismo la misin de administrar los aprovechamientos cinegticos de acuerdo con aquellos criterios turstico-deportivos que considere ms convenientes a los intereses generales. Las citadas disposiciones debern ser dictadas con tiempo suficiente para que entren en vigor el da 1 de enero de 1972.

Disposicin final tercera. Texto gubernativo nico sobre armas de caza.

Por el Gobierno, a propuesta del Ministerio de la Gobernacin, odo el de Agricultura, se fijarn antes del 1 de marzo de 1972 y en un texto nico las armas y medios de caza que precisen de autorizacin gubernativa especial, concretndose las personas nacionales o extranjeras capacitadas para su uso, la clase y forma de expedicin de los documentos que con este objeto se precisen y el importe de los mismos.

Disposicin final cuarta. Clusula derogatoria.

A partir de la fecha de entrada en vigor de la Ley de Caza quedan derogadas:

La Ley de Caza de 16 de mayo de 1902; la Real Orden de 1 de julio de 1902, dando instrucciones para el cumplimiento de la Ley anterior; la Real Orden de 3 de julio de 1903, aprobando el Reglamento para la aplicacin de la Ley de Caza de 16 de mayo de 1902; la Real Orden de 25 de septiembre de 1903, aclarando los artculos 35 de la Ley de 1902 y 61 del Reglamento de 1903; la Real Orden de 12 de noviembre de 1903, exigiendo licencias para toda clase de caza; la Real Orden de 23 de febrero de 1904 sobre circulacin de conejos caseros; la Real Orden de 24 de septiembre de 1908, prohibiendo la caza en determinados terrenos; la Ley de 22 de julio de 1912, modificando los artculos 32 y 33 de la Ley de Caza de 1902; la Real Orden de 22 de noviembre de 1912, modificando los artculos 57 y 58 del Reglamento de 3 de julio de 1903; la Real Orden de 18 de septiembre de 1914, relacionada con las faltas por cazar sin estar levantadas las cosechas; la Real Orden de 7 de julio de 1915 sobre recompensas por destruccin de animales dainos; la Real Orden de 21 de mayo de 1921 sobre aprehensin de animales vivos con fines de repoblacin; la Real Orden de 15 de abril de 1922, sobre competencia para castigar las faltas contra la Ley de Caza de 1902; el Real Decreto de 13 de junio de 1924, reformando la Ley de Caza de 1902 en cuanto se refiere a vedados; la Real Orden de 17 de julio de 1925, prohibiendo la caza en las vas frreas y sus terraplenes; la Real Orden de 22 de enero de 1926, modificando el artculo 15 del Reglamento de 3 de julio de 1903; la Real Orden de 5 de junio de 1929, autorizando la venta de palomas zuritas y patos caseros en poca de veda; la Real Orden de 6 de septiembre de 1929 declarando lcita la caza de pjaros no insectvoros con redes o liga, desde el 31 de septiembre hasta el 31 de enero; la Real Orden de 13 de enero de 1930 sobre la facturacin y venta de pjaros no insectvoros; la Real Orden de 28 de febrero de 1930, sobre captura y transporte de ejemplares con fines cientficos; el Real Decreto de 9 de abril de 1931 sobre informes previos de las resoluciones que dicten los Gobiernos Civiles y dando nueva redaccin al artculo 13 del Reglamento de 3 de julio de 1903; la Orden Ministerial de 21 de mayo de 1931, autorizando la caza en poca de veda con fines de repoblacin; la Ley de 26 de julio de 1935, sobre pocas de veda; el prrafo sexto del artculo 69 del Decreto de 27 de diciembre de 1944, sobre obtencin de licencias de caza; el artculo 198 sobre caza en terrenos comunales y de propios del texto refundido de 24 de junio de 1955 de la Ley de Rgimen Local; la Orden Ministerial de 9 de marzo de 1954 sobre caza en terrenos acotados o amojonados; la Ley de 30 de marzo de 1954, sobre daos producidos por la caza; la Orden Ministerial de 30 de abril de 1954, dando normas para el cumplimiento de la Ley anterior; el artculo 40 del Reglamento aprobado por Decreto de 27 de mayo de 1955, sobre contratacin de aprovechamientos cinegticos.

Asimismo quedan derogados los conceptos b), e) y f) de la tarifa 2., 9) de la tasa del Ministerio de la Gobernacin, regulada por el Decreto 551/1960, de 24 de marzo; el concepto 13, A), g) de la tasa del Ministerio de Agricultura, regulada por Decreto 502/1960, de 17 de marzo y todas cuantas disposiciones se opongan a lo establecido en la Ley de Caza y en el presente Reglamento.

Análisis

  • Rango: Decreto
  • Fecha de disposición: 25/03/1971
  • Fecha de publicación: 30/03/1971
  • Entrada en vigor: 1 de abril de 1971.
  • Publicada en nms. 76 y 77, de 30 y 31 de marzo de 1971:.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DEROGA:
    • en la forma indicada y se modifica el art. 20.1, por Real Decreto 367/2010, de 26 de marzo (Ref. BOE-A-2010-5037).
    • los arts. 25.13 a), b) y c), 33.15, 33.18, 33.19, 37, 48.1.15, 48.2.17, 48.2.31 y 48.3.46 , por Ley 42/2007, de 13 de diciembre (Ref. BOE-A-2007-21490).
    • lo indicado del art. 35.6.A), por la Ley 30/1995, de 8 de noviembre (Ref. BOE-A-1995-24262).
    • los apartados 2, 3 y 4 del art. 44, por Real Decreto 2364/1994, de 9 de diciembre (Ref. BOE-A-1995-608).
    • el art. 52, por Real Decreto 63/1994, de 21 de enero (Ref. BOE-A-1994-3565).
  • SE MODIFICA, en el mbito de la Comunidad Autnoma de Navarra, la cuanta de las sanciones del art. 48, por Ley Foral 5/1991, de 26 de febrero (Ref. BOE-A-1991-23567).
  • SE DEROGA el art. 4, por Real Decreto 1095/1989, de 8 de septiembre (Ref. BOE-A-1989-22056).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD:
    • con el art. 25, fijando los periodos hbiles de caza: Orden de 14 de junio de 1983 (Ref. BOE-A-1983-17539).
    • con el art. 12.1, creando determinados Refugios Nacionales de Caza: Real Decreto 1740/1982, de 18 de junio (Ref. BOE-A-1982-19580).
    • con el art. 12, creando un Refugio Nacional de Caza en Cordoba: Real Decreto 1575/1982, de 28 de mayo (Ref. BOE-A-1982-17868).
    • art. 25.13, regulando la Caza de la Perdiz con Reclamo Macho durante la campaa 1977: Resolucin de 10 de diciembre de 1976 (Ref. BOE-A-1976-26123).
    • fijando los Periodos Habiles de Caza en el Territorio Nacional y las Vedas Especiales para la campaa 1976-77: Orden de 18 de junio de 1976 (Ref. BOE-A-1976-11925).
    • con los arts. 25, 29 y 35, dando normas sobre Caza de Conejos con Armas de Fuego y su Captura con Lazos, Cepos y Hurones: Orden de 16 de mayo de 1973 (Ref. BOE-A-1973-694).
  • SE DICTA EN RELACION con el art. 25.6, regulando la Posesin y Utilizacin de Aves de Cetreria: Orden de 12 de junio de 1972 (Ref. BOE-A-1972-900).
  • CORRECCIN de errores en BOE nm. 112, de 11 de mayo de 1971 (Ref. BOE-A-1971-618).
Referencias anteriores
  • DEROGA:
    • los Conceptos B), E) y F) de la Tarifa 2, 9), de la Tasa Regulada por Decreto 551/1960, de 24 de marzo (Ref. BOE-A-1960-4472).
    • el Concepto 13, A), G), de la Tasa Regulada por Decreto 502/1960, de 17 de marzo (Ref. BOE-A-1960-4272).
    • el art. 40 del Reglamento aprobado por Decreto de 27 de mayo de 1955.
    • el art. 198 del texto refundido de la Ley de rgimen local, de 24 de junio de 1955 (Ref. BOE-A-1955-9871).
    • Orden de 30 de abril de 1954 (Ref. BOE-A-1954-6876).
    • Ley de 30 de marzo de 1954 (Ref. BOE-A-1954-4412).
    • Orden de 9 de marzo de 1954 (Ref. BOE-A-1954-3320).
    • el prrafo Sexto del art. 69 del Decreto de 27 de diciembre de 1944.
    • Ley de 26 de julio de 1935 (Ref. BOE-A-1935-7323).
    • Orden de 21 de mayo de 1931 (Ref. BOE-A-1931-3991).
    • Real Decreto de 9 de abril de 1931 (Ref. BOE-A-1931-2609).
    • Real Orden de 28 de febrero de 1930.
    • Real Orden de 13 de enero de 1930 (Ref. BOE-A-1930-496).
    • Real Orden de 5 de junio de 1929.
    • Real Orden de 6 de septiembre de 1929 (Ref. BOE-A-1929-9600).
    • Real Orden de 22 de enero de 1926.
    • Real Orden de 17 de julio de 1925.
    • Real Decreto de 13 de junio de 1924 (Ref. BOE-A-1924-5976).
    • Real Orden de 15 de abril de 1922 (Ref. BOE-A-1922-7237).
    • Real Orden de 21 de mayo de 1921.
    • Real Orden de 7 de julio de 1915.
    • Real Orden de 18 de septiembre de 1914 (Ref. BOE-A-1914-407).
    • Real Orden de 22 de noviembre de 1912 (Ref. BOE-A-1912-5786).
    • Ley de 22 de julio de 1912 (Ref. BOE-A-1912-5495).
    • Real Orden de 24 de septiembre de 1908.
    • Real Orden de 23 de febrero de 1904 (Ref. BOE-A-1904-1282).
    • Real Orden de 12 de noviembre de 1903 (Ref. BOE-A-1903-6833).
    • Real Orden de 25 de septiembre de 1903 (Ref. BOE-A-1903-6112).
    • Real Orden de 3 de julio de 1903 (Ref. BOE-A-1903-4172).
    • Real Orden de 1 de julio de 1902 (Ref. BOE-A-1902-5101).
    • Ley de Caza, de 16 de mayo de 1902 (Ref. BOE-A-1902-3819).
  • DESARROLLA Ley 1/1970, de 4 de abril, de Caza (Ref. BOE-A-1970-369).
  • CITA:
    • Ley 31/1965, de 4 de mayo (Ref. BOE-A-1965-8756).
    • Cdigo Penal, texto revisado aprobado por Decreto 691/1963, de 28 de marzo (Ref. BOE-A-1963-7722).
    • Ley de Rgimen Jurdico de las entidades Estatales Autnomas, de 26 de diciembre de 1958 (Gazeta) (Ref. BOE-A-1958-19543).
    • Ley sobre procedimiento administrativo, de 17 de julio de 1958 (Gazeta) (Ref. BOE-A-1958-11341).
    • Ley de Montes, de 8 de junio de 1957 (Gazeta) (Ref. BOE-A-1957-7536).
    • Cdigo Civil de 24 de julio de 1889 (Ref. BOE-A-1889-4763).
Materias
  • Armas
  • Caza
  • Gobiernos civiles
  • Ministerio de Agricultura
  • Seguro obligatorio de responsabilidad civil del cazador
  • Servicio de Pesca Continental, Caza y Parques Nacionales

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid