Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-1947-4

Ley de 31 de diciembre de 1946 de Ordenacin Bancaria.

TEXTO

Termina en treinta y uno de diciembre prximo el privilegio de emisin de billetes concedido al Banco de Espaa, y ello crea un ineludible problema de trascendencia nacional que es preciso abordar, y que puede ser resuelto, atendido el momento actual, con las normas y directrices en que se inspira la presente Ley.

No representa sta ninguna innovacin fundamental. Supone, por el contrario, una afirmacin de continuidad en la orientacin que inici en nuestra Patria la Ley de Ordenacin Bancaria de veintinueve de diciembre de mil novecientos veintiuno, y que han ido jalonando, en marcha paralela a la seguida por los Bancos centrales de todos los pases, las de veinticuatro de enero de mil novecientos veintisiete, veintisis de noviembre de mil novecientos treinta y uno y trece de marzo de mil novecientos cuarenta y dos. Y dentro de esta lnea general, la Ley huye deliberadamente de toda clase de frmulas rgidas que pudieran ser incompatibles con lo que las circunstancias del futuro, hoy imposibles de prever, pudieran demandar en orden a nuestra poltica crediticia; prescinde tambin de novedades tcnicas de eficacia no suficientemente comprobada, y de ensayos, ms o menos audaces, llevados en otros pases a la prctica.

Los principios esquemticamente enunciados en que la Ley se basa son stos: al Gobierno corresponde dictar las normas generales de la poltica del crdito; el privilegio de emisin, en toda circunstancia, y con ms razn, si cabe, cuando su concesin entraa la facultad de crear moneda con pleno poder liberatorio, sin la contrapartida de una cobertura metlica, no debe ser objeto de contrato con el Estado, y es a ste, que confiere a la moneda circulante aquel poder, a quien toca, como funcin de pura soberana, condicionar y regular la concesin y el uso del citado privilegio; la personalidad jurdica del Banco de Espaa, de meritoria historia, debe mantenerse sin solucin de continuidad, procurando afirmar en l, con la mira puesta en el inters general, su condicin de instrumento eficaz al servicio de la economa nacional, y dotndole de la flexibilidad necesaria para hacerlo adaptable a las circunstancias que la marcha del tiempo pueda traer consigo; la participacin del capital privado, sin perjuicio de la intervencin estatal, imprescindible en una funcin de primordial inters pblico, constituye la mejor expresin de esa continuidad a que se aspira y ha de ser, a la par, garanta de conducta y estmulo para una celosa administracin, y, finalmente, al Instituto emisor corresponde, cerca de la Banca privada, una misin de gua y de ayuda que ha de ponerse de manifiesto especialmente en casos de dificultades de carcter transitorio por que pueda atravesar aqulla.

Tampoco supone esta Ley novedad ni variacin en lo que respecta a los derechos econmicos de los accionistas, a los que incluso se ofrece una opcin para dejar de serlo, si les conviniere, en condiciones de indudable equidad y de merecido respeto para sus intereses.

La Ley se ocupa tambin de los dems Bancos oficiales, aunque manteniendo en vigor, como es lgico, sus reglas y Estatutos fundacionales.

Trata luego de la Banca privada, tan estrechamente ligada al Instituto emisor, recopilando y refundiendo una multitud de disposiciones, hoy fragmentarias y dispersas, dictadas sobre la materia a partir de la Ley de Ordenacin Bancaria, y regulando, bajo las directrices que presiden todo el sistema y con su primitivo nombre de Consejo Superior Bancario, la composicin y funciones del hoy llamado Comit Central de la Banca Espaola.

En su virtud, y de conformidad con la propuesta elaborada por las Cortes Espaolas,

DISPONGO

TTULO PRIMERO
Del Banco de emisin y de los dems Bancos oficiales
Seccin 1. Del Banco de emisin
Artculo primero.

El Banco de Espaa, con arreglo a esta Ley, continuar teniendo a su cargo el rgimen y administracin del monopolio de la emisin de billetes de curso legal; cumplir las funciones que, en orden a la economa nacional y en su relacin con el Estado, se le encomiendan en la presente Ley, y realizar las operaciones y servicios propios de los Bancos de depsito y descuento, con la finalidad, modos y limitaciones que corresponden a su peculiar naturaleza y se determinan en esta Ley y en los Estatutos.

Se regir, en cuanto no est previsto en las disposiciones especiales que le afecten y en sus Estatutos, por la legislacin comn; gozar de personalidad jurdica independiente y de plena capacidad, acomodndose a sus Estatutos para los actos de la vida civil y mercantil y estar sujeto a los impuestos, derechos y tasas establecidos o que se establezcan para las Sociedades annimas en general y para las Empresas bancarias en particular.

Ostentar su representacin, en general, el Gobernador o quien legalmente le sustituya, y en los actos que impliquen compromiso u obligacin, la persona a quien, segn los Estatutos, corresponda.

Artculo segundo.

Corresponde al Ministro de Hacienda, de acuerdo con el Consejo de Ministros, en relacin con el Banco de Espaa y sin perjuicio de las facultades que el presente texto y dems disposiciones legales le atribuyen:

a) Dictar las normas generales de la poltica de crdito que deba seguir el Banco.

b) Fijar el tipo de descuento de los efectos comerciales y del inters de las dems operaciones.

c) Acordar la actuacin del Banco en orden a la adquisicin y enajenacin, por su cuenta, de fondos y efectos pblicos, en mercado abierto.

d) Dar instrucciones, con carcter general, al Banco acerca de la mayor o menor amplitud con que se haya de proceder, segn las circunstancias, en la concesin de crditos, sin perjuicio de la facultad que a aqul corresponde para apreciar y decidir sobre la seguridad suficiente que cada caso ofrezca, y atenindose siempre a los requisitos exigidos por los Estatutos y el Reglamento.

La actuacin del Gobierno se efectuar por iniciativa suya o a propuesta del Consejo del Banco. En el primer caso, el Gobierno consultar con el Consejo del Banco, y tanto en uno como en otro, si lo estima procedente, con el Consejo Superior Bancario y el de la Economa Nacional.

Artculo tercero.

El Gobernador del Banco de Espaa, cargo que ir unido al de Comisario de la Banca oficial, ostentar el doble carcter de representante del Estado, correspondindole en tal concepto la presidencia de la Delegacin del Gobierno en el Establecimiento, y de Jefe superior de la administracin del mismo. Presidir, adems, el Consejo General del Banco.

Ser nombrado y separado libremente por el Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda.

Artculo cuarto.

Un Subgobernador de carcter tcnico, designado libremente por el Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda, ejercer las funciones, especialmente las que correspondan al rgimen administrativo del Establecimiento, que no se reserve el Gobernador, sometiendo a resolucin de ste los asuntos que se haya reservado; sustituir al Gobernador en los casos de vacante, ausencia o enfermedad, y formar parte, con voz y voto, del Consejo y, en su caso, de las Comisiones. El Director general ms caracterizado sustituir al Subgobernador en los casos de vacante, ausencia o enfermedad. El Subgobernador podr ser separado libremente por el Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda.

Artculo quinto.

Dos Directores generales nombrados por Decreto a propuesta, en terna, del Consejo del Banco, desempearn, a las rdenes inmediatas del Subgobernador, las funciones de gestin, administracin y ejecucin que ste les encomiende, debiendo cumplir y hacer cumplir al personal del Establecimiento las disposiciones legales, estatutarias y reglamentarias, as como las emanadas del Gobernador, del Subgobernador, del Consejo General y de las Comisiones, en su caso. Asistirn al Consejo y a las Comisiones, con arreglo a lo dispuesto en los artculos sexto y sptimo. Slo podrn ser separados, en su caso, con arreglo a lo prevenido en los Estatutos.

Artculo sexto.

El Consejo General del Banco, al que corresponder, con arreglo a las Leyes y con las salvedades consignadas en este texto, dirigir la marcha del Instituto y asumir la gestin y alta administracin del mismo, a tenor de los Estatutos, estar constituido en la forma siguiente:

El Gobernador del Banco, como Presidente.

El Subgobernador.

El Director general de Banca y Bolsa.

Cuatro Consejeros, nombrados por el Gobierno a propuesta del Ministro de Hacienda, representantes de los intereses generales de la economa nacional.

Uno, designado por el Ministro de Hacienda entre los Consejeros, Directores y altos funcionarios de los dems Bancos oficiales.

Dos, designados por el Consejo Superior Bancario.

Uno, designado por el Consejo Superior de las Cmaras de Comercio, Industria y Navegacin.

Uno, designado por las Juntas Centrales Econmicas de los Sindicatos de Industrias y Servicios.

Uno, en representacin de las Hermandades Sindicales de Agricultores y Ganaderos.

Uno, designado por las Cajas Generales de Ahorro benficas, a travs del Sindicato correspondiente.

Uno, empleado del Banco de Espaa, con veinte aos de servicios por lo menos, elegido por la Junta Central Social del Sindicato de Banca y Bolsa.

En estos cuatro ltimos casos las normas de eleccin se dictarn, respectivamente, por los Ministerios de Industria y Comercio y Agricultura los dos primeros, y por el de Trabajo los ltimos, oyendo a la Organizacin sindical; y

Doce, elegidos por los accionistas con arreglo a los Estatutos.

Slo tendrn voto en el Consejo General los miembros del mismo.

El Presidente tendr voto decisivo en los casos de empate, y ser sustituido en los de ausencia, vacante o enfermedad, por el Subgobernador y, a falta de ste, por el Consejero ms antiguo de los presentes.

Ningn Consejero del Banco, con excepcin de los representantes del Estado, podr tomar posesin de su cargo sin que su designacin haya sido confirmada por Orden expedida por el Ministerio de Hacienda y los representantes de los accionistas, sin tener, adems, inscritos a su nombre, en plena propiedad los extractos de acciones que los Estatutos determinen.

Todos los Consejeros, que habrn de ser espaoles, tendrn, salvo lo expresamente prevenido en esta Ley, iguales derechos y deberes.

Ningn Consejero podr realizar ni avalar operaciones de crdito con el Banco, y los representantes del Estado no podrn poseer tampoco acciones del Establecimiento.

Los Consejeros representantes del Estado podrn ser removidos libremente por el Gobierno en cualquier momento. Sus actos no obligarn a la Administracin del Estado.

El cargo de Consejero elegido por los accionistas durar cuatro aos, pudiendo ser reelegidos los que lo obtengan. La renovacin se har anualmente por cuartas partes.

El Gobernador podr suspender la ejecucin de los acuerdos del Consejo cuando no se ajusten a las leyes, a los Estatutos o al Reglamento. A la Delegacin del Gobierno competir igual facultad respecto de cualquier acuerdo que, a su entender, est en contradiccin con los intereses generales cuya defensa le corresponda. De estas determinaciones se dar cuenta inmediata al Ministro de Hacienda, para que resuelva lo procedente.

Artculo sptimo.

Las Comisiones sern nombradas por el Consejo y presididas por el Gobernador, por el Subgobernador o por el Consejero ms antiguo de los presentes. Se compondrn, en el nmero que prevengan los Estatutos, de un nmero igual de Consejeros representantes del Estado, o de stos y corporativos, de una parte, y de Consejeros representantes de los accionistas, de otra, todos con voz y voto, siendo decisivo el del Presidente en los casos de empate. En todas ellas figurar como Vocal un representante del Estado, por lo menos.

A toda Comisin asistir uno de los Directores generales, que ser el encargado de dar cuenta de los asuntos que se lleven a conocimiento de la misma.

El Gobernador y el Subgobernador podrn asistir con voz y voto a las Comisiones cuando lo estimen conveniente.

La Comisin encargada de conocer y autorizar, en su caso, las operaciones que realice el Banco, se formar con Vocales representantes del Estado y de los accionistas solamente. No podr concederse ningn crdito contra el voto unnime de los Vocales representantes de los accionistas asistentes.

Artculo octavo.

La Junta General de Accionistas, constituida con arreglo a los Estatutos, ser presidida por el Gobernador. Con l formarn la Mesa los Consejeros del Banco, si bien slo tendrn voto los representantes de los accionistas.

Los accionistas con derecho de asistencia a la Junta podrn examinar, en el plazo que establezcan los Estatutos, el balance y las cuentas del ejercicio.

Corresponder a la Junta general ordinaria de accionistas:

a) Confirmar o rectificar los nombramientos provisionales de Consejeros que, para cubrir las vacantes ocurridas, haya designado una Junta presidida por el Gobernador y compuesta por los Consejeros representantes de los accionistas y un nmero igual de accionistas asociados, elegidos en la forma que dispongan los Estatutos.

b) Elegir o reelegir, odo el dictamen que sobre este extremo deber emitir la Junta a que se refiere el apartado anterior, los Consejeros que hayan de ocupar las vacantes de turno.

c) Deliberar sobre la Memoria y el Balance que, despus de aprobados por el Consejo, se llevarn a conocimiento de la Junta. Los accionistas, en los turnos reglamentarios, podrn pedir sobre la Memoria y el Balance las aclaraciones, explicaciones y ampliaciones que estimen procedentes, y expresar sus puntos de vista sobre los extremos tratados en aqulla. La Junta podr adoptar el acuerdo de plantear formalmente su discrepancia a los efectos prevenidos en el artculo siguiente, con determinados puntos de la Memoria, del Balance o de la gestin, discrepancia, que habr de fundarse, precisamente, en la infraccin de disposiciones legales, estatutarias o reglamentarias; y

d) Acordar que sobre los extremos que sean objeto de la Memoria o del Balance se dirija al Consejo, o se eleve al Gobierno, una mocin expresiva del criterio o de las aspiraciones de la Junta. Estos acuerdos, as como los comprendidos en la ltima parte del apartado anterior, requerirn para ser vlidos, adems de los requisitos establecidos por los Estatutos para las votaciones en general, alcanzar la mayora del capital representado en la Junta.

Las Juntas generales extraordinarias no podrn convocarse sin autorizacin del Ministro de Hacienda, y no podr tratarse en ellas de ms asuntos que los que se hayan comprendido en la autorizacin y consignado en la convocatoria.

Artculo noveno.

La Memoria y Balance, despus de celebrada la Junta general ordinaria de accionistas, se sometern a la aprobacin del Ministerio de Hacienda. En el caso de haberse planteado por aqulla la discrepancia a que se alude en el apartado c) del prrafo tercero del artculo anterior, la resolucin corresponder al Consejo de Ministros, previo informe del Consejo de Estado.

Artculo diez.

La Delegacin del Gobierno, presidida por el Gobernador y constituida por el Director general de Banca y Bolsa y los cuatro Consejeros representantes del Estado, conocer, con la debida antelacin, de los asuntos que, habiendo de ser examinados en las reuniones del Consejo y de las Comisiones, revistan especial importancia, a fin de fijar la actitud que en aquellas reuniones haya de mantener. A las sesiones que a este efecto celebre la Delegacin del Gobierno asistirn el Subgobernador y los dos Directores generales.

La Delegacin del Gobierno ejercer, cuando proceda, la facultad a que se refiere el prrafo ltimo del artculo sexto.

Artculo once.

Corresponder al Banco de Espaa la facultad exclusiva de emitir billetes de curso legal, al portador, que ejercer, como nico de emisin, en el territorio nacional y Posesiones espaolas.

Los billetes del Banco de Espaa son, preceptivamente, medio legal de pago con pleno poder liberatorio.

La cuanta de cada billete no ser inferior a veinticinco pesetas. No obstante, continuar la emisin y puesta en circulacin de billetes de una a cinco pesetas hasta que se establezca, mediante Decreto, el canje de estos billetes por moneda metlica.

El lmite que podr alcanzar la circulacin de billetes ser fijado por Ley publicada en el BOLETIN OFICIAL DEL ESTADO. El Banco de Espaa cuidar de elevar al Gobierno, en tiempo oportuno, la correspondiente propuesta, acompaada de una Memoria en la que se expongan los motivos de aqulla.

El importe de los billetes del Banco de Espaa correspondientes a series retiradas de la circulacin, y que no hayan sido presentados o no se presenten al cobro dentro de los siete aos siguientes al acuerdo de su retirada, se destinar al fin previsto en el artculo veintisiete. El importe de dichos billetes dejar de figurar en el pasivo del Banco, y ste abonar, con cargo al ttulo nominativo a que el citado artculo se refiere, los que ulteriormente se presenten al cobro.

Artculo doce.

El Banco podr, dentro de las normas a que se refiere el artculo segundo, y atenindose a sus Estatutos, descontar y redescontar efectos cuyo vencimiento no exceda de noventa das; descontar cupones y ttulos amortizados, y conceder prstamos, tanto con garanta como personales, por plazos que no excedan de noventa das, pudiendo revestir la forma de cuentas corrientes de crdito y renovarse, tcitamente, por plazos iguales, mientras dure la validez legal de la pliza, as como tambin sobre conocimientos de embarque y mercancas aseguradas.

Los efectos y plizas correspondientes a operaciones con los cultivadores directos de la tierra, con destino a la produccin agrcola, podrn alcanzar, como plazo mximo de vencimiento, el de doce meses.

El Banco no podr aceptar hipotecas ms que como superposicin de garanta de operaciones hechas reglamentariamente y cumpliendo las disposiciones vigentes en la materia. Si en pago de crditos vencidos recibiese acciones u obligaciones de otras Sociedades o bienes muebles o inmuebles, proceder lo antes posible a su enajenacin.

Artculo trece.

El Banco, ajustndose a lo prevenido en este texto y a las dems disposiciones legales y reglamentarias, abrir cuentas corrientes de efectivo y de valores mobiliarios, especificando en stas los ttulos por clases, serie y numeracin; admitir depsitos y realizar, adems, las operaciones de giro en sus varias formas, transferencias, traslado de fondos y valores, cobros y pagos por cuenta ajena y, en general, los servicios propios de la comisin mercantil en asuntos bancarios.

Artculo catorce.

Las tarifas de servicios y comisiones que aplique el Banco de Espaa en sus operaciones directas con el pblico se ajustarn a las aprobadas por el Ministerio de Hacienda para las operaciones iguales de la Banca en general.

Artculo quince.

Los Bancos y banqueros que figuren registrados como tales en la Direccin General de Banca y Bolsa y se hallen dentro de las condiciones que fije el Ministerio de Hacienda disfrutarn, sobre los efectos que presentan a redescuento, de una bonificacin equivalente a la quinta parte del tipo de inters sealado por el Banco.

Se conceder una bonificacin del medio por ciento sobre el tipo de inters a los Bancos y banqueros indicados en el prrafo anterior que presten su aval en los prstamos personales y en los garantizados con valores, con excepcin de los que se refieran a ttulos del Estado o del Tesoro, a valores de entidades que exploten un monopolio del Estado y a ttulos o valores cuyo servicio de inters o amortizacin se halle garantizado directamente por el Estado.

Artculo diecisis.

Las Cajas Generales de Ahorro del Protectorado del Gobierno, las Cajas rurales, las Hermandades Sindicales de Labradores y Ganaderos, los Sindicatos industriales y las Cofradas de pescadores, constituidos legalmente, y los dems organismos establecidos por leyes especiales que disfruten, por disposicin de las mismas, de los beneficios otorgados a los Sindicatos, gozarn tambin de las bonificaciones a que se refiere el artculo anterior en la cuanta y condiciones previstas en el mismo.

Artculo diecisiete.

En las operaciones de descuento que efecte el Banco con particulares, Sociedades o Corporaciones que no disfruten del rgimen de bonificacin a que se refieren los dos artculos anteriores, las dos terceras partes de la cantidad que, en otro caso, hubiera importado la bonificacin con arreglo a dichos artculos se destinarn al fin previsto en el artculo veintisiete.

Artculo dieciocho.

La Banca privada suministrar al Banco de Espaa la informacin a que se contrae el artculo cuarenta y nueve. El Banco, en sus relaciones con aqulla, atemperar su actuacin al mejor cumplimiento de las normas de poltica crediticia a que se refieren los artculos segundo y cuarenta y dos. Considerar tambin como misin propia, cuando as lo aconseje el inters general, la de ofrecer a las instituciones de crdito que, habiendo acomodado su actuacin a las buenas prcticas bancarias, se encuentren, en caso de crisis general o por otras circunstancias, con dificultades de tesorera, el concurso posible dentro de su rbita de accin y compatible con la seguridad de sus operaciones.

Artculo diecinueve.

El importe de los billetes en circulacin, unido a la cantidad constituida por depsitos y saldos de cuentas corrientes de efectivo, y al saldo acreedor, en su caso, de la cuenta de Tesorera, habr de estar representado en el activo del balance del Banco:

a) Por el oro y plata del mismo.

b) Por las divisas y saldos a su favor debidos por corresponsales en el extranjero. El Gobierno podr fijar un lmite a las existencias a que este apartado se refiere.

c) Por las plizas de prstamo, crditos con garanta estatutaria, descuentos y redescuentos de efectos.

d) Por los valores de la cartera de renta y por los adquiridos o tomados por el Banco con arreglo a los artculos segundo y veinte.

e) Por el ttulo refundido de la deuda del Estado, a que se contrae el artculo veintisis; por los valores y bienes de cualquier clase en que se halle materializada en su caso la amortizacin del mismo, con arreglo al artculo veintisiete; por los anticipos hechos al Tesoro y por las operaciones de crdito o de inversin, distintas de las anteriores, efectuadas segn la Ley.

Artculo veinte.

El Banco no podr aumentar, salvo expresa autorizacin del Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda, su actual cartera de renta, constituida por ttulos de la Deuda amortizable al cuatro por ciento, y por acciones de Tabacalera, S. A. del Banco de Estado de Marruecos, del Banco Exterior de Espaa y de la Compaa Arrendataria de Tabacos mientras dure su liquidacin.

No obstante, el Banco de Espaa podr, con ocasin de la emisin de nuevos ttulos por parte de los dems Bancos oficiales, adquirir participaciones en el capital de los mismos si para ello obtiene autorizacin expresa del Consejo de Ministros.

Las acciones que figuren en la cartera de renta no podrn tampoco ser vendidas por el Banco sin autorizacin expresa del Consejo de Ministros.

Artculo veintiuno.

Con independencia de la cartera de renta, a que se refiere el artculo anterior, el Banco, atenindose a lo dispuesto en el artculo segundo, podr, de cuenta propia, adquirir en el mercado, poseer y enajenar fondos y efectos pblicos de renta fija.

Podr tambin recibir ttulos de la Deuda del Estado o del Tesoro para su negociacin. Cuando la cesin se realice en firme y no en mera comisin de colocacin, el importe de los ttulos se computar a los efectos prevenidos en el artculo siguiente.

Artculo veintids.

El Banco realizar gratuitamente el servicio de tesorera del Estado. El servicio financiero de la Deuda del Estado y del Tesoro y el de mediacin en las operaciones estatales de crdito, as como los dems servicios permanentes u ocasionales que preste el Establecimiento al Estado se regularn por convenios especiales.

Los anticipos al Tesoro pblico no podrn exceder del doce por ciento de los crditos anuales autorizados en los presupuestos ordinarios y extraordinarios de gastos y no devengarn intereses.

Fuera de los casos previstos en este artculo, el Estado slo podr utilizar los recursos del Banco para las necesidades pblicas por medio de una Ley.

Artculo veintitrs.

Unicamente por ley podr acordarse la cesin, enajenacin, gravamen o traslado al extranjero de las existencias en oro y plata del Banco de Espaa.

Esta limitacin cesar en el caso de que por ley se encomiende al Banco de Espaa la regulacin del cambio exterior, actualmente a cargo del Instituto Espaol de Moneda Extranjera.

Si en cualquier evento hubiera de lucir en las cuentas del Banco el importe de la plusvala del oro o de la plata, dicho importe se destinar al fin previsto en el artculo veintisiete.

Artculo veinticuatro.

La participacin del Estado en los beneficios lquidos anuales que obtenga el Banco de Espaa continuar rigindose por las normas establecidas en el artculo octavo de la Ley de trece de marzo de mil novecientos cuarenta y dos.

El importe de dicha participacin se destinar al fin previsto en el artculo veintisiete.

Artculo veinticinco.

El Banco podr solicitar el aumento de su capital hasta la cifra de doscientos cincuenta millones de pesetas. El Gobierno podr autorizar dicho aumento con los requisitos que establezcan los Estatutos, y siempre de acuerdo con los dos siguientes preceptos:

A) Que se compense al Estado de toda merma que en la aplicacin de las normas establecidas en el artculo anterior para el reparto de beneficios pudiera producirse en relacin con el valor absoluto que correspondera al capital y reservas actuales, que en todo caso servirn de base para liquidar la distribucin de beneficios entre el Estado y el Banco.

B) Que el aumento de capital no implique disminucin en los impuestos de carcter general a que est afecto el Banco de Espaa, en cuanto estos impuestos dependan, para la determinacin del tipo aplicable, de la relacin entre el capital y reservas, de una parte, y el importe de los beneficios, de otra.

A los efectos de la aplicacin de estos preceptos se entender que los tipos, as de participacin del Estado como de imposicin sobre beneficios y dividendos, sern los que habra correspondido aplicar a las cifras absolutas de dichos beneficios y dividendos, supuesto un capital-acciones de ciento setenta y siete millones de pesetas y el importe actual de las reservas expresas.

Artculo veintisis.

Se fusionarn en una Deuda especial, incorporndose al ttulo nominativo sin inters, a que se refiere el artculo sptimo de la Ley de trece de marzo de mil novecientos cuarenta y dos, el anticipo de ciento cincuenta millones de pesetas que el Banco de Espaa hizo al Tesoro pblico en virtud del artculo cuarto de la Ley de catorce de julio de mil ochocientos noventa y uno; el prstamo de cien millones representado por pagars procecedentes de Ultramar, a que se contrae la Ley de dos de agosto de mil ochocientos noventa y nueve, los anticipos a que alude el artculo cuarto de la Ley de trece de marzo de mil novecientos cuarenta y dos, y los saldos de las dems cuentas a cargo del Tesoro anteriores a primero de enero de mil novecientos cuarenta y dos y depurados con arreglo a la citada Ley de trece de marzo de dicho ao.

Artculo veintisiete.

Se destinar precisamente a la amortizacin de la Deuda especial a que se refiere el artculo anterior el total importe de la participacin correspondiente al Estado, segn el artculo veinticuatro, en los beneficios lquidos anuales que obtenga el Banco de Espaa; el importe en las condiciones previstas en el ltimo prrafo del artculo once, de los billetes correspondientes a series retiradas de la circulacin y que no se hayan presentado o se presenten al cobro en los plazos que el expresado artculo se determinan; el importe de las dos terceras partes a que se refiere el artculo diecisiete, y en el caso aludido en el prrafo tercero del artculo veintitrs, el importe de la plusvala del oro y de la plata a que dicho prrafo se contrae.

La amortizacin se llevar a efecto en la forma y condiciones que establece el artculo noveno de la Ley de trece de marzo de mil novecientos cuarenta y dos.

El importe de la amortizacin de dicho crdito ser materializado en el activo del balance del Banco, durante los diez primeros aos de vigencia de esta Ley, en los bienes, valores o especies que el Ministro de Hacienda disponga. Transcurrido este plazo, la materializacin de que se trata ser potestativa del Ministro. Los posibles rendimientos o la plusvala de estos bienes, valores o especies se destinarn en su totalidad sin pasar, por tanto, la cuenta del ejercicio del Banco de Espaa, a incrementar el importe de la aludida amortizacin.

Artculo veintiocho.

El Banco necesitar autorizacin del Ministerio de Hacienda para la apertura de nuevas Sucursales y Agencias.

La cantidad fija convenida para el sostenimiento de las Agencias del Banco en el extranjero subsistir mientras el Gobierno estime conveniente su conservacin para los intereses pblicos.

Artculo veintinueve.

El Banco dar a conocer su balance de situacin, por lo menos, mensualmente. El correspondiente al final del ejercicio se publicar en el BOLETIN OFICIAL DEL ESTADO.

Artculo treinta.

La aplicacin al Banco de Espaa de lo dispuesto en esta Ley y en los nuevos Estatutos y Reglamento que sean aprobados por el Gobierno con arreglo a lo prevenido en el artculo treinta y dos no entraar solucin de continuidad en su contabilidad, ni sustitucin de deudor o acreedor en sus dbitos y crditos de cualquier clase, ni cambio o modificacin de titularidad o dominio en sus bienes y derechos.

Artculo treinta y uno.

Se concede opcin a los actuales accionistas del Banco de Espaa para que cedan sus ttulos al Estado contra pago de su importe al precio medio de la cotizacin oficial de las acciones del Banco durante el quinquenio terminado en treinta de junio de mil novecientos cuarenta y seis.

Para el clculo de dicho promedio se tomar como dividendo la suma de las cotizaciones mayor y menor de cada mes del quinquenio publicadas en el Boletn Oficial de Cotizacin de la Bolsa de Madrid, y como divisor el nmero de cambios computados.

Los accionistas que deseen hacer uso de este derecho lo solicitarn del Ministro de Hacienda en el plazo de los dos meses siguientes a la publicacin de la presente Ley.

Las acciones que por el modo reseado adquiera el Estado sern vendidas en Bolsa a medida que lo disponga la Comisin creada por el artculo diez de la Ley de veintitrs de febrero de mil novecientos cuarenta.

El importe de los pagos y cobros a que den lugar las operaciones ordenadas por este artculo se llevar a la cuenta de la Hacienda pblica establecida por el apartado c) del artculo sptimo de dicha Ley. Las diferencias que se produzcan, si fueren en beneficio, acrecern el excedente, que arroje la liquidacin de la expresada cuenta y lo disminuirn en caso contrario.

Artculo treinta y dos.

El Gobernador, con el Consejo General, redactarn y elevarn al Ministro de Hacienda, antes de primero de julio de mil novecientos cuarenta y siete, los estatutos por que haya de regirse el Banco de Espaa. Su aprobacin definitiva se har por Decreto, a propuesta del Ministro de Hacienda y previa deliberacin del Consejo de Ministros, despus de odo el Consejo de Estado.

No obstante lo dispuesto en el prrafo anterior, el rgimen de relaciones entre el Banco de Espaa y sus empleados, a efectos de trabajo, se regir por las normas que dicte el Ministerio de Trabajo, de conformidad con la Ley de diecisis de octubre de mil novecientos cuarenta y dos.

El Consejo General del Banco someter a la aprobacin del Ministro de Hacienda, antes de finalizar el prximo ao, el proyecto de Reglamento general.

Salvo especial disposicin legislativa, las reformas sucesivas de los estatutos habrn de hacerse, odo el Consejo de Estado, mediante Decreto y a propuesta del Consejo del Banco, adoptada por los dos tercios de sus componentes.

Mientras no sean aprobados los nuevos estatutos y el Reglamento general, regirn los actuales en cuanto no se hallen modificados por lo presente Ley, y en lo que respecta al Reglamento general, por los estatutos que se dicten.

Seccin 2. De los otros Bancos oficiales
Artculo treinta y tres.

Los otros Bancos oficiales se regirn por las disposiciones especialmente dictadas en relacin con ellos y por sus estatutos y Reglamentos debidamente aprobados. No les sern de aplicacin los preceptos del ttulo segundo de esta Ley ni los que se refieran en general al rgimen de la Banca privada. Dependern del Ministerio de Hacienda.

Artculo treinta y cuatro.

Corresponder al Ministerio de Hacienda, en lo que a dichos Bancos se refiere, aprobar o sealar los tipos de inters en sus operaciones activas y pasivas, as como las tarifas de servicios y comisiones, salvo las que estn establecidas por Estatutos; aprobar o reducir los dividendos activos propuestos por las Juntas generales o los Consejos de Administracin, y resolver sobre la apertura de nuevas Sucursales o cierre de las ya existentes.

Las tarifas de servicios y comisiones, en las operaciones que no sean privativas de los Bancos oficiales y que stos realicen en concurrencia con la Banca privada, se ajustarn a las aprobadas por el Ministerio de Hacienda para esta ltima.

Artculo treinta y cinco.

Subsistir el cargo de Comisario de la Banca oficial con las funciones y atribuciones que se sealan en los Decretos de trece de marzo de mil novecientos treinta y ocho y primero de agosto de mil novecientos cuarenta y uno.

En todos los Bancos oficiales, sin perjuicio de lo dispuesto en el prrafo siguiente, corresponder al Comisario de la Banca oficial:

a) Asumir la Jefatura superior de la administracin del Establecimiento, con el ttulo de Gobernador, pudiendo delegar parcialmente sus atribuciones en los Subgobernadores, Subcomisarios o Directores-Gerentes, en la forma que prevengan los respectivos estatutos.

b) Ostentar la representacin ms calificada del Estado en el Banco y, en tal concepto, presidir la Delegacin del Gobierno cuando sta exista con carcter orgnico en el Establecimiento respectivo.

c) Presidir el Consejo de Administracin del Banco y las Juntas generales de accionistas.

A propuesta del Ministro de Hacienda, el Gobierno podr nombrar Gobernadores especiales para los Bancos Hipotecario, Exterior, de Crdito Industrial y de Crdito Local de Espaa, que tendrn, en tal caso, las facultades que esta Ley atribuye al Comisario y las que a dichos cargos corespondan con arreglo a los estatutos de cada Establecimiento. Las personas designadas para los indicados cargos estarn jerrquicamente subordinadas al Comisario de la Banca oficial, al cual incumbir principalmente mantener la unidad de actuacin de la Banca oficial, con arreglo a las directrices del Gobierno.

El Comisario de la Banca oficial, con los Consejos de los Bancos respectivos, redactarn y elevarn para su aprobacin al Ministro de Hacienda, antes del uno de julio de mil novecientos cuarenta y siete, los proyectos de la reforma que, en cumplimiento de los preceptos de esta Ley, deba introducirse, en su caso, en los estatutos de los Bancos oficiales a que la presente seccin se refiere.

No obstante lo dispuesto en el prrafo anterior, el rgimen de relaciones entre los Bancos oficiales y sus empleados, a efectos de trabajo, se regir por las normas que dicte el Ministerio de Trabajo, de conformidad con la Ley de diecisis de octubre de mil novecientos cuarenta y dos.

Artculo treinta y seis.

Tambin podr el Ministro de Hacienda, de acuerdo con el Consejo de Ministros, fijar un lmite a la remuneracin de los Consejeros de los Bancos oficiales por los conceptos de retribucin regular fija y participacin en los beneficios. El Ministro de Hacienda, al hacer uso de esta facultad, determinar el destino que haya de darse, en su caso, al sobrante de la participacin estatutaria.

Los nombramientos de Consejeros representantes de accionistas habrn de ser aprobados por el Ministro de Hacienda, y todos los nuevos Consejeros que se designen debern ostentar la nacionalidad espaola.

TTULO II
De la Banca privada
Artculo treinta y siete.

Ejercen el comercio de Banca las personas naturales o jurdicas que, con habitualidad y nimo de lucro, reciben del pblico, en forma de depsito irregular o en otras anlogas, fondos que aplican por cuenta propia a operaciones activas de crdito y a otras inversiones, con arreglo a las Leyes y a los usos mercantiles, prestando, adems, por regla general, a su clientela servicios de giro, transferencia, custodia, mediacin y otros en relacin con los anteriores, propios de la comisin mercantil.

Artculo treinta y ocho.

Nadie podr ejercer el comercio de Banca ni usar la denominacin de Banco o Banquero sin figurar inscrito en el Registro de Bancos y Banqueros, que estar a cargo de la Direccin General de Banca y Bolsa. Figurarn en dicho Registro:

a) Los que, ostentando la condicin de Banco o Banquero con anterioridad a la vigencia del Real Decreto de veinticinco de mayo de mil novecientos veintisis y habiendo ejercido desde entonces la profesin bancaria, obtengan la previa autorizacin del Ministro de Hacienda, que habrn de solicitar antes de primero de julio de mil novecientos cuarenta y siete.

b) Los que, con posterioridad a la vigencia del mencionado Real Decreto, hayan obtenido la debida autorizacin para usar la denominacin de Banco o Banquero y hayan venido ejerciendo la profesin bancaria desde que obtuvieron aquella autorizacin; y

c) Los que en adelante obtengan del Gobierno, previo informe del Consejo Superior Bancario, la expresada autorizacin.

Tambin podrn obtener la inscripcin en el Registro de Bancos y Banqueros aquellos establecimientos que, ejerciendo de hecho la funcin bancaria en territorio espaol con anterioridad al dieciocho de julio de mil novecientos treinta y seis, continen en dicho ejercicio y merezcan, por su actuacin correcta, a juicio del Consejo Superior Bancario, la inclusin en el aludido Registro.

Slo por excepcin, y tratndose de casos justificados y notorios, podr autorizar el Gobierno que una determinada entidad que viniera usando con anterioridad al aludido Real Decreto la denominacin de Banco o Banquero sin realizar efectivamente operaciones bancarias, contine usando tal denominacin sin figurar en el Registro de Bancos y Banqueros.

Artculo treinta y nueve.

Sern dados de baja en el Registro de Bancos y Banqueros: a) Los que dejen transcurrir un ao a contar desde el da siguiente al de la fecha de la notificacin del acuerdo de autorizacin sin haber dado comienzo realmente a sus actividades bancarias, y b) Los que interrumpan de hecho sus actividades profesionales por tiempo superior a un ao.

Los que hayan sido dados de baja con arreglo a los dos apartados anteriores no podrn nuevamente ser dados de alta sin obtener del Gobierno la autorizacin correspondiente.

Artculo cuarenta.

La disciplina bancaria que establecen las leyes espaolas se aplicar asimismo a las oficinas bancarias extranjeras establecidas en el territorio espaol.

El Gobierno condicionar el ejercicio de las actividades de estos Bancos al principio de reciprocidad con sus pases respectivos, y podr exigir, adems, la prestacin de una garanta constituida en depsitos en efectivo o en efectos pblicos, que fijar discrecionalmente.

Asimismo requerir la previa autorizacin del Gobierno la cesin o traspaso a Bancos o Banqueros espaoles de negocios bancarios extranjeros.

La Direccin General de Banca y Bolsa dedicar a los Bancos y Banqueros extranjeros operantes en Espaa una seccin especial del Registro a que se refiere el artculo treinta y ocho.

Artculo cuarenta y uno.

Cuando el negocio de Banca se ejerza por una persona social, sta habr de constituirse bajo la forma de Sociedad regular colectiva comanditaria simple o por acciones, annima o de responsabilidad limitada, con arreglo al Cdigo de Comercio y a los usos mercantiles.

Artculo cuarenta y dos.

Las normas generales de la poltica del crdito sern dictadas por el Ministro de Hacienda, previo acuerdo del Consejo de Ministros.

Artculo cuarenta y tres.

Corresponder al Ministro de Hacienda, previo informe del Consejo Superior Bancario:

a ) Sealar el tipo mximo de inters abonable a las cuentas corrientes, imposiciones y dems operaciones similares.

b) Fijar los tipos de inters y comisiones mnimos en las operaciones activas y las condiciones de su aplicacin. No obstante, podrn autorizarse variaciones en los tipos y condiciones en determinadas plazas cuando as lo aconsejen circunstancias especiales.

La fijacin por el Ministerio de Hacienda de los tipos de inters a que se refieren los dos apartados anteriores requerir tambin informe previo del Consejo de la Economa Nacional.

c) Disponer la forma en que deben establecerse y publicarse los balances y los extractos de las cuentas de prdidas y ganancias de los Bancos y Banqueros operantes en Espaa.

d) Dictar normas generales de carcter obligatorio sobre reparto de dividendos activos bancarios.

e) Disponer la creacin de cmaras de compensacin.

Artculo cuarenta y cuatro.

El Ministro de Hacienda, previo informe del Consejo Superior Bancario, estar facultado:

a) Para fijar el capital mnimo con que ha de contar cada Banco o Banquero en relacin con la plaza o plazas donde opere.

b) Para exigir con carcter general el mantenimiento de una determinada proporcin entre el importe de los recursos propios de los Bancos y el conjunto de sus obligaciones y para establecer asimismo la proporcionalidad mxima que hayan de guardar los crditos personales con el importe de los dems que formen el activo de cada establecimiento. En las normas que al efecto se dicten podrn establecerse distintas categoras, con arreglo al volumen de operaciones, naturaleza y peculiaridades de los Bancos y Banqueros.

c) Para determinar la relacin que debe haber entre el activo realizable y las obligaciones exigibles.

d) Para fijar el lmite superior de los saldos de determinadas cuentas acreedoras a plazo.

Artculo cuarenta y cinco.

Se requerir la autorizacin del Ministro de Hacienda, previo informe del Consejo Superior Bancario:

a) Para modificar la forma en que se hallen constituidas las Empresas bancarias individuales y colectivas.

b) Para las ampliaciones de capital y la puesta en circulacin de acciones de las Compaas bancarias.

c) Para los acuerdos entre firmas bancarias sobre traspaso de oficinas, absorciones y fusiones, as como para la adquisicin de ttulos representativos del capital de otras Emmpresas bancarias, cuando esta adquisicin lleve de hecho anejo el control de las mismas.

d) Para el reparto parcial o total en efectivo de los fondos de reserva de las Compaas bancarias.

Artculo cuarenta y seis.

El Ministro de Hacienda, de acuerdo con el Consejo de Ministros y previo informe favorable del Consejo Superior Bancario, estar facultado para ordenar a un determinado Banco o banquero que deposite en el Banco de Espaa el porcentaje de sus recursos ajenos que le fije, con la limitacin del veinte por ciento de los mismos. El depsito habr de hacerse en efectivo o en valores libres.

Artculo cuarenta y siete.

Corresponder a la Direccin General de Banca y Bolsa:

a) Formular a un Banco o banquero indicaciones especiales sobre la poltica de crdito que practique y que no se refieran, salvo cuando la Ley lo autorice, a operaciones concretas.

b) Llamar la atencin de los Consejos de Administracin y Directores de las Sociedades bancarias cuando estime que la poltica de dividendos que practiquen, sin incumplir las normas obligatorias sobre la materia, no se acomoda a los resultados efectivos de la explotacin y a la situacin y perspectiva de sus negocios. Si la entidad interesada desoyera la advertencia, el Ministro de Hacienda, a propuesta de la expresada Direccin, podr disponer que la aludida indicacin sea inserta en la Memoria que se presente a la aprobacin de la primera Junta general de socios que se celebre.

c) Disponer reservadamente inspecciones ocasionales de un Banco o banquero en la forma que en la resolucin se especifique, utilizando al efecto personal de la propia Direccin o del Banco de Espaa.

d) Cuidar del fiel cumplimiento por los Bancos y banqueros de las normas generales de la poltica de crdito.

e) Cumplir y hacer cumplir las rdenes y acuerdos emanados del Ministro de Hacienda.

f) Ordenar, en su caso, la formacin de expedientes e imponer las sanciones que procedan, dentro de su competencia, con arreglo a los artculos cincuenta y seis y cincunta y siete.

Artculo cuarenta y ocho.

Los Bancos y banqueros operantes en Espaa necesitarn la previa autorizacin de la Direccin General de Banca y Bolsa para realizar suscripciones, compras, canjes o adquisiciones en general de acciones o participaciones en el capital social de otros Bancos o banqueros espaoles.

La precedente obligacin se extender a los casos en que el adquirente sea una Sociedad mercantil u otra persona jurdica que, por precepto estatutario o contractual, por tenencia de importantes cantidades de acciones o por convenio de sindicacin, dependa de hecho en su administracin de Bancos o banqueros operantes en Espaa o sea declaradamente filial de alguno o algunos de ellos. En caso de discrepancia sobre la cuestin de hecho de la dependencia o no de una entidad respecto de otra bancaria, el Ministro de Hacienda, previos los asesoramientos e informes que entienda procedentes, resolver discrecionalmente.

Lo dispuesto en este artculo se entender sin perjuicio de lo establecido en el apartado c) del artculo cuarenta y cinco.

Artculo cuarenta y nueve.

Los Bancos y banqueros estarn obligados a facilitar a la Direccin General de Banca y Bolsa los datos y antecedentes que, no afectando a operaciones, actos o negocios determinados, les reclame aqulla, sin perjuicio de las facultades que a dicho Centro corresponden para acordar la prctica, cuando proceda, de inspecciones ocasionales con arreglo al apartado c) del artculo cuarenta y siete.

Estarn tambin obligados a remitir, en los plazos que se establezcan, sus balances y el extracto de su cuenta de prdidas y ganancias a dicha Direccin, al Banco de Espaa y al Consejo Superior Bancario.

Artculo cincuenta.

Se declara extinguido el Comit Central de la Banca Espaola. En su lugar, y como continuacin del mismo en cuanto se refiere a su organizacin administrativa y patrimonio, se crea el Consejo Superior Bancario.

El Consejo Superior Bancario constituir el rgano consultivo del Ministerio de Hacienda en las materias de Banca.

El Consejo Superior Bancario ser presidido por el Director general de Banca y Bolsa, y estar constituido por los Vocales siguientes:

El Subgobernador del Banco de Espaa, como Vicepresidente.

El Jefe del Sindicato Nacional de Banca y Bolsa.

Un Vocal designado por los dems Bancos oficiales.

Cinco elegidos por los Bancos que la Direccin General de Banca y Bolsa incluya, a estos efectos, en el grupo de nacionales.

Tres elegidos por los Bancos que la Direccin General de Banca y Bolsa incluya, a estos efectos, en el grupo de regionales.

Dos elegidos por los Bancos y Banqueros que la Direccin General de Banca y Bolsa incluya, a estos efectos, en el grupo de locales.

Dos elegidos por la Junta Social Central del Sindicato Nacional de Banca y Bolsa y que habrn de pertenecer al escalafn de alguna Empresa bancaria con la categora de funcionarios tcnicos.

Los Vocales representantes de los Bancos se elegirn conforme a las disposiciones que el Ministerio de Hacienda dicte, por los Bancos y Banqueros con derecho a tal designacin en el seno de las Juntas Econmicas del Sindicato Nacional de Banca y Bolsa.

La Direccin General de Banca y Bolsa efectuar discrecionalmente la procedente clasificacin, atendiendo, en relacin con cada establecimiento, al nmero y extensin geogrfica de sus sucursales, a la importancia de sus depsitos y negocios y a la cuanta de sus recursos propios.

Los miembros del Consejo Superior Bancario, excepto su Presidente; el representante del Banco de Espaa y el Jefe del Sindicato Nacional de Banca y Bolsa sern renovados anualmente por mitad, pudiendo ser reelegidos. Todos los designados debern ser de nacionalidad espaola.

Los acuerdos dentro del Consejo Superior Bancario se tomarn por mayora de votos de sus miembros presentes, excepto el Presidente, que no tendr voto.

La adscripcin de la Banca privada al Consejo Superior Bancario es obligatoria, incluso la de los Bancos extranjeros establecidos en Espaa, los cuales, sin embargo, no tendrn voto en las elecciones para los cargos de dicho Consejo.

Artculo cincuenta y uno.

Sin perjuicio de las facultades del Ministro de Hacienda y de la Direccin General de Banca y Bolsa, corresponder al Consejo Superior Bancario:

Primero. Formar la estadstica bancaria espaola y la de la Banca extranjera establecida en Espaa.

Segundo. Interpretar las normas dictadas por el Ministerio de Hacienda sobre tarifas de los servicios bancarios y vigilar su exacto cumplimiento, informando a la Direccin General de Banca y Bolsa de las infracciones o anomalas observadas.

Tercero. Designar los dos Consejeros para el Banco de Espaa a que se refiere el artculo sexto de esta Ley.

Cuarto. Servir ordinariamente de rgano de enlace entre el Ministerio de Hacienda y los Bancos y Banqueros, trasladando a stos las normas, acuerdos o recomendaciones que aquel Departamento le comunique.

Quinto. Elevar a los Ministerios correspondientes las peticiones, informes y mociones de la Banca privada relativas a cuestiones de carcter general.

Sexto. Formar y aprobar sus presupuestos y cuentas anuales y administrar sus fondos.

Sptimo. Informar al Ministerio de Hacienda sobre las materias propias de su competencia, por iniciativa propia o a peticin de aqul. De un modo especial, el Consejo Superior Bancario informar al Ministerio de Hacienda y a la Direccin General de Banca y Bolsa sobre las materias siguientes: reformas en la legislacin bancaria, en las normas de actuacin de observancia obligatoria y en los tipos mximos o mnimos de inters y de descuento en las diversas operaciones; concurrencia de los caracteres de derecho y de hecho en un determinado Banco; importancia de las plazas mercantiles y pueblos en donde se solicite la instalacin de nuevas oficinas bancarias; modificacin de las tarifas bancarias; presentacin y publicacin de los balances de los Bancos; normas generales de distribucin de dividendos activos en las entidades bancarias; regulacin de las diversas operaciones bancarias activas y pasivas y de los servicios y, en general, en los asuntos de inters o responsabilidad para la Banca operante en Espaa o que en tal sentido proponga el Sindicato correspondiente.

Artculo cincuenta y dos.

Para atender a los gastos que implique el funcionamiento del Consejo Superior Bancario contribuirn los Bancos y Banqueros privados con un arbitrio anual que fijar el propio Consejo y que no podr exceder de un cuarto por mil sobre el capital suscrito y reservas de los Bancos o sobre el capital que los Banqueros tengan computado como afecto a su negocio bancario.

Este arbitrio ser administrado libremente por el Consejo Superior Bancario y no conferir derecho alguno sobre el patrimonio del mismo en caso de que un Banco o Banquero cese en sus operaciones.

Artculo cincuenta y tres.

Las Sociedades bancarias privadas que obtengan en el ejercicio social beneficios lquidos superiores al cuatro por ciento del importe del capital desembolsado, ms las reservas, vendrn obligadas a deducir de los expresados beneficios el diez por ciento, como mnimo, hasta constituir una reserva que alcance la mitad del capital suscrito.

La reserva que para las Sociedades, en general, orden constituir la Ley de diecinueve de septiembre de mil novecientos cuarenta y dos se entender, para la Banca privada, comprendida en la establecida por este artculo.

Artculo cincuenta y cuatro.

Toda la Banca espaola ajustar el ejercicio econmico al ao natural.

Las acciones de los Bancos que estn constituidos bajo la forma de Sociedades annimas o comanditarias por acciones debern ser nominativas.

La reforma de estatutos de los Bancos, en que sea necesario hacerlo por consecuencia de lo establecido en este artculo, deber realizarse y hallarse implantada antes de primero de enero de mil novecientos cuarenta y ocho.

Artculo cincuenta y cinco.

Las disposiciones dictadas para las Sociedades mercantiles en general sern de aplicacin a los Bancos en cuanto no se opongan a lo prevenido en esta Ley y en los dems preceptos especiales por que se rijan.

Artculo cincuenta y seis.

Ser sancionable el incumplimiento, por los Bancos y banqueros, de las disposiciones relativas a los siguientes extremos:

a) Reparto de dividendos activos.

b) Apertura de oficinas bancarias.

c) Abonos o provisiones a los fondos de reserva.

d) Remisin del balance y resmenes de resultados a los organismos que corresponda, y sobre confeccin o formato de dichos documentos.

e) Aplicacin de tipos de inters, mximos o mnimos, o de tarifas de servicios ordenada por el Ministerio de Hacienda.

f) Cualquier otro extremo regulado por normas de observancia obligatoria.

Artculo cuarenta y siete.

Las sanciones aplicables sern:

1. Advertencia.

2. Amonestacin privada.

3. Amonestacin comunicada a toda la Banca.

4. Multa: a) Por cantidad fija hasta ciento cincuenta mil pesetas.

b) Por cantidad proporcionada a la infraccin cuando sta tenga base cifrable, y hasta el veinte por ciento de ella.

5. Suspensin, por un plazo mximo de un ao, de las ventajas que conceden las disposiciones vigentes a los Bancos y banqueros en sus relaciones con el Banco de Espaa.

6. Suspensin de los elementos directivos en sus funciones, con o sin nombramiento de administrador o administradores provisionales, cuando se haya producido reincidencia en la misma falta de carcter grave.

7. Exclusin del Registro de Bancos operantes en Espaa, liquidacin y disolucin de la entidad sancionada.

No podr imponerse sancin alguna, salvo la de advertencia, sin previa instruccin de expediente por la Direccin General de Banca y Bolsa con audiencia del interesado.

La mitad de las multas se pagar en papel de pagos al Estado. La otra mitad se abonar a la Caja de Pensiones de jubilacin, viudedad y orfandad de empleados bancarios de la entidad de que se trate, si estuviera especialmente constituida, y, en otro caso, a la Mutualidad o Montepo general de la Banca privada. Si no estuviere constituida ninguna de las dos se har efectiva la multa, en su totalidad, en papel de pagos al Estado.

La competencia para la imposicin de estas sanciones radicar: respecto de las dos primeras, en la Direccin General de Banca y Bolsa; respecto de la tercera, cuarta y quinta, en el Ministro de Hacienda, a propuesta de dicha Direccin, previo informe del Consejo Superior Bancario, y respecto de la sexta y sptima, en el Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda, previo informe de la misma Direccin y del Consejo Superior Bancario.

Artculo cincuenta y ocho.

La Direccin General de Banca y Bolsa, de oficio o a solicitud del Consejo Superior Bancario, y previa la instruccin de expediente, con audiencia del interesado, estar facultada para requerir a cualquier Empresa, individual o colectiva, que use indebidamente la denominacin de Banco o banquero, o que sin contar con la necesaria autorizacin legal admita del pblico depsitos en efectivo, imposiciones o cuentas corrientes, para que deje de usar aquella denominacin o cese en tales operaciones. En caso de resistencia a cumplir lo ordenado, se remitarn las actuaciones por la Direccin General de Banca y Bolsa a la de lo Contencioso del Estado, por si hubiera lugar a pasar el tanto de culpa a los Tribunales de Justicia por desobediencia grave a la Autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Artculo cincuenta y nueve.

Los Bancos y banqueros inscritos en el Registro a que se refiere el artculo treinta y ocho participarn en las facilidades y beneficios concertados o que se concierten con el Estado respecto al cheque cruzado y al de viaje, y en relacin con el impuesto del Timbre sobre cheques, talones y entregas.

Continur autorizado el Gobierno para eximir del Timbre del Estado los cheques y dems mandatos de pago a que se refiere el artculo quinientos cuarenta y uno del Cdigo de Comercio, cuando fuesen cruzados en la forma prescrita en el prrafo primero de dicho artculo, y para exceptuar de dicho impuesto al acto en cuya virtud, en la aceptacin de las letras de cambio se indique algn Banco o banquero como pagador del documento, siempre que el pago se realice mediante compensacin, con sujecin estricta a las normas establecidas. El signo y la frmula que expresen haberse efectuado la compensacin sustituir legalmente al recib y a la firma prescrita en el prrafo segundo del artculo quinientos treinta y nueve del citado Cdigo.

Artculo sesenta.

Por Decreto aprobado en Consejo de Ministros, a propuesta del de Hacienda, se dictar el Reglamento para el desenvolvimiento y aplicacin del presente ttulo.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera.

Sern amortizadas todas las vacantes que ocurran de Consejeros representantes de los accionistas en el Banco de Espaa hasta que su nmero quede reducido a los doce que establece el artculo sexto de esta Ley. No obstante, los actuales Consejeros, al trmino de su mandato, podrn ser reelegidos por la Junta general una o ms veces, aunque excedan en total del expresado nmero.

Segunda.

Continuarn aplicndose las disposiciones vigentes sobre prohibicin de constitucin de nuevas entidades bancarias y sobre la apertura de sus sucursales o agencias.

La modificacin o derogacin del rgimen establecido slo podr efectuarse por Decreto acordado en Consejo de Ministros.

DISPOSICIN FINAL

Esta Ley empezar a regir el uno de enero de mil novecientos cuarenta y siete, quedando derogadas, a partir de dicho da, la Ley de Ordenacin Bancaria de veintinueve de diciembre de mil novecientos veintiuno, refundida en veinticuatro de enero de mil novecientos veintisiete, con las modificaciones introducidas por la de veintisis de noviembre de mil novecientos treinta y uno, y cuantas disposiciones se opongan al presente texto.

Dada en El Pardo a treinta y uno de diciembre de mil novecientos cuarenta y seis.

FRANCISCO FRANCO

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 31/12/1946
  • Fecha de publicación: 01/01/1947
  • Fecha de derogación: 28/06/2014
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE DEROGA, por Ley 10/2014, de 26 de junio (Ref. BOE-A-2014-6726).
  • SE MODIFICA el art. 5, por Ley 6/2005, de 22 de abril (Ref. BOE-A-2005-6562).
  • SE DEROGA el art. 57 bis.1.a) y SE MODIFICA el art. 45, por Ley 44/2002, de 22 de noviembre (Ref. BOE-A-2002-22807).
  • SE MODIFICA el art. 57.bis, por Real Decreto-ley 12/1995, de 28 de diciembre (Ref. BOE-A-1995-27964).
  • SE DEROGA:
    • los arts. 48, 50, 51 y 52 y modifica los arts. 40. 57.2 y 57.3 bis, por Ley 3/1994, de 14 de abril (Ref. BOE-A-1994-8489).
    • los arts. 38.1, 56, 57, y 58 y se modifica los arts. 45.c), 48 y 57.bis.f) , por Ley 26/1988, de 29 de julio (Ref. BOE-A-1988-18845).
    • el art. 39 y se modifican los arts. 40.2, 50 y 57, por Real Decreto Legislativo 1298/1986, de 28 de junio de 1986 (Ref. BOE-A-1986-17236).
    • arts. 44, B), 46 y 53, por Ley 13/1985, de 25 de mayo (Ref. BOE-A-1985-9680).
  • SE MODIFICA determinados preceptos , por Real Decreto-ley 5/1978, de 6 de marzo (Ref. BOE-A-1978-6472).
  • SE SUSTITUYE el art. 43, por Ley 13/1966, de 18 de marzo (Ref. BOE-A-1966-3500).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD sobre ampliacin de los beneficios lquidos anuales del Banco de Espaa: Ley 192/1964, de 24 de diciembre (Ref. BOE-A-1964-21492).
  • SE DEROGA en cuanto se oponga los artculos sobre la materia, por Decreto-ley 18/1962, de 7 de junio (Ref. BOE-A-1962-11069).
  • SE MODIFICA:
    • en cuanto se oponga, el art. 12, por Decreto-ley 7/1960, de 10 de agosto (Ref. BOE-A-1960-11903).
    • el art. 24, con efectos desde la liquidacin del ejercicio de 1957, por Decreto de 26 de julio de 1957 (Ref. BOE-A-1957-15711).
    • el art. 50, por Ley de 17 de julio de 1951 (Ref. BOE-A-1951-7862).
  • SE INTERPRETA el art. 45.b), por Orden de 2 de enero de 1950 (Ref. BOE-A-1950-194).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD sobre inscripcin de Bancos y banqueros en el Registro Mercantil: Decreto de 9 de julio de 1948 (Ref. BOE-A-1948-7633).

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid