Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-1992-15996

Ley 2/1992, de 15 de junio, Forestal de Andaluca.

TEXTO

EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE ANDALUCA

A todos los que la presente vieren, sabed:

Que el Parlamento de Andaluca ha aprobado y yo, en nombre del Rey y por autoridad que me confieren la Constitucin y el Estatuto de Autonoma, promulgo y ordeno la publicacin de la siguiente Ley.

La sociedad occidental, alcanzado un nivel de vida aceptable en trminos generales, reivindica una mayor calidad de vida que, por otra parte, ve amenazada por los efectos del proceso de industrializacin e intensificacin que tuvo que poner en marcha para la satisfaccin de sus necesidades de desarrollo, empezando por ello a pensar que el progreso y la expansin econmica tienen sus lmites y deben perseguirse cumpliendo una serie de garantas que permitan un crecimiento sostenido y solidario y el mantenimiento de las fuentes de recursos.

La nueva sensibilidad se sustenta internacionalmente en la Conferencia Intergubernamental sobre la utilizacin racional de los recursos de la Biosfera; en la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Humano y en la Estrategia Mundial para la Conservacin, patrocinadas por la Organizacin de las Naciones Unidas y en cuyos Programas participan los Gobiernos y Organizaciones Internacionales dedicadas al fomento, proteccin y uso racional de los recursos naturales.

Atendiendo a estas razones, la Comunidad Econmica Europea resalta el inters del desarrollo forestal en las zonas rurales en dos direcciones: Una, netamente forestal, que encaminada en sus primeros tiempos a la defensa contra la contaminacin del aire, afectaba principalmente a la Europa Central y ahora, con las medidas tendentes a evitar y paliar los procesos de erosin y desertizacin, tambin beneficia a los pases del Sur y otra, dirigida a la eliminacin del grave problema de excedentes de productos agrarios y alimentarios que promociona, para mejorar las estructuras agrarias, el abandono del cultivo de tierras marginales con destino, entre otras, a la repoblacin forestal.

Ambos objetivos se ven facilitados con el establecimiento de una planificacin forestal que permita la delimitacin racional de una frontera, aunque flexible, entre los terrenos agrcolas y forestales.

El contraste de estas recomendaciones con el actual estado de la legislacin aplicable en Andaluca y la inexistencia de una planificacin general en materia de montes demuestran la inadecuacin de la primera, que conduce, por contra, a la degradacin de los terrenos forestales y la insuficiencia de la segunda, que se manifiesta a travs de los planes de transformacin forestal en Comarcas de Reforma Agraria, actuacin en zonas de agricultura de montaa y acciones puntuales.

Con el fin de adecuar ambos instrumentos, se elaboran el Plan Forestal Andaluz y la Ley Forestal de Andaluca como elementos de ordenacin de dicho sector. El Plan Forestal se aprob por el Pleno de Parlamento de Andaluca en la sesin celebrada los das 14 y 15 de noviembre de 1989 y constituye un detenido anlisis y diagnstico de la realidad forestal y la aprobacin de objetivos y lneas de actuacin, encomendndose al Ejecutivo el desarrollo de los correspondientes planes de ordenacin y la remisin de un proyecto de ley forestal que haga posible la consecucin de dichos objetivos.

Nuestra Norma Fundamental constitucionaliza el medio ambiente configurndolo como un bien a cuyo disfrute todos tienen derecho y todos, la obligacin de defenderlo y conservarlo, por lo que los poderes pblicos han de velar por su utilizacin racional. Lo que la Constitucin recoge bajo el ttulo de Principios Rectores de la Poltica Social y Econmica, el Estatuto de Autonoma para Andaluca, pionero en esta materia, lo consagra como uno de sus objetivos bsicos, al situar la meta de la accin poltica en el fomento de la calidad de vida del pueblo andaluz, mediante la proteccin de la naturaleza y del medio ambiente y el desarrollo de los equipamientos sociales, con especial atencin al medio rural; la proteccin y realce del paisaje y la superacin de los desequilibrios econmicos, sociales y culturales entre las distintas reas territoriales de Andaluca, fomentando su recproca solidaridad.

Cumplir con el mandato estatutario, sin sobresaltos, hace necesario conocer el marco habilitante –unas son las metas, otros los caminos–.

El artculo 149.1.23. de la Constitucin atribuye al Estado la competencia exclusiva en materia de legislacin bsica sobre proteccin del medio ambiente, sin perjuicio de las facultades de las Comunidades Autnomas para establecer normas adicionales de proteccin y, asimismo, la legislacin bsica sobre montes, aprovechamientos forestales y vas pecuarias.

La Comunidad Autnoma Andaluza, por una parte, de acuerdo con el artculo 13.6 y 7 del Estatuto de Andaluca posee competencia exclusiva sobre los bienes de dominio pblico y patrimoniales cuya titularidad le corresponde y sobre montes, aprovechamientos, servicios forestales y vas pecuarias, marismas y lagunas, pastos, espacios naturales protegidos y tratamiento especial de zonas de montaa y conforme al artculo 18.4 y de acuerdo con las bases y la ordenacin de la actuacin econmica general, para la mejora y ordenacin de las explotaciones agrcolas, ganaderas y forestales. Especial referencia debe hacerse a la competencia exclusiva de la Comunidad sobre ordenacin del territorio y poltica territorial, fuente, a su vez, de las competencias antes expuestas.

Este reparto y concurrencia competencial obliga a considerar la reserva de la competencia del Estado y aquellas disposiciones que expresa o deductivamente deban considerarse bsicas.

Sin duda son bsicas algunas disposiciones contenidas en la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservacin de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres y de directa aplicacin los Reglamentos de mejora de la eficacia de las estructuras agrarias y de fomento forestal que recientemente han enriquecido el acervo comunitario.

Mayor complejidad plantea la frondosa legislacin forestal –Ley de Montes, Ley de Patrimonio Forestal del Estado, Ley de Incendios Forestales, Ley de Fomento de la Produccin Forestal y sus respectivos reglamentos– al tratarse de normas preconstitucionales de las que habra que deducir la legislacin bsica. Esta complejidad no puede conducir a la inactividad legislativa de la Comunidad Autnoma que dejara sin atender necesidades apremiantes a la espera de una legislacin estatal absolutamente clarificadora y, por otra parte, existen, con independencia de sus competencias propias, razones que otorgan a la Comunidad Autnoma un amplsimo marco de actuacin en esta materia, entre ellas: La minuciosidad de los Decretos de transferencias del Estado a Andaluca; el que la denominada legislacin forestal resulte sustancialmente matizada por las disposiciones estatales y comunitarias arriba referidas; la doctrina constitucional sentada sobre esta materia; la dispersin de dicha legislacin; la utilizacin de la rbrica de la ordenacin del territorio propia de la competencia autonmica y la lejana del contexto en que naci la legislacin vigente. En este sentido, tanto los dictmenes evacuados por prestigiosos juristas como los informes de la Administracin estatal competente eluden el riesgo que se poda asumir.

Del presente texto se pueden abstraer una serie de principios que, por no hacer prlogo ms extenso que la disposicin, se enumeran y comentan a manera de sntesis.

El monte o los terrenos forestales difcilmente se pueden ordenar o proteger partiendo de un concepto residual, imperante en la legislacin vigente, que lo considera como aquel espacio rural del que no se pueden obtener rendimientos agrcolas. Ello ha justificado el intento de su definicin por sus propias caractersticas y valores, llevando a la propuesta de un concepto en positivo y abierto.

Se encabeza el concepto con la asuncin del ttulo de la ordenacin del territorio, como as se demanda para alcanzar el equilibrio del hombre con su entorno por la Comisin de las Comunidades Europeas y la Carta Europea de Ordenacin del Territorio, que contempla la escala regional como ptima para esta poltica, y la Declaracin de Pars de septiembre de 1991.

A la descripcin fsica tradicional de los terrenos forestales se le aade la enumeracin de las funciones que cumplen que, aunque inmemorialmente reconocidas, necesitaban de una ponderacin dirigida al equilibrio en la dialctica entre las funciones de conservacin y produccin y en la bsqueda de un crecimiento sostenido que a su vez preserve la riqueza y la diversidad gentica.

Asimismo, se incluyen en el concepto los enclaves forestales en terrenos agrcolas para evitar la simplificacin paisajstica que se viene produciendo en algunos espacios andaluces y se flexibiliza la delimitacin de la frontera de lo agrcola y lo forestal, teniendo presente las nuevas polticas de ordenacin y desarrollo rural.

Se ha pretendido no exacerbar la contradiccin que resulta de la pluralidad de planeamientos sobre un mismo territorio con la creacin de nuevos instrumentos de planificacin; por ello, entre otras razones, se acude a una figura ya establecida: Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales, que en sus contenidos mnimos responden a la filosofa de equilibrio que se viene manteniendo.

Dicha contradiccin puede evitarse mediante el uso de tcnicas de coordinacin y de integracin. Las primeras, se alcanzaran mediante la elaboracin conjunta de dichos planes por parte de los rganos u organismos con mayor implicacin en la materia y residenciando la aprobacin de los mismos y de otras decisiones de trascendencia en el Consejo de Gobierno y las segundas, por la integracin de estos planes en los superiores de ordenacin del territorio.

Las medidas de conservacin y desarrollo duradero de los recursos naturales y en concreto de los que sustentan el ecosistema forestal slo pueden ser efectivas si sus objetivos son asumidos por la sociedad y la nica garanta de xito consiste en la participacin, en todas las fases del proceso de decisin y ejecucin, de los representantes de los sectores implicados.

Al ejercicio del principio de participacin debe atribuirse la aprobacin unnime del Plan Forestal Andaluz en el Parlamento, aconsejando este antecedente, el sometimiento generalizado del documento de trabajo para la elaboracin de la Ley Forestal a la consideracin de las Administraciones y sectores implicados y el encargo de dictmenes a la Real Academia Sevillana de Legislacin y Jurisprudencia y a eminentes profesores, habindose atendido la mayor parte de las observaciones recibidas, que han supuesto aportaciones de trascendencia para la seguridad y riqueza del texto.

En el orden dispositivo, la participacin se garantiza a lo largo de todo el texto y, en concreto, en el proceso de aprobacin de los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales por la intervencin de los agentes sociales en los rganos consultivos, asesores y de seguimiento que se constituyen Consejos Forestales, habilitndose a la Administracin Forestal para la suscripcin con aqullos de convenios de colaboracin para el desarrollo de los objetivos de la poltica forestal.

Cuando el artculo 45 de la Constitucin Espaola atribuye a los poderes pblicos la obligacin de velar por la utilizacin racional de todos los recursos naturales con el fin de proteger y mejorar la calidad y defender y restaurar el medio ambiente, apoyndose en la indispensable solidaridad colectiva, no est ponderando esta responsabilidad en relacin con las caractersticas de esos poderes o Administraciones, sino haciendo una llamada a todas ellas para que encaminen su actuacin a la obtencin de estos objetivos mediante cooperacin solidaria.

La Constitucin garantiza la autonoma de las Corporaciones Locales y, a este respecto, se pronuncia la Ley Forestal, desapareciendo tcnicas intervencionistas del pasado y participando la Comunidad Autnoma en la gestin de los montes de titularidad local slo cuando las Corporaciones que la ostenten suscriban convenios de cooperacin, en el convencimiento de que la autonoma de las instituciones nicamente se consigue por el continuo ejercicio de sus derechos y obligaciones y la consiguiente asuncin de las responsabilidades que genere.

La planificacin permite la liberalizacin de las actuaciones sustituyendo trmites de autorizacin previa por la puesta en conocimiento de su realizacin.

La preocupacin social valora y pondera, ya con otros criterios, las funciones que cubren los espacios forestales, y su defensa requiere la utilizacin y afinamiento de variados instrumentos de proteccin.

Se va consolidando, por ello, el dominio pblico forestal, aunque, por prudencia, esta categora nicamente se predicar en los montes de titularidad pblica, habilitando esta Ley la progresiva demanializacin de los montes pblicos por acuerdo de Consejo de Gobierno, atribuyendo a los bienes que tengan esta calificacin la condicin de imprescriptibles y privilegindolos con el principio de la recuperacin de oficio ante cualquier ataque u ocupacin.

Se instrumenta, con este mismo objetivo, un procedimiento que, sin menoscabo de las garantas necesarias, resulta ms gil y, por lo tanto, ms eficaz para el ejercicio por parte de la Administracin de las facultades de deslinde, apeo y amojonamiento de los bienes forestales de su titularidad.

Se recogen en la Ley los principios ms generales de manejo de los ecosistemas forestales con el fin de vincular de forma expresa la elaboracin de los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales y la ejecucin de la poltica forestal a los mismos, recogindose como principio general superior, la gestin integrada de los montes o espacios forestales, al contemplar de forma conjunta la vegetacin, la fauna y el medio fsico que los constituyen.

Se regula, con el grado de concrecin que una Ley permite, un amplio repertorio de beneficios que, por la va de convenios o reglamentos, se puedan otorgar a todo tipo de actuaciones forestales, con especial referencia a la investigacin, experimentacin, repoblacin, demostracin y capacitacin y tambin al fomento de las agrupaciones de propietarios, productores, transformadores y comercializadores.

En la legislacin vigente, con anterioridad a la aprobacin de esta Ley, se apreciaba un pernicioso desfase en la regulacin de las infracciones y sanciones, que no consegua disuadir la realizacin de acciones que, de forma directa o indirecta, conducan en ocasiones, previa obtencin de rendimientos econmicos puramente coyunturales, a la degradacin y, a mala vez, a la imposible recuperacin de los terrenos forestales.

A la vista de la situacin antes expuesta, se actualiza el importe de las sanciones, en el marco de la legislacin bsica y se modifica el sistema de valoracin de las mismas, regulando sin carcter sancionador, de forma distinta, la obligacon de reparar el dao causado dentro del mismo ao forestal, sometiendo estos trabajos a la aprobacin de un plan tcnico y asentando en el Registro de la Propiedad las anotaciones correspondientes que, a la postre, protegen al adquirente de buena fe.

El repertorio de infracciones y el procedimiento sancionador se adecuan a la actual jurisprudencia constitucional en un esfuerzo de aproximacin a los principios del Derecho Penal sustantivo y su rituario procesal, establecindose criterios para la graduacin de las sanciones y prescindindose de las jurisdicciones compartidas entre lo administrativo y lo penal que, en los ltimos tiempos, han producido efectos perturbadores.

La presente Ley se inserta en el ordenamiento jurdico andaluz, que constituye ya en estos momentos un amplio y vivo cuerpo legislativo, promoviendo la integracin necesaria con las normas sobre ordenacin del territorio, conservacin de la naturaleza y patrimonio de Andaluca y en el respeto que como informadora supone una legislacin, la del ramo de montes, que se constituy en defensa esclarecida de unos bienes caracterizados en nuestra historia por su fragilidad ante los ataques generados por la satisfaccin de intereses contrapuestos.

TTULO PRELIMINAR
CAPTULO PRIMERO
Conceptos
Artculo 1.

A los efectos de la presente Ley, los montes o terrenos forestales son elementos integrantes para la ordenacin del territorio, que comprenden toda superficie rstica cubierta de especies arbreas, arbustivas, de matorral, o herbceas, de origen natural o procedente de siembra o plantacin, que cumplen funciones ecolgicas, protectoras, de produccin, paisajsticas o recreativas.

Se entendern, igualmente, incluidos dentro del concepto legal de montes los enclaves forestales en terrenos agrcolas y aquellos otros que, aun no reuniendo los requisitos sealados anteriormente, queden adscritos a la finalidad de su transformacin futura en forestal, en aplicacin de las previsiones contenidas en la presente Ley y en los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales que se aprueben al amparo de la misma.

No tendrn la consideracin legal de terrenos forestales:

a) Los dedicados a siembras o plantaciones caractersticas de cultivos agrcolas, sin perjuicio de lo dispuesto en el prrafo anterior.

b) Los suelos clasificados legalmente como urbanos y urbanizables programados o aptos para urbanizar.

c) Las superficies dedicadas a cultivos de plantas ornamentales y viveros forestales.

Artculo 2.

Los terrenos forestales, por los recursos naturales que sustentan y por los valores sociales y ecolgicos que contienen, estn sujetos a una especial proteccin, vigilancia y actuacin de los poderes pblicos.

Artculo 3.

El contenido de la propiedad forestal se define con arreglo a la legislacin bsica del Estado, el Estatuto contenido en esta Ley y el resto del ordenamiento jurdico, quedando delimitado por la funcin social de la propiedad.

CAPTULO II
mbito de la Ley
Artculo 4.

Las disposiciones de la presente Ley sern de aplicacin a todos los terrenos forestales del territorio de la Comunidad Autnoma de Andaluca, con independencia de quien sea su titular.

CAPTULO III
Objetivos
Artculo 5.

Son objetivos de la presente Ley en su mbito de aplicacin:

1. La proteccin y conservacin de la cubierta vegetal, del suelo y la fauna, todo ello en consonancia con los objetivos fijados por la legislacin medioambiental.

2. La restauracin de ecosistemas forestales degradados, especialmente los sujetos a procesos erosivos y de desertificacin.

3. Propiciar la adecuada asignacin de usos del suelo y la utilizacin racional de los recursos naturales renovables.

4. Garantizar la integracin del uso social, productivo y recreativo de los terrenos forestales, contribuyendo a la mejora de la calidad de vida, de la salud y de las condiciones sociales y econmicas de las comunidades rurales.

5. Posibilitar una efectiva participacin social, en las decisiones sobre las materias contenidas en la presente Ley con especial atencin a los intereses municipales y de las dems Entidades Locales.

Artculo 6.

1. Para el cumplimiento de los objetivos previstos en la presente Ley, la Comunidad Autnoma ostenta las potestades siguientes:

1. Ordenar y planificar los recursos forestales, clasificando los terrenos forestales en funcin de los recursos naturales que sustentan y limitando los usos y aprovechamientos en razn de las determinaciones contenidas en los Planes de Ordenacin de los Recursos Naturales.

2. Fomentar las actividades privadas.

3. Investigar, deslindar y recuperar de oficio los montes pblicos.

4. Autorizar y sancionar.

5. Ejecutar subsidiariamente las obligaciones que puedan imponerse al amparo de la presente Ley.

6. Ejercitar los derechos de tanteo y retracto.

7. Establecer medidas coercitivas para la proteccin, restauracin, conservacin y defensa de los montes.

8. Expropiar el dominio o cualquier otro derecho de contenido econmico o patrimonial en aquellas actuaciones previstas en las leyes y en los planes de ordenacin dictados al amparo de las mismas.

9. Inspeccionar y vigilar.

Las mencionadas potestades tendrn carcter enunciativo, pudiendo comprender cuantas otras sean congruentes para ser ejercidas en cumplimiento de la presente Ley.

2. La Administracin Forestal ser oda en la elaboracin de cualquier instrumento de planificacin que afecte, de alguna manera, a los recursos o terrenos forestales.

TTULO PRIMERO
Ordenacin de recursos naturales
CAPTULO PRIMERO
Disposiciones generales
Artculo 7.

Para la consecucin de los objetivos previstos en el artculo 5., el Consejo de Gobierno acordar la elaboracin de Planes de Ordenacin de Recursos Naturales en los terrenos forestales a los que se refiere esta Ley. En el acuerdo se determinarn los rganos administrativos que deban intervenir en su redaccin.

Artculo 8.

1. La clasificacin de los terrenos forestales, la asignacin de usos compatibles a los mismos, las limitaciones sobre su disponibilidad y cuantas determinaciones que, en los trminos de la presente Ley, estn contenidas en los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales a los que se refiere el artculo anterior obligan a su cumplimiento tanto a la Administracin como a los particulares.

2. Cuando en la elaboracin del planeamiento urbanstico se prevea alterar la clasificacin de terrenos forestales para su conversin en suelo urbanizable o categora anloga, el Ayuntamiento solicitar preceptivamente informe a la Administracin Forestal.

En el caso de que el rgano a quien competa la aprobacin definitiva disienta del contenido de las observaciones de la Administracin Forestal, la resolucin corresponder al Consejo de Gobierno.

Cuando el Consejo de Gobierno resuelva la prevalencia de otro inters general sobre el forestal se exigir, cuando ello sea posible, al promotor del planeamiento o de las infraestructuras, ya sea ste pblico o privado, la correspondiente compensacin de usos dentro del mbito de aplicacin del instrumento planificador o en la proximidad de las obras y, en su caso, las condiciones de ordenacin de dichos espacios.

Artculo 9.

En la elaboracin de los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales se garantizar la suficiente participacin social mediante los trmites de consulta de los representantes de los intereses afectados, as como la audiencia a los interesados y la informacin pblica.

Artculo 10.

Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales determinarn su propia vigencia, con independencia de los procedimientos de modificacin y revisin de los mismos, que sern iguales que los establecidos para su aprobacin. Reglamentariamente, se podr determinar un procedimiento abreviado para las modificaciones que supongan su actualizacin.

CAPTULO II
Clases de Planes
Artculo 11.

Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales a los que se refiere la presente Ley pueden ser territoriales y especiales.

Son Planes de carcter territorial aquellos que extienden su mbito de aplicacin a un territorio definido por sus caractersticas fsicas, ecolgicas y econmicas.

Son Planes de carcter especial aqullos que, aun definiendo un mbito territorial, continuo o discontinuo, se refieren a la planificacin de actuaciones encaminadas a la resolucin de los problemas de unos determinados recursos naturales.

CAPTULO III
Contenido de los Planes
Artculo 12.

Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales tendrn, como mnimo, el siguiente contenido:

a) Delimitacin del mbito territorial o especial y descripcin del medio fsico objeto de la ordenacin.

b) Inventario y anlisis de la situacin de los ecosistemas existentes y de los recursos naturales que los conforman, formulando un diagnstico del mismo y una previsin de su evolucin futura.

c) El estudio del entorno socioeconmico.

d) Determinacin de las directrices, orientaciones y limitaciones para que la proteccin y conservacin de los recursos naturales sea compatible con el desarrollo socioeconmico.

e) Actuaciones necesarias para el cumplimiento de los objetivos fijados.

f) Medidas de fomento y apoyo para el desarrollo de las actuaciones previstas.

g) La declaracin de utilidad pblica o inters social de las actuaciones contenidas en el mismo.

h) Determinacin de las actividades, obras e instalaciones a las que deba aplicrseles el rgimen de evaluacin previsto en la legislacin especfica de Evaluacin de Impacto Ambiental, as como las que deben quedar sujetas al estudio socio-econmico.

i) Criterios orientativos para las diversas polticas sectoriales.

j) Anlisis econmicos, financieros y de generacin de empleo.

Artculo 13.

Reglamentariamente se determinar la documentacin que de forma preceptiva concretar el contenido del Plan.

CAPTULO IV
Elaboracin, aprobacin y publicacin
Artculo 14.

Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales se redactarn adecundose a las determinaciones contenidas en el Plan Forestal Andaluz y teniendo en cuenta las condiciones fsicas, ecolgicas, sociales y econmicas del territorio sobre el que se aplica.

Artculo 15.

Acordada por el Consejo de Gobierno la elaboracin de un Plan de Ordenacin de Recursos Naturales, la Administracin Forestal, previas las consultas oportunas, someter a informacin pblica el Anteproyecto del Plan.

Concluida la informacin pblica y con lo que de la misma resulte, previa audiencia de las Corporaciones Locales afectadas, se elevar el proyecto de Plan al Consejo de Gobierno para su aprobacin.

Artculo 16.

El Decreto por el que se apruebe el Plan de Ordenacin de Recursos Naturales, deber publicarse en el Boletn Oficial de la Junta de Andaluca. Dicha publicacin habr de incluir la normativa de dicho Plan.

TTULO II
Organizacin administrativa
Artculo 17.

Corresponde al Consejo de Gobierno:

a) La modificacin o revisin del Plan Forestal Andaluz, dando conocimiento al Parlamento.

b) La direccin y ejecucin de la poltica forestal.

c) La iniciacin y la aprobacin de los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales.

d) La afectacin y la desafectacin del dominio pblico de los montes en los casos determinados en esta Ley.

e) La determinacin de la prevalencia de la utilidad pblica del uso no forestal en terrenos forestales.

f) La resolucin de los disentimientos de la Administracin Forestal en los supuestos del artculo 8.2.

g) La potestad sancionadora en los casos previstos en la presente Ley.

h) Las restantes que as vengan establecidas en la presente Ley.

Artculo 18.

Corresponde a la Administracin Forestal las competencias para la ejecucin de las actuaciones previstas en la presente Ley.

Artculo 19.

1. Se crea el Consejo Forestal Andaluz, como rgano superior de carcter consultivo y de asesoramiento en materia forestal.

Reglamentariamente se fijar la composicin del Consejo en el que formarn parte entre otros y en el nmero y forma que se determine, representantes de las Consejeras y Organismos de la Junta de Andaluca, Universidades, Corporaciones Locales, otras Corporaciones y Entidades pblicas, centrales sindicales, organizaciones agrarias, recreativas y asociaciones relacionadas con la conservacin de la naturaleza.

2. Sern funciones del Consejo:

a) Conocer e informar sobre la Memoria anual relativa al cumplimiento de las previsiones del Plan Forestal Andaluz.

b) Informar, con carcter preceptivo, los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales y Reglamentos Generales de Desarrollo y Ejecucin de esta Ley.

c) Informar sobre cuantos asuntos en materia forestal sean sometidos a su consideracin.

d) Las que reglamentariamente se le atribuyan.

3. El Consejo podr funcionar en pleno y en comisiones.

4. Con mbito provincial, se crean los Consejos Provinciales Forestales, como rganos de carcter consultivo, de asesoramiento y seguimiento, con la composicin y competencias que reglamentariamente se les asignen. En todo caso, asumirn las funciones de las Comisiones Provinciales de Montes, previstas en la legislacin del Estado en la materia, as como la de informar los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales que afecten al mbito provincial respectivo y conocer las autorizaciones y subvenciones que hayan sido concedidas por la Administracin Forestal.

TTULO III
De la propiedad forestal
Artculo 20.

Los terrenos forestales, por razn de su pertenencia, pueden ser montes pblicos o privados.

Son montes pblicos, sin perjuicio de lo establecido en la legislacin del Estado, los pertenecientes a cualesquiera de las Administraciones y Entidades pblicas.

Son montes privados aqullos cuyo dominio pertenece a los particulares.

CAPTULO PRIMERO
De los montes pblicos
Seccin 1. Rgimen general de los Montes Pblicos
Artculo 21.

Por su naturaleza jurdica los montes pblicos pueden ser patrimoniales y de dominio pblico.

Sern de dominio pblico, los montes pblicos que hayan sido afectados a un uso o servicio pblico o que lo sean por aplicacin de una norma del Estado.

En el mbito de la Comunidad Autnoma: tendrn el carcter de dominio pblico, adems de los determinados en el prrafo anterior, aquellos montes que se vinculen a la satisfaccin de intereses generales y, en concreto, a la proteccin y mejora de la calidad de vida y a la defensa y restauracin del medio ambiente.

La afectacin al dominio pblico se producir por acuerdo especfico del Consejo de Gobierno, previa instruccin de expediente, en el que, en todo caso, deber ser oda la Entidad pblica afectada y se acredite que el monte, por su estado actual o como consecuencia de su futura transformacin, tenga alguna de las caractersticas o funciones siguientes:

a) Proteccin y conservacin de los suelos, evitando su erosin.

b) Regulacin de las alteraciones del rgimen hdrico y defensa de tierras de cultivos, poblaciones, canalizaciones o vas de comunicacin en las grandes avenidas.

c) Los que constituyan ecosistemas que permitan mantener determinados procesos ecolgicos esenciales y la diversidad biolgica o sirvan de refugio a la fauna silvestre.

d) Los que formen masas arbreas naturales de especies autctonas o matorrales de valor ecolgico.

e) Los que signifiquen elementos importantes del paisaje.

f) En general, los terrenos forestales que contribuyan a la salud pblica, mejora de las condiciones socioeconmicas de la zona o al ocio y esparcimiento de los ciudadanos.

Artculo 22.

La desafectacin del dominio pblico se producir cuando desaparezcan las causas que motivaron su afectacin, siendo necesario, en todo caso, acuerdo expreso del Consejo de Gobierno.

Artculo 23.

Los montes de dominio pblico sern inalienables, imprescriptibles e inembargables, pudiendo la Administracin recuperar de oficio en cualquier momento la posesin indebidamente perdida, sin que se admitan interdictos ni procedimientos especiales en esta materia.

Artculo 24.

En el Catlogo de Montes de Andaluca, como registro pblico de carcter administrativo, se incluirn todos los montes pertenecientes a cualquiera de las Administraciones y Entidades Pblicas.

Reglamentariamente se establecern las normas precisas para la coordinacin de dicho Catlogo con el Inventario de Bienes Naturales del Estado y con los Inventarios de Bienes de las Entidades Locales a travs de los oportunos medios de colaboracin.

Artculo 25.

Sin perjuicio de lo establecido en el artculo 23, los montes del Catlogo de Andaluca gozarn del rgimen jurdico establecido por la legislacin forestal del Estado para los montes del Catlogo de Utilidad Pblica.

Artculo 26.

1. Los montes pblicos andaluces se administrarn y gestionarn con arreglo a las disposiciones establecidas en la presente Ley, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislacin local o especial.

2. La Administracin Forestal gestionar los montes que sean titularidad de otras Administraciones o Entidades Pblicas, cuando se establezca un convenio de cooperacin para la gestin con las mismas.

Artculo 27.

Los montes de dominio pblico tendrn la consideracin a efectos urbansticos de suelo no urbanizable de especial proteccin.

Artculo 28.

Podrn autorizarse ocupaciones o servidumbres sobre los montes pblicos por razn de obras o usos o servicios pblicos y como consecuencia de concesiones administrativas, siempre que resulte compatible con las funciones del monte.

En las ocupaciones de inters particular, deber acreditarse adems la necesidad de realizar la misma en el monte pblico. No se permitirn ocupaciones particulares que comporten el establecimiento de cualquier actividad en el monte, salvo en aquellos supuestos en que, por la Administracin Forestal, de forma expresa, se considere necesario para la satisfaccin del inters pblico previo un procedimiento que garantice la publicidad y concurrencia entre particulares.

Las ocupaciones no podrn exceder de diez aos, prorrogables, sin perjuicio de lo establecido en la legislacin especial.

El rgimen previsto en este artculo ser aplicable incluso a los concesionarios de dominio, obra y servicio pblico, as como a las personas o entidades sometidas a una relacin de sujecin especial con la Administracin.

Artculo 29.

La Administracin Forestal, para el cumplimiento de los fines previstos en la presente Ley, podr adquirir la propiedad o cualesquiera otros derechos de carcter personal o real de los terrenos forestales, mediante expropiacin, compraventa, permuta, donacin, herencia o legado y mediante el ejercicio de los derechos de tanteo o retracto o cualquier otro medio admitido en derecho.

Artculo 30.

Los derechos de tanteo y retracto se ejercitarn conforme a la legislacin forestal del Estado.

No obstante lo dispuesto en el prrafo anterior, en el mbito de la Comunidad Autnoma de Andaluca, en los supuestos de fincas forestales en las que parte de su superficie se destine a cultivo agrcola, podrn ejercitarse los derechos de tanteo y retracto cuando la superficie forestal sea mayor que la agrcola y concurran los requisitos generales exigidos para el ejercicio de estos derechos.

Seccin 2. De la investigacin, de la recuperacin de oficio y del deslinde de los montes pblicos
Artculo 31.

La Administracin Forestal est facultada para ejercer las potestades de investigacin, recuperacin de oficio y deslinde de todos los montes pblicos. Las resoluciones que se adopten en estas materias sern recurribles ante el orden jurisdiccional contencioso-administrativo, una vez agotada la va administrativa.

Las cuestiones de propiedad que se susciten como consecuencia de la tramitacin de estos expedientes se resolvern por el orden jurisdiccional civil, al que podr acudir tanto la Administracin como los particulares.

Artculo 32.

Mediante el ejercicio de la potestad investigadora, la Administracin Forestal tomar constancia documental sobre la titularidad, cuando sta no le conste anteriormente o sea deficiente, fijando provisionalmente los lmites, aforo de su extensin, cabida y linderos del monte.

Los propietarios a quienes afecte la investigacin estn obligados a aportar la documentacin sobre su titularidad y a permitir la entrada en los terrenos forestales de personal autorizado, previa notificacin a aqullos.

Artculo 33.

La recuperacin de la posesin de los montes pblicos que se hallen indebidamente posedos, se producir una vez adoptado el correspondiente acuerdo, previa audiencia, en su caso, de la Administracin titular.

La potestad de decisin ejecutoria referente a la existencia y lmites de los propios derechos de la Administracin habr de ampararse en la constancia documental del dominio y en la presuncin posesoria que otorga la inclusin en el Catlogo de Montes de Andaluca, sin que pueda ser combatida por medio de interdictos o procedimientos especiales.

Se respetarn las situaciones posesorias amparadas por la presuncin de legalidad que concede el Registro de la Propiedad, en los trminos de la legislacin del Estado aplicable y las situaciones posesorias que prueben de modo indudable la posesin en concepto de dueo, quieta, pacfica e ininterrumpida durante ms de treinta aos. Se exceptan de lo establecido en este prrafo los montes que tengan la consideracin de dominio pblico, que no prescribirn en ningn caso.

Artculo 34.

El deslinde de montes pblicos se iniciar de oficio o a peticin de cualquier persona interesada.

Si el procedimiento se iniciase a peticin de interesados, ser preciso que el solicitante deposite el 50 por 100 del presupuesto que se fije y se comprometa a hacerse cargo del total.

Reglamentariamente se fijar la participacin econmica de los particulares y de la Administracin, cuando estos deslindes resulten de inters especial para sta.

Artculo 35.

El deslinde se podr realizar mediante un procedimiento abreviado y por el procedimiento ordinario.

Se realizarn por procedimiento abreviado los deslindes de montes pblicos que se hallen incompletos o integrados por un expediente que, por su antigedad, no rena las caractersticas de fiabilidad y precisin que exigen las nuevas tcnicas topogrficas. En estos supuestos, se completarn los datos, documentos y amojonamiento que sean convenientes y, previa vista y audiencia a los afectados, se adoptar el acuerdo resolutorio pertinente. Si se suscitaren cuestiones de posesin consolidada o propiedad, se reiniciar el deslinde por el procedimiento ordinario.

Artculo 36.

El procedimiento ordinario se iniciar mediante el correspondiente acuerdo de la Administracin Forestal, en el que se encargar la redaccin de una memoria.

Artculo 37.

La incoacin del expediente de deslinde facultar a la Administracin Forestal para realizar, incluso en terrenos privados, los trabajos de toma de datos y apeos necesarios, instalar hitos y seales y recabar de los afectados los documentos que acrediten la titularidad de derechos sobre los predios afectados previa notificacin o publicacin en su caso. Asimismo, la iniciacin del expediente de deslinde podr implicar la suspensin del otorgamiento de concesiones, ocupaciones, cesiones o autorizaciones de uso. La aprobacin del deslinde implicar el levantamiento de la suspensin.

El expediente de deslinde slo podr referirse a aquellos montes cuya titularidad conste a la Administracin.

Artculo 38.

La aprobacin de la memoria llevar consigo la iniciacin del trmite de apeo, a cuyo efecto se publicar anuncio en el Boletn Oficial de la Junta de Andaluca o en el Boletn Oficial de la provincia, ponindose asimismo de manifiesto en el tabln de anuncios de las entidades locales correspondientes, que contendr:

1. Emplazamiento a los colindantes y a quienes acrediten un inters legtimo para comparecer en las sesiones de apeo y para que presenten, en la oficina de la Administracin competente en el deslinde, los documentos que justifiquen su legitimacin para personarse en el expediente en el plazo de treinta das.

2. Referencia a las fechas previsibles para las distintas sesiones de apeos, sin que se precise nueva convocatoria para cada sesin, que se realizar en la anterior.

3. La advertencia a los interesados de que las declaraciones sobre los apeos habrn de formularse, para su constancia en acta, en la fecha y lugar en que aqullos se realicen al objeto de evitar nuevos reconocimientos sobre el terreno.

Cuando los propietarios e interesados sean conocidos se les notificar el inicio del trmite de apeo y se dar vista del expediente.

Artculo 39.

Slo tendrn valor y eficacia en el trmite de apeo aquellos ttulos de dominio inscritos en el Registro de la Propiedad y aquellos documentos que acrediten la posesin quieta, pacfica e ininterrumpida durante ms de treinta aos de los terrenos pretendidos, todo ello sin perjuicio de la excepcin prevista en el artculo 23 de esta Ley.

Cuando los interesados en el expediente aporten ttulos de propiedad inscritos en el Registro de la Propiedad, la Administracin competente se dirigir al Registrador a fin de que practique la anotacin preventiva de deslinde, de conformidad con la legislacin del Estado en la materia y con los efectos y rgimen en ella establecidos.

Artculo 40.

De cada sesin de apeo se levantar acta, en la que se describir con precisin el recorrido perimetral realizado con constancia de los datos topogrficos fundamentales recogidos en la libreta topogrfica que llevar el operador. En el acta, igualmente, se recogern las declaraciones, manifestaciones y observaciones formuladas por quienes hayan acreditado su inters legtimo en el expediente.

En cada sesin de apeo se colocarn hitos y seales que constituirn un amojonamiento provisional a resultas de la aprobacin del deslinde.

Artculo 41.

Finalizado el apeo, se elaborar un informe del que se dar vista y audiencia a todos los que hayan comparecido en el expediente o tengan acreditado inters legtimo en el mismo.

Formuladas, en su caso, las alegaciones oportunas, previo informe de la Asesora jurdica, se elevar propuesta al rgano administrativo que ha de aprobar el deslinde.

Artculo 42.

La aprobacin del deslinde supone la delimitacin del monte pblico y la declaracin administrativa de su posesin a favor de la Administracin titular del mismo.

No podrn sustanciarse durante la tramitacin del procedimiento, ni como consecuencia de su aprobacin, deslindes judiciales ni juicios posesorios sobre el mismo objeto.

Artculo 43.

Firme en va administrativa el acuerdo aprobatorio de deslinde se proceder al amojonamiento del monte, entendido como actuacin tcnica que se adaptar al amojonamiento provisional, con las rectificaciones derivadas de las reclamaciones atendidas. Las rectificaciones que se produzcan se harn constar en anejo a la libreta topogrfica resultante de los nuevos levantamientos topogrficos, con asistencia, previo emplazamiento, de los reclamantes afectados. De tales actuaciones se levantarn actas de rectificacin del apeo.

CAPTULO II
De los monte de particulares
Artculo 44.

1. En los trminos previstos en la presente Ley, son actuaciones de carcter obligatorio para los titulares de terrenos forestales:

a) La ejecucin de obras o cualquier otra actuacin destinada a la prevencin, deteccin y extincin de incendios, as como para la recuperacin de las reas incendiadas que deber iniciarse en todo caso, en un plazo no superior a dos aos, contados a partir de la fecha del incendio, sin perjuicio de las medidas de saneamiento y polica que el titular debe adoptar. Cuando se produzca la regeneracin natural, sta debe someterse a un plan aprobado por la administracin forestal.

b) El sometimiento al rgimen de autorizacin administrativa de cualquier tipo de aprovechamiento y comercializacin de productos procedentes de las reas quemadas.

c) El cumplimiento de instrucciones relativas al laboreo y conservacin de suelos.

d) El sometimiento al rgimen de autorizacin administrativa para los cambios de cultivos, usos y aprovechamientos forestales.

e) Notificar las transmisiones que afecten a terrenos forestales que superen la superficie de 250 hectreas, y el resto de supuestos contemplados en la legislacin forestal del Estado en materia de tanteo y retracto.

f) Efectuar los tratamientos fitosanitarios que ordene la Administracin Forestal en relacin a la lucha contra las plagas y enfermedades forestales, y permitir los que con carcter obligatorio apruebe y realice la Administracin.

Asimismo notificarn la existencia de plagas o enfermedades forestales en sus terrenos para que se efecten por los titulares los tratamientos que ordene la Administracin Forestal.

g) La colaboracin e informacin respecto a la Administracin Forestal.

2. Los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales podrn contener adems las siguientes limitaciones y actuaciones obligatorias para los particulares:

a) La repoblacin forestal.

b) La regulacin o limitacin de los trabajos y aprovechamientos forestales, del pastoreo o de la caza.

c) La agrupacin de predios forestales.

d) El establecimiento de consorcios y convenios de carcter forzoso.

3. En tanto no sean aprobados los correspondientes Planes, el Consejo de Gobierno podr, mediante Decreto, establecer y concretar las actuaciones previstas en el apartado 2 de este artculo, de acuerdo con lo establecido en la legislacin del Estado.

TTULO IV
Gestin de los montes
CAPTULO PRIMERO
Aspectos generales
Artculo 45.

Los montes como ecosistemas forestales deben ser gestionados de forma integrada contemplndose conjuntamente la vegetacin, la fauna y el medio fsico que los constituyen, con el fin de conseguir un aprovechamiento sostenido de los recursos naturales, garantizndose la preservacin de la diversidad gentica y los procesos ecolgicos esenciales.

Artculo 46.

1. En la gestin de la vegetacin se dar preferencia a la proteccin, conservacin, regeneracin, recuperacin y mejora de los bosques de especies autctonas, de las formaciones de matorral mediterrneo que presentan un estrato vegetal alto, denso y diverso, de las que desempeen un importante papel protector y de las formaciones o enclaves de especies endmicas o en peligro de extincin.

2. La implantacin de especies forestales de crecimiento rpido slo podr hacerse sobre terrenos agrcolas marginales o forestales de escaso valor ecolgico, siempre que se justifique su rentabilidad econmica o social y cuando no existan riesgos graves de erosin, de degradacin del suelo y de los recursos hdricos.

3. Para garantizar la adecuada procedencia de las especies empleadas en las repoblaciones, se regularn los controles sanitarios, de origen, calidad y la comercializacin de las semillas y plantas forestales, por la Administracin Forestal.

Artculo 47.

1. Para la conservacin de la fauna las actuaciones selvcolas en los montes favorecern las condiciones para la reproduccin, crianza o permanencia de las distintas especies.

2. La caza y la pesca deben considerarse como el aprovechamiento de un recurso natural renovable constituido por la fauna y slo podrn realizarse sobre aquellas especies, subespecies o razas que se determinen reglamentariamente y en las condiciones y perodos que a tales efectos se fijen.

Artculo 48.

En los terrenos forestales que estn sometidos a procesos de desertificacin y erosin grave se habrn de tomar medidas, conducentes a su recuperacin y conservacin referidas a:

a) Restauracin de la cubierta vegetal, mediante la implantacin de especies arbreas y arbustivas adecuadas.

b) Regulacin del pastoreo y la caza cuando afecte a la implantacin y regeneracin de la vegetacin.

c) Realizacin de obras de hidrologa para la consolidacin de cauces y laderas, as como la contencin de sedimentos.

Artculo 49.

1. Los montes deben ser defendidos de los agentes nocivos que pongan en peligro el cumplimiento de sus funciones ecolgicas, sociales y econmicas, as como la salud humana.

2. La Administracin Forestal podr declarar el tratamiento obligatorio contra una plaga o enfermedad forestal, delimitando la zona afectada y estableciendo las medidas cautelares pertinentes.

3. Por parte de la Administracin Forestal se prestar asesoramiento tcnico para la lucha contra las plagas y enfermedades forestales, y podr formalizar convenios econmicos con los titulares para la ejecucin de trabajos de prevencin y extincin de enfermedades y plagas.

CAPTULO II
Incendios forestales
Artculo 50.

1. Corresponde a la Administracin Autnoma, en colaboracin con las restantes Administraciones y Entidades Pblicas, la adopcin de medidas conducentes a la prevencin, deteccin y extincin de los incendios forestales que se produzcan en el mbito de la Comunidad Autnoma de Andaluca, cualquiera que sea la titularidad de los terrenos.

2. La prdida total o parcial de cubierta vegetal como consecuencia de un incendio no alterar la calificacin jurdica de dicha superficie como monte o superficie forestal.

3. Se promovern frmulas de participacin de las distintas Administraciones Pblicas y de los particulares en la lucha contra los incendios forestales.

4. Los propietarios o titulares de fincas forestales estarn obligados a colaborar con todos los medios tcnicos y humanos a las tareas de prevencin y extincin de los incendios forestales.

Artculo 51.

1. No podrn enajenarse los productos forestales procedentes de incendio sin la expresa autorizacin de la Administracin Forestal.

Las operaciones de comercializacin de stos se formalizarn mediante contratos reglados con la fiscalizacin de la Administracin Forestal.

Reglamentariamente, se determinar el destino y condiciones de comercializacin de los productos que se pretenden enajenar.

2. En cualquier caso los ingresos obtenidos por los productos enajenados se destinarn a la restauracin de los terrenos forestales daados, con arreglo al correspondiente proyecto o plan tcnico, previsto en el artculo 69.3 de esta Ley.

Artculo 52.

La Administracin Forestal determinar anualmente, dentro de las zonas de peligro de incendios forestales, las caractersticas de los predios forestales y las medidas de prevencin de carcter obligatorio que hayan de cumplirse por los propietarios de terrenos forestales individualmente o mediante agrupaciones de propietarios.

El incumplimiento de dichas medidas, sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar de acuerdo con el ttulo VII de la presente Ley, facultar a la Administracin Forestal para ejecutar subsidiariamente las mismas.

A estos efectos, se promover mediante subvenciones y ayudas la agrupacin de propietarios forestales para la elaboracin y puesta en prctica de las medidas preventivas sealadas en este artculo.

Artculo 53.

En las zonas y pocas de peligro de incendios forestales, queda prohibido con carcter general, y salvo autorizacin expresa, en los montes pblicos y privados y en sus zonas de influencia agrcola, la utilizacin del fuego para cualquier tipo de actividad. Asimismo, podr regularse el trnsito, acampada y otras actividades en dichas zonas forestales.

Artculo 54.

Los trabajos precisos para la restauracin de reas incendiadas en montes pblicos se ejecutarn normalmente por la Administracin titular, utilizando sus propios medios o en colaboracin con otras Administraciones y Empresas pblicas.

Mediante resolucin motivada del rgano de contratacin, podr acordarse la ejecucin por contrata, siendo preceptiva la publicacin en el Boletn Oficial de la Junta de Andaluca de la correspondiente adjudicacin.

En el caso de que la restauracin se lleve a cabo en colaboracin con la Administracin Forestal, se suscribir el correspondiente convenio.

Artculo 55.

La direccin tcnica de los trabajos de extincin de incendios forestales se asumir por la Administracin Forestal, que podr utilizar todos los medios necesarios para tal fin sin perjuicio de las competencias de proteccin civil y orden pblico que correspondan a los Alcaldes, que les prestarn su amparo.

Cuando por las caractersticas del rea afectada, el peligro de extensin a zonas de singular valor ecolgico, la magnitud del incendio, o que afecte a ms de un trmino municipal, el Delegado de Gobernacin asumir o habilitar la autoridad responsable de la superior coordinacin en la extincin del incendio.

Lo previsto en los prrafos anteriores se entender sin perjuicio de las medidas urgentes que debern adoptarse de forma inmediata por los Alcaldes, de cuyo establecimiento sern directamente responsables y de las medidas de colaboracin exigibles durante el proceso de extincin.

Artculo 56.

Las Agrupaciones de Defensa Forestal tendrn la consideracin de entidades de utilidad pblica con personalidad jurdica propia y sin nimo de lucro, destinadas a realizar de forma coordinada las tareas precisas para la prevencin y extincin de incendios forestales y la defensa contra las plagas, de acuerdo con las previsiones de la presente Ley y las instrucciones dictadas por la Administracin Forestal.

Las Agrupaciones de Defensa Forestal debern inscribirse en el registro administrativo que se crea al efecto dependiente de la Administracin Forestal.

Artculo 57.

En las Agrupaciones de Defensa Forestal podrn integrarse los titulares de terrenos forestales, las agrupaciones de los mismos, las Entidades Locales, las asociaciones que tengan por finalidad la conservacin de la naturaleza y las organizaciones profesionales agrarias.

Artculo 58.

Las ayudas previstas en el ttulo VI de esta Ley para la prevencin y extincin de incendios se otorgarn prioritariamente a las Agrupaciones de Defensa Forestal.

Artculo 59.

Se practicar nota marginal en el Registro de la Propiedad sobre la finca o fincas sometidas a la obligacin de restaurar las superficies afectadas por un incendio forestal, en los casos que reglamentariamente se determine.

TTULO V
De los usos y aprovechamientos del monte
Artculo 60.

Los usos y aprovechamientos de los recursos naturales renovables de los montes habrn de realizarse conforme a los principios definidos en esta Ley de manera que quede garantizada la persistencia y capacidad de renovacin de los mismos.

Artculo 61.

Podrn ser objeto de aprovechamiento forestal las maderas y leas, corcho, frutos, pastos, fauna cinegtica, plantas aromticas y medicinales, setas y los dems productos de los terrenos forestales.

Artculo 62.

1. A los efectos previstos en el artculo 60, los titulares de predios forestales podrn presentar Proyectos de Ordenacin de Montes o Planes Tcnicos que debern ser elaborados por tcnicos competentes en la materia siguiendo las instrucciones fijadas por la Administracin Forestal y, en su caso, en los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales.

2. Los Proyectos o Planes a que se refiere el prrafo anterior se aprobarn por la Administracin Forestal. Transcurridos tres meses desde su presentacin sin contestacin expresa, se entendern aprobados por silencio administrativo positivo en todos aquellos aspectos regulados por esta Ley, y siempre que no contravengan las instrucciones de la Administracin Forestal y, en su caso, de los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales.

Artculo 63.

Los aprovechamientos de maderas, leas y corcho en los terrenos forestales privados que tengan aprobados Proyectos de Ordenacin o Planes Tcnicos y que hayan de realizarse conforme a las prescripciones de los mismos, no necesitarn autorizacin, siendo, no obstante, obligatoria la notificacin previa a la Administracin Forestal.

Artculo 64.

1. Se requerir autorizacin de la Administracin Forestal cuando los aprovechamientos a los que se refiere el artculo anterior no estn contenidos en los Proyectos de Ordenacin y Planes Tcnicos aprobados.

2. Las autorizaciones de aprovechamientos forestales fijarn las condiciones tcnicas por las que se debern regir la ejecucin de los mismos y tendrn una vigencia de un ao desde su expedicin, salvo que en los mismos se establezca otro plazo.

3. La Administracin Forestal podr regular el aprovechamiento de la caza y la pesca, los pastos, frutos, resinas y otros de carcter secundario, cuando se realicen de modo que pudieran producir efectos ecolgicos negativos sobre la conservacin de la fauna, la vegetacin, el agua o el suelo.

Artculo 65.

1. Los aprovechamientos de los montes pblicos debern realizarse conforme a los Proyectos de Ordenacin o Planes Tcnicos aprobados por la Administracin Forestal.

2. Los Proyectos y Planes sern redactados por la Entidad Pblica que ostente la titularidad del monte o por la propia Administracin Forestal cuando exista el correspondiente convenio de cooperacin.

Artculo 66.

1. Para todos los montes pblicos se redactar, de conformidad con los Proyectos de Ordenacin o Planes Tcnicos, un programa anual de aprovechamiento, mejora e inversiones necesarias de los mismos en iguales condiciones que las sealadas en el artculo anterior, que debern ser comunicados a la Administracin Forestal.

2. En tanto la Entidad titular no disponga de un proyecto de ordenacin o plan tcnico aprobado se precisar un programa anual de aprovechamientos que deber ser aprobado por la Administracin Forestal en los mismos trminos del artculo 62.2.

Artculo 67.

En la adjudicacin de los aprovechamientos de los montes pblicos habr de prestarse especial consideracin a los habitantes de las comunidades rurales de la zona, fomentndose las formas asociativas para la obtencin de una mayor rentabilidad social y econmica del monte.

Artculo 68.

1. La Administracin Forestal promover el uso de determinados espacios de los montes pblicos para el desarrollo de actividades recreativas, educativas y culturales compatibles con la conservacin de los mismos.

A tal fin, reglamentariamente se establecern las figuras de uso pblico que permitan atender las demandas sociales de disfrute del medio natural.

2. Por razones de proteccin o conservacin en zonas o caminos forestales de los montes pblicos, podrn establecerse limitaciones al trnsito de personas, animales y vehculos que podrn contemplar la prohibicin total o restricciones al mismo tanto temporales como permanentes.

Artculo 69.

1. El cambio de uso de los terrenos forestales para cultivos agrcolas u otros forestales requerir autorizacin de la Administracin Forestal, con independencia de la titularidad de los terrenos, sin perjuicio de las restantes autorizaciones o licencias requeridas.

2. La sustitucin de las especies principales que constituyan masas arboladas o de matorrales en terrenos forestales precisar autorizacin de la Administracin Forestal o, en su caso, un plan tcnico y proyecto de ordenacin.

3. La reforestacin de los terrenos deforestados precisar igualmente un proyecto de repoblacin o Plan Tcnico aprobado por la Administracin Forestal o autorizacin de la misma.

4. Para la concesin de las autorizaciones se habr de tener en cuenta:

a) Los valores ecolgicos protectores, paisajsticos y sociales de la vegetacin y recursos existentes o los que existieran con anterioridad en caso de incendio forestal u otro siniestro.

b) La pendiente del terreno.

c) Los procesos de desertificacin y de grave erosin.

TTULO VI
Fomento y mejora de las actuaciones forestales
Artculo 70.

1. Para el cumplimiento de los objetivos previstos en la presente Ley, la Administracin Forestal podr establecer con Entidades pblicas o privadas y particulares cuantos convenios, acuerdos o contratos, pblicos o privados, estime convenientes, siempre que no sean contrarios al ordenamiento jurdico o al inters pblico.

2. Podrn ser objeto de ayuda los trabajos, obras y estudios que se realicen o refieran a predios forestales y se ajusten a los criterios del Plan Forestal Andaluz.

3. Podrn ser beneficiarios de las ayudas, tanto los propietarios de los terrenos a que se refiere el artculo anterior, como aquellas personas naturales o jurdicas a las que los propietarios hayan cedido el uso o disfrute de sus terrenos o establecido acuerdos que impliquen la mejora de conservacin y de la produccin mediante trabajos forestales.

4. No sern objeto de ayudas los trabajos, obras o estudios que vengan impuestos como consecuencia de la obligacin de reparar los daos causados por una actuacin que haya sido objeto de una sancin, de acuerdo con lo previsto en la presente Ley y sin perjuicio de lo establecido en el artculo 99.

Artculo 71.

1. Los beneficios que se pueden conceder consistirn en:

a) Subvenciones.

b) Anticipos reintegrables.

c) Crditos.

d) Cualesquiera otros que se establezcan en el desarrollo de esta Ley.

2. Reglamentariamente se fijarn los porcentajes mximos de ayudas, as como las prioridades de concesin en funcin de los objetivos que se persigan con las actuaciones previstas y, en todo caso, debern compatibilizarse con el rgimen de ayudas previstas en la normativa comunitaria.

Artculo 72.

La Administracin Forestal Andaluza, en el marco del Plan Andaluz de Investigacin, promover el desarrollo de la investigacin, experimentacin y estudios en materia forestal que permita disponer de los conocimientos cientficos y tcnicos necesarios para la ejecucin de las actuaciones sobre el medio natural.

Asimismo realizar las acciones precisas para mejorar el nivel de formacion y capacitacin de los que han de participar en las actividades forestales tanto en el sector pblico como en el privado.

La Consejera de Agricultura y Pesca, dentro del Plan Andaluz de Investigacin, establecer directamente o en colaboracin con otras Entidades pblicas o privadas los mecanismos que conduzcan a alcanzar los fines de investigacin y capacitacin sealados.

Se podrn establecer convenios con Entidades pblicas o privadas para la gestin de fincas o terrenos forestales encaminados a la investigacin experimentacin, divulgacin y demostracin de actuaciones forestales.

Artculo 73.

Con el fin de lograr una mayor eficacia tcnica y econmica en la gestin de los montes se promover:

a) La agrupacin de propietarios con el fin de obtener una mejor transformacin y comercializacin de los productos forestales.

b) La integracin de productores, transformadores y comercializadores con los beneficios que reglamentariamente se determinen.

TTULO VII
Infracciones y sanciones
CAPTULO PRIMERO
Infracciones
Artculo 74.

Constituyen infracciones en materia forestal las acciones u omisiones de los sujetos responsables tipificadas en este ttulo.

Artculo 75.

Son infracciones los incumplimientos del deber de conservacin y del de vigilancia en relacin con aqul de los titulares de terrenos forestales, por actos u omisiones propios de aquellas personas de quien deban responder y que lleven consigo riesgo o dao.

Se entendern incluidas en estas infracciones el incumplimiento del deber de conservacin y vigilancia en relacin con las siguientes medidas:

1. La de preservacin de los ecosistemas, de los enclaves forestales, de la flora y la fauna silvestre y del paisaje.

2. Las de defensa del monte contra los incendios, plagas y enfermedades forestales.

3. Las de laboreo y conservacin de suelos, as como las tendentes a evitar los procesos de desertificacin y erosin graves.

Artculo 76.

Son igualmente infracciones las actuaciones en los terrenos forestales para los que esta Ley o los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales requieran autorizacin y no haya sido obtenida; concretamente:

1. El cambio de cultivo de forestal a agrcola y los cambios de uso forestal.

2. La corta, quema, arranque o inutilizacin de las especies arbreas o arbustivas que reglamentariamente se determinen.

3. La roturacin de terrenos forestales o cualquier otra actuacin sobre los mismos que produzca o pueda ocasionar procesos de erosin.

4. El desbroce, la poda u otras tareas selvcolas.

5. La sustitucin de las especies principales en las masas arboladas y las reforestaciones.

6. Los aprovechamientos principales o secundarios.

7. La introduccin, traslado o suelta de especies no autctonas de la fauna silvestre.

8. La ocupacin de montes pblicos.

9. La realizacin, sin autorizacin, de vertidos de materiales slidos o lquidos que puedan producir alteraciones en el medio natural.

10. El incumplimiento de las disposiciones dictadas en materia de prevencin de incendios forestales.

Artculo 77.

Se consideran asimismo infracciones:

1. La obstruccin por accin u omisin a las actuaciones de investigacin, inspeccin y control de la Administracin Forestal y sus agentes.

2. La omisin del deber de colaboracin del propietario o titular del monte cuando sea requerido a fin de determinar quien sea la persona o personas responsables.

3. El pastoreo o la caza en superficies vedadas.

4. El trnsito o permanencia en caminos o zonas forestales donde exista prohibicin expresa en tal sentido.

5. La alteracin de hitos, seales o mojones que sirvan para delimitar los montes pblicos.

6. Cualquier incumplimiento de las autorizaciones concedidas, o del contenido de los Planes de Ordenacin o Tcnicos de los Montes.

7. La inhibicin en la realizacin de actuaciones que se determinen en esta Ley o en las medidas especficas contenidas en los Planes de Ordenacin de Recursos Naturales.

CAPTULO II
Sujetos responsables
Artculo 78.

Son sujetos responsables de las infracciones:

1. Los propietarios o titulares de la explotacin de terrenos forestales por las infracciones cometidas por ellos o personas que se encuentren unidas a los mismos por una relacin laboral, de servicio o cualquier otra de hecho o de derecho, salvo que acrediten la diligencia debida.

2. Los propietarios o titulares de la explotacin de terrenos forestales sern responsables subsidiarios en relacin con la reparacin de daos ocasionados por personas que se encuentren unidas a los mismos por relacin laboral, de servicio o por cualquier otra de hecho o de derecho.

3. La autoridad, funcionario o empleado pblico que, en el ejercicio de su cargo, ordenase, favoreciese o consintiese los hechos determinantes de infraccin, sin perjuicio de la responsabilidad penal, civil o disciplinaria en que pudieran incurrir.

4. El titular de la autorizacin concedida en aplicacin de esta Ley, salvo demostracin en contrario, por cualquier incumplimiento sobre lo autorizado.

5. Los concesionarios del dominio o servicio pblico y los contratistas, subcontratistas o concesionarios de obras pblicas en los trminos de los apartados anteriores.

6. En todo caso, cuando exista pluralidad de responsables y no pueda determinarse el grado de participacin en va administrativa, la responsabilidad ser mancomunada.

Artculo 79.

Los autores o partcipes de las infracciones vendrn obligados a la reparacin e indemnizacin de los daos causados.

CAPTULO III
Calificacin de las infracciones
Artculo 80.

1. Se considerarn infracciones especialmente graves aqullas en las que las alteraciones de los terrenos forestales y sus recursos, as como las consecuencias que de la misma se deriven, produzcan daos que les imposibiliten recuperarse conforme al criterio tcnico de la Administracin Forestal y siempre que la superficie alterada sea superior a dos hectreas.

Tambin tendrn la consideracin de infracciones especialmente graves los daos producidos a especies forestales que afecten a ms de dos hectreas y cuya recuperacin requiera un plazo de tiempo superior a 40 aos o falte ms de otro perodo igual para completar la vida vegetativa de la especie afectada, que ser estimada reglamentariamente.

2. Se considerarn infracciones muy graves aquellas en las que las alteraciones de los terrenos forestales y sus recursos, as como las consecuencias que de las mismas se deriven produzcan daos que afecten a una superficie superior a media hectrea y cuya recuperacin no se pueda garantizar segn criterio tcnico de la Administracin Forestal, o, en todo caso, que el plazo preciso de acuerdo con lo establecido en el apartado 1 de este artculo sea al menos de 20 aos.

3. Se considerarn infracciones graves las que supongan una alteracin en los terrenos forestales y sus recursos siempre que sean susceptibles de recuperacin y no estn contempladas en los apartados precedentes.

4. Son infracciones leves las simples inobservancias de las disposiciones contenidas en este ttulo, cuando no concurran ninguna de las circunstancias previstas en los nmeros anteriores.

5. La reincidencia en la comisin de las infracciones anteriormente descritas conllevar la calificacin de las mismas en el grupo inmediato superior.

Habr reincidencia si, en el momento de cometerse la infraccin, no hubieran transcurrido cinco aos desde la imposicin por resolucin firme en va administrativa de otra sancin por infraccin anloga.

Artculo 81.

Cuando los hechos determinantes de la sancin pudieran constituir delito o falta, la Administracin forestal, sin perjuicio de adoptar las medidas cautelares oportunas, pondr los hechos en conocimiento del orden jurisdiccional competente para que exija la responsabilidad que, en su caso, hubiese lugar, suspendiendo las actuaciones administrativas, que se reanudarn si se excluyera la responsabilidad penal, con independencia, en su caso, de las medidas disciplinarias correspondientes.

Artculo 82.

No afectar al procedimiento sancionador la responsabilidad civil por lucro cesante o dao emergente que pueda ser demandada ante el orden jurisdiccional civil por perjudicados ajenos al autor de la infraccin.

Artculo 83.

Sern circunstancias que atenuarn o agravarn la infraccin:

1. La repercusin, trascendencia o reversibilidad del dao o deterioro producido.

2. El beneficio ilcito obtenido.

3. El grado de participacin.

4. La intencionalidad.

5. Las reincidencias mltiples o su inexistencia.

6. La mayor o menor importancia de las actuaciones reparadoras del dao producido.

7. La concurrencia o no de varias infracciones o que unas hayan servido para encubrir otras posibles.

8. La falta o no de controles exigibles en la actuacin realizada o en las precauciones precisas para la normal conservacin del monte.

La negativa absoluta o mera obstruccin en las actuaciones de la Administracin o la colaboracin en ellas.

Artculo 84.

Agravarn la infraccin:

1. Ejecutar el hecho constitutivo de infraccin aprovechando las circunstancias de lugar, tiempo o auxilio de otra persona, que faciliten la impunidad.

2. Aumentar deliberadamente el dao causando otros innecesarios.

3. Cometer la infraccin mediante precio, recompensa o promesa.

Artculo 85.

Para la determinacin, en cada caso, del importe de las sanciones que se contienen en el artculo 87, se proceder mediante su divisin en grados, atendiendo, para la aplicacin de los mismos, a la concurrencia de circunstancias que atenen o agraven la responsabilidad.

En los supuestos de responsabilidad por infraccin del deber de vigilancia, se aplicar la cuanta mnima prevista para cada tipo de infraccin, pudiendo rebajarse a la sancin del tipo inferior.

CAPTULO IV
Sanciones
Artculo 86.

Las infracciones a lo dispuesto en la presente Ley sern sancionadas de la forma siguiente:

a) Infracciones leves: Multas de 10.000 a 100.000 pesetas.

b) Infracciones graves: Multas de 100.001 a 1.000.000 de pesetas.

c) Infracciones muy graves: Multas de 1.00.001 a 10.000.000 de pesetas.

d) Infracciones especialmente graves: Multas de 10.000.001 a 50.000.000 de pesetas.

Artculo 87.

1. Las sanciones por las infracciones previstas en el artculo anterior sern incrementadas, si la cuanta total deducida de los supuestos que a continuacin se indican, resulta mayor que la cuanta prevista en dicho artculo:

a) La corta, arranque o inutilizacin de las especies arbreas de crecimiento lento que reglamentariamente se determinen: 100.000 pesetas por pie afectado.

b) La corta, arranque, poda o inutilizacin de las restantes especies de crecimiento lento: 50.000 pesetas por pie afectado.

c) La roza, descuaje, quema, aprovechamiento selectivo o cualquier otra accin que incida negativamente sobre agrupaciones de matorral con estrato principal de gran diversidad: 150.000 pesetas por hectrea.

2. Cuando la cuanta resultante calculada sobre las bases previstas en este artculo sea notoriamente inferior a las establecidas en el artculo anterior ser valorada como circunstancia atenuante de la infraccin.

3. En ningn caso, la cuanta mxima de la sancin que resulte de la aplicacin del presente artculo podr superar la cantidad de 50.000.000 de pesetas.

4. La cuanta de las sanciones podr ser actualizada por Decreto del Consejo de Gobierno de acuerdo con el ndice de Precios al Consumo o sistema que lo sustituya.

Artculo 88.

La Administracin Forestal acordar, como sancin accesoria, el decomiso de los productos forestales ilegalmente obtenidos y de los medios utilizados para su obtencin en los supuestos de faltas especialmente graves, muy graves y graves. De resultar procedente la devolucin de los productos o medios embargados y depositados se podr sustituir por su importe.

Artculo 89.

No tendr la consideracin de sancin el embargo y depsito de los productos forestales ilegalmente obtenidos y de los medios utilizados para su obtencin, acordada por la Administracin Forestal a travs de sus Inspectores o Agentes.

Tampoco tendrn la consideracin de sanciones las obligaciones que corresponden a los autores o partcipes de las infracciones o responsables subsidiarios en la reparacin e indemnizacin de los daos como consecuencia de los hechos configurados como infraccin en la presente Ley.

CAPTULO V
Atribuciones orgnicas
Artculo 90.

1. Corresponden a la Administracin Forestal de Andaluca las facultades de disciplina, vigilancia e inspeccin de las disposiciones contenidas en la presente Ley, sin perjuicio de las competencias atribuidas a otras Administraciones.

2. La Administracin Forestal perseguir las actuaciones de las personas y Entidades pblicas o privadas que, con su actuacin, entorpezcan la consecucin de los objetivos de la presente Ley.

Artculo 91.

En el ejercicio de su funcin, los Inspectores habilitados singular o genricamente y los agentes forestales tendrn el carcter de agentes de la autoridad, sin que precise su declaracin o manifestacin en acta la ratificacin para obtener la presuncin legal de veracidad de los hechos relatados.

A los efectos previstos en el prrafo anterior, los Inspectores y Agentes Forestales podrn acceder a los terrenos forestales a fin de velar por el cumplimiento de las disposiciones previstas en la presente Ley.

Artculo 92.

1. La competencia para la imposicin de sanciones a que se refiere la presente Ley corresponder:

a) A los rganos perifricos de la Administracin Forestal hasta 1.000.000 de pesetas.

b) A los rganos superiores de Administracin Forestal Institucional, en sus respectivos mbitos territoriales, hasta 10.000.000 de pesetas.

c) A las respectivas Consejeras, a cuyos Departamentos estn adscritos los organismos a que se hace referencia en el apartado b) de este artculo, hasta 25.000.000 de pesetas.

d) Al Consejo de Gobierno para sanciones que excedan de 25.000.000 de pesetas.

2. La incoacin de los expedientes sancionadores se realizar en todo caso por los rganos perifricos de la Administracin Forestal.

CAPTULO VI
Otras disposiciones
Artculo 93.

Las infracciones a que se refiere la presente Ley prescribirn a los cuatro aos las especialmente graves y muy graves, al ao, las graves y a los dos meses las leves. La prescripcin se interrumpir desde que el procedimiento se dirija contra el presunto infractor.

Los trminos previstos en el apartado anterior se computarn desde el da en que se hubiera cometido la infraccin, desde el da en que se realiz la ltima infraccin en los supuestos de infraccin continuada y desde que se elimin la situacin ilcita en los supuestos de infraccin permanente.

Caducar la accin para perseguir la infraccin cuando, conocida por la Administracin su existencia y finalizadas las diligencias dirigidas al esclarecimiento de los hechos, hubieran transcurrido seis meses sin que la autoridad competente ordene incoar el oportuno procedimiento o, iniciado el procedimiento sancionador, transcurran seis meses sin actividad de la Administracin.

Artculo 94.

El procedimiento se ajustar a lo establecido en la legislacin administrativa general vigente para el procedimiento sancionador, sin perjuicio de la aplicacin de las normas contenidas en el presente ttulo.

Artculo 95.

Los expedientes sancionadores podrn iniciarse por denuncia de los Agentes Forestales, por actas levantadas por Inspectores, por comunicacin de alguna autoridad u rgano administrativo o por denuncia formulada por particulares. Con carcter previo a la incoacin de expedientes, podr ordenarse la prctica de diligencias preliminares para el esclarecimiento de los hechos.

Artculo 96.

Por razones de ejemplaridad y siempre que concurran las circunstancias de reincidencia en infracciones de naturaleza anloga, acreditada intencionalidad en el expediente administrativo, daos a terceros o tengan la calificacin de infracciones especialmente graves, la autoridad que resuelva el expediente podr acordar la publicacin de las sanciones en el Boletn Oficial de la Junta de Andaluca y a travs de los medios de comunicacin que considere oportunos, una vez que hayan adquirido firmeza en va administrativa. La publicacin contendr, adems de la sancin, el nombre, apellidos, denominacin o razn social de las personas naturales o jurdicas responsables, la finca, su trmino municipal y provincial, as como la ndole y naturaleza de la infraccin.

Artculo 97.

La interposicin de recursos administrativos suspender la ejecucin del acto sancionador siempre que se solicite y hasta su firmeza en va administrativa.

Artculo 98.

La restauracin, repoblacin y obras que se consideren necesarias para la reparacin de daos causados en los terrenos forestales, como consecuencia de faltas graves, muy graves o especialmente graves, sin perjuicio de las facultades de expropiacin cuando proceda o de ejecucin subsidiaria por la Administracin, podrn ser susceptibles de la utilizacin del medio de ejecucin forzosa de actos administrativos en los trminos previstos en el artculo 107 de la vigente Ley de Procedimiento Administrativo o norma que la sustituya.

A estos efectos se establecen las siguientes multas coercitivas:

a) Incumplimiento durante tres meses del inicio de las actuaciones ordenadas: 25.000 pesetas cada uno por hectrea o fraccin de sta.

b) Incumplimiento durante seis meses del inicio de las actuaciones ordenadas, o por transcurso del plazo concedido en el primer apercibimiento: 50.000 pesetas por hectrea o fraccin de sta.

c) Incumplimiento de sucesivos plazos a los anteriores para el inicio de actuaciones ordenadas: 100.000 pesetas cada uno por hectrea o fraccin de sta.

d) Incumplimiento de plazo para finalizacin de actuaciones ordenadas: 50.000 pesetas por hectrea o fraccin de sta.

e) Por no atender a los requerimientos posteriores que se realicen por incumplimiento de plazos concedidos para finalizar las actuaciones ordenadas: 100.000 pesetas cada uno por hectrea o fraccin de sta.

Artculo 99.

1. La repoblacin impuesta para reparar los daos producidos como consecuencia de las infracciones previstas en la presente Ley, deber realizarse dentro del primer perodo hbil para la plantacin o siembra, a contar desde el da en que la sancin adquiera firmeza en va administrativa.

2. Dicha repoblacin se efectuar de acuerdo con un Plan Tcnico que garantice el mantenimiento y conservacin de las masas creadas. En dicho Plan se establecern las especies idneas para la repoblacin.

3. Se practicar nota marginal en el Registro de la Propiedad sobre la finca o fincas afectadas por dicha obligacin.

Artculo 100.

Si en la restauracin del dao causado se realizaran inversiones o actuaciones que mejoraran sustancialmente la situacin de los terrenos forestales sobre la anterior, reconocida en la aprobacin del correspondiente Plan Tcnico, la Administracin Forestal podr conceder subvenciones sobre todo o parte de la cuanta de la inversin.

Disposicin adicional primera.

Las actuaciones y Planes de Transformacin Forestales, previstos en el artculo 46 de la Ley de Reforma Agraria, se llevarn a cabo, a partir de la entrada en vigor de la presente Ley, a travs de los correspondientes Planes de Ordenacin de Recursos Naturales, integrndose y adecundose aqullas con las restantes medidas previstas en los respectivos Decretos de Actuacin en Comarcas de Reforma Agraria o, en su caso, en los Decretos aprobatorios de transformaciones en grandes zonas.

Disposicin adicional segunda.

Corresponde al Consejero a quien est adscrita la Administracin Forestal el ejercicio de la potestad reglamentaria en las materias propias de su Departamento.

Disposicin adicional tercera.

Reglamentariamente se determinar el ttulo, procedimiento, vigencia, efectos y cancelacin de las notas marginales previstas en los artculos 59 y 99.

Disposicin transitoria primera.

Los dbitos a la Administracin por repoblaciones forestales realizadas, en ningn caso podrn ser superiores al valor estimado del vuelo creado. En los supuestos de convenios y consorcios suscritos con Entidades Locales o particulares los dbitos resultantes de los mismos podrn ser condonados total o parcialmente.

Disposicin transitoria segunda.

Los Planes de Transformacin Forestales aprobados al amparo de la Ley 8/1984, de 3 de julio, de Reforma Agraria y en fase de ejecucin, se adaptarn a las previsiones de la presente Ley en tanto no perjudiquen derechos de los afectados.

Disposicin transitoria tercera.

En tanto no se proceda a la aprobacin del Reglamento de ejecucin y desarrollo de la presente Ley, la relacin de especies sometidas al rgimen jurdico previsto en el artculo 228 del Reglamento de Montes, aprobado por Decreto 485/1962, de 22 de febrero, ser la contenida en dicho articulo y disposiciones de desarrollo del Estado y la Comunidad Autnoma de Andaluca.

Disposicin transitoria cuarta.

Las figuras de planeamiento urbanstico que a la entrada en vigor de la presente Ley no hayan sido aprobadas provisionalmente debern ajustarse al procedimiento previsto en el apartado 2 del artculo 8.

A los instrumentos de planeamiento urbanstico que se encuentren en fase de tramitacin y sobre los que no haya recado aprobacin definitiva a la entrada en vigor de la presente Ley, les ser de aplicacin lo dispuesto en el artculo 27 a efectos de la consideracin de los montes de dominio pblico como suelo no urbanizable de especial proteccin.

Disposicin transitoria quinta.

En tanto no se proceda a la aprobacin del Reglamento de ejecucin y desarrollo de la presente Ley, el Consejo de Gobierno determinar las circunstancias en las que deba practicarse la nota marginal prevista en el artculo 59.

Disposicin derogatoria.

A partir de la entrada en vigor de la presente Ley, queda derogado expresamente el artculo 31 de la Ley 2/1989, de 18 de julio, por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andaluca y se establecen medidas adicionales para su proteccin, as como cuantas disposiciones se opongan a la presente Ley.

Disposicin final primera.

El Consejo de Gobierno, previo informe de la Comisin Interdepartamental que a su efecto se constituya, determinar el modelo organizativo ms conveniente de la Administracin Forestal Andaluza en aras al mejor cumplimiento de los fines de esta Ley.

Disposicin final segunda.

En lo no regulado especficamente en esta Ley, relativo al rgimen jurdico de los bienes de dominio pblico o patrimoniales de la Comunidad Autnoma se aplicar la regulacin contenida en la Ley 4/1986, de 5 de mayo, del Patrimonio de la Comunidad Autnoma de Andaluca, y, en su defecto, el resto del ordenamiento jurdico.

Disposicin final tercera.

De acuerdo con la Constitucin y el Estatuto de Autonoma de Andaluca, las Leyes del Estado en materia de montes y de conservacin de la naturaleza tienen el valor de derecho supletorio respecto a lo establecido en la presente Ley en las materias no reguladas en la misma o en aquellas disposiciones que puedan servirles de complemento.

Disposicin final cuarta.

La presente Ley entrar en vigor a los veinte das de su publicacin, salvo las disposiciones contenidas en el ttulo VII, relativas al rgimen sancionador, que entrar en vigor a los tres meses de la publicacin de la presente Ley.

Sevilla, 15 de junio de 1992.

LEOCADIO MARN RODRGUEZ,

MANUEL CHAVES GONZLEZ,

Consejero de Agricultura y Pesca

Presidente de la Junta de Andaluca

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 15/06/1992
  • Fecha de publicación: 08/07/1992
  • Entrada en vigor, con la salvedad indicada, el 13 de julio de 1992.
  • Publicada en el BOJA nm. 57, de 23 de junio de 1992.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DECLARA en la Cuestin 532/2018, su inadmisin, por Sentencia 107/2018, de 4 de octubre (Ref. BOE-A-2018-15011).
  • SE DEJA SIN EFECTO el art. 67 y SE MODIFICA el art. 77, por Ley 3/2010, de 21 de mayo (Ref. BOE-A-2010-9887).
  • SE DEROGA el art. 67 y SE MODIFICA el art. 77, por Decreto-ley 3/2009, de 22 de diciembre (Ref. BOJA-b-2009-90030).
  • SE MODIFICA los arts. 64.1 y 77, por Ley 1/2008, de 27 de noviembre (Ref. BOE-A-2008-20752).
  • SE DEROGA:
    • los arts. 47.2, 76.7 y lo indicado de los arts. 48.b), 61, 64.3 y 77.3, por Ley 8/2003, de 28 de octubre (Ref. BOE-A-2003-21941).
    • los arts. 44.1.a) y b), 50 a 55, 58, 59 y 76.10 y la disposicin transitoria 5, por Ley 5/1999, de 29 de junio (Ref. BOE-A-1999-17140).
  • SE AADE una disposicin adicional cuarta, por Ley 8/1997, de 23 de diciembre (Ref. BOE-A-1998-2572).
Referencias anteriores
Materias
  • Andaluca
  • Comunidades Autnomas
  • Espacios naturales protegidos
  • Incendios forestales
  • Montes

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid