Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-1885-6627

Real Decreto de 22 de agosto de 1885 por el que se publica el Cdigo de Comercio.

TEXTO

Teniendo presente lo dispuesto en la Ley sancionada por M con esta fecha, que autoriza al Gobierno para publicar como Ley el proyecto de Cdigo de Comercio, y conformndome con el parecer del Consejo de Ministros, vengo en decretar lo siguiente:

Artculo 1. El Cdigo de Comercio referido se observar como Ley en la Pennsula e islas adyacentes del el 1 de enero de 1886.

Art. 2. Un ejemplar de la edicin oficial, firmado por M y refrendado por el Ministro de Gracia y Justicia, se conservar en el Archivo del Ministerio y servir de original para todos los efectos legales.

Art. 3. Las compaas annimas mercantiles existentes en 31 de diciembre de 1885 que, segn el artculo 150 del mismo Cdigo, tienen derecho a elegir entre continuar rigindose por sus reglamentos o estatutos o someterse a las prescripciones del nuevo Cdigo, debern ejercer este derecho por medio de un acuerdo adoptado por sus asociados en Junta general extraordinaria, convocada expresamente para este objeto, con arreglo a sus actuales estatutos, debiendo hacer insertar este acuerdo en la Gaceta de Madrid antes del 1 de enero de 1886 y presentar una copia autorizada en el Registro Mercantil. Las compaas que no hagan uso del expresado derecho de opcin en el plazo indicado continuarn rigindose por sus propios estatutos y reglamentos.

Art. 4. El gobierno dictar, previa audiencia del Consejo de Estado en pleno, antes del da en que empiece a regir el nuevo Cdigo, los reglamentos oportunos para la organizacin y rgimen del Registro Mercantil y de las Bolsas de Comercio, y las disposiciones transitorias que esas nuevas organizaciones exigen.

Dado en San Ildefonso a 22 de agosto de 1885.

ALFONSO

El Ministro de Gracia y Justicia,

FRANCISCO SILVELA

CDIGO DE COMERCIO
LIBRO PRIMERO
De los comerciantes y del comercio en general
TTULO PRIMERO
De los comerciantes y de los actos de comercio
Art. 1.

Son comerciantes para los efectos de este Cdigo:

1. Los que, teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, se dedican a l habitualmente.

2. Las compaas mercantiles o industriales que se constituyeren con arreglo a este Cdigo.

Art. 2.

Los actos de comercio, sean o no comerciantes los que los ejecuten, y estn o no especificados en este Cdigo, se regirn por las disposiciones contenidas en l; en su defecto, por los usos del comercio observados generalmente en cada plaza, y, a falta de ambas reglas, por las del Derecho comn.

Sern reputados actos de comercio los comprendidos en este Cdigo y cualesquiera otros de naturaleza anloga.

Art. 3.

Existir la presuncin legal del ejercicio habitual del comercio desde que la persona que se proponga ejercerlo anunciare por circulares, peridicos, carteles, rtulos expuestos al pblico, o de otro modo cualquiera, un establecimiento que tenga por objeto alguna operacin mercantil.

Art. 4.

Tendrn capacidad legal para el ejercicio habitual del comercio las personas mayores de edad y que tengan la libre disposicin de sus bienes.

Art. 5.

Los menores de dieciocho aos y los incapacitados podrn continuar, por medio de sus guardadores, el comercio que hubieran ejercido sus padres o sus causantes. Si los guardadores carecieren de capacidad legal para comerciar, o tuvieran alguna incompatibilidad, estarn obligados a nombrar uno o ms factores que renan las condiciones legales, quienes les suplirn en el ejercicio del comercio.

Art. 6.

En caso de ejercicio del comercio por persona casada, quedarn obligados a las resultas del mismo los bienes propios del cnyuge que lo ejerza y los adquiridos con esas resultas, pudiendo enajenar e hipotecar los unos y los otros. Para que los dems bienes comunes queden obligados, ser necesario el consentimiento de ambos cnyuges.

Art. 7.

Se presumir otorgado el consentimiento a que se refiere el artculo anterior cuando se ejerza el comercio con conocimiento y sin oposicin expresa del cnyuge que deba prestarlo.

Art. 8.

Tambin se presumir prestado el consentimiento a que se refiere el artculo 6. cuando al contraer matrimonio se hallare uno de los cnyuges ejerciendo el comercio y lo continuare sin oposicin del otro.

Art. 9.

El consentimiento para obligar los bienes propios del cnyuge del comerciante habr de ser expreso en cada caso.

Art. 10.

El cnyuge del comerciante podr revocar libremente el consentimiento expreso o presunto a que se refieren los artculos anteriores.

Art. 11.

Los actos de consentimiento, oposicin y revocacin a que se refieren los artculos 7., 9. y 10 habrn de constar, a los efectos de tercero, en escritura pblica inscrita en el Registro Mercantil. Los de revocacin no podrn, en ningn caso, perjudicar derechos adquiridos con anterioridad.

Art. 12.

Lo dispuesto en los artculos anteriores se entiende sin perjuicio de pactos en contrario contenidos en capitulaciones matrimoniales debidamente inscritas en el Registro Mercantil.

Art. 13.

No podrn ejercer el comercio ni tener cargo ni intervencin directa administrativa o econmica en compaas mercantiles o industriales:

1. Los sentenciados a pena de interdiccin civil, mientras no hayan cumplido sus condenas o sido amnistiados o indultados.

2. Los declarados en quiebra, mientras no hayan obtenido rehabilitacin, o estn autorizados, en virtud de un convenio aceptado en Junta general de acreedores y aprobado por la autoridad judicial, para continuar al frente de su establecimiento; entendindose en tal caso limitada la habilitacin a lo expresado en el convenio.

3. Los que, por Leyes o disposiciones especiales, no puedan comerciar.

Art. 14.

No podrn ejercer la profesin mercantil por s ni por otro, ni obtener cargo ni intervencin directa administrativa o econmica en sociedades mercantiles o industriales, dentro de los lmites de los distritos, provincias o pueblos en que desempean sus funciones:

1. Los Magistrados, Jueces y funcionarios del Ministerio Fiscal en servicio activo.

Esta disposicin no ser aplicable a los Alcaldes, Jueces y Fiscales municipales, ni a los que accidentalmente desempeen funciones judiciales o fiscales.

2. Los Jefes gubernativos, econmicos o militares de distritos, provincias o plazas.

3. Los empleados en la recaudacin y administracin de fondos del Estado, nombrados por el Gobierno.

Exceptanse los que administren y recauden por asiento, y sus representantes.

4. Los Agentes de Cambio y Corredores de Comercio, de cualquier clase que sean.

5. Los que por leyes o disposiciones especiales no puedan comerciar en determinado territorio.

Art. 15.

Los extranjeros y las compaas constituidas en el extranjero podrn ejercer el comercio en Espaa; con sujecin a las leyes de su pas, en lo que se refiera a su capacidad para contratar, y a lasdisposiciones de este Cdigo, en todo cuanto concierna a la creacin de sus establecimientos dentro del territorio espaol, a sus operaciones mercantiles y a la jurisdiccin de los Tribunales de la nacin.

Lo prescrito en este artculo se entender sin perjuicio de lo que en casos particulares pueda establecerse por los Tratados y Convenios con las dems potencias.

TTULO II
Del Registro Mercantil
Art. 16.

1. El Registro Mercantil tiene por objeto la inscripcin de:

1. Los empresarios individuales.

2. Las sociedades mercantiles.

3. Las entidades de crdito y de seguros, as como las sociedades de garanta recproca.

4. Las instituciones de inversin colectiva y los fondos de pensiones.

5. Cualesquiera personas, naturales o jurdicas, cuando as lo disponga la Ley.

6. Las agrupaciones de inters econmico.

7. Los actos y contratos que establezca la Ley.

2. Igualmente corresponder al Registro Mercantil la legalizacin de los libros de los empresarios, el depsito y la publicidad de los documentos contables y cualesquiera otras funciones que le atribuyan las Leyes.

Art. 17.

1. El Registro Mercantil se llevar bajo la dependencia del Ministerio de Justicia con el sistema de hoja personal.

2. El Registro Mercantil radicar en las capitales de provincia y en las poblaciones donde por necesidades de servicio se establezca de acuerdo con las disposiciones legales vigentes.

3. En Madrid se establecer adems un Registro Mercantil Central, de carcter meramente informativo, cuya estructura y funcionamiento se determinarn reglamentariamente.

4. El cargo de Registrador Mercantil se proveer de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento del Registro Mercantil.

Art. 18.

1. La inscripcin en el Registro Mercantil se practicar en virtud de documento pblico. Slo podr practicarse en virtud de documento privado en los casos expresamente prevenidos en las Leyes y en el Reglamento del Registro Mercantil.

2. Los Registradores calificarn bajo su responsabilidad la legalidad de las formas extrnsecas de los documentos de toda clase en cuya virtud se solicita la inscripcin, as como la capacidad y legitimacin de los que los otorguen o suscriban y la validez de su contenido, por lo que resulta de ellos y de los asientos del Registro.

3. Practicados los asientos en el Registro Mercantil, se comunicarn sus datos esenciales al Registro Central, en cuyo boletn sern objeto de publicacin. De esta publicacin se tomar razn en el Registro correspondiente.

Art. 19.

1. La inscripcin en el Registro Mercantil ser potestativa para los empresarios individuales, con excepcin del naviero.

El empresario individual no inscrito no podr pedir la inscripcin de ningn documento en el Registro Mercantil ni aprovecharse de sus efectos legales.

2. En los dems supuestos contemplados por el apartado uno del artculo 16, la inscripcin ser obligatoria. Salvo disposicin legal o reglamentaria en contrario, la inscripcin deber procurarse dentro del mes siguiente al otorgamiento de los documentos necesarios para la prctica de los asientos.

3. El naviero no inscrito responder con todo su patrimonio de las obligaciones contradas.

Art. 20.

1. El contenido del Registro se presume exacto y vlido. Los asientos del Registro estn bajo la salvaguarda de los Tribunales y producirn sus efectos mientras no se inscriba la declaracin judicial de su inexactitud o nulidad.

2. La inscripcin no convalida los actos o contratos que sean nulos con arreglo a las Leyes. La declaracin de inexactitud o nulidad no perjudicar los derechos de terceros de buena fe, adquiridos conforme a derecho.

Art. 21.

1. Los actos sujetos a inscripcin slo sern oponibles a terceros de buena fe desde su publicacin en el Boletn Oficial del Registro Mercantil. Quedan a salvo los efectos propios de la inscripcin.

2. Cuando se trate de operaciones realizadas dentro de los quince das siguientes a la publicacin, los actos inscritos y publicados no sern oponibles a terceros que prueben que no pudieron conocerlos.

3. En caso de discordancia entre el contenido de la publicacin y el contenido de la inscripcin, los terceros de buena fe podrn invocar la publicacin si les fuere favorable.

Quienes hayan ocasionado la discordancia estarn obligados a resarcir al perjudicado.

4. La buena fe del tercero se presume en tanto no se pruebe que conoca el acto sujeto a inscripcin y no inscrito, el acto inscrito y no publicado o la discordancia entre la publicacin y la inscripcin.

Art. 22.

1. En la hoja abierta a cada empresario individual se inscribirn los datos identificativos del mismo, as como su nombre comercial y, en su caso, el rtulo de su establecimiento, la sede de ste y de las sucursales, si las tuviere, el objeto de su empresa, la fecha de comienzo de las operaciones, los poderes generales que otorgue, el consentimiento, la oposicin y la revocacin a que se refieren los artculos6 a 10; las capitulaciones matrimoniales, as como las sentencias firmes en materia de nulidad, de separacin y de divorcio, y los dems extremos que establezan las Leyes o el Reglamento.

2. En la hoja abierta a las sociedades mercantiles y dems entidades a que se refiere el artculo 16 se inscribirn el acto constitutivo y sus modificaciones, la rescisin, disolucin, reactivacin, transformacin, fusin o escisin de la entidad, la creacin de sucursales, el nombramiento y cese de administradores, liquidadores y auditores, los poderes generales, la emisin de obligaciones u otros valores negociables agrupados en emisiones cuando la entidad inscrita pudiera emitirlos de conformidad con la Ley, y cualesquiera otras circunstancias que determinen las Leyes o el Reglamento.

3. A las sucursales se abrir, adems, hoja propia en el Registro de la provincia en que se hallen establecidas, en la forma y con el contenido y los efectos que reglamentariamente se determinen.

Art. 23.

1. El Registro Mercantil es pblico. La publicidad se har efectiva por certificacin del contenido de los asientos expedida por los Registradores o por simple nota informativa o copia de los asientos y de los documentos depositados en el Registro. La certificacin ser el nico medio de acreditar fehacientemente el contenido de los asientos del Registro.

2. Tanto la certificacin como la simple nota informativa podrn obtenerse por correspondencia, sin que su importe exceda del coste administrativo.

3. El Registro Central no expedir certificaciones de los datos de su archivo, salvo con relacin con las razones y denominaciones de sociedades y dems entidades inscribibles.

Art. 24.

1. Los empresarios individuales, sociedades y entidades sujetos a inscripcin obligatoria harn constar en toda su documentacin, correspondencia, notas de pedido y facturas, el domicilio y los datos identificadores de su inscripcin en el Registro Mercantil. Las sociedades mercantiles y dems entidades harn constar, adems, su forma jurdica y, en su caso, la situacin de liquidacin en que se encuentren. Si mencionan el capital, deber hacerse referencia al capital suscrito y al desembolsado.

2. El incumplimiento de estas obligaciones ser sancionado, previa instruccin de expediente por el Ministerio de Economa y Hacienda, con audiencia de los interesados y conforme a la Ley de Procedimiento Administrativo con una multa de cuanta de 50.000 a 500.000 pesetas.

TTULO III
De la contabilidad de los empresarios
Seccin primera. De los libros de los empresarios
Art. 25.

1. Todo empresario deber llevar una contabilidad ordenada, adecuada a la actividad de su empresa que permita un seguimiento cronolgico de todas sus operaciones, as como la elaboracin peridica de balances e inventarios. Llevar necesariamente, sin perjuicio de lo establecido en las Leyes o disposiciones especiales, un libro de Inventarios y Cuentas anuales y otro Diario.

2. La contabilidad ser llevada directamente por los empresarios o por otras personas debidamente autorizadas, sin perjuicio de la responsabilidad de aqullos. Se presumir concedida la autorizacin, salvo prueba en contrario.

Art. 26.

1. Las sociedades mercantiles llevarn tambin un libro o libros de actas, en las que constarn, al menos, todos los acuerdos tomados por las Juntas generales y especiales y los dems rganos colegiados de la sociedad, con expresin de los datos relativos a la convocatoria y a la constitucin del rgano, un resumen de los asuntos debatidos, las intervenciones de las que se haya solicitado constancia, los acuerdos adoptados y los resultados de las votaciones.

2. Cualquier socio y las personas que, en su caso, hubiesen asistido a la Junta general en representacin de los socios no asistentes, podrn obtener en cualquier momento certificacin de los acuerdos y de las actas de las Juntas generales.

3. Los administradores debern presentar en el Registro Mercantil, dentro de los ocho das siguientes a la aprobacin del acta, testimonio notarial de los acuerdos inscribibles.

Art. 27.

1. Los empresarios presentarn los libros que obligatoriamente deben llevar en el Registro Mercantil del lugar donde tuvieren su domicilio, para que antes de su utilizacin, se ponga en el primer folio de cada uno diligencia de los que tuviere el libro y, en todas las hojas de cada libro, el sello del Registro. En los supuestos de cambio de domicilio tendr pleno valor la legalizacin efectuada por el Registro de origen.

2. Ser vlida, sin embargo, la realizacin de asientos y anotaciones por cualquier procedimiento idneo sobre hojas que despus habrn de ser encuadernadas correlativamente para formar los libros obligatorios, los cuales sern legalizados antes de que transcurran los cuatro meses siguientes a la fecha de cierre del ejercicio. En cuanto al libro de actas, se estar a lo dispuesto en el Reglamento del Registro Mercantil.

3. Lo dispuesto en los prrafos anteriores se aplicar al libro registro de acciones nominativas en las sociedades annimas y en comandita por acciones y al libro registro de socios en las sociedades de responsabilidad limitada, que podrn llevarse por medios informticos, de acuerdo con lo que se disponga reglamentariamente.

4. Cada Registro Mercantil llevar un libro de legalizaciones.

Art. 28.

1. El libro de Inventarios y Cuentas anuales se abrir con el balance inicial detallado de la empresa. Al menos trimestralmente se transcribirn con sumas y saldos los balances de comprobacin. Se transcribirn tambin el inventario de cierre de ejercicio y las cuentas anuales.

2. El libro Diario registrar da a da todas las operaciones relativas a la actividad de la empresa. Ser vlida, sin embargo, la anotacin conjunta de los totales de las operaciones por perodos no superiores al mes, a condicin de que su detalle aparezca en otros libros o registros concordantes, de acuerdo con la naturaleza de la actividad de que se trate.

Art. 29.

1. Todos los libros y documentos contables deben ser llevados, cualquiera que sea el procedimiento utilizado, con claridad, por orden de fechas, sin espacios en blanco, interpolaciones, tachaduras ni raspaduras. Debern salvarse a continuacin, inmediatamente que se adviertan, los errores u omisiones padecidos en las anotaciones contables. No podrn utilizarse abreviaturas o smbolos cuyo significado no sea preciso con arreglo a la Ley, el Reglamento o la prctica mercantil de general aplicacin.

2. Las anotaciones contables debern ser hechas expresando los valores en pesetas.

Art. 30.

1. Los empresarios conservarn los libros, correspondencia, documentacin y justificantes concernientes a su negocio, debidamente ordenados, durante seis aos, a partir del ltimo asiento realizado en los libros, salvo lo que se establezca por disposiciones generales o especiales.

2. El cese del empresario en el ejercicio de sus actividades no le exime del deber a que se refiere el prrafo anterior y si hubiese fallecido recaer sobre sus herederos. En caso de disolucin de sociedades, sern sus liquidadores los obligados a cumplir lo prevenido en dicho prrafo.

Art. 31.

El valor probatorio de los libros de los empresarios y dems documentos contables ser apreciado por los Tribunales conforme a las reglas generales del Derecho.

Art. 32.

1. La contabilidad de los empresarios es secreta, sin perjuicio de lo que se derive de lo dispuesto en las Leyes.

2. La comunicacin o reconocimiento general de los libros, correspondencia y dems documentos de los empresarios, slo podr decretarse, de oficio o a instancia de parte, en los casos de sucesin universal, suspensin de pagos, quiebras, liquidaciones de sociedades o entidades mercantiles, expedientes de regulacin de empleo, y cuando los socios o los representantes legales de los trabajadores tengan derecho a su examen directo.

3. En todo caso, fuera de los casos prefijados en el prrafo anterior, podr decretarse la exhibicin de los libros y documentos de los empresarios a instancia de parte o de oficio, cuando la persona a quien pertenezcan tenga inters o responsabilidad en el asunto en que proceda la exhibicin. El reconocimiento se contraer exclusivamente a los puntos que tengan relacin con la cuestin de que se trate.

Art. 33.

1. El reconocimiento al que se refiere el artculo anterior, ya sea general o particular, se har en el establecimiento del empresario, en su presencia o en la de la persona que comisione, debiendo adoptarse las medidas oportunas para la debida conservacin y custodia de los libros y documentos.

2. En cualquier caso, la persona a cuya solicitud se decrete el reconocimiento podr servirse de auxiliares tcnicos en la forma y nmero que el Juez considere necesario.

Seccin segunda. De las cuentas anuales
Art. 34.

1. Al cierre del ejercicio, el empresario deber formular las cuentas anuales de su empresa, que comprendern el balance, la cuenta de prdidas y ganancias y la memoria. Estos documentos forman una unidad.

2. Las cuentas anuales deben redactarse con claridad y mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situacin financiera y de los resultados de la empresa, de conformidad con las disposiciones legales.

3. Cuando la aplicacin de las disposiciones legales no sea suficiente para mostrar la imagen fiel, se suministrarn las informaciones complementarias precisas para alcanzar ese resultado.

4. En casos excepcionales, si la aplicacin de una disposicin legal en materia de contabilidad fuera incompatible con la imagen fiel que deben proporcionar las cuentas anuales, tal disposicin no ser aplicable. En esos casos, en la memoria deber sealarse esa falta de aplicacin, motivarse suficientemente y explicarse su influencia sobre el patrimonio, la situacin financiera y los resultados de la empresa.

5. Las cuentas anuales debern ser fomuladas expresando los valores en pesetas.

Art. 35.

1. El balance comprender, con la debida separacin, los bienes y derechos que constituyen el activo de la empresa y las obligaciones que forman el pasivo de la misma, especificando los fondos propios. El balance de apertura de un ejercicio debe corresponder con el balance de cierre del ejercicio anterior.

2. La cuenta de prdidas y ganancias comprender, tambin con la debida separacin, los ingresos y los gastos del ejercicio y, por diferencias, el resultado del mismo. Distinguir los resultados ordinarios propios de la explotacin, de los que no lo sean o de los que se originen en circunstancias de carcter extraordinario.

3. La memoria completar, ampliar y comentar la informacin contenida en el balance y en la cuenta de prdidas y ganancias. Cuando lo imponga una disposicin legal, la memoria incluir el cuadro de financiacin, en el que se inscribirn los recursos obtenidos en el ejercicio y sus diferentes orgenes, as como la aplicacin o el empleo de los mismos en inmovilizado o en circulante.

4. En cada una de las partidas del balance y de la cuenta de prdidas y ganancias y en el cuadro de financiacin debern figurar, adems de las cifras del ejercicio que se cierra, las correspondientes al ejercicio inmediatamente anterior. Cuando estas cifras no sean comparables, deber adaptarse el importe del ejercicio precedente. En cualquier caso, la imposibilidad de comparacin y la eventual adaptacin de los importes debern indicarse en la memoria y sern debidamente comentadas.

5. En el balance o en la cuenta de prdidas y ganancias no figurarn las partidas a las que no corresponda importe alguno, salvo que lo tuvieren en el ejercicio precedente.

6. Se prohbe la compensacin entre las partidas del activo y del pasivo, o entre las partidas de gastos e ingresos.

7. A falta de disposicin legal especfica, la estructura del balance y de la cuenta de prdidas y ganancias se ajustar a los modelos aprobados reglamentariamente.

Art. 36.

La estructura del balance y de la cuenta de prdidas y ganancias no podrn modificarse de un ejercicio a otro. Sin embargo, en casos excepcionales, podr no aplicarse esta norma, hacindolo constar en la memoria con la debida justificacin.

Art. 37.

1. Las cuentas anuales debern ser firmadas:

1. Por el propio empresario, si se trata de persona individual.

2. Por todos los socios ilimitadamente responsables por las deudas sociales, en caso de sociedad colectiva o comanditaria.

3. Por todos los administradores, en caso de sociedad annima o de responsabilidad limitada.

2. En los supuestos a que se refieren los nmeros 2. y 3. del prrafo anterior, si faltara la firma de alguna de las personas en ellos indicadas, se sealar en los documentos en que falte, con expresa mencin de la causa.

3. En la antefirma se expresar la fecha en que las cuentas se hubieran formulado.

Art. 38.

1. La valoracin de los elementos integrantes de las distintas partidas que figuren en las cuentas anuales deber realizarse conforme a los principios de contabilidad generalmente aceptados. En particular, se observarn las siguientes reglas:

a) Se presumir que la empresa contina en funcionamiento.

b) No se variarn los criterios de valoracin de un ejercicio a otro.

c) Se seguir el principio de prudencia valorativa. Este principio, que en caso de conflicto prevalecer sobre cualquier otro, obligar, en todo caso, a recoger en el balance slo los beneficios realizados en la fecha de su cierre, a tener en cuenta todos los riesgos previsibles y las prdidas eventuales con origen en el ejercicio o en otro anterior, distinguiendo las realizadas o irreversibles de las potenciales o reversibles, incluso si slo se conocieran entre la fecha de cierre del balance y la en que ste se formule, en cuyo caso se dar cumplida informacin en la memoria, y a tener en cuenta las depreciaciones, tanto si el ejercicio se salda con beneficio como con prdida.

d) Se imputar al ejercicio al que las cuentas anuales se refieran los gastos y los ingresos que afecten al mismo, con independencia de la fecha de su pago o de su cobro.

e) Se valorarn separadamente los elementos integrantes de las distintas partidas del activo y del pasivo.

f) Los elementos del inmovilizado y del circulante se contabilizarn, sin perjuicio de lo dispuesto en el artculo siguiente, por el precio de adquisicin, o por el coste de produccin.

2. En casos excepcionales se admitir la no aplicacin de estos principios. En tales casos, en la memoria deber sealarse esa falta de aplicacin, motivarse suficientemente y explicarse su influencia sobre el patrimonio, la situacin financiera y los resultados de la empresa.

Art. 39.

1. Los elementos del inmovilizado y circulante cuya utilizacin tenga un lmite temporal debern amortizarse sistemticamente durante el tiempo de su utilizacin. No obstante, aun cuando su utilizacin no est temporalmente limitada, cuando se prevea que la depreciacin de esos bienes sea duradera, se efectuarn las correcciones valorativas necesarias para atribuirles el valor inferior que les corresponda en la fecha de cierre del balance.

2. Se efectuarn las correcciones valorativas necesarias con el fin de atribuir a los elementos del circulante el valor inferior de mercado o cualquier otro valor inferior que les corresponda, en virtud de circunstancias especiales, en la fecha de cierre del balance.

3. Las correcciones valorativas del inmovilizado y del circulante a que se refieren los dos prrafos anteriores figurarn por separado en el balance por medio de las correspondientes provisiones, salvo cuando, por tener dichas correcciones carcter irreversible, constituyan prdidas realizadas.

4. La valoracin por el valor inferior, en aplicacin de lo dispuesto en los prrafos anteriores, no podr mantenerse si las razones que motivaron las correcciones de valor hubieren dejado de existir.

5. De forma excepcional las inmovilizaciones materiales y las materias primas y consumibles que se renuevan constantemente, cuyo valor global sea de importancia secundaria para la empresa, podrn incluirse en el activo por una cantidad y valor fijos, si su cantidad, valor y composicin no varan sensiblemente. Cuando se aplique este supuesto se sealar en la memoria el fundamento de esta aplicacin, as como el importe que significa.

6. El fondo de comercio nicamente podr figurar en el activo del balance cuando se haya adquirido a ttulo oneroso.

Art. 40.

1. Sin perjuicio de lo establecido en otras Leyes que obliguen a someter las cuentas anuales a la auditora de una persona que tenga la condicin legal de auditor de cuentas, y de lo dispuesto en los artculos 32 y 33 de este Cdigo, todo empresario vendr obligado asometer a auditora las cuentas anuales de su empresa, cuando as loacuerde el Juzgado competente, incluso en va de jurisdiccin voluntaria, si acoge la peticin fundada de quien acredite un inters legtimo.

2. En este caso, el Juzgado exigir al peticionario caucin adecuada para responder del pago de las costas procesales y de los gastos de la auditora, que sern a su cargo cuando no resulten vicios o irregularidades esenciales en las cuentas anuales revisadas, a cuyo efecto presentar el auditor en el Juzgado un ejemplar del informe realizado.

Art. 41.

1. Para la formulacin, sometimiento a la auditora y publicacin de sus cuentas anuales, las sociedades annimas, de responsabilidad limitada y en comandita por acciones se regirn por sus respectivas normas.

2. Las sociedades colectivas y comanditarias simples, cuando a la fecha de cierre del ejercicio todos los socios colectivos sean sociedades espaolas o extranjeras, quedarn sometidas a lo dispuesto en el captulo VII de la Ley de Sociedades Annimas, con excepcin de lo establecido en su seccin 9..

Seccin tercera. Presentacin de las cuentas de los grupos de sociedades
Art. 42.

1. Toda sociedad mercantil estar obligada a formular las cuentas anuales y el informe de gestin consolidados, en la forma prevista en este Cdigo y en la Ley de Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas cuando, siendo socio de otra sociedad, se encuentre con relacin a sta en alguno de los casos siguientes:

a) Posea la mayora de los derechos de voto.

b) Tenga la facultad de nombrar o de destituir a la mayora de los miembros del rgano de administracin.

c) Pueda disponer, en virtud de acuerdos celebrados con otros socios, de la mayora de los derechos de voto.

d) Haya nombrado exclusivamente con sus votos la mayora de los miembros del rgano de administracin, que desempeen su cargo en el momento en que deban formularse las cuentas consolidadas y durante los dos ejercicios inmediatamente anteriores. Este supuesto no dar lugar a la consolidacin si la sociedad cuyos administradores han sido nombrados est vinculada a otra en alguno de los casos previstos en los dos primeros nmeros de este artculo.

2. A efectos de lo dispuesto en el prrafo anterior se aadirn alosderechos de voto de la sociedad dominante los que correspondan alas sociedades dominadas por sta, as como a otras personas que acten en su propio nombre pero por cuenta de alguna de aqullas.

3. La obligacin de formular las cuentas anuales y el informe de gestin consolidados no exime a las sociedades integrantes del grupo de formular sus propias cuentas anuales y el informe de gestin correspondiente, conforme a su rgimen especfico.

4. La sociedad dominante deber incluir en sus cuentas consolidadas no slo a las sociedades por ella directamente dominadas, sino tambin a las sucesivamente dominadas por stas, cualquiera que sea el lugar del domicilio social de ellas.

5. La Junta general de la sociedad dominante designar a los auditores de cuentas que habrn de controlar las cuentas anuales y el informe de gestin del grupo. Los auditores verificarn la concordancia del informe de gestin con las cuentas anuales consolidadas.

6. Las cuentas consolidadas habrn de someterse a la aprobacin de la Junta general ordinaria de la sociedad dominante simultneamente con las cuentas anuales de esta sociedad. Los accionistas de las sociedades pertenecientes al grupo podrn obtener de la sociedad dominante los documentos sometidos a la aprobacin de la Junta, as como el informe de gestin del grupo y el informe de los auditores. El depsito de las cuentas consolidadas, del informe de gestin del grupo y del informe de los auditores de cuentas en el Registro Mercantil y la publicacin del mismo se efectuarn de conformidad con lo establecido para las cuentas anuales de las sociedades annimas.

7. Lo dispuesto en la presente Seccin ser de aplicacin a los casos en que voluntariamente cualquier persona fsica o jurdica dominante formule y publique cuentas consolidadas. Igualmente se aplicarn estas normas, en cuanto sea posible, a los supuestos de formulacin y publicacin de cuentas consolidadas por cualquier persona fsica o jurdica distinta de las contempladas en los prrafos 1 y 2 del presente artculo.

Art. 43.

1. No obstante lo dispuesto en el artculo anterior, las sociedades en l mencionadas no estarn obligadas a efectuar la consolidacin, salvo que alguna de ellas haya emitido valores admitidos a negociacin en un mercado burstil, si concurre alguna de las circunstancias siguientes:

1. Cuando en la fecha del cierre del ejercicio de la sociedad dominante el conjunto de las sociedades no sobrepase, en sus ltimas cuentas anuales, dos de los lmites sealados en la Ley de Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas para la formulacin de cuenta de prdidas y ganancias abreviada.

2. Cuando la sociedad dominante sometida a la legislacin espaola sea al mismo tiempo dependiente de otra que se rija por la legislacin de otro Estado miembro de la Comunidad Econmica Europea, si esta ltima sociedad posee la totalidad de las participaciones sociales de aqulla o si, poseyendo el 90 por 100 o ms de ellas, los socios minoritarios aprueban tal dispensa. En todo caso ser preciso que se cumplan los requisitos siguientes:

a) Que la sociedad dispensada de formalizar la consolidacin, as como todas sus filiales, se consoliden en las cuentas de un grupo mayor, cuya sociedad dominante est sometida a la legislacin de otro Estado miembro de la Comunidad Econmica Europea.

b) Que la sociedad espaola dispensada de formalizar la consolidacin indique en sus cuentas la mencin de estar exenta de la obligacin de establecer las cuentas consolidadas, el grupo al que pertenece, la razn social y el domicilio de la sociedad dominante extranjera.

c) Que las cuentas consolidadas de la sociedad dominante extranjera, as como el informe de gestin y el certificado de los auditores, se depositen, traducidos al castellano, en el Registro Mercantil donde tenga su domicilio la sociedad espaola.

2. La sociedad dominante podr excluir de las cuentas consolidadas:

a) A la sociedad del grupo que presente un inters poco significativo con respecto a la imagen fiel que deben expresar las cuentas consolidadas. Siendo varias las sociedades del grupo en estas circunstancias, no podrn ser excluidas de la consolidacin ms que si en su conjunto presentan un inters poco significativo respecto a la finalidad expresada.

b) Aquellas sociedades del grupo respecto de las cuales existan restricciones importantes y permanentes que dificulten sustancialmente el ejercicio por la sociedad dominante de sus derechos sobre el patrimonio o la gestin de dichas sociedades.

c) Aquellas en las que la informacin necesaria para establecer las cuentas consolidadas slo pueda obtenerse incurriendo en gastos desproporcionados o mediante un retraso que imposibilite la formacin de dichas cuentas en el plazo legal establecido.

d) Aquellas cuyas participaciones se posean exclusivamente al objeto de su cesin posterior.

e) Las que tengan actividades tan diferentes que su inclusin resulte contraria a la obtencin de la finalidad propia de las cuentas consolidadas. Este apartado no ser aplicable por el solo hecho de que las sociedades incluidas en la consolidacin sean parcialmente industriales, parcialmente comerciales y parcialmente dedicadas a la prestacin de servicios o de que ejerzan actividades industriales o comerciales o realicen prestaciones de servicios diferentes.

Art. 44.

1. Las cuentas anuales consolidadas comprendern el balance, la cuenta de prdidas y ganancias y la memoria consolidados. Estos documentos forman una unidad. A las cuentas anuales consolidadas se unir el informe de gestin consolidado.

2. Las cuentas anuales consolidadas debern establecerse con claridad y de acuerdo con las normas de este Cdigo.

3. Las cuentas anuales consolidadas debern reflejar la imagen fiel del patrimonio, de la situacin financiera y de los resultados del conjunto constituido por las sociedades incluidas en la consolidacin. Cuando la aplicacin de las disposiciones de este Cdigo no fuera suficiente para dar la imagen fiel, en el sentido indicado anteriormente, se aportarn las informaciones complementarias precisas para alcanzar ese resultado.

En casos excepcionales, si la aplicacin de una disposicin contenida en los artculos siguientes fuera incompatible con la imagen fiel que deben ofrecer las cuentas consolidadas, tal disposicin no ser aplicable. En tales casos, en la memoria deber sealarse esa falta de aplicacin, motivarse suficientemente y explicarse su influencia sobre el patrimonio, la situacin financiera y los resultados del grupo.

4. Las cuentas anuales consolidadas se establecern en la misma fecha que las cuentas anuales de la sociedad dominante. Si la fecha de cierre del ejercicio de una sociedad comprendida en la consolidacin es anterior en ms de tres meses a la correspondiente a las cuentas consolidadas, su inclusin en stas se har mediante cuentas intermedias referidas a la fecha en que se establezcan las consolidadas.

5. Cuando la composicin de las empresas incluidas en la consolidacin hubiese variado considerablemente en el curso de un ejercicio, los estados financieros consolidados debern incluir la informacin necesaria para que la comparacin de sucesivos estados financieros consolidados sea realista. Cuando un cambio sea importante, el cumplimiento de esta obligacin se llevar a efecto mediante la preparacin de un balance de situacin inicial ajustado y de un estado ajustado de prdidas y ganancias.

6. Cuando la aplicacin de un determinado mtodo a las cuentas anuales de una o ms sociedades que deban consolidarse no permita dar la imagen fiel del conjunto de la consolidacin, se aplicar a las citadas sociedades el mtodo ms conveniente a tal fin. En este caso, se expresarn en la memoria los motivos que justifiquen la decisin, indicando las sociedades afectadas y la incidencia que produzca la aplicacin del mtodo elegido sobre el patrimonio, la situacin financiera y los resultados del conjunto de las sociedades incluidas en la consolidacin.

7. Las cuentas consolidadas debern ser formuladas expresando los valores en pesetas.

8. Las cuentas y el informe de gestin consolidados sern firmados por todos los administradores de la sociedad dominante, que respondern de la veracidad de los mismos.

Art. 45.

1. La estructura de las cuentas consolidadas se regir por lo dispuesto en la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas, sin perjuicio de la aplicacin de las disposiciones especficas y de las adaptaciones indispensables que proceda realizar teniendo en cuenta las caractersticas propias de estas cuentas o de las personas o entidades a que se refiere el artculo 42.7.

2. El balance consolidado comprender ntegramente los elementos del activo y del pasivo de las sociedades comprendidas en la consolidacin. Indicar tambin de forma separada la parte correspondiente a los accionistas o socios externos al grupo, que figurar en una partida especfica con denominacin adecuada.

3. La cuenta de prdidas y ganancias consolidada comprender, tambin con la debida separacin, los ingresos y los gastos del citado conjunto correspondientes al ejercicio y, por diferencia, el resultado del mismo con expresin, en su caso, de la parte correspondiente a los accionistas o socios externos al grupo, que figurar en una partida especfica con denominacin adecuada.

Art. 46.

La consolidacin de las cuentas anuales se realizar mediante la aplicacin de las siguientes reglas:

1. Los valores contables de las participaciones en el capital de las sociedades dependientes que posea, directa o indirectamente, la sociedad dominante se compensarn con la parte proporcional que dichos valores representen en relacin a los capitales y reservas de esas sociedades dependientes. Esta compensacin se har sobre la base de los valores contables que existan en la fecha en que la sociedad dependiente se incluya por primera vez en la consolidacin.

2. La diferencia que se pueda producir a consecuencia de la compensacin indicada se imputar directamente, en la medida de lo posible, a las partidas del balance consolidado que tengan un valor superior o inferior a su valor contable. Esta imputacin a las partidas del balance consolidado se amortizar con idnticos criterios a los que se apliquen a las mismas.

3. La diferencia que subsista despus de la imputacin sealada se inscribir en el balance consolidado en una partida especial, con denominacin adecuada, que ser comentada en la memoria, as como las modificaciones que haya sufrido con respecto al ejercicio anterior en caso de ser importantes.

Si la diferencia que corresponda a esta partida especial fuera positiva se amortizar conforme a lo establecido para el fondo de comercio en el artculo 106, a), en la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas.

Si la diferencia fuera negativa nicamente podr llevarse a la cuenta de prdidas y ganancias consolidada en los casos siguientes:

a) Cuando est basada, con referencia a la fecha de adquisicin de la correspondiente participacin, en la evolucin desfavorable de los resultados de la sociedad de que se trate o en la previsin razonable de gastos correspondientes a la misma y en la medida en que esa previsin se realice.

b) Cuando corresponda a una plusvala realizada.

4. La participacin que sobre el capital de la sociedad dominante posea esta misma o la sociedad dependiente se mantendr en el balance consolidado en una partida con denominacin adecuada.

5. Los elementos del activo y del pasivo de la sociedad dependiente se incorporarn al balance consolidado con las mismas valoraciones con que figuren en el balance de dicha sociedad, excepto cuando sea de aplicacin la regla 2.

6. Los elementos del activo y del pasivo comprendidos en la consolidacin deben ser valorados siguiendo mtodos uniformes y de acuerdo con las reglas de la Seccin quinta del captulo VII de la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas. La sociedad que formula las cuentas consolidadas debe aplicar los mismos mtodos de valoracin que los aplicados a sus propias cuentas anuales. Si algn elemento del activo y del pasivo comprendido en la consolidacin ha sido valorado por alguna sociedad que forma parte de la misma, segn mtodos no uniformes al aplicado en la consolidacin, tal elemento debe ser valorado de nuevo conforme a tal mtodo, salvo que el resultado de la nueva valoracin ofrezca un inters poco relevante a los efectos de alcanzar la imagen fiel del grupo. En casos excepcionales se admiten derogaciones a este principio que debern recogerse y justificarse en la memoria.

7. Los ingresos y los gastos de la cuenta de prdidas y ganancias de la sociedad dependiente se incorporarn a la cuenta de prdidas y ganancias consolidada, salvo en los casos en que aqullos deban eliminarse conforme a lo previsto en la regla siguiente.

8. Debern eliminarse generalmente los dbitos y crditos entre sociedades comprendidas en la consolidacin, los ingresos y los gastos relativos a las transacciones entre dichas sociedades y los resultados generados a consecuencia de tales transacciones. Sin perjuicio de las eliminaciones indicadas, debern ser objeto, en su caso, de los ajustes procedentes las transferencias de resultados entre sociedades incluidas en la consolidacin.

Art. 47.

1. Cuando una sociedad incluida en la consolidacin gestione conjuntamente con una o varias sociedades ajenas al grupo otra sociedad, sta podr incluirse en las cuentas consolidadas en proporcin al porcentaje que de su capital social posea la sociedad incluida en la consolidacin.

2. Para efectuar esta consolidacin proporcional se tendrn en cuenta, en la medida de lo posible, las reglas establecidas en el artculo anterior.

No obstante, la eliminacin de los crditos y dbitos recprocos de los resultados generados por estas transacciones se limitar a las cantidades que resulten aplicando sobre los importes totales de los mismos idntico porcentaje al que represente la participacin que posea, directa o indirectamente, la sociedad dominante en el capital social de la sociedad dominada de manera conjunta.

3. Cuando una sociedad incluida en la consolidacin ejerza una influencia notable en la gestin de otra sociedad no incluida en la consolidacin, pero con la que est asociada por tener una participacin en ella en el sentido indicado en la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas, dicha participacin deber figurar en el balance consolidado como una partida independiente y bajo un epgrafe apropiado.

4. A los efectos de lo dispuesto en el prrafo anterior, se tendrn en cuenta las reglas siguientes:

a) El valor contable de la participacin a que se refiere el nmero3 de este artculo se calcular conforme a las normas de valoracin de la Seccin quinta del captulo VII de la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas. Dicho valor y el importe correspondiente al porcentaje de capital y reservas que represente tal participacin se compensarn y la diferencia que resulte se pondr de manifiesto por separado en el balance consolidado o en la memoria. Esta compensacin se efectuar sobre la base de los valores contables existentes en la fecha en la que el mtodo se aplique por primera vez.

b) A la diferencia que se pueda producir a consecuencia de la compensacin indicada le sern de aplicacin las reglas del artculo 46.

c) Las variaciones experimentadas en el patrimonio neto de la sociedad asociada en el curso del ejercicio aumentarn o disminuirn, segn los casos, el valor contable de dicha participacin, en la proporcin que corresponda.

d) Se eliminarn, en la parte que resulte procedente, los resultados generados por transacciones entre la sociedad asociada y las dems comprendidas en las cuentas consolidadas.

e) Los resultados obtenidos en el ejercicio por la sociedad asociada, despus de la eliminacin a que se refiere la regla anterior, incrementarn o reducirn, segn los casos, el valor contable de la participacin en el balance consolidado. El incremento o la reduccin indicados se limitar a la parte de los resultados atribuible a la referida participacin. Dicha parte deber figurar en la cuenta de prdidas y ganancias consolidada con denominacin adecuada.

f) Los beneficios distribuidos por la sociedad asociada a las dems comprendidas en las cuentas consolidadas reducirn el valor contable de la participacin en el balance consolidado.

5. Podr prescindirse de la aplicacin de lo dispuesto en el presente artculo, cuando las participaciones en el capital de la sociedad asociada no tengan un inters significativo para la imagen fiel que deben expresar las cuentas consolidadas.

Art. 48.

Adems de las menciones prescritas por otras disposiciones de este Cdigo y por la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas, la memoria consolidada deber incluir, al menos, las indicaciones siguientes:

1. Los criterios de valores aplicados a las diferentes partidas de las cuentas consolidadas, as como los mtodos de clculo utilizados en las correcciones de valor. Para los elementos contenidos en las cuentas consolidadas que, en la actualidad o en su origen, hubieran sido expresados en moneda extranjera, se indicar el procedimiento empleado para calcular el tipo de cambio a pesetas.

2. El nombre y domicilio de las sociedades comprendidas en la consolidacin; la participacin que tengan las sociedades comprendidas en la consolidacin o las personas que acten en su propio nombre pero por cuenta de ellas en el capital de otras sociedades comprendidas en la consolidacin distintas a la sociedad dominante, as como el supuesto del artculo 42 en el que se ha basado la consolidacin.

Esas mismas menciones debern darse con referencia a las sociedades que queden fuera de la consolidacin en virtud de lo dispuesto en el prrafo 2 del artculo 43, indicando los motivos de la exclusin.

3. El nombre y domicilio de las sociedades asociadas a una sociedad comprendida en la consolidacin en virtud de lo dispuesto en los prrafos 3 a 5 del artculo 47, con indicacin de la fraccin de su capital poseda por las sociedades comprendidas en la consolidacin o por una persona que acte en su propio nombre, pero por cuenta de ellas. Esas mismas indicaciones debern ofrecerse en relacin con las sociedades asociadas a las que se refiere el apartado 5 del artculo 47, mencionando la razn por la que se ha aplicado lo dispuesto en dicho apartado.

4. El nombre y domicilio de las sociedades que hayan sido objeto de una consolidacin proporcional en virtud de lo dispuesto en los prrafos 1 y 2 del artculo 47, los elementos en que se base la direccin conjunta, y la fraccin de su capital que poseen las sociedades comprendidas en la consolidacin o una persona que acta en su propio nombre, pero por cuenta de ellas.

5. El nombre y domicilio de otras sociedades, no incluidas en los apartados anteriores, en las que las sociedades comprendidas en la consolidacin y las que han quedado fuera con arreglo a lo dispuesto en el apartado e) del prrafo 2 del artculo 43, posean directamente o mediante una persona que acte en su propio nombre, pero por cuenta de aqullas un porcentaje no inferior al 5 por 100 de su capital. Se indicar la participacin en el capital, as como el importe de los capitales propios y el del resultado del ltimo ejercicio de la sociedad cuyas cuentas hubieran sido aprobadas. Estas informaciones podrn omitirse cuando slo presenten un inters desdeable respecto a la imagen fiel que deben expresar las cuentas consolidadas. La indicacin de los capitales propios y del resultado se podr omitir igualmente cuando la sociedad de que se trate no publique su balance y al menos un 50 por 100 de su capital lo posean, directa o indirectamente, las sociedades antes mencionadas.

6. El importe global de las deudas que figuren en el balance consolidado cuya duracin residual sea superior a cinco aos, as como el de las deudas que figuren en el balance consolidado, que tengan garantas reales dadas por sociedades comprendidas en la consolidacin, con indicacin de su naturaleza y forma.

7. El importe global de las garantas comprometidas con terceros, sin perjuicio de su reconocimiento dentro del pasivo del balance cuando sea previsible que de las mismas se derive el cumplimiento efectivo de una obligacin o cuando su indicacin sea til para la apreciacin de la situacin financiera del grupo. Debern mencionarse especficamente los compromisos existentes en materia de pensiones, as como los existentes en relacin con sociedades del grupo no incluidas en la consolidacin.

8. La distribucin del importe neto de la cifra de negocios consolidada, definida con arreglo a lo establecido en la Ley sobre Rgimen Jurdico de las Sociedades Annimas, por categoras de actividades, as como por mercados geogrficos, en la medida en que, desde el punto de vista de la organizacin de la venta de productos y de la prestacin de servicios correspondientes a las actividades ordinarias del grupo de sociedades comprendidas en la consolidacin, esas categoras y mercados difieran entre s de una forma significativa.

9. El nmero medio de personas empleadas en el curso del ejercicio por las sociedades comprendidas en la consolidacin, distribuido por categoras, as como, si no fueren mencionados separadamente en la cuenta de prdidas y ganancias, los gastos de personal referidos al ejercicio.

Se indicar por separado el nmero medio de personas empleadas en el curso del ejercicio por las sociedades a las que se aplique lo dispuesto en los prrafos 1 y 2 del artculo 47.

10. La diferencia que se pudiera producir entre el clculo del resultado contable consolidado del ejercicio y el que resultara de haber efectuado una valoracin de las partidas con criterios fiscales, por no coincidir stos con los principios contables de obligatoria aplicacin. Cuando tal valoracin influya de forma sustancial sobre la carga fiscal futura del grupo de sociedades comprendidas en la consolidacin, debern darse indicaciones al respecto.

11. La diferencia entre la carga fiscal imputada a las cuentas de prdidas y ganancias consolidadas del ejercicio y de ejercicios anteriores y la carga fiscal ya pagada o que se habr de pagar con arreglo a esos ejercicios, en la medida en que esa diferencia sea de un inters cierto en relacin a la carga fiscal futura. Este importe podr figurar igualmente de forma acumulada en el balance, en una partida particular, con el ttulo correspondiente.

12. El importe de los sueldos, dietas y remuneraciones de cualquier clase devengados en el curso del ejercicio por los miembros del rgano de administracin en las sociedades incluidas en la consolidacin, cualquiera que sea su causa, as como de las obligaciones contradas en materia de pensiones o de pago de primas de seguros de vida respecto de los miembros antiguos y actuales de rganos de administracin. Estas informaciones se darn de forma global por concepto retributivo.

13. El importe de los anticipos y crditos concedidos a los miembros de los rganos de administracin de la sociedad dominante, por sta o por una sociedad dominada, con indicacin del tipo de inters, sus caractersticas esenciales y los importes eventuales devueltos, as como las obligaciones asumidas por cuenta de ellos a ttulo de una garanta cualquiera. Igualmente se indicarn los anticipos y crditos concedidos a los administradores de la sociedad dominante por las sociedades ajenas al grupo a que se refieren los prrafos 1 y 3 del artculo 47. Estas informaciones se darn de forma global por cada categora.

Art. 49.

1. El informe de gestin consolidado deber contener la exposicin fiel sobre la evolucin de los negocios y la situacin del conjunto de las sociedades incluidas en la consolidacin.

2. Adems deber incluir informacin sobre:

a) Los acontecimientos importantes acaecidos despus de la fecha de cierre del ejercicio de las sociedades incluidas en la consolidacin.

b) La evolucin previsible del conjunto formado por las citadas sociedades.

c) Las actividades de dicho conjunto en materia de investigacin y desarrollo.

d) El nmero y valor nominal o, en su defecto, el valor contable del conjunto de acciones o participaciones de la sociedad dominante posedas por ella, por sociedades filiales o por una tercera persona que acte en propio nombre, pero por cuenta de las mismas.

TTULO IV
Disposiciones generales sobre los contratos de comercio
Art. 50.

Los contratos mercantiles, en todo lo relativo a sus requisitos, modificaciones, excepciones, interpretacin y extincin y a la capacidad de los contratantes, se regirn, en todo lo que no se halle expresamente establecido en este Cdigo o en las Leyes especiales, por las reglas generales del Derecho comn.

Art. 51.

Sern vlidos y producirn obligacin y accin en juicio los contratos mercantiles, cualesquiera que sean la forma y el idioma en que se celebren, la clase a que correspondan y la cantidad que tengan por objeto, con tal que conste su existencia por alguno de los medios que el Derecho civil tenga establecidos. Sin embargo, la declaracin de testigos no ser por s sola bastante para probar la existencia de un contrato cuya cuanta exceda de 1.500 pesetas, a no concurrir con alguna otra prueba.

La correspondencia telegrfica slo producir obligacin entre los contratantes que hayan admitido este medio previamente y en contrato escrito, y siempre que los telegramas renan las condiciones o signos convencionales que previamente hayan establecido los contratantes, si as lo hubiesen pactado.

Art. 52.

Se exceptuarn de lo dispuesto en el artculo que precede:

1. Los contratos que, con arreglo a este Cdigo o a las Leyes especiales, deban reducirse a escritura o requieran formas o solemnidades necesarias para su eficacia.

2. Los contratos celebrados en pas extranjero en que la Ley exija escrituras, formas o solemnidades determinadas para su validez, aunque no las exija la Ley espaola.

En uno y otro casos, los contratos que no llenen las circunstancias respectivamente requeridas no producirn obligacin ni accin en juicio.

Art. 53.

Las convenciones ilcitas no producen obligacin ni accin, aunque recaigan sobre operaciones de comercio.

Art. 54.

Los contratos que se celebren por correspondencia quedarn perfeccionados desde que se conteste aceptando la propuesta o las condiciones con que sta fuere modificada.

Art. 55.

Los contratos en que intervenga Agente o Corredor quedarn perfeccionados cuando los contratantes hubieren aceptado su propuesta.

Art. 56.

En el contrato mercantil en que se fijare pena de indemnizacin contra el que no lo cumpliere, la parte perjudicada podr exigir el cumplimiento del contrato por los medios de derecho o la pena prescrita; pero utilizando una de estas dos acciones quedar extinguida la otra, a no mediar pacto en contrario.

Art. 57.

Los contratos de comercio se ejecutarn y cumplirn de buena fe, segn los trminos en que fueren hechos y redactados, sin tergiversar con interpretaciones arbitrarias el sentido recto, propio y usual de las palabras dichas o escritas, ni restringir los efectos que naturalmente se deriven del modo con que los contratantes hubieren explicado su voluntad y contrado sus obligaciones.

Art. 58.

Si apareciere divergencia entre los ejemplares de un contrato que presenten los contratantes, y en su celebracin hubiere intervenido Agente o Corredor, se estar a lo que resulte de los libros de stos, siempre que se encuentren arreglados a derecho.

Art. 59.

Si se originaren dudas que no puedan resolverse con arreglo a lo establecido en el artculo 2. de este Cdigo, se decidir la cuestin a favor del deudor.

Art. 60.

En todos los cmputos de das, meses y aos, se entendern: el da, de veinticuatro horas; los meses, segn estn designados en el calendario gregoriano, y el ao, de trescientos sesenta y cinco das.

Exceptanse las letras de cambio, los pagars y los cheques, as como los prstamos respecto a los cuales se estar a lo que especialmente para ellos establecen la Ley Cambiaria y del Cheque y este Cdigo respectivamente.

Art. 61.

No se reconocern trminos de gracia, cortesa u otros, que bajo cualquier denominacin, difieran el cumplimiento de las obligaciones mercantiles, sino los que las partes hubieren prefijado en el contrato, o se apoyaren en una disposicin terminante de Derecho.

Art. 62.

Las obligaciones que no tuvieren trmino prefijado por las partes o por las disposiciones de este Cdigo, sern exigibles a los diez das despus de contradas, si slo produjeren accin ordinaria, y al da inmediato, si llevaren aparejada ejecucin.

Art. 63.

Los efectos de la morosidad en el cumplimiento de las obligaciones mercantiles comenzarn:

1. En los contratos que tuvieren da sealado para su cumplimiento, por voluntad de las partes o por la Ley, al da siguiente de su vencimiento.

2. En los que no lo tengan, desde el da en que el acreedor interpelare judicialmente al deudor, o le intimare la protesta de daos y perjuicios hecha contra l ante un Juez, Notario u otro oficial pblico autorizado para admitirla.

TTULO V
De los lugares y casas de contratacin mercantil
Seccin primera. De las Bolsas de Comercio
..............................................................................................................................................
Seccin segunda. De las operaciones de Bolsa
..............................................................................................................................................
Seccin tercera. De los dems lugares pblicos de contratacin. De las ferias, mercados y tiendas
Art. 81.

Tanto el Gobierno como las sociedades mercantiles que estuvieren dentro de las condiciones que seala el artculo 65 de este Cdigo podrn establecer lonjas o casas de contratacin.

Art. 82.

La autoridad competente anunciar el sitio y la poca en que habrn de celebrarse las ferias y las condiciones de polica que debern observarse en ellas.

Art. 83.

Los contratos de compraventa celebrados en feria podrn ser al contado o a plazos; los primeros habrn de cumplirse en el mismo da de su celebracin, o, a lo ms, en las veinticuatro horas siguientes.

Pasadas stas sin que ninguno de los contratantes haya reclamado su cumplimiento, se considerarn nulos, y los gajes, seal o arras que mediaren quedarn a favor del que los hubiere recibido.

Art. 84.

Las cuestiones que se susciten en las ferias sobre contratos celebrados en ellas, se decidirn en juicio verbal por el Juez municipal del pueblo en que se verifique la feria, con arreglo a las prescripciones de este Cdigo, siempre que el valor de la cosa litigiosa no exceda de 1.500 pesetas.

Si hubiere ms de un Juez municipal, ser competente el que eligiere el demandante.

Art. 85.

La compra de mercaderas en almacenes o tiendas abiertas al pblico causar prescripcin de derecho a favor del comprador, respecto de las mercaderas adquiridas, quedando a salvo, en su caso, los derechos del propietario de los objetos vendidos para ejercitar las acciones civiles o criminales que puedan corresponderle contra el que los vendiere indebidamente.

Para los efectos de esta prescripcin, se reputarn almacenes o tiendas abiertas al pblico:

1. Los que establezcan los comerciantes inscritos.

2. Los que establezcan los comerciantes no inscritos, siempre que los almacenes o tiendas permanezcan abiertas al pblico por espacio de ocho das consecutivos, o se hayan anunciado, por medio de rtulos, muestras o ttulos, en el local mismo, o por avisos repartidos al pblico o insertos en los diarios de la localidad.

Art. 86.

La moneda en que se verifique el pago de las mercaderas compradas al contado en las tiendas de establecimientos pblicos no ser reivindicable.

Art. 87.

Las compras y ventas verificadas en establecimiento se presumirn siempre hechas al contado, salvo la prueba en contrario.

TTULO VI
De los Agentes mediadores del comercio y de sus obligaciones respectivas
Seccin primera. Disposiciones comunes a los Agentes mediadores del comercio
Art. 88.

Estarn sujetos a las Leyes mercantiles como Agentes mediadores del comercio:

Los Agentes de Cambio y Bolsa.

Los Corredores de Comercio.

Los Corredores Intrpretes de Buques.

Art. 89.

Podrn prestar los servicios de Agentes de Bolsa y Corredores, cualquiera que sea su clase, los espaoles y los extranjeros; pero slo tendrn fe pblica los Agentes y los Corredores colegiados.

Los modos de probar la existencia y circunstancias de los actos o contratos en que intervengan Agentes que no sean colegiados, sern los establecidos por el Derecho Mercantil o comn para justificar las obligaciones.

Art. 90.

En cada plaza de comercio se podr establecer un Colegio de Agentes de Bolsa, otro de Corredores de Comercio, y en las plazas martimas, uno de Corredores Intrpretes de Buques.

Art. 91.

Los Colegios de que trata el artculo anterior se compondrn de los individuos que hayan obtenido el ttulo correspondiente, por reunir las condiciones exigidas en este Cdigo.

Art. 92.

Al frente de cada Colegio habr una Junta Sindical elegida por los colegiados.

Art. 93.

Los Agentes colegiados tendrn el carcter de Notarios en cuanto se refiera a la contratacin de efectos pblicos, valores industriales y mercantiles, mercaderas y dems actos de comercio comprendidos en su oficio, en la plaza respectiva.

Llevarn un libro-registro con arreglo a lo que determina el artculo 27, asentando en l por su orden, separada y diariamente, todas las operaciones en que hubiesen intervenido, pudiendo, adems, llevar otros libros con las mismas solemnidades.

Los libros y plizas de los Agentes colegiados harn fe en juicio.

Art. 94.

Para ingresar en cualquiera de los Colegios de Agentes a que se refiere el artculo 90, ser necesario:

1. Ser espaol o extranjero naturalizado.

2. Tener capacidad para comerciar con arreglo a este Cdigo.

3. No estar sufriendo pena correccional o aflictiva.

4. Acreditar buena conducta moral y conocida probidad, por medio de una informacin judicial de tres comerciantes inscritos.

5. Constituir en la Caja de Depsitos o en sus sucursales, o en el Banco de Espaa, la fianza que determine el Gobierno.

6. Obtener del Ministerio de Fomento el ttulo correspondiente, oda la Junta Sindical del Colegio respectivo.

Art. 95.

Ser obligacin de los Agentes colegiados:

1. Asegurarse de la identidad y capacidad legal para contratar de las personas en cuyos negocios intervengan, y, en su caso, de la legitimidad de las firmas de los contratantes.

Cuando stos no tuvieran la libre administracin de sus bienes, no podrn los Agentes prestar su concurso sin que preceda la debida autorizacin con arreglo a las Leyes.

2. Proponer los negocios con exactitud, precisin y claridad, abstenindose de hacer supuestos que induzcan a error a los contratantes.

3. Guardar secreto en todo lo que concierna a las negociaciones que hicieren, y no revelar los nombres de las personas que se las encarguen, a menos que exija lo contrario la Ley o la naturaleza de las operaciones, o que los interesados consientan en que sus nombres sean conocidos.

4. Expedir, a costa de los interesados que la pidieren, certificacin de los asientos respectivos de sus contratos.

Art. 96.

No podrn los Agentes colegiados:

1. Comerciar por cuenta propia.

2. Constituirse en aseguradores de riesgos mercantiles.

3. Negociar valores o mercaderas por cuenta de individuos o sociedades que hayan suspendido sus pagos, o que hayan sido declarados en quiebra o en concurso, o no haber obtenido rehabilitacin.

4. Adquirir para s los efectos de cuya negociacin estuvieren encargados, salvo en el caso de que el Agente tenga que responder de faltas del comprador al vendedor.

5. Dar certificaciones que no se refieran directamente a hechos que consten en los asientos de sus libros.

6. Desempear los cargos de cajeros, tenedores de libros o dependientes de cualquier comerciante o establecimiento mercantil.

Art. 97.

Los que contravinieren a las disposiciones del artculo anterior sern privados de su oficio por el Gobierno, previa audiencia de la Junta sindical y del interesado, el cual podr reclamar contra esta resolucin por la va contencioso-administrativa.

Sern, adems, responsables civilmente del dao que se siguiere por faltar a las obligaciones de su cargo.

Art. 98.

La fianza de los Agentes de Bolsa, de los Corredores de Comercio y de los Corredores Intrpretes de Buques estar especialmente afecta a las resultas de las operaciones de su oficio, teniendo los perjudicados una accin real preferente contra la misma, sin perjuicio de las dems que procedan en Derecho.

Esta fianza no podr alzarse, aunque el Agente cese en el desempeo de su cargo, hasta transcurrido el plazo que se seala en el artculo946, sin que dentro de l se haya formalizado reclamacin.

Slo estar sujeta la fianza a responsabilidades ajenas al cargo, cuando las de ste se hallen cubiertas ntegramente.

Si la fianza se desmembrare por las responsabilidades a que est afecta, o se disminuyere por cualquier causa su valor efectivo, deber reponerse por el Agente en el trmino de veinte das.

Art. 99.

En los casos de inhabilitacin, incapacidad o suspensin de oficio de los Agentes de Bolsa, Corredores de Comercio y Corredores Intrpretes de Buques, los libros que con arreglo a este Cdigo deben llevar se depositarn en el Registro Mercantil.

Seccin segunda. De los Agentes colegiados de Cambio y Bolsa
..............................................................................................................................................
Seccin tercera. De los Corredores colegiados de Comercio
Art. 106.

Adems de las obligaciones comunes a todos los Agentes mediadores del comercio, que enumera el artculo 95, los Corredores colegiados de Comercio estarn obligados:

1. A responder legalmente de la autenticidad de la firma del ltimo cedente, en las negociaciones de letras de cambio u otros valores endosables.

2. A asistir y dar fe, en los contratos de compraventa, de la entrega de los efectos y de su pago, si los interesados lo exigieren.

3. A recoger del cedente y entregar al tomador las letras o efectos endosables que se hubieren negociado con su intervencin.

4. A recoger del tomador y entregar al cedente el importe de las letras o valores endosables negociados.

Art. 107.

Los Corredores colegiados anotarn en sus libros, y en asientos separados, todas las operaciones en que hubieren intervenido, expresando los nombres y el domicilio de los contratantes, la materia y las condiciones de los contratos.

En las ventas expresarn la calidad, cantidad y precio de la cosa vendida, lugar y fecha de la entrega y la forma en que haya de pagarse el precio.

En las negociaciones de letras anotarn las fechas, puntos de expedicin y de pago, trminos y vencimientos, nombres del librador, endosante y pagador, los del cedente y tomador, y el cambio convenido.

En los seguros con referencia a la pliza se expresarn, adems del nmero y fecha de la misma, los nombres del asegurador y del asegurado, objeto del seguro, su valor segn los contratantes, la prima convenida y, en su caso, el lugar de carga y descarga, y precisa y exacta designacin del buque o del medio en que haya de efectuarse el transporte.

Art. 108.

Dentro del da en que se verifique el contrato entregarn los Corredores colegiados, a cada uno de los contratantes, una minuta firmada, comprensiva de cuanto stos hubieren convenido.

Art. 109.

En los casos en que por conveniencia de las partes se extienda un contrato escrito, el Corredor certificar al pie de los duplicados y conservar el original.

Art. 110.

Los Corredores colegiados podrn, en concurrencia con los Corredores Intrpretes de Buques, desempear las funciones propias de estos ltimos, sometindose a las prescripciones de la seccin siguiente de este ttulo.

Art. 111.

El Colegio de Corredores, donde no lo hubiere de Agentes, extender cada da de negociacin una nota de los cambios corrientes y de los precios de las mercaderas; a cuyo efecto, dos individuos de la Junta sindical asistirn a las reuniones de la Bolsa, debiendo remitir una copia autorizada de dicha nota al Registro Mercantil.

Seccin cuarta. De los Corredores colegiados Intrpretes de Buques
Art. 112.

Para ejercer el cargo de Corredor Intrprete de Buques, adems de reunir las circunstancias que se exigen a los Agentes mediadores en el artculo 94, ser necesario acreditar, bien por examen o bien por certificado de establecimiento pblico, el conocimiento de dos lenguas vivas extranjeras.

Art. 113.

Las obligaciones de los Corredores Intrpretes de Buques sern:

1. Intervenir en los contratos de fletamento, de seguros martimos y prstamos a la gruesa, siendo requeridos.

2. Asistir a los capitanes y sobrecargos de buques extranjeros y servirles de intrpretes en las declaraciones, protestas y dems diligencias que les ocurran en los Tribunales y Oficinas pblicas.

3. Traducir los documentos que los expresados capitanes y sobrecargos extranjeros hubieren de presentar en las mismas oficinas, siempre que ocurriere duda sobre su inteligencia, certificando estar hechas las traducciones bien y fielmente.

4. Representar a los mismos en juicio cuando no comparezcan ellos, el naviero o el consignatario del buque.

Art. 114.

Ser, asimismo, obligacin de los Corredores Intrpretes de Buques llevar:

1. Un libro copiador de las traducciones que hicieren, insertndolas literalmente.

2. Un registro del nombre de los capitanes a quienes prestaren la asistencia propia de su oficio, expresando el pabelln, nombre, clase y porte del buque y los puertos de su procedencia y destino.

3. Un libro diario de los contratos de fletamento en que hubieren intervenido, expresando en cada asiento el nombre del buque, su pabelln, matrcula y porte; los del capitn y del fletador; precio y destino del flete; moneda en que haya de pagarse; anticipos sobre el mismo, si los hubiere; los efectos en que consista el cargamento; condiciones pactadas entre el fletador y el capitn sobre estadas, y el plazo prefijado para comenzar y concluir la carga.

Art. 115.

El Corredor Intrprete de Buques conservar un ejemplar del contrato o contratos que hayan mediado entre el capitn y el fletador.

LIBRO II
De los contratos especiales del comercio
TTULO PRIMERO
De las compaas mercantiles
Seccin primera. De la constitucin de las compaas y de sus clases
Art. 116.

El contrato de compaa, por el cual dos o ms personas se obligan a poner en fondo comn bienes, industria o alguna de estas cosas, para obtener lucro, ser mercantil, cualquiera que fuese su clase, siempre que se haya constituido con arreglo a las disposiciones de este Cdigo.

Una vez constituida la compaa mercantil, tendr personalidad jurdica en todos sus actos y contratos.

Art. 117.

El contrato de compaa mercantil celebrado con los requisitos esenciales del Derecho ser vlido y obligatorio entre los que lo celebren, cualesquiera que sean la forma, condiciones y combinaciones lcitas y honestas con que lo constituyan, siempre que no estn expresamente prohibidas en este Cdigo.

Ser libre la creacin de Bancos territoriales, agrcolas y de emisin y descuento; de sociedades de crdito, de prstamos hipotecarios, concesionarias de obras pblicas, fabriles, de almacenes generales de depsito, de minas, de formacin de capitales y rentas vitalicias, de seguros y dems asociaciones que tuvieren por objeto cualquiera empresa industrial o de comercio.

Art. 118.

Sern igualmente vlidos y eficaces los contratos entre las compaas mercantiles y cualesquiera personas capaces de obligarse, siempre que fueren lcitos y honestos y aparecieren cumplidos los requisitos que expresa el artculo siguiente.

Art. 119.

Toda compaa de comercio, antes de dar principio a sus operaciones, deber hacer constar su constitucin, pactos y condiciones, en escritura pblica que se presentar para su inscripcin en el Registro Mercantil, conforme a lo dispuesto en el artculo 17.

A las mismas formalidades quedarn sujetas, con arreglo a lo dispuesto en el artculo 25, las escrituras adicionales que, de cualquier manera, modifiquen o alteren el contrato primitivo de la compaa.

Los socios no podrn hacer pactos reservados, sino que todos debern constar en la escritura social.

Art. 120.

Los encargados de la gestin social que contravinieren a lo dispuesto en el artculo anterior sern solidariamente responsables para con las personas extraas a la compaa con quienes hubieren contratado en nombre de la misma.

Art. 121.

Las compaas mercantiles se regirn por las clusulas y condiciones de sus contratos y, en cuanto en ellas no est determinado y prescrito, por las disposiciones de este Cdigo.

Art. 122.

Por regla general, las sociedades mercantiles se constituirn adoptando algunas de las formas siguientes:

1. La regular colectiva.

2. La comanditaria, simple o por acciones.

3. La annima.

4. La de responsabilidad limitada.

Art. 123.

Por la ndole de sus operaciones podrn ser las compaas mercantiles:

Sociedades de crdito.

Bancos de emisin y descuento.

Compaas de crdito territorial.

Compaas de minas.

Bancos agrcolas.

Concesionarias de ferrocarriles, tranvas y obras pblicas.

De almacenes generales de depsito.

Y de otras especies, siempre que sus pactos sean lcitos y su fin la industria o el comercio.

Art. 124.

Las compaas mutuas de seguros contra incendios, de combinaciones tontinas sobre la vida para auxilios a la vejez, y de cualquiera otra clase, y las cooperativas de produccin, de crdito o de consumo, slo se considerarn mercantiles y quedarn sujetas a las disposiciones de este Cdigo cuando se dedicaren a actos de comercio extraos a la mutualidad o se convirtieren en sociedades a prima fija.

Seccin segunda. De las compaas colectivas
Art. 125.

La escritura social de la compaa colectiva deber expresar:

El nombre, apellidos y domicilio de los socios.

La razn social.

El nombre y apellidos de los socios a quienes se encomiende la gestin de la compaa y el uso de la firma social.

El capital que cada socio aporte en dinero efectivo, crditos o efectos, con expresin del valor que se d a stos o de las bases sobre que haya de hacerse el avalo.

La duracin de la compaa.

Las cantidades que, en su caso, se asignen a cada socio gestor anualmente para sus gastos particulares.

Se podrn tambin consignar en la escritura todos los dems pactos lcitos y condiciones especiales que los socios quieran establecer.

Art. 126.

La compaa colectiva habr de girar bajo el nombre de todos sus socios, de algunos de ellos o de uno solo, debindose aadir, en estos dos ltimos casos, al nombre o nombres que se expresen, las palabras y Compaa.

Este nombre colectivo constituir la razn o firma social, en la que no podr incluirse nunca el nombre de persona que no pertenezca de presente a la compaa.

Los que, no perteneciendo a la compaa, incluyan su nombre en la razn social, quedarn sujetos a responsabilidad solidaria, sin perjuicio de la penal, si a ella hubiere lugar.

Art. 127.

Todos los socios que formen la compaa colectiva, sean o no gestores de la misma, estarn obligados personal y solidariamente, con todos sus bienes, a las resultas de las operaciones que se hagan a nombre y por cuenta de la compaa, bajo la firma de sta y por persona autorizada para usarla.

Art. 128.

Los socios no autorizados debidamente para usar de la firma social no obligarn con sus actos y contratos a la compaa, aunque los ejecuten a nombre de sta y bajo su firma.

La responsabilidad de tales actos en el orden civil o penal recaer exclusivamente sobre sus autores.

Art. 129.

Si la administracin de las compaas colectivas no se hubiere limitado por un acto especial a alguno de los socios, todos tendrn la facultad de concurrir a la direccin y manejo de los negocios comunes, y los socios presentes se pondrn de acuerdo para todo contrato u obligacin que interese a la sociedad.

Art. 130.

Contra la voluntad de uno de los socios administradores que expresamente la manifieste, no deber contraerse ninguna obligacin nueva, pero si, no obstante, llegare a contraerse, no se anular por esta razn y surtir sus efectos, sin perjuicio de que el socio o socios que la contrajeren respondan a la masa social del quebranto que ocasionaren.

Art. 131.

Habiendo socios especialmente encargados de la administracin, los dems no podrn contrariar ni entorpecer las gestiones de aqullos ni impedir sus efectos.

Art. 132.

Cuando la facultad privativa de administrar y de usar de la firma de la compaa haya sido conferida en condicin expresa del contrato social, no se podr privar de ella al que la obtuvo; pero si ste usare mal de dicha facultad y de su gestin resultare perjuicio manifiesto a la masa comn, podrn los dems socios nombrar de entre ellos un coadministrador que intervenga en todas las operaciones o promover la rescisin del contrato ante el Juez o Tribunal competente, que deber declararla, si se probare aquel perjuicio.

Art. 133.

En las compaas colectivas, todos los socios, administren o no, tendrn derecho a examinar el estado de la administracin y de la contabilidad y hacer, con arreglo a los pactos consignados en la escritura de la sociedad o las disposiciones generales del Derecho, las reclamaciones que creyeren convenientes al inters comn.

Art. 134.

Las negociaciones hechas por los socios en nombre propio y con sus fondos particulares no se comunicarn a la compaa ni la constituirn en responsabilidad alguna, siendo de la clase de aquellas que los socios puedan hacer lcitamente por su cuenta y riesgo.

Art. 135.

No podrn los socios aplicar los fondos de la compaa ni usar de la firma social para negocios por cuenta propia; y en el caso de hacerlo, perdern en beneficio de la compaa la parte de ganancias que, en la operacin u operaciones hechas de este modo, les pueda corresponder, y podr haber lugar a la rescisin del contrato social en cuanto a ellos, sin perjuicio del reintegro de los fondos de que hubieren hecho uso, y de indemnizar, adems, a la sociedad de todos los daos y perjuicios que se le hubieren seguido.

Art. 136.

En las sociedades colectivas que no tengan gnero de comercio determinado, no podrn sus individuos hacer operaciones por cuenta propia sin que preceda consentimiento de la sociedad, la cual no podr negarlo sin acreditar que de ello le resulta un perjuicio efectivo y manifiesto.

Los socios que contravengan a esta disposicin aportarn al acervo comn el beneficio que les resulte de estas operaciones y sufrirn individualmente las prdidas, si las hubiere.

Art. 137.

Si la compaa hubiere determinado en su contrato de constitucin el gnero de comercio en que haya de ocuparse, los socios podrn hacer lcitamente por su cuenta toda operacin mercantil que les acomode, con tal que no pertenezca a la especie de negocios a que se dedique la compaa de que fueren socios, a no existir pacto especial en contrario.

Art. 138.

El socio industrial no podr ocuparse en negociaciones de especie alguna, salvo si la compaa se lo permitiere expresamente; y en caso de verificarlo, quedar al arbitrio de los socios capitalistas excluirlo de la compaa, privndole de los beneficios que le correspondan en ella, o aprovecharse de los que hubiere obtenido contraviniendo a esta disposicin.

Art. 139.

En las compaas colectivas o en comandita ningn socio podr separar o distraer del acervo comn ms cantidad que la designada a cada uno para sus gastos particulares; y si lo hiciere, podr ser compelido a su reintegro como si no hubiese completado la porcin del capital que se oblig a poner en la sociedad.

Art. 140.

No habindose determinado en el contrato de compaa la parte correspondiente a cada socio en las ganancias, se dividirn stas a prorrata de la porcin de inters que cada cual tuviere en la compaa, figurando en la distribucin los socios industriales, si los hubiere, en la clase del socio capitalista de menor participacin.

Art. 141.

Las prdidas se imputarn en la misma proporcin entre los socios capitalistas, sin comprender a los industriales, a menos que por pacto expreso se hubieren stos constituido partcipes en ellas.

Art. 142.

La compaa deber abonar a los socios los gastos que hicieren, e indemnizarles de los perjuicios que experimentaren, con ocasin inmediata y directa de los negocios que aqulla pusiere a su cargo; pero no estar obligada a la indemnizacin de los daos que los socios experimenten, por culpa suya, caso fortuito ni otra causa independiente de los negocios, mientras se hubieren ocupado en desempearlos.

Art. 143.

Ningn socio podr transmitir a otra persona el inters que tenga en la compaa, ni sustituirla en su lugar para que desempee los oficios que a l le tocaren en la administracin social, sin que preceda el consentimiento de los socios.

Art. 144.

El dao que sobreviene a los intereses de la compaa por malicia, abuso de facultades o negligencia grave de uno de los socios, constituir a su causante en la obligacin de indemnizarlo, si los dems socios lo exigieren, con tal que no pueda inducirse de acto alguno la aprobacin o la ratificacin expresa o virtual del hecho en que se funde la reclamacin.

Seccin tercera. De las compaas en comandita
Art. 145.

En la escritura social de la compaa en comandita constarn las mismas circunstancias que en la colectiva.

Art. 146.

La compaa en comandita girar bajo el nombre de todos los socios colectivos, de algunos de ellos o de uno solo, debiendo aadirse, en estos dos ltimos casos, al nombre o nombres que se expresen, la palabra y Compaa, y en todos, las de Sociedad en comandita.

Art. 147.

Este nombre colectivo constituir la razn social, en la que nunca podrn incluirse los nombres de los socios comanditarios.

Si algn comanditario incluyese su nombre o consintiese su inclusin en la razn, quedar sujeto, respecto a las personas extraas a la compaa, a las mismas responsabilidades que los gestores, sin adquirir ms derechos que los correspondientes a su calidad de comanditario.

Art. 148.

Todos los socios colectivos, sean o no gestores de la compaa en comandita, quedarn obligados personal y solidariamente a las resultas de las operaciones de sta, en los propios trminos y con igual extensin que los de la colectiva, segn dispone el artculo 127.

Tendrn, adems, los mismos derechos y obligaciones que respecto a los socios de la compaa colectiva quedan prescritos en la seccin anterior.

La responsabilidad de los socios comanditarios por las obligaciones y prdidas de la compaa, quedar limitada a los fondos que pusieren o se obligaren a poner en la comandita, excepto en el caso previsto en el artculo 147.

Los socios comanditarios no podrn hacer acto alguno de administracin de los intereses de la compaa, ni aun en calidad de apoderados de los socios gestores.

Art. 149.

Ser aplicable a los socios de las compaas en comandita lo dispuesto en el artculo 144.

Art. 150.

Los socios comanditarios no podrn examinar el estado y situacin de la administracin social sino en las pocas y bajo las penas que se hallen prescritas en el contrato de constitucin o sus adicionales.

Si el contrato no contuviese tal prescripcin, se comunicar necesariamente a los socios comanditarios el balance de la sociedad a fin de ao, ponindoles de manifiesto durante un plazo que no podr bajar de quince das, los antecedentes y documentos precisos para comprobarlo y juzgar de las operaciones.

Seccin cuarta. De las sociedades en comandita por acciones
Art. 151.

La sociedad en comandita por acciones tendr el capital dividido en acciones, que se formar por las aportaciones de todos los socios, uno de los cuales, al menos, responder personalmente de las deudas sociales como socio colectivo en los trminos previstos por los artculos 127 y 137.

Art. 152.

Se aplicar a la sociedad en comandita por acciones la Ley de Sociedades Annimas, salvo en lo que resulte incompatible con las disposiciones de esta Seccin.

Art. 153.

Podr utilizarse una razn social, con el nombre de todos los socios colectivos, de alguno de ellos o de uno solo, o bien, una denominacin objetiva, con la necesaria indicacin de Sociedad en comandita por acciones o su abreviatura S. Com. por A..

Art. 154.

En los estatutos sociales figurar el nombre de los socios colectivos.

Art. 155.

1. La administracin de la sociedad ha de estar necesariamente a cargo de los socios colectivos, quienes tendrn las facultades, los derechos y deberes de los administradores en la sociedad annima. El nuevo administrador asumir la condicin de socio colectivo desde el momento en que acepte el nombramiento.

2. La separacin del cargo de administrador requerir la modificacin de los estatutos sociales conforme a lo previsto en el artculo siguiente. Si la separacin tiene lugar sin justa causa el socio tendr derecho a la indemnizacin de daos y perjuicios.

3. El cese del socio colectivo como administrador pone fin a su responsabilidad ilimitada con relacin a las deudas sociales que se contraigan con posterioridad a la publicacin de su inscripcin en el Registro Mercantil.

Art. 156.

1. La modificacin de estatutos se efectuar mediante acuerdo de la Junta general, que se adoptar con arreglo a lo prevenido por la Ley de Sociedades Annimas.

2. Si la modificacin de estatutos tiene por objeto el nombramiento de administradores, la modificacin del rgimen de administracin, el cambio del objeto social o la continuacin de la sociedad ms all del trmino previsto en los estatutos, el acuerdo requerir adems el consentimiento expreso de todos los socios colectivos.

3. En los acuerdos que tengan por objeto la separacin de un administrador el socio afectado deber abstenerse de participar en la votacin.

Art. 157.

Con independencia de las causas de disolucin previstas en la Ley de Sociedades Annimas, la sociedad se disolver por fallecimiento, cese, incapacidad o quiebra de todos los socios colectivos, salvo que en el plazo de seis meses y mediante modificacin de los estatutos, se incorpore algn socio colectivo o se acuerde la transformacin de la sociedad en otro tipo social.

..............................................................................................................................................
Seccin quinta. De las acciones
Art. 169.

No estarn sujetos a represalias en caso de guerra los fondos que de la pertenencia de los extranjeros existieren en las sociedades annimas.

Seccin sexta. Derechos y obligaciones de los socios
Art. 170.

Si dentro del plazo convenido algn socio no aportare a la masa comn la porcin del capital a que se hubiere obligado, la compaa podr optar entre proceder ejecutivamente contra sus bienes para hacer efectiva la porcin del capital que hubiere dejado de entregar o rescindir el contrato en cuanto al socio remiso, reteniendo las cantidades que le correspondan en la masa social.

Art. 171.

El socio que por cualquier causa retarde la entrega total de su capital, transcurrido el trmino prefijado en el contrato de sociedad, o en el caso de no haberse prefijado, desde que se establezca la caja, abonar a la masa comn el inters legal del dinero que no hubiere entregado a su debido tiempo y el importe de los daos y perjuicios que hubiere ocasionado con su morosidad.

Art. 172.

Cuando el capital o la parte de l que un socio haya de aportar consista en efectos, se har su valuacin en la forma prevenida en el contrato de sociedad, y a falta de pacto especial sobre ello, se har por peritos elegidos por ambas partes y segn los precios de la plaza, corriendo sus aumentos o disminuciones ulteriores por cuenta de la compaa.

En caso de divergencia entre los peritos, se designar un tercero, a la suerte, entre los de su clase que figuren como mayores contribuyentes en la localidad para que dirima la discordia.

Art. 173.

Los gerentes o administradores de las compaas mercantiles no podrn negar a los socios el examen de todos los documentos comprobantes de los balances que se formen para manifestar el estado de la administracin social, salvo lo prescrito en los artculos 150 y 158.

Art. 174.

Los acreedores de un socio no tendrn, respecto a la compaa, ni aun en el caso de quiebra del mismo, otro derecho que el de embargar y percibir lo que por beneficios o liquidacin pudiera corresponder al socio deudor.

Lo dispuesto al final del prrafo anterior no ser aplicable a las compaas constituidas por acciones sino cuando stas fueren nominativas, o cuando constare ciertamente su legtimo dueo, si fueren al portador.

Seccin sptima. De las reglas especiales de las compaas de crdito
Art. 175.

Correspondern principalmente a la ndole de estas compaas las operaciones siguientes:

1. Suscribir o contratar emprstitos con el Gobierno, corporaciones provinciales o municipales.

2. Adquirir fondos pblicos y acciones u obligaciones de toda clase de empresas industriales o de compaas de crdito.

3. Crear empresas de caminos de hierro, canales, fbricas, minas, drsenas, almacenes generales de depsito, alumbrado, desmontes y roturaciones, riegos, desages y cualesquiera otras industriales o de utilidad pblica.

4. Practicar la fusin o transformacin de toda clase de sociedades mercantiles y encargarse de la emisin de acciones u obligaciones de las mismas.

5. Administrar y arrendar toda clase de contribuciones y servicios pblicos y ejecutar por su cuenta, o ceder, con la aprobacin del Gobierno, los contratos suscritos al efecto.

6. Vender o dar en garanta todas las acciones, obligaciones y valores adquiridos por la sociedad y cambiarlos cuando lo juzgaren conveniente.

7. Prestar sobre efectos pblicos, acciones u obligaciones, gneros, frutos, cosechas, fincas, fbricas, buques y sus cargamentos y otros valores y abrir crditos en cuenta corriente, recibiendo en garanta efectos de igual clase.

8. Efectuar por cuenta de otras sociedades o personas toda clase de cobros o de pagos y ejecutar cualquiera otra operacin por cuenta ajena.

9. Recibir en depsito toda clase de valores en papel y metlico y llevar cuentas corrientes con cualesquiera corporaciones, sociedades o personas.

10. Girar y descontar letras u otros documentos de cambio.

Art. 176.

Las compaas de crdito podrn emitir obligaciones por una cantidad igual a la que hayan empleado y exista representada por valores en cartera, sometindose a lo prescrito en el ttulo sobre Registro Mercantil.

Estas obligaciones sern nominativas o al portador y a plazo fijo, que no baje, en ningn caso, de treinta das, con la amortizacin, si la hubiere, e intereses que se determinen.

Seccin octava. Bancos de emisin y descuento
Art. 177.

Correspondern principalmente a la ndole de estas compaas las operaciones siguientes:

Descuentos, depsitos, cuentas corrientes, cobranzas, prstamos, giros y los contratos con el Gobierno o corporaciones pblicas.

Art. 178.

Los bancos no podrn hacer operaciones a ms de noventa das.

Tampoco podrn descontar letras, pagars u otros valores de comercio sin la garanta de dos firmas de responsabilidad.

Art. 179.

Los bancos podrn emitir billetes al portador, pero su admisin en las transacciones no ser forzosa. Esta libertad de emitir billetes al portador continuar, sin embargo, en suspenso mientras subsista el privilegio de que actualmente disfruta por Leyes especiales el Banco Nacional de Espaa.

Art. 180.

Los bancos conservarn en metlico en sus cajas la cuarta parte, cuando menos, del importe de los depsitos y cuentas corrientes a metlico y de los billetes en circulacin.

Art. 181.

Los bancos tendrn la obligacin de cambiar a metlico sus billetes en el acto mismo de su presentacin por el portador.

La falta de cumplimiento de esta obligacin producir accin ejecutiva a favor del portador, previo un requerimiento al pago, por medio de Notario.

Art. 182.

El importe de los billetes en circulacin, unido a la suma representada por los depsitos y las cuentas corrientes, no podr exceder, en ningn caso, del importe de la reserva metlica y de los valores en cartera realizables en el plazo mximo de noventa das.

Art. 183.

Los bancos de emisin y descuento publicarn, mensualmente al menos, y bajo la responsabilidad de sus administradores, en la Gaceta y Boletn Oficial de la provincia, el estado de su situacin.

Seccin novena. Compaas de ferrocarriles y dems obras pblicas
Art. 184.

Correspondern principalmente a la ndole de estas compaas las operaciones siguientes:

1. La construccin de las vas frreas y dems obras pblicas, de cualquier clase que fueren.

2. La explotacin de las mismas, bien a perpetuidad o bien durante el plazo sealado en la concesin.

Art. 185.

El capital social de las compaas, unido a la subvencin, si la hubiere, representar por lo menos la mitad del importe del presupuesto total de la obra.

Las compaas no podrn constituirse mientras no tuvieren suscrito todo el capital social y realizado el 25 por 100 del mismo.

Art. 186.

Las compaas de ferrocarriles y dems obras pblicas podrn emitir obligaciones al portador o nominativas, libremente y sin ms limitaciones que las consignadas en este Cdigo y las que establezcan en sus respectivos estatutos.

Estas emisiones se anotarn necesariamente en el Registro Mercantil de la provincia; y si las obligaciones fuesen hipotecarias, se inscribirn adems dichas emisiones en los Registros de la Propiedad correspondientes.

Las emisiones de fecha anterior tendrn preferencia sobre las sucesivas para el pago del cupn y para la amortizacin de las obligaciones, si las hubiere.

Art. 187.

Las obligaciones que las compaas emitieren sern o no amortizables, a su voluntad y con arreglo a lo determinado en sus estatutos.

Siempre que se trate de ferrocarriles u otras obras pblicas que gocen subvencin del Estado, o para cuya construccin hubiese precedido concesin legislativa o administrativa, si la concesin fuese temporal, las obligaciones que la compaa concesionaria emitiere quedarn amortizadas o extinguidas dentro del plazo de la misma concesin, y el Estado recibir la obra, al terminar este plazo, libre de todo gravamen.

Art. 188.

Las compaas de ferrocarriles y dems obras pblicas podrn vender, ceder y traspasar sus derechos en las respectivas empresas y podrn tambin fundirse con otras anlogas.

Para que estas transferencias y fusiones tengan efecto ser preciso:

1. Que lo consientan los socios por unanimidad, a menos que en los estatutos se hubieren establecido otras reglas para alterar el objeto social.

2. Que lo consientan asimismo todos los acreedores. Este consentimiento no ser necesario cuando la compra o la fusin se lleven a cabo sin confundir las garantas e hipotecas y conservando los acreedores la integridad de sus respectivos derechos.

Art. 189.

Para las transferencias y fusin de compaas a que se refiere el artculo anterior no ser necesaria autorizacin alguna del Gobierno, aun cuando la obra hubiere sido declarada de utilidad pblica para los efectos de la expropiacin, a no ser que la empresa gozare de subvencin directa del Estado, o hubiese sido concedida por una Ley u otra disposicin gubernativa.

Art. 190.

La accin ejecutiva a que se refiere la Ley de Enjuiciamiento Civil respecto a los cupones vencidos de las obligaciones emitidas por las compaas de ferrocarriles y dems obras pblicas, as como a las mismas obligaciones a que haya cabido la suerte de la amortizacin, cuando la hubiere, slo podr dirigirse contra los rendimientos lquidos que obtenga la compaa y contra los dems bienes que la misma posea, no formando parte del camino o de la obra ni siendo necesarios para la explotacin.

Art. 191.

Las compaas de ferrocarriles y dems obras pblicas podrn dar a los fondos que dejen sobrantes la construccin, explotacin y pago de crditos a sus respectivos vencimientos, el empleo que juzguen conveniente, a tenor de sus estatutos.

La colocacin de dichos sobrantes se har combinando los plazos de manera que no queden en ningn caso desatendidas la construccin, conservacin, explotacin y pago de los crditos, bajo la responsabilidad de los administradores.

Art. 192.

Declarada la caducidad de la concesin, los acreedores de la compaa tendrn por garanta:

1. Los rendimientos lquidos de la empresa.

2. Cuando dichos rendimientos no bastaren, el producto lquido de las obras vendidas en pblica subasta por el tiempo que reste de la concesin.

3. Los dems bienes que la compaa posea, si no formaren parte del camino o de la obra, o no fueren necesarios a su movimiento o explotacin.

Seccin dcima. Compaas de almacenes generales de depsito
Art. 193.

Correspondern principalmente a la ndole de estas compaas las operaciones siguientes:

1. El depsito, conservacin y custodia de los frutos y mercade-ras que se les encomienden.

2. La emisin de sus resguardos nominativos o al portador.

Art. 194.

Los resguardos que las compaas de almacenes generales de depsito expidan por los frutos y mercancas que admitan para su custodia sern negociables, se transferirn por endoso, cesin u otro cualquier ttulo traslativo de dominio, segn que sean nominativos o al portador, y tendrn la fuerza y el valor del conocimiento mercantil.

Estos resguardos expresarn necesariamente la especie de mercaderas, con el nmero o la cantidad que cada uno represente.

Art. 195.

El poseedor de los resguardos tendr pleno dominio sobre los efectos depositados en los almacenes de la compaa y estar exento de responsabilidad por las reclamaciones que se dirijan contra el depositante, los endosantes o poseedores anteriores, salvo si procedieren del transporte, almacenaje y conservacin de las mercancas.

Art. 196.

El acreedor que, teniendo legtimamente en prenda un resguardo, no fuere pagado el da del vencimiento de su crdito, podr requerir a la compaa para que enajene los efectos depositados, en cantidad bastante para el pago, y tendr preferencia sobre los dems dbitos del depositante, excepto los expresados en el artculo anterior, que gozarn de prelacin.

Art. 197.

Las ventas a que se refiere el artculo anterior se harn en el depsito de la compaa, sin necesidad de decreto judicial, en subasta pblica anunciada previamente, y con intervencin de Corredor colegiado, donde lo hubiere, y, en su defecto, de Notario.

Art. 198.

Las compaas de almacenes generales de depsito sern en todo caso responsables de la identidad y conservacin de los efectos depositados, a ley de depsito retribuido.

Seccin undcima. Compaas o bancos de crdito territorial
Art. 199.

Correspondern principalmente a la ndole de estas compaas las operaciones siguientes:

1. Prestar a plazos sobre inmuebles.

2. Emitir obligaciones y cdulas hipotecarias.

Art. 200.

Los prstamos se harn sobre hipoteca de bienes inmuebles cuya propiedad est inscrita en el Registro a nombre del que constituya aqulla, y sern reembolsables por anualidades.

Art. 201.

Estas compaas no podrn emitir obligaciones ni cdulas al portador mientras subsista el privilegio de que actualmente disfruta por Leyes especiales el Banco Hipotecario de Espaa.

Art. 202.

Exceptanse de la hipoteca exigida en el artculo 200 los prstamos a las provincias y a los pueblos, cuando estn autorizados legalmente para contratar emprstitos dentro del lmite de dicha autorizacin y siempre que el reembolso del capital prestado, sus intereses y gastos, estn asegurados con rentas, derechos y capitales o recargos o impuestos especiales.

Exceptanse, asimismo, los prstamos al Estado, los cuales podrn hacerse, adems, sobre pagars de compradores de bienes nacionales.

Los prstamos al Estado, a las provincias y a los pueblos podrn ser reembolsables a un plazo menor que el de cinco aos.

Art. 203.

En ningn caso podrn los prstamos exceder de la mitad del valor de los inmuebles en que se hubiere de constituir la hipoteca.

Las bases y forma de la valuacin de los inmuebles se determinarn precisamente en los Estatutos o Reglamentos.

Art. 204.

El importe del cupn y el tanto de amortizacin de las cdulas hipotecarias que se emitan por razn de prstamo no ser nunca mayor que el importe de la renta lquida anual que por trmino medio produzcan en un quinquenio los inmuebles ofrecidos y tomados en hipoteca como garanta del mismo prstamo. El cmputo se har siempre relacionando entre s el prstamo, el rendimiento del inmueble hipotecado y la anualidad de las cdulas que con ocasin de aqul se emitan. Esta anualidad podr ser, en cualquier tiempo, inferior a la renta lquida anual de los respectivos inmuebles hipotecados como garanta del prstamo y para la emisin de las cdulas.

Art. 205.

Cuando los inmuebles hipotecados disminuyan de valor en un 40 por 100, el banco podr pedir el aumento de la hipoteca hasta cubrir la depreciacin, o la rescisin del contrato, y entre estos dos extremos optar el deudor.

Art. 206.

Los bancos de crdito territorial podrn emitir cdulas hipotecarias por una suma igual al importe total de los prstamos sobre inmuebles.

Podrn, adems, emitir obligaciones especiales por el importe de los prstamos al Estado, a las provincias y a los pueblos.

Art. 207.

Las cdulas hipotecarias y obligaciones especiales de que trata el artculo anterior sern nominativas o al portador, con amortizacin o sin ella, a corto o a largo plazo, con prima o sin prima.

Estas cdulas y obligaciones, sus cupones y las primas, si las tuvieren, producirn accin ejecutiva en los trminos prevenidos en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 208.

Las cdulas hipotecarias y obligaciones especiales, lo mismo que sus intereses o cupones y las primas que les estn asignadas, tendrn por garanta, con preferencia sobre todo otro acreedor u obligacin, los crditos y prstamos a favor del banco o compaa que las haya emitido y en cuya representacin estuvieren creadas, quedando, en consecuencia, afectos especial y singularmente a su pago esos mismos prstamos y crditos.

Sin perjuicio de esta garanta especial, gozarn la general del capital de la compaa, con preferencia tambin, en cuanto a ste, sobre los crditos resultantes de las dems operaciones.

Art. 209.

Los bancos de crdito territorial podrn hacer tambin prstamos con hipoteca, reembolsables en un perodo menor de cinco aos.

Estos prstamos a corto trmino sern sin amortizacin y no autorizarn la emisin de obligaciones o cdulas hipotecarias, debiendo hacerse con los capitales procedentes de la realizacin del fondo social y de sus beneficios.

Art. 210.

Los bancos de crdito territorial podrn recibir, con inters o sin l, capitales en depsito, y emplear la mitad de los mismos en hacer anticipos por un plazo que no exceda de noventa das, as sobre sus obligaciones y cdulas hipotecarias como sobre cualesquiera otros ttulos de los que reciben en garanta los bancos de emisin y descuento.

A falta de pago por parte del mutuario, el banco podr pedir, con arreglo a lo dispuesto en el artculo 323, la venta de las cdulas o ttulos pignorados.

Art. 211.

Todas las combinaciones de crdito territorial, inclusas las asociaciones mutuas de propietarios, estarn sujetas, en cuanto a la emisin de obligaciones y cdulas hipotecarias, a las reglas contenidas en esta Seccin.

Seccin duodcima. De las reglas especiales para los bancos y sociedades agrcolas
Art. 212.

Corresponder principalmente a la ndole de estas compaas:

1. Prestar en metlico o en especie, a un plazo que no exceda de tres aos, sobre frutos, cosechas, ganados u otra prenda o garanta especial.

2. Garantizar con su firma pagars y efectos exigibles al plazo mximo de noventa das, para facilitar su descuento o negociacin al propietario o cultivador.

3. Las dems operaciones que tuvieren por objeto favorecer la roturacin y mejora del suelo, la desecacin y saneamiento de terrenos y el desarrollo de la agricultura y otras industrias relacionadas con ella.

Art. 213.

Los bancos o sociedades de crdito agrcola podrn tener fuera de su domicilio agentes que respondan por s de la solvencia de los propietarios o colonos que soliciten el auxilio de la compaa, poniendo su firma en el pagar que sta hubiere de descontar o endosar.

Art. 214.

El aval o el endoso puestos por estas compaas o sus representantes, o por los agentes a que se refiere el artculo precedente, en los pagars del propietario o cultivador, darn derecho al portador para reclamar su pago, directa y ejecutivamente, el da del vencimiento, de cualquiera de los firmantes.

Art. 215.

Los pagars del propietario o cultivador, ya los conserve la compaa, ya se negocien por ella, producirn a su vencimiento la accin ejecutiva que corresponda, con arreglo a la Ley de Enjuiciamiento Civil, contra los bienes del propietario o cultivador que los haya suscrito.

Art. 216.

El inters y la comisin que hubieren de percibir las compaas de crdito agrcola y sus agentes o representantes se estipularn libremente, dentro de los lmites sealados por los Estatutos.

Art. 217.

Las compaas de crdito agrcola no podrn destinar a las operaciones a que se refieren los nmeros 2. y 3. del artculo 212 ms que el importe del 50 por 100 del capital social, aplicando el 50 por 100 restante a los prstamos de que trata el nmero 1. del mismo artculo.

Seccin decimotercera. Del trmino y liquidacin de las compaas mercantiles
Art. 218.

Habr lugar a la rescisin parcial del contrato de compaa mercantil colectiva o en comandita por cualquiera de los motivos siguientes:

1. Por usar un socio de los capitales comunes y de la firma social para negocios por cuenta propia.

2. Por injerirse en funciones administrativas de la compaa el socio a quien no compete desempearlas segn las condiciones del contrato de la sociedad.

3. Por cometer fraude algn socio administrador en la administracin o contabilidad de la compaa.

4. Por dejar de poner en la caja comn el capital que cada uno estipul en el contrato de sociedad despus de haber sido requerido para verificarlo.

5. Por ejecutar un socio por su cuenta operaciones de comercio que no le sean lcitas con arreglo a las disposiciones de los artculos136, 137 y 138.

6. Por ausentarse un socio que estuviere obligado a prestar oficios personales en la sociedad si, habiendo sido requerido para regresar y cumplir con sus deberes, no lo verificare o no acreditare una causa justa que temporalmente se lo impida.

7. Por faltar de cualquier otro modo uno o varios socios al cumplimiento de las obligaciones que se impusieron en el contrato de compaa.

Art. 219.

La rescisin parcial de la compaa producir la ineficacia del contrato con respecto al socio culpable, que se considerar excluido de ella, exigindole la parte de prdida que pueda corresponderle, si la hubiere, y quedando autorizada la sociedad a retener, sin darle participacin en las ganancias ni indemnizacin alguna, los fondos que tuviere en la masa social, hasta que estn terminadas y liquidadas todas las operaciones pendientes al tiempo de la rescisin.

Art. 220.

Mientras en el Registro Mercantil no se haga el asiento de la rescisin parcial del contrato de sociedad, subsistir la responsabilidad del socio excluido, as como la de la compaa, por todos los actos y obligaciones que se practiquen, en nombre y por cuenta de sta, con terceras personas.

Art. 221.

Las compaas, de cualquier clase que sean, se disolvern totalmente por las causas que siguen:

1. El cumplimiento del trmino prefijado en el contrato de sociedad o la conclusin de la empresa que constituya su objeto.

2. La prdida entera del capital.

3. La quiebra de la compaa.

Art. 222.

Las compaas colectivas y en comandita se disolvern, adems, totalmente por las siguientes causas:

1. La muerte de uno de los socios colectivos, si no contiene la escritura social pacto expreso de continuar en la sociedad los herederos del socio difunto o de subsistir sta entre los socios sobrevivientes.

2. La demencia u otra causa que produzca la inhabilitacin de un socio gestor para administrar sus bienes.

3. La quiebra de cualquiera de los socios colectivos.

Art. 223.

Las compaas mercantiles no se entendern prorrogadas por la voluntad tcita o presunta de los socios despus que se hubiere cumplido el trmino por el cual fueron constituidas, y, si los socios quieren continuar en compaa, celebrarn un nuevo contrato, sujeto a todas las formalidades prescritas para su establecimiento, segn se previene en el artculo 119.

Art. 224.

En las compaas colectivas o comanditarias por tiempo indefinido, si alguno de los socios exigiere su disolucin, los dems no podrn oponerse sino por causa de mala fe en el que lo proponga.

Se entender que un socio obra de mala fe cuando, con ocasin de la disolucin de la sociedad, pretenda hacer un lucro particular que no hubiera obtenido subsistiendo la compaa.

Art. 225.

El socio que por su voluntad se separase de la compaa o promoviere su disolucin no podr impedir que se concluyan del modo ms conveniente a los intereses comunes las negociaciones pendientes, y mientras no se terminen no se proceder a la divisin de los bienes y efectos de la compaa.

Art. 226.

La disolucin de la compaa de comercio que proceda de cualquier otra causa que no sea la terminacin del plazo por el cual se constituy no surtir efecto en perjuicio de tercero hasta que se anote en el Registro Mercantil.

Art. 227.

En la liquidacin y divisin del haber social se observarn las reglas establecidas en la escritura de la compaa y, en su defecto, las que se expresan en los artculos siguientes.

Art. 228.

Desde el momento en que la sociedad se declare en liquidacin cesar la representacin de los socios administradores para hacer nuevos contratos y obligaciones, quedando limitadas sus facultades, en calidad de liquidadores, a percibir los crditos de la compaa, a extinguir las obligaciones contradas de antemano, segn vayan venciendo, y a realizar las operaciones pendientes.

Art. 229.

En las sociedades colectivas o en comandita, no habiendo contradiccin por parte de alguno de los socios, continuarn encargados de la liquidacin los que hubiesen tenido la administracin del caudal social; pero, si no hubiese conformidad para esto de todos los socios, se convocar sin dilacin Junta general y se estar a lo que en ella se resuelva, as en cuanto al nombramiento de liquidadores de dentro o fuera de la sociedad, como en lo relativo a la forma y trmites de la liquidacin y a la administracin del caudal comn.

Art. 230.

Bajo pena de destitucin, debern los liquidadores:

1. Formar y comunicar a los socios, dentro del trmino de veinte das, el inventario del haber social, con el balance de las cuentas de la sociedad en liquidacin, segn los libros de su contabilidad.

2. Comunicar igualmente a los socios todos los meses el estado de la liquidacin.

Art. 231.

Los liquidadores sern responsables ante los socios de cualquier perjuicio que resulte al haber comn por fraude o negligencia grave en el desempeo de su encargo, sin que por eso se entiendan autorizados para hacer transacciones ni celebrar compromisos sobre los intereses sociales, a no ser que los socios les hubieren concedido expresamente estas facultades.

Art. 232.

Terminada la liquidacin y llegado el caso de proceder a la divisin del haber social, segn la calificacin que hicieren los liquidadores o la Junta de socios que cualquiera de ellos podr exigir que se celebre para este efecto, los mismos liquidadores verificarn dicha divisin dentro del trmino que la Junta determinare.

Art. 233.

Si alguno de los socios se creyese agraviado en la divisin acordada, podr usar de su derecho ante el Juez o Tribunal competente.

Art. 234.

En la liquidacin de sociedades mercantiles en que tengan inters personas menores de edad o incapacitadas, obrarn el padre, madre o tutor de stas, segn los casos, con plenitud de facultades como en negocio propio, y sern vlidos e irrevocables, sin beneficio de restitucin, todos los actos que dichos representantes otorgaren o consintieren por sus representados, sin perjuicio de la responsabilidad que aqullos contraigan para con stos por haber obrado con dolo o negligencia.

Art. 235.

Ningn socio podr exigir la entrega del haber que le corresponda en la divisin de la masa social, mientras no se hallen extinguidas todas las deudas y obligaciones de la compaa, o no se haya depositado su importe, si la entrega no se pudiere verificar de presente.

Art. 236.

De las primeras distribuciones que se hagan a los socios se descontarn las cantidades que hubiesen percibido para sus gastos particulares, o que bajo otro cualquier concepto les hubiese anticipado la compaa.

Art. 237.

Los bienes particulares de los socios colectivos que no se incluyeron en el haber de la sociedad al formarse sta, no podrn ser ejecutados para el pago de las obligaciones contradas por ella, sino despus de haber hecho excusin del haber social.

Art. 238.

En las compaas annimas en liquidacin continuarn, durante el perodo de sta, observndose las disposiciones de sus estatutos en cuanto a la convocatoria de sus juntas generales, ordinarias y extraordinarias, para dar cuenta de los progresos de la misma liquidacin y acordar lo que convenga al inters comn.

TTULO II
De las cuentas en participacin
Art. 239.

Podrn los comerciantes interesarse los unos en las operaciones de los otros, contribuyendo para ellas con la parte del capital que convinieren, y hacindose partcipes de sus resultados prsperos o adversos en la proporcin que determinen.

Art. 240.

Las cuentas en participacin no estarn sujetas en su formacin a ninguna solemnidad, pudiendo contraerse privadamente de palabra o por escrito, y probndose su existencia por cualquiera de los medios reconocidos en Derecho, conforme a lo dispuesto en el artculo 51.

Art. 241.

En las negociaciones de que tratan los dos artculos anteriores no se podr adoptar una razn comercial comn a todos los partcipes, ni usar de ms crdito directo que el del comerciante que las hace y dirige en su nombre y bajo su responsabilidad individual.

Art. 242.

Los que contraten con el comerciante que lleve el nombre de la negociacin, slo tendrn accin contra l, y no contra los dems interesados, quienes tampoco la tendrn contra el tercero que contrat con el gestor, a no ser que ste les haga cesin formal de sus derechos.

Art. 243.

La liquidacin se har por el gestor, el cual, terminadas que sean las operaciones, rendir cuenta justificada de sus resultados.

TTULO III
De la comisin mercantil
Seccin primera. De los comisionistas
Art. 244.

Se reputar comisin mercantil el mandato, cuando tenga por objeto un acto u operacin de comercio y sea comerciante o agente mediador del comercio el comitente o el comisionista.

Art. 245.

El comisionista podr desempear la comisin contratando en nombre propio o en el de su comitente.

Art. 246.

Cuando el comisionista contrate en nombre propio, no tendr necesidad de declarar quin sea el comitente, y quedar obligado de un modo directo, como si el negocio fuese suyo, con las personas con quienes contratare, las cuales no tendrn accin contra el comitente, ni ste contra aqullas, quedando a salvo siempre las que respectivamente correspondan al comitente y al comisionista entre s.

Art. 247.

Si el comisionista contratare en nombre del comitente, deber manifestarlo; y, si el contrato fuere por escrito, expresarlo en el mismo en la antefirma, declarando el nombre, apellido y domicilio de dicho comitente.

En el caso prescrito en el prrafo anterior, el contrato y las acciones derivadas del mismo producirn su efecto entre el comitente y la persona o personas que contrataren con el comisionista; pero quedar ste obligado con las personas con quienes contrat, mientras no pruebe la comisin, si el comitente la negare, sin perjuicio de la obligacin y acciones respectivas entre el comitente y el comisionista.

Art. 248.

En el caso de rehusar un comisionista el encargo que se le hiciere, estar obligado a comunicarlo al comitente por el medio ms rpido posible, debiendo confirmarlo, en todo caso, por el correo ms prximo al da en que recibi la comisin.

Lo estar, asimismo, a prestar la debida diligencia en la custodia y conservacin de los efectos que el comitente le haya remitido, hasta que ste designe nuevo comisionista, en vista de su negativa, o hasta que, sin esperar nueva designacin, el Juez o Tribunal se haya hecho cargo de los efectos, a solicitud del comisionista.

La falta de cumplimiento de cualquiera de las obligaciones establecidas en los dos prrafos anteriores, constituye al comisionista en la responsabilidad de indemnizar los daos y perjuicios que por ello sobrevengan al comitente.

Art. 249.

Se entender aceptada la comisin siempre que el comisionista ejecute alguna gestin, en el desempeo del encargo que le hizo el comitente, que no se limite a la determinada en el prrafo segundo del artculo anterior.

Art. 250.

No ser obligatorio el desempeo de las comisiones que exijan provisin de fondos, aunque se hayan aceptado, mientras el comitente no ponga a disposicin del comisionista la suma necesaria al efecto.

Asimismo podr el comisionista suspender las diligencias propias de su encargo, cuando, habiendo invertido las sumas recibidas, el comitente rehusare la remisin de nuevos fondos que aqul le pidiere.

Art. 251.

Pactada la anticipacin de fondos para el desempeo de la comisin, el comisionista estar obligado a suplirlos, excepto en el caso de suspensin de pagos o quiebra del comitente.

Art. 252.

El comisionista que, sin causa legal, no cumpla la comisin aceptada o empezada a evacuar, ser responsable de todos los daos que por ello sobrevengan al comitente.

Art. 253.

Celebrado un contrato por el comisionista con las formalidades de derecho, el comitente deber aceptar todas las consecuencias de la comisin, salvo el derecho de repetir contra el comisionista por faltas u omisiones cometidas al cumplirla.

Art. 254.

El comisionista que en el desempeo de su encargo se sujete a las instrucciones recibidas del comitente, quedar exento de toda responsabilidad para con l.

Art. 255.

En lo no previsto y prescrito expresamente por el comitente, deber el comisionista consultarle, siempre que lo permita la naturaleza del negocio.

Mas si estuviere autorizado para obrar a su arbitrio, o no fuere posible la consulta, har lo que dicte la prudencia y sea ms conforme al uso del comercio, cuidando del negocio como propio. En el caso de que un accidente no previsto hiciere, a juicio del comisionista, arriesgada o perjudicial la ejecucin de las instrucciones recibidas, podr suspender el cumplimiento de la comisin, comunicando al comitente, por el medio ms rpido posible, las causas que hayan motivado su conducta.

Art. 256.

En ningn caso podr el comisionista proceder contra disposicin expresa del comitente, quedando responsable de todos los daos y perjuicios que por hacerlo le ocasionare.

Igual responsabilidad pesar sobre el comisionista en los casos de malicia o de abandono.

Art. 257.

Sern de cuenta del comisionista los riesgos del numerario que tenga en su poder por razn de la comisin.

Art. 258.

El comisionista que, sin autorizacin expresa del comitente, concertare una operacin a precios o condiciones ms onerosas que las corrientes en la plaza a la fecha en que se hizo, ser responsable al comitente del perjuicio que por ello le haya irrogado, sin que le sirva de excusa alegar que al mismo tiempo y en iguales circunstancias hizo operaciones por su cuenta.

Art. 259.

El comisionista deber observar lo establecido en las Leyes y Reglamentos respecto a la negociacin que se le hubiere confiado, y ser responsable de los resultados de su contravencin u omisin. Si hubiere procedido en virtud de rdenes expresas del comitente, las responsabilidades a que haya lugar pesarn sobre ambos.

Art. 260.

El comisionista comunicar frecuentemente al comitente las noticias que interesen al buen xito de la negociacin, participndole por el correo del mismo da, o del siguiente, en que hubieren tenido lugar, los contratos que hubiere celebrado.

Art. 261.

El comisionista desempear por s los encargos que reciba, y no podr delegarlos sin previo consentimiento del comitente, a no estar de antemano autorizado para hacer la delegacin; pero podr, bajo su responsabilidad, emplear sus dependientes en aquellas operaciones subalternas que, segn la costumbre general del comercio, se confan a stos.

Art. 262.

Si el comisionista hubiere hecho delegacin o sustitucin con autorizacin del comitente, responder de las gestiones del sustituto, si quedare a su eleccin la persona en quien haba de delegar, y en caso contrario, cesar su responsabilidad.

Art. 263.

El comisionista estar obligado a rendir, con relacin a sus libros, cuenta especificada y justificada de las cantidades que percibi para la comisin, reintegrando al comitente, en el plazo y forma que ste le prescriba, del sobrante que resulte a su favor.

En caso de morosidad abonar el inters legal.

Sern de cargo del comitente el quebranto y extravo de fondos sobrantes, siempre que el comisionista hubiere observado las instrucciones de aqul respecto a la devolucin.

Art. 264.

El comisionista que, habiendo recibido fondos para evacuar un encargo, les diere inversin o destino distinto del de la comisin, abonar al comitente el capital y su inters legal, y ser responsable, desde el da en que los recibi, de los daos y perjuicios originados a consecuencia de haber dejado de cumplir la comisin, sin perjuicio de la accin criminal a que hubiere lugar.

Art. 265.

El comisionista responder de los efectos y mercaderas que recibiere, en los trminos y con las condiciones y calidades con que se le avisare la remesa, a no ser que haga constar, al encargarse de ellos, las averas y deterioros que resulten, comparando su estado con el que conste en las cartas de porte o fletamento, o en las instrucciones recibidas del comitente.

Art. 266.

El comisionista que tuviere en su poder mercaderas o efectos por cuenta ajena responder de su conservacin en el estado que los recibi. Cesar esta responsabilidad cuando la destruccin o el menoscabo sean debidos a casos fortuitos, fuerza mayor, transcurso de tiempo o vicio propio de la cosa.

En los casos de prdida parcial o total por el transcurso del tiempo o vicio propio de la cosa, el comisionista estar obligado a acreditar en forma legal el menoscabo de las mercaderas, ponindolo, tan luego como lo advierta, en conocimiento del comitente.

Art. 267.

Ningn comisionista comprar para s ni para otro lo que se le haya mandado vender, ni vender lo que se le haya encargado comprar, sin licencia del comitente.

Tampoco podr alterar las marcas de los efectos que hubiere comprado o vendido por cuenta ajena.

Art. 268.

Los comisionistas no pueden tener efectos de una misma especie pertenecientes a distintos dueos, bajo una misma marca, sin distinguirlos por una contramarca que evite confusin y designe la propiedad respectiva de cada comitente.

Art. 269.

Si ocurriere en los efectos encargados a un comisionista alguna alteracin que hiciere urgente su venta para salvar la parte posible de su valor, y fuere tal la premura que no hubiere tiempo para dar aviso al comitente y aguardar sus rdenes, acudir el comisionista al Juez o Tribunal competente, que autorizar la venta con las solemnidades y precauciones que estime ms beneficiosas para el comitente.

Art. 270.

El comisionista no podr, sin autorizacin del comitente, prestar ni vender al fiado o a plazos, pudiendo en estos casos el comitente exigirle el pago al contado, dejando a favor del comisionista cualquier inters, beneficio o ventaja que resulte de dicho crdito a plazo.

Art. 271.

Si el comisionista, con la debida autorizacin, vendiere a plazo, deber expresarlo en la cuenta o avisos que d al comitente, participndole los nombres de los compradores; y, no hacindolo as, se entender, respecto al comitente, que las ventas fueron al contado.

Art. 272.

Si el comisionista percibiere sobre una venta adems de la comisin ordinaria, otra, llamada de garanta, corrern de su cuenta los riesgos de la cobranza, quedando obligado a satisfacer al comitente el producto de la venta en los mismos plazos pactados por el comprador.

Art. 273.

Ser responsable de los perjuicios que ocasionen su omisin o demora, el comisionista que no verificare la cobranza de los crditos de su comitente en las pocas en que fueron exigibles, a no ser que acredite que us oportunamente de los medios legales para conseguir el pago.

Art. 274.

El comisionista encargado de una expedicin de efectos, que tuviere orden para asegurarlos, ser responsable, si no lo hiciere, de los daos que a stos sobrevengan, siempre que estuviere hecha la provisin de fondos necesaria para pagar el premio del seguro, o se hubiere obligado a anticiparlos y dejare de dar aviso inmediato, al comitente, de la imposibilidad de contratarle.

Si durante el riesgo el asegurador se declarase en quiebra, tendr el comisionista obligacin de renovar el seguro, a no haberle prevenido cosa en contrario el comitente.

Art. 275.

El comisionista que en concepto de tal hubiere de remitir efectos a otro punto, deber contratar el transporte, cumpliendo las obligaciones que se imponen al cargador en las conducciones terrestres y martimas.

Si contratare en nombre propio el transporte, aunque lo haga por cuenta ajena, quedar sujeto para con el porteador a todas las obligaciones que se imponen a los cargadores en las conducciones terrestres y martimas.

Art. 276.

Los efectos que se remitieren en consignacin se entendern especialmente obligados al pago de los derechos de comisin, anticipaciones y gastos que el comisionista hubiere hecho por cuenta de su valor y producto.

Como consecuencia de esta obligacin:

1. Ningn comisionista podr ser desposedo de los efectos que recibi en consignacin, sin que previamente se le reembolse de sus anticipaciones, gastos y derechos de comisin.

2. Por cuenta del producto de los mismos gneros deber ser pagado el comisionista con preferencia a los dems acreedores del comitente, salvo lo dispuesto en el artculo 375.

Para gozar de la preferencia consignada en este artculo, ser condicin necesaria que los efectos estn en poder del consignatario o comisionista, o que se hallen a su disposicin en depsito o almacn pblico, o que se haya verificado la expedicin consignndola a su nombre, habiendo recibido el conocimiento, taln o carta de transporte firmada por el encargado de verificarlo.

Art. 277.

El comitente estar obligado a abonar al comisionista el premio de comisin, salvo pacto en contrario.

Faltando pacto expresivo de la cuota, se fijar sta con arreglo al uso y prctica mercantil de la plaza donde se cumpliere la comisin.

Art. 278.

El comitente estar, asimismo, obligado a satisfacer al contado, al comisionista, mediante cuenta justificada, el importe de todos sus gastos y desembolsos, con el inters legal desde el da en que los hubiere hecho hasta su total reintegro.

Art. 279.

El comitente podr revocar la comisin conferida al comisionista, en cualquier estado del negocio, ponindolo en su noticia, pero quedando siempre obligado a las resultas de las gestiones practicadas antes de haberle hecho saber la revocacin.

Art. 280.

Por muerte del comisionista o su inhabilitacin se rescindir el contrato; pero por muerte o inhabilitacin del comitente no se rescindir, aunque pueden revocarlo sus representantes.

Seccin segunda. De otras formas del mandato mercantil. Factores, dependientes y mancebos
Art. 281.

El comerciante podr constituir apoderados o mandatarios generales o singulares para que hagan el trfico en su nombre y por su cuenta en todo o en parte, o para que le auxilien en l.

Art. 282.

El factor deber tener la capacidad necesaria para obligarse con arreglo a este Cdigo, y poder de la persona por cuya cuenta haga el trfico.

Art. 283.

El gerente de una empresa o establecimiento fabril o comercial por cuenta ajena, autorizado para administrarlo, dirigirlo y contratar sobre las cosas concernientes a l, con ms o menos facultades, segn haya tenido por conveniente el propietario, tendr el concepto legal de factor, y le sern aplicables las disposiciones contenidas en esta seccin.

Art. 284.

Los factores negociarn y contratarn a nombre de sus principales, y, en todos los documentos que suscriban en tal concepto, expresarn que lo hacen con poder o en nombre de la persona o sociedad que representen.

Art. 285.

Contratando los factores en los trminos que previene el artculo precedente, recaern sobre los comitentes todas las obligaciones que contrajeren.

Cualquiera reclamacin para compelerlos a su cumplimiento se har efectiva en los bienes del principal, establecimiento o empresa, y no en los del factor, a menos que estn confundidos con aqullos.

Art. 286.

Los contratos celebrados por el factor de un establecimiento o empresa fabril o comercial, cuando notoriamente pertenezca a una empresa o sociedad conocida, se entendern hechos por cuenta del propietario de dicha empresa o sociedad, aun cuando el factor no lo haya expresado al tiempo de celebrarlos, o se alegue abuso de confianza, transgresin de facultades o apropiacin por el factor de los efectos objeto del contrato, siempre que estos contratos recaigan sobre objetos comprendidos en el giro y trfico del establecimiento, o si, aun siendo de otra naturaleza, resultare que el factor obr con orden de su comitente, o que ste aprob su gestin en trminos expresos o por hechos positivos.

Art. 287.

El contrato hecho por un factor en nombre propio le obligar directamente con la persona con quien lo hubiere celebrado; mas si la negociacin se hubiere hecho por cuenta del principal, la otra parte contratante podr dirigir su accin contra el factor o contra el principal.

Art. 288.

Los factores no podrn traficar por su cuenta particular, ni interesarse en nombre propio ni ajeno en negociaciones del mismo gnero de las que hicieren a nombre de sus principales, a menos que stos los autoricen expresamente para ello.

Si negociaren sin esta autorizacin, los beneficios de la negociacin sern para el principal, y las prdidas, a cargo del factor.

Si el principal hubiere concedido al factor autorizacin para haceroperaciones por su cuenta o asociado a otras personas, no tendr aqul derecho a las ganancias ni participar de las prdidas que sobrevinieren.

Si el principal hubiere interesado al factor en alguna operacin, la participacin de ste en las ganancias ser, salvo pacto en contrario, proporcionada al capital que aportare; y no aportando capital, ser reputado socio industrial.

Art. 289.

Las multas en que pueda incurrir el factor por contravenciones a las Leyes fiscales o Reglamentos de administracin pblica en las gestiones de su factora se harn efectivas desde luego en los bienes que administre, sin perjuicio del derecho del principal contra el factor por su culpabilidad en los hechos que dieren lugar a la multa.

Art. 290.

Los poderes conferidos a un factor se estimarn subsistentes mientras no le fueren expresamente revocados, no obstante la muerte de su principal o de la persona de quien en debida forma los hubiere recibido.

Art. 291.

Los actos y contratos ejecutados por el factor sern vlidos, respecto de su poderdante, siempre que sean anteriores al momento en que llegue a noticia de aqul por un medio legtimo la revocacin de los poderes o la enajenacin del establecimiento.

Tambin sern vlidos con relacin a terceros, mientras no se haya cumplido, en cuanto a la revocacin de los poderes, lo prescrito en el nmero 6. del artculo 21.

Art. 292.

Los comerciantes podrn encomendar a otras personas, adems de los factores, el desempeo constante, en su nombre y por su cuenta, de alguna o algunas gestiones propias del trfico a que se dediquen, en virtud de pacto escrito o verbal; consignndolo en sus reglamentos las compaas y comunicndolo los particulares por avisos pblicos o por medio de circulares a sus corresponsales.

Los actos de estos dependientes o mandatarios singulares no obligarn a su principal sino en las operaciones propias del ramo que determinadamente les estuviere encomendado.

Art. 293.

Las disposiciones del artculo anterior sern, igualmente, aplicables a los mancebos de comercio que estn autorizados para regir una operacin mercantil o alguna parte del giro y trfico de su principal.

Art. 294.

Los mancebos encargados de vender al por menor en un almacn pblico se reputarn autorizados para cobrar el importe de las ventas que hicieren, y sus recibos sern vlidos, expidindolos a nombre de sus principales.

Igual facultad tendrn los mancebos que vendan en los almacenes al por mayor, siempre que las ventas fueren al contado y el pago se verifique en el mismo almacn; pero cuando las cobranzas se hubieren de hacer fuera de ste, o procedan de ventas hechas a plazos, los recibos se firmarn necesariamente por el principal o su factor, o por apoderado legtimamente constituido para cobrar.

Art. 295.

Cuando un comerciante encargare a su mancebo la recepcin de mercaderas, y ste las recibiere sin reparo sobre su cantidad o calidad, surtir su recepcin los mismos efectos que si la hubiere hecho el principal.

Art. 296.

Sin consentimiento de sus principales, ni los factores ni los mancebos de comercio podrn delegar en otros los encargos que recibieren de aqullos; y en caso de hacerlo sin dicho consentimiento respondern directamente de las gestiones de los sustitutos y de las obligaciones contradas por stos.

Art. 297.

Los factores y mancebos de comercio sern responsables a sus principales de cualquier perjuicio que causen a sus intereses por haber procedido en el desempeo de sus funciones con malicia, negligencia o infraccin de las rdenes o instrucciones que hubieren recibido.

Art. 298.

Si, por efecto del servicio que preste un mancebo de comercio, hiciere algn gasto extraordinario o experimentare alguna prdida, no habiendo mediado sobre ello pacto expreso entre l y su principal, ser de cargo de ste indemnizarle del quebranto sufrido.

Art. 299.

Si el contrato entre los comerciantes y sus mancebos y dependientes se hubiere celebrado por tiempo fijo no podr ninguna de las partes contratantes separarse sin consentimiento de la otra de su cumplimiento hasta la terminacin del plazo convenido.

Los que contravinieren a esta clusula quedarn sujetos a la indemnizacin de daos y perjuicios, salvo lo dispuesto en los artculos siguientes.

Art. 300.

Sern causas especiales para que los comerciantes puedan despedir a sus dependientes, no obstante no haber cumplido el plazo del empeo:

1. El fraude o abuso de confianza en las gestiones que les hubiere confiado.

2. Hacer alguna negociacin de comercio por cuenta propia sin conocimiento expreso y licencia del principal.

3. Faltar gravemente al respeto y consideracin debidos a ste o a las personas de su familia o dependencia.

Art. 301.

Sern causas para que los dependientes puedan despedirse de sus principales aunque no hayan cumplido el plazo del empeo:

1. La falta de pago en los plazos fijados del sueldo o estipendios convenidos.

2. La falta de cumplimiento de cualquiera de las dems condiciones concertadas en beneficio del dependiente.

3. Los malos tratamientos u ofensas graves por parte del principal.

Art. 302.

En los casos de que el empeo no tuviere tiempo sealado, cualquiera de las partes podr darlo por fenecido, avisando a la otra con un mes de anticipacin.

El factor o mancebo tendr derecho, en este caso, al sueldo que corresponda a dicha mesada.

TTULO IV
Del depsito mercantil
Art. 303.

Para que el depsito sea mercantil se requiere:

1. Que el depositario, al menos, sea comerciante.

2. Que las cosas depositadas sean objeto de comercio.

3. Que el depsito constituya por s una operacin mercantil o se haga como causa o a consecuencia de operaciones mercantiles.

Art. 304.

El depositario tendr derecho a exigir retribucin por el depsito, a no mediar pacto expreso en contrario.

Si las partes contratantes no hubieren fijado la cuota de la retribucin se regular segn los usos de la plaza en que el depsito se hubiere constituido.

Art. 305.

El depsito quedar constituido mediante la entrega al depositario de la cosa que constituya su objeto.

Art. 306.

El depositario est obligado a conservar la cosa objeto del depsito segn la reciba, y a devolverla con sus aumentos, si los tuviere, cuando el depositante se la pida.

En la conservacin del depsito responder el depositario de los menoscabos, daos y perjuicios que las cosas depositadas sufrieren por su malicia o negligencia y tambin de los que provengan de la naturaleza o vicio de las cosas, si en estos casos no hizo por su parte lo necesario para evitarlos o remediarlos dando aviso de ellos adems al depositante inmediatamente que se manifestaren.

Art. 307.

Cuando los depsitos sean de numerario, con especificacin de las monedas que los constituyan, o cuando se entreguen sellados o cerrados, los aumentos o bajas que su valor experimente sern de cuenta del depositante.

Los riesgos de dichos depsitos corrern a cargo del depositario, siendo de cuenta del mismo los daos que sufrieren, a no probar que ocurrieron por fuerza mayor o caso fortuito insuperable.

Cuando los depsitos de numerario se constituyeren sin especificacin de monedas o sin cerrar o sellar, el depositario responder de su conservacin y riesgos en los trminos establecidos por el prrafo segundo del artculo 306.

Art. 308.

Los depositarios de ttulos, valores, efectos o documentos que devenguen intereses quedan obligados a realizar el cobro de stos en las pocas de sus vencimientos, as como tambin a practicar cuantos actos sean necesarios para que los efectos depositados conserven el valor y los derechos que les correspondan con arreglo a las disposiciones legales.

Art. 309.

Siempre que con asentimiento del depositante dispusiere el depositario de las cosas que fueren objeto de depsito, ya para s o sus negocios, ya para operaciones que aqul le encomendare, cesarn los derechos y obligaciones propios del depositante y depositario y se observarn las reglas y disposiciones aplicables al prstamo mercantil, a la comisin o al contrato que en sustitucin del depsito hubieren celebrado.

Art. 310.

No obstante lo dispuesto en los artculos anteriores, los depsitos verificados en los bancos, en los almacenes generales, en las sociedades de crdito o en otras cualesquiera compaas, se regirn, en primer lugar, por los estatutos de las mismas; en segundo, por las prescripciones de este Cdigo, y ltimamente, por las reglas del Derecho comn, que son aplicables a todos los depsitos.

TTULO V
De los prstamos mercantiles
Seccin primera. Del prstamo mercantil
Art. 311.

Se reputar mercantil el prstamo concurriendo las circunstancias siguientes:

1. Si alguno de los contratantes fuere comerciante.

2. Si las cosas prestadas se destinaren a actos de comercio.

Art. 312.

Consistiendo el prstamo en dinero, pagar el deudor devolviendo una cantidad igual a la recibida, con arreglo al valor legal que tuviere la moneda al tiempo de la devolucin, salvo si se hubiere pactado la especie de moneda en que haba de hacerse el pago, en cuyo caso la alteracin que hubiese experimentado su valor ser en dao o en beneficio del prestador.

En los prstamos de ttulos o valores pagar el deudor devolviendo otros tantos de la misma clase e idnticas condiciones, o sus equivalentes si aqullos se hubiesen extinguido, salvo pacto en contrario.

Si los prstamos fueren en especie deber el deudor devolver, a no mediar pacto en distinto sentido, igual cantidad en la misma especie y calidad, o su equivalente en metlico si se hubiere extinguido la especie debida.

Art. 313.

En los prstamos por tiempo indeterminado o sin plazo marcado de vencimiento, no podr exigirse al deudor el pago sino pasados treinta das, a contar desde la fecha del requerimiento notarial que se le hubiere hecho.

Art. 314.

Los prstamos no devengarn inters si no se hubiere pactado por escrito.

Art. 315.

Podr pactarse el inters del prstamo, sin tasa ni limitacin de ninguna especie.

Se reputar inters toda prestacin pactada a favor del acreedor.

Art. 316.

Los deudores que demoren el pago de sus deudas despus de vencidas debern satisfacer desde el da siguiente al del vencimiento el inters pactado para este caso o, en su defecto, el legal.

Si el prstamo consistiere en especies, para computar el rdito se graduar su valor por los precios que las mercaderas prestadas tengan en la plaza en que deba hacerse la devolucin, el da siguiente al del vencimiento, o por el que determinen peritos, si la mercadera estuviere extinguida al tiempo de hacerse su valuacin.

Y si consistiere el prstamo en ttulos o valores el rdito por mora ser el que los mismos valores o ttulos devenguen, o, en su defecto, el legal, determinndose el precio de los valores por el que tengan en Bolsa, si fueren cotizables, o en la plaza en otro caso, el da siguiente al del vencimiento.

Art. 317.

Los intereses vencidos y no pagados no devengarn intereses. Los contratantes podrn, sin embargo, capitalizar los intereses lquidos y no satisfechos, que, como aumento de capital devengarn nuevos rditos.

Art. 318.

El recibo del capital por el acreedor, sin reservarse expresamente el derecho a los intereses pactados o debidos, extinguir la obligacin del deudor respecto a los mismos.

Las entregas a cuenta, cuando no resulte expresa su aplicacin, se imputarn en primer trmino al pago de intereses por orden de vencimientos, y despus al del capital.

Art. 319.

Interpuesta una demanda, no podr hacerse la acumulacin de inters al capital para exigir mayores rditos.

Seccin segunda. De los prstamos con garanta de valores
Art. 320.

El prstamo con garanta de valores admitidos a negociacin en un mercado secundario oficial, hecho en pliza con intervencin de Corredor de Comercio Colegiado o en escritura pblica, se reputar siempre mercantil.

El prestador tendr sobre los valores pignorados, conforme a las disposiciones de esta Seccin, derecho a cobrar su crdito con preferencia a los dems acreedores, quienes no podrn disponer de los mismos a no ser satisfaciendo el crdito constituido sobre ellos.

Art. 321.

En la pliza del contrato debern expresarse los datos y circunstancias necesarios para la adecuada identificacin de los valores dados en garanta.

Art. 322.

Vencido el plazo del prstamo, el acreedor, salvo pacto en contrario y sin necesidad de requerir al deudor, estar autorizado para pedir la enajenacin de los valores dados en garanta, a cuyo fin entregar a los organismos rectores del correspondiente mercado secundario oficial la pliza o escritura de prstamo, acompaada de los ttulos pignorados o del certificado acreditativo de la inscripcin de la garanta, expedido por la entidad encargada del correspondiente registro contable.

El organismo rector, una vez hechas las oportunas comprobaciones, adoptar las medidas necesarias para enajenar los valores pignorados, en el mismo da en que reciba la comunicacin del acreedor, o, de no ser posible, en el da siguiente, a travs de un miembro del correspondiente mercado secundario oficial.

El acreedor pignoraticio slo podr hacer uso del procedimiento ejecutivo especial regulado en este artculo durante los tres das hbiles siguientes al vencimiento del prstamo.

Art. 323.

Lo dispuesto en esta Seccin ser tambin aplicable a las cuentas corrientes de crdito abiertas por entidades de crdito cuando se hubiere convenido que la cantidad exigible en caso de ejecucin ser la especificada en certificacin expedida por la entidad acreedora, en cuyo caso, adems de los documentos contemplados en el artculo anterior, se entregar la mencionada certificacin acompaada del documento fehaciente a que se refiere el artculo 1.435 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 324.

Los valores pignorados conforme a lo que se establece en los artculos anteriores no estarn sujetos a reivindicacin mientras no sea reembolsado el prestador, sin perjuicio de los derechos y acciones del titular desposedo contra las personas responsables segn las Leyes, por los actos en virtud de los cuales haya sido privado de los valores dados en garanta.

TTULO VI
De la compraventa y permuta mercantiles y de la transferencia de crditos no endosables
Seccin primera. De la compraventa
Art. 325.

Ser mercantil la compraventa de cosas muebles para revenderlas, bien en la misma forma que se compraron, o bien en otra diferente, con nimo de lucrarse en la reventa.

Art. 326.

No se reputarn mercantiles:

1. Las compras de efectos destinados al consumo del comprador o de la persona por cuyo encargo se adquirieren.

2. Las ventas que hicieren los propietarios y los labradores o ganaderos, de los frutos o productos de sus cosechas o ganados, o de las especies en que se les paguen las rentas.

3. Las ventas que, de los objetos construidos o fabricados por los artesanos, hicieren stos en sus talleres.

4. La reventa que haga cualquier persona no comerciante del resto de los acopios que hizo para su consumo.

Art. 327.

Si la venta se hiciere sobre muestras o determinando calidad conocida en el comercio, el comprador no podr rehusar el recibo de los gneros contratados, si fueren conformes a las muestras o a la calidad prefijada en el contrato.

En el caso de que el comprador se negare a recibirlos se nombrarn peritos por ambas partes que decidirn si los gneros son o no de recibo.

Si los peritos declarasen ser de recibo se estimar consumada la venta, y en el caso contrario, se rescindir el contrato, sin perjuicio de la indemnizacin a que tenga derecho el comprador.

Art. 328.

En las compras de gneros que no se tengan a la vista ni puedan clasificarse por una calidad determinada y conocida en el comercio, se entender que el comprador se reserva la facultad de examinarlos y de rescindir libremente el contrato si los gneros no le convinieren.

Tambin tendr el comprador el derecho de rescisin si por pacto expreso se hubiere reservado ensayar el gnero contratado.

Art. 329.

Si el vendedor no entregare en el plazo estipulado los efectos vendidos podr el comprador pedir el cumplimiento o la rescisin del contrato, con indemnizacin, en uno y otro casos, de los perjuicios que se le hayan irrogado por la tardanza.

Art. 330.

En los contratos en que se pacte la entrega de una cantidad determinada de mercancas en un plazo fijo, no estar obligado el comprador a recibir una parte, ni aun bajo promesa de entregar el resto; pero si aceptare la entrega parcial quedar consumada la venta en cuanto a los gneros recibidos, salvo el derecho del comprador a pedir por el resto el cumplimiento del contrato o su rescisin, con arreglo al artculo anterior.

Art. 331.

La prdida o deterioro de los efectos antes de su entrega, por accidente imprevisto o sin culpa del vendedor, dar derecho al comprador para rescindir el contrato, a no ser que el vendedor se hubiere constituido en depositario de las mercancas con arreglo al artculo 339, en cuyo caso se limitar su obligacin a la que nazca del depsito.

Art. 332.

Si el comprador rehusare sin justa causa el recibo de los efectos comprados podr el vendedor pedir el cumplimiento o rescisin del contrato, depositando judicialmente en el primer caso las mercaderas.

El mismo depsito judicial podr constituir el vendedor siempre que el comprador demore hacerse cargo de las mercaderas.

Los gastos que origine el depsito sern de cuenta de quien hubiere dado motivo para constituirlo.

Art. 333.

Los daos y menoscabos que sobrevinieren a las mercaderas, perfecto el contrato y teniendo el vendedor los efectos a disposicin del comprador en el lugar y tiempo convenidos, sern de cuenta del comprador, excepto en los casos de dolo o negligencia del vendedor.

Art. 334.

Los daos y menoscabos que sufran las mercaderas, aun por caso fortuito, sern de cuenta del vendedor en los casos siguientes:

1. Si la venta se hubiere hecho por nmero, peso o medida, o la cosa vendida no fuere cierta y determinada, con marcas y seales que la identifiquen.

2. Si por pacto expreso o por uso del comercio, atendida la naturaleza de la cosa vendida, tuviere el comprador la facultad de reconocerla y examinarla previamente.

3. Si el contrato tuviere la condicin de no hacer la entrega hasta que la cosa vendida adquiera las condiciones estipuladas.

Art. 335.

Si los efectos vendidos perecieren o se deterioraren a cargo del vendedor, devolver al comprador la parte del precio que hubiere recibido.

Art. 336.

El comprador que al tiempo de recibir las mercaderas las examinare a su contento, no tendr accin para repetir contra el vendedor alegando vicio o defecto de cantidad o calidad en las mercaderas.

El comprador tendr el derecho de repetir contra el vendedor, por defecto en la cantidad o calidad de las mercaderas recibidas enfardadas o embaladas, siempre que ejercite su accin dentro de los cuatro das siguientes al de su recibo y no proceda la avera de caso fortuito, vicio propio de la cosa o fraude.

En estos casos podr el comprador optar por la rescisin del contrato o por su cumplimiento con arreglo a lo convenido, pero siempre con la indemnizacin de los perjuicios que se le hubieren causado por los defectos o faltas.

El vendedor podr evitar esta reclamacin exigiendo, en el acto de la entrega, que se haga el reconocimiento, en cuanto a cantidad y calidad, a contento del comprador.

Art. 337.

Si no se hubiere estipulado el plazo para la entrega de las mercaderas vendidas, el vendedor deber tenerlas a disposicin del comprador dentro de las veinticuatro horas siguientes al contrato.

Art. 338.

Los gastos de la entrega de los gneros en las ventas mercantiles sern de cargo del vendedor hasta ponerlos, pesados o medidos, a disposicin del comprador, a no mediar pacto expreso en contrario.

Los de su recibo y extraccin fuera del lugar de la entrega sern de cuenta del comprador.

Art. 339.

Puestas las mercaderas vendidas a disposicin del comprador, y dndose ste por satisfecho, o depositndose aqullas judicialmente, en el caso previsto en el artculo 332, empezar para el comprador la obligacin de pagar el precio al contado o en los plazos convenidos con el vendedor.

Este se constituir depositario de los efectos vendidos y quedarobligado a su custodia y conservacin segn las Leyes del depsito.

Art. 340.

En tanto que los gneros vendidos estn en poder del vendedor, aunque sea en calidad de depsito, tendr ste preferencia sobre ellos a cualquier otro acreedor para obtener el pago del precio con los intereses ocasionados por la demora.

Art. 341.

La demora en el pago del precio de la cosa comprada constituir al comprador en la obligacin de pagar el inters legal de la cantidad que adeude al vendedor.

Art. 342.

El comprador que no haya hecho reclamacin alguna fundada en los vicios internos de la cosa vendida, dentro de los treinta das siguientes a su entrega, perder toda accin y derecho a repetir por esta causa contra el vendedor.

Art. 343.

Las cantidades que, por va de seal, se entreguen en las ventas mercantiles, se reputarn siempre dadas a cuenta del precio yenprueba de la ratificacin del contrato, salvo pacto en contrario.

Art. 344.

No se rescindirn las ventas mercantiles por causa de lesin; pero indemnizar daos y perjuicios el contratante que hubiere procedido con malicia o fraude en el contrato o en su cumplimiento, sin perjuicio de la accin criminal.

Art. 345.

En toda venta mercantil el vendedor quedar obligado a la eviccin y saneamiento en favor del comprador, salvo pacto en contrario.

Seccin segunda. De las permutas
Art. 346.

Las permutas mercantiles se regirn por las mismas reglas que van prescritas en este ttulo respecto de las compras y ventas, en cuanto sean aplicables a las circunstancias y condiciones de aquellos contratos.

Seccin tercera. De las transferencias de crditos no endosables
Art. 347.

Los crditos mercantiles no endosables ni al portador, se podrn transferir por el acreedor sin necesidad del consentimiento del deudor, bastando poner en su conocimiento la transferencia.

El deudor quedar obligado para con el nuevo acreedor en virtud de la notificacin, y desde que tenga lugar no se reputar pago legtimo sino el que se hiciere a ste.

Art. 348.

El cedente responder de la legitimidad del crdito y de la personalidad con que hizo la cesin; pero no de la solvencia del deudor, a no mediar pacto expreso que as lo declare.

TTULO VII
Del contrato mercantil de transporte terrestre
Art. 349.

El contrato de transporte por vas terrestres o fluviales de todo gnero se reputar mercantil:

1. Cuando tenga por objeto mercaderas o cualesquiera efectos del comercio.

2. Cuando, siendo cualquiera su objeto, sea comerciante el portador, o se dedique habitualmente a verificar transportes para el pblico.

Art. 350.

Tanto el cargador como el porteador de mercaderas o efectos, podrn exigirse mutuamente que se extienda una carta de porte en que se expresarn:

1. El nombre, apellido y domicilio del cargador.

2. El nombre, apellido y domicilio del porteador.

3. El nombre, apellido y domicilio de la persona a quien o a cuya orden vayan dirigidos los efectos, o si han de entregarse al portador de la misma carta.

4. La designacin de los efectos, con expresin de su calidad genrica, de su peso y de las marcas o signos exteriores de los bultos en que se contengan.

5. El precio del transporte.

6. La fecha en que se hace la expedicin.

7. El lugar de la entrega al porteador.

8. El lugar y el plazo en que habr de hacerse la entrega al consignatario.

9. La indemnizacin que haya de abonar el porteador en caso de retardo, si sobre este punto mediare algn pacto.

Art. 351.

En los transportes que se verifiquen por ferrocarriles u otras empresas sujetas a tarifas o plazos reglamentarios, bastar que las cartas de porte o declaraciones de expedicin facilitadas por el cargador se refieran, en cuanto al precio, plazos y condiciones especiales del transporte, a las tarifas y reglamentos cuya aplicacin solicite; y si no determinare tarifa, deber el porteador aplicar el precio de las que resulten ms baratas, con las condiciones que a ellas sean inherentes, consignando siempre su expresin o referencia en la carta de porte que entregue al cargador.

Art. 352.

Las cartas de porte o billetes en los casos de transporte de viajeros, podrn ser diferentes, unos para las personas y otros para los equipajes; pero todos contendrn la indicacin del porteador, la fecha de la expedicin, los puntos de salida y llegada, el precio, y, en lo tocante a los equipajes, el nmero y peso de los bultos, con las dems indicaciones que se crean necesarias para su fcil identificacin.

Art. 353.

Los ttulos legales del contrato entre el cargador y el porteador sern las cartas de porte, por cuyo contenido se decidirn las contestaciones que ocurran sobre su ejecucin y cumplimiento, sin admitir ms excepciones que las de falsedad y error material en su redaccin.

Cumplido el contrato, se devolver al porteador la carta de porte que hubiere expedido, y en virtud del canje de este ttulo por el objeto porteado, se tendrn por canceladas las respectivas obligaciones y acciones, salvo cuando en el mismo acto se hicieren constar por escrito las reclamaciones que las partes quisieran reservarse, excepcin hecha de lo que se determina en el artculo 366.

En caso de que por extravo u otra causa no pueda el consignatario devolver, en el acto de recibir los gneros, la carta de porte suscrita por el porteador, deber darle un recibo de los objetos entregados, produciendo este recibo los mismos efectos que la devolucin de la carta de porte.

Art. 354.

En defecto de carta de porte, se estar al resultado de las pruebas jurdicas que haga cada parte en apoyo de sus respectivas pretensiones, conforme a las disposiciones generales establecidas en este Cdigo para los contratos de comercio.

Art. 355.

La responsabilidad del porteador comenzar desde el momento en que reciba las mercaderas, por s o por medio de persona encargada al efecto, en el lugar que se indic para recibirlas.

Art. 356.

Los porteadores podrn rechazar los bultos que se presenten mal acondicionados para el transporte; y si hubiere de hacerse por camino de hierro, insistiendo en el envo, la empresa los portear, quedando exenta de toda responsabilidad si hiciere constar en la carta de porte su oposicin.

Art. 357.

Si, por fundadas sospechas de falsedad en la declaracin del contenido de un bulto, determinare el porteador registrarlo, proceder a su reconocimiento ante testigos, con asistencia del remitente o consignatario.

No concurriendo el que de stos hubiere de ser citado, se har el registro ante Notario, que extender un acta del resultado del reconocimiento, para los efectos a que hubiere lugar.

Si resultare cierta la declaracin del remitente, los gastos que ocasionare esta operacin y la de volver a cerrar cuidadosamente los bultos sern de cuenta del porteador, y, en caso contrario, de cuenta del remitente.

Art. 358.

No habiendo plazo prefijado para la entrega de los efectos, tendr el porteador la obligacin de conducirlos en las primeras expediciones de mercaderas iguales o anlogas, que hiciere al punto en donde deba entregarlos; y, de no hacerlo as, sern de su cargo los perjuicios que se ocasionen por la demora.

Art. 359.

Si mediare pacto entre el cargador y el porteador sobre el camino por donde deba hacerse el transporte, no podr el porteadorvariar de ruta, a no ser por causa de fuerza mayor; y en caso dehacerlo sin ella, quedar responsable de todos los daos que por cualquier otra causa sobrevinieren a los gneros que transporta, adems de pagar la suma que se hubiese estipulado para tal evento.

Cuando por la expresada causa de fuerza mayor el porteador hubiera tenido que tomar otra ruta que produjere aumento de portes, le ser abonable este aumento mediante su formal justificacin.

Art. 360.

El cargador podr, sin variar el lugar donde deba hacerse la entrega, cambiar la consignacin de los efectos que entreg al porteador, y ste cumplir su orden, con tal que, al tiempo de prescribirle la variacin de consignatario, le sea devuelta la carta de porte suscrita por el porteador, si se hubiere expedido, canjendola por otra en que conste la novacin del contrato.

Los gastos que esta variacin de consignacin ocasione sern de cuenta del cargador.

Art. 361.

Las mercaderas se transportarn a riesgo y ventura del cargador, si expresamente no se hubiere convenido lo contrario.

En su consecuencia, sern de cuenta y riesgo del cargador todos los daos y menoscabos que experimenten los gneros durante el transporte, por caso fortuito, fuerza mayor o naturaleza y vicio propio de las cosas.

La prueba de estos accidentes incumbe al porteador.

Art. 362.

El porteador, sin embargo, ser responsable de las prdidas y averas que procedan de las causas expresadas en el artculo anterior, si se probare en su contra que ocurrieron por su negligencia o por haber dejado de tomar las precauciones que el uso tiene adaptadas entre personas diligentes, a no ser que el cargador hubiese cometido engao en la carta de porte, suponindolas de gnero o calidad diferentes de los que realmente tuvieren.

Si, a pesar de las precauciones a que se refiere este artculo, los efectos transportados corrieran riesgo de perderse, por su naturaleza o por accidente inevitable, sin que hubiese tiempo para que sus dueos dispusieran de ellos, el porteador podr proceder a su venta, ponindolos con este objeto a disposicin de la autoridad judicial o de los funcionarios que determinen disposiciones especiales.

Art. 363.

Fuera de los casos prescritos en el prrafo segundo del artculo 361, el porteador estar obligado a entregar los efectos cargados, en el mismo estado en que, segn la carta de porte, se hallaban al tiempo de recibirlos, sin detrimento ni menoscabo alguno, y no hacindolo, a pagar el valor que tuvieren los no entregados, en el punto donde debieran serlo y en la poca que corresponda hacer su entrega.

Si sta fuere una parte de los efectos transportados, el consignatario podr rehusar el hacerse cargo de stos cuando justifique que no puede utilizarlos con independencia de los otros.

Art. 364.

Si el efecto de las averas a que se refiere el artculo 361 fuera slo una disminucin en el valor del gnero, se reducir la obligacin del porteador a abonar lo que importe esa diferencia de valor, a juicio de peritos.

Art. 365.

Si, por efecto de las averas, quedasen intiles los gneros para su venta y consumo en los objetos propios de su uso, no estar obligado el consignatario a recibirlos, y podr dejarlos por cuenta del porteador, exigindole su valor al precio corriente en aquel da.

Si entre los gneros averiados se hallaren algunas piezas en buen estado y sin defecto alguno, ser aplicable la disposicin anterior con respecto a los deteriorados, y el consignatario recibir los que estn ilesos, hacindose esta segregacin por piezas distintas y sueltas, y sin que para ello se divida un mismo objeto, a menos que el consignatario pruebe la imposibilidad de utilizarlos convenientemente en esta forma.

El mismo precepto se aplicar a las mercaderas embaladas o envasadas, con distincin de los fardos que aparezcan ilesos.

Art. 366.

Dentro de las veinticuatro horas siguientes al recibo de las mercaderas, podr hacerse la reclamacin contra el porteador, por dao o avera que se encontrase en ellas al abrir los bultos, con tal que no se conozcan por la parte exterior de stos las seales del dao o avera que diere motivo a la reclamacin, en cuyo caso slo se admitir sta en el acto del recibo.

Transcurridos los trminos expresados, o pagados los portes, no se admitir reclamacin alguna contra el porteador sobre el estado en que entreg los gneros porteados.

Art. 367.

Si ocurrieren dudas y contestaciones entre el consignatario y el porteador sobre el estado en que se hallen los efectos transportados al tiempo de hacerse al primero su entrega, sern stos reconocidos por peritos nombrados por las partes, y un tercero en caso de discordia, designado por la autoridad judicial, hacindose constar por escrito las resultas; y si los interesados no se conformaren con el dictamen pericial y no transigieren sus diferencias, se proceder por dicha autoridad al depsito de las mercaderas en almacn seguro, y usarn en su derecho como correspondiere.

Art. 368.

El porteador deber entregar sin demora ni entorpecimiento alguno al consignatario los efectos que hubiere recibido, por el solo hecho de estar designado en la carta de porte para recibirlos; y, de no hacerlo as, ser responsable de los perjuicios que por ello se ocasionen.

Art. 369.

No hallndose el consignatario en el domicilio indicado en la carta de porte, negndose al pago de los portes y gastos, o rehusando recibir los efectos, se proveer su depsito por el Juez municipal, donde no le hubiere de primera instancia, a disposicin del cargador o remitente, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, surtiendo este depsito todos los efectos de la entrega.

Art. 370.

Habindose fijado plazo para la entrega de los gneros, deber hacerse dentro de l, y, en su defecto, pagar el porteador la indemnizacin pactada en la carta de porte, sin que el cargador ni el consignatario tengan derecho a otra cosa.

Si no hubiere indemnizacin pactada, y la tardanza excediere del tiempo prefijado en la carta de porte, quedar responsable el porteador de los perjuicios que haya podido causar la dilacin.

Art. 371.

En los casos de retraso por culpa del porteador, a que se refieren los artculos precedentes, el consignatario podr dejar por cuenta de aqul los efectos transportados, comunicndoselo por escrito antes de la llegada de los mismos al punto de su destino.

Cuando tuviere lugar este abandono, el porteador satisfar el total importe de los efectos como si se hubieren perdido o extraviado.

No verificndose el abandono, la indemnizacin de daos y perjuicios por los retrasos no podr exceder del precio corriente que los efectos transportados tendran en el da y lugar en que deban entregarse; observndose esto mismo en todos los dems casos en que esta indemnizacin sea debida.

Art. 372.

La valuacin de los efectos que el porteador deba pagar en casos de prdida o extravo, se determinar con arreglo a lo declarado en la carta de porte, sin admitir al cargador pruebas sobre que, entre el gnero que en ella declar, haba objetos de mayor valor y dinero metlico.

Las caballeras, carruajes, barcos, aparejos y todos los dems medios principales y accesorios de transporte estarn especialmente obligados a favor del cargador, si bien en cuanto a los ferrocarriles dicha obligacin quedar subordinada a lo que determinen las leyes de concesin respecto a la propiedad, y a lo que este Cdigo establece sobre la manera y forma de efectuar los embargos y retenciones contra las expresadas compaas.

Art. 373.

El porteador que hiciere la entrega de las mercaderas al consignatario en virtud de pactos o servicios combinados con otros porteadores, asumir las obligaciones de los que le hayan precedido en la conduccin, salvo su derecho para repetir contra stos, si no fuere l el responsable directo de la falta que ocasione la reclamacin del cargador o consignatario.

Asumir, igualmente, el porteador que hiciere la entrega todas las acciones y derechos de los que le hubieren precedido en la conduccin.

El remitente y consignatario tendrn expedito su derecho contra el porteador que hubiere otorgado el contrato de transporte, o contra los dems porteadores que hubieren recibido sin reserva los efectos transportados.

Las reservas hechas por los ltimos no les librarn, sin embargo, de las responsabilidades en que hubieren incurrido por sus propios actos.

Art. 374.

Los consignatarios a quienes se hubiere hecho la remesa no podrn diferir el pago de los gastos y portes de los gneros que recibieron, despus de transcurridas las veinticuatro horas siguientes a su entrega, y, en caso de retardo en este pago, podr el porteador exigir la venta judicial de los gneros que condujo, en cantidad suficiente para cubrir el precio del transporte y los gastos que hubiese suplido.

Art. 375.

Los efectos porteados estarn especialmente obligados a la responsabilidad del precio del transporte y de los gastos y derechos causados por ellos durante su conduccin o hasta el momento de su entrega.

Este derecho especial prescribir a los ocho das de haberse hecho la entrega, y una vez prescrito, el porteador no tendr otra accin que la que le corresponda como acreedor ordinario.

Art. 376.

La preferencia del porteador al pago de lo que se le deba por el transporte y gastos de los efectos entregados al consignatario, no se interrumpir por la quiebra de ste, siempre que reclamare dentro de los ocho das expresados en el artculo precedente.

Art. 377.

El porteador ser responsable de todas las consecuencias a que pueda dar lugar su omisin en cumplir las formalidades prescritas por las leyes y reglamentos de la Administracin pblica, en todo el curso del viaje y a su llegada al punto a donde fueren destinadas, salvo cuando su falta proviniese de haber sido inducido a error por falsedad del cargador en la declaracin de las mercaderas.

Si el porteador hubiere procedido en virtud de orden formal del cargador o consignatario de las mercaderas, ambos incurrirn en responsabilidad.

Art. 378.

Los comisionistas de transportes estarn obligados a llevar un registro particular, con las formalidades que exige el artculo 36, en el cual asentarn por orden progresivo de nmeros y fechas todos los efectos de cuyo transporte se encarguen, con expresin de las circunstancias exigidas en los artculos 350 y siguientes para las respectivas cartas de porte.

Art. 379.

Las disposiciones contenidas desde el artculo 349 en adelante, se entendern del mismo modo con los que, aun cuando no hicieren por s mismo el transporte de los efectos de comercio, contrataren hacerlo por medio de otros, ya sea como asentistas de una operacin particular y determinada, o ya como comisionistas de transportes y conducciones.

En cualquiera de ambos casos quedarn subrogados en el lugar de los mismos porteadores, as en cuanto a las obligaciones y responsabilidad de stos como respecto a su derecho.

TTULO VIII
De los contratos de seguro
..............................................................................................................................................
TTULO IX
De los afianzamientos mercantiles
Art. 439.

Ser reputado mercantil todo afianzamiento que tuviere por objeto asegurar el cumplimiento de un contrato mercantil, aun cuando el fiador no sea comerciante.

Art. 440.

El afianzamiento mercantil deber constar por escrito, sin lo cual no tendr valor ni efecto.

Art. 441.

El afianzamiento mercantil ser gratuito, salvo pacto en contrario.

Art. 442.

En los contratos por tiempo indefinido, pactada una retribucin al fiador, subsistir la fianza hasta que, por la terminacin completa del contrato principal que se afiance, se cancelen definitivamente las obligaciones que nazcan de l, sea cual fuere su duracin, a no ser que por pacto expreso se hubiere fijado plazo a la fianza.

TTULO X
Del contrato y letras de cambio
..............................................................................................................................................
TTULO XI
De las libranzas, vales y pagars a la orden, y de los mandatos de pago llamados cheques
..............................................................................................................................................
TTULO XII
De los efectos al portador y de la falsedad, robo, hurto o extravo de los mismos
Seccin primera. De los efectos al portador
Art. 544.

Todos los efectos a la orden, de que trata el ttulo anterior, podrn emitirse al portador y llevarn, como aqullos, aparejada ejecucin desde el da de su vencimiento, sin ms requisito que el reconocimiento de la firma del responsable a su pago.

El da del vencimiento se contar segn las reglas establecidas para los efectos expedidos a la orden, y contra la accin ejecutiva noseadmitirn ms excepciones que las indicadas en el artculo 523.

Art. 545.

Los ttulos al portador sern transmisibles por la tradicin del documento. No estar sujeto a reivindicacin el ttulo cuya posesin se adquiera por tercero de buena fe y sin culpa grave. Quedarn a salvo los derechos y acciones del legtimo propietario contra los responsables de los actos que le hayan privado del dominio.

Art. 546.

El tenedor de un efecto al portador tendr derecho a confrontarlo con sus matrices siempre que lo crea conveniente.

Seccin segunda. Del robo, hurto o extravo de los documentos de crdito y efectos al portador
Art. 547.

Sern documentos de crdito al portador, para los efectos de esta Seccin, segn los casos:

1. Los documentos de crdito contra el Estado, provincias o municipios, emitidos legalmente.

2. Los emitidos por naciones extranjeras cuya cotizacin haya sido autorizada por el Gobierno a propuesta de la Junta sindical del Colegio de Agentes.

3. Los documentos de crdito al portador de empresas extranjeras constituidas con arreglo a la Ley del Estado a que pertenezcan.

4. Los documentos de crdito al portador emitidos con arreglo a su Ley constitutiva por establecimientos, compaas o empresas nacionales.

5. Los emitidos por particulares, siempre que sean hipotecarios o estn suficientemente garantizados.

Art. 548.

El propietario desposedo, sea cual fuere el motivo, podr acudir ante el Juez o Tribunal competente, para impedir que se pague a tercera persona el capital, los intereses o dividendos vencidos o por vencer, as como tambin para evitar que se transfiera a otro la propiedad del ttulo o conseguir que se le expida un duplicado.

Ser Juez o Tribunal competente el que ejerza jurisdiccin en el distrito en que se halle el establecimiento o persona deudora.

Art. 549.

En la denuncia que al Juez o Tribunal haga el propietario desposedo, deber indicar el nombre, la naturaleza, el valor nominal, el nmero, si lo tuviere, y la serie de los ttulos; y adems, si fuere posible, la poca y el lugar en que vino a ser propietario, y el modo de su adquisicin; la poca y el lugar en que recibi los ltimos intereses o dividendos, y las circunstancias que acompaaron a la desposesin.

El desposedo, al hacer la denuncia, sealar, dentro del distrito en que ejerza jurisdiccin el Juez o Tribunal competente, el domicilio en que habrn de hacrsele saber todas las notificaciones.

Art. 550.

Si la denuncia se refiriese nicamente al pago del capital o de los intereses o dividendos vencidos o por vencer, el Juez o Tribunal, justificada que sea en cuanto a la legitimidad de la adquisicin del ttulo, deber estimarla, ordenando en el acto:

1. Que se publique la denuncia inmediatamente en la Gaceta de Madrid, en el Boletn Oficial de la provincia y en el Diario Oficial de Avisos de la localidad, si lo hubiere, sealando un trmino breve dentro del cual pueda comparecer el tenedor del ttulo.

2. Que se ponga en conocimiento del centro directivo que haya emitido el ttulo, o de la compaa o del particular de quien proceda, para que retengan el pago de principal e intereses.

Art. 551.

La solicitud se sustanciar con audiencia del Ministerio Fiscal y en la forma que para los incidentes prescribe la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 552.

Transcurrido un ao desde la denuncia sin que nadie la contradiga, y si en el intervalo se hubieren repartido dos dividendos, el denunciante podr pedir al Juez o Tribunal autorizacin, no slo para percibir los intereses o dividendos vencidos o por vencer, en la proporcin y medida de su exigibilidad, sino tambin el capital de los ttulos, si hubiere llegado a ser exigible.

Art. 553.

Acordada la autorizacin por el Juez o Tribunal, el despo-sedo deber, antes de percibir los intereses o dividendos o el capital, prestar caucin bastante y extensiva al importe de las anualidades exigibles y adems al doble valor de la ltima anualidad vencida.

Transcurridos dos aos desde la autorizacin sin que el denunciante fuere contradicho, la caucin quedar cancelada.

Si el denunciante no quisiere o no pudiere prestar la caucin, podr exigir de la compaa o particular deudores el depsito de los intereses o dividendos vencidos o del capital exigible, y recibir a los dos aos, si no hubiere contradiccin, los valores depositados.

Art. 554.

Si el capital llegare a ser exigible despus de la autorizacin, podr pedirse bajo caucin o exigir el depsito.

Transcurridos cinco aos sin oposicin desde la autorizacin, o diez desde la poca de la exigibilidad, el desposedo podr recibir los valores depositados.

Art. 555.

La solvencia de la caucin se apreciar por los Jueces o Tribunales.

El denunciante podr prestar fianza y constituirla en ttulos de renta sobre el Estado, recobrndola al terminar el plazo sealado para la caucin.

Art. 556.

Si en la denuncia se tratare de cupones al portador separados del ttulo, y la oposicin no hubiere sido contradicha, el opositor podr percibir el importe de los cupones, transcurridos tres aos a contar desde la declaracin judicial estimando la denuncia.

Art. 557.

Los pagos hechos al desposedo en conformidad con las reglas antes establecidas, eximen de toda obligacin al deudor; y el tercero que se considere perjudicado, slo conservar accin personal contra el opositor que procedi sin justa causa.

Art. 558.

Si, antes de la liberacin del deudor, un tercer portador se presentare con los ttulos denunciados, el primero deber retenerlos y hacerlo saber al Juez o Tribunal y al primer opositor, sealando a la vez el nombre, vecindad o circunstancias por las cuales pueda venirse en conocimiento del tercer portador.

La presentacin de un tercero suspender los efectos de la oposicin hasta que decida el Juez o Tribunal.

Art. 559.

Si la denuncia tuviere por objeto impedir la negociacin o transmisin de ttulos cotizables, el desposedo podr dirigirse a la Junta sindical del Colegio de Agentes, denunciando el robo, hurto o extravo, y acompaando nota expresiva de las series y nmeros de los ttulos extraviados, poca de su adquisicin y ttulo por el cual se adquirieron.

La Junta sindical, en el mismo da de Bolsa o en el inmediato, fijar aviso en el tabln de edictos; anunciar, al abrirse la Bolsa, la denuncia hecha, y avisar a las dems Juntas de Sndicos de la Nacin, participndoles dicha denuncia.

Igual anuncio se har, a costa del denunciante, en la Gaceta de Madrid, en el Boletn Oficial de la provincia y en el Diario Oficial de Avisos de la localidad respectiva.

Art. 560.

La negociacin de los valores robados, hurtados o extraviados, hecha despus de los anuncios a que se refiere el artculo anterior, ser nula, y el adquirente no gozar del derecho de la no reivindicacin; pero s quedar a salvo el del tercer poseedor contra el vendedor y contra el agente que intervino en la operacin.

Art. 561.

En el trmino de nueve das, el que hubiere denunciado el robo, hurto o extravo de los ttulos deber obtener el auto correspondiente del Juez o Tribunal, ratificando la prohibicin de negociar o enajenar los expresados ttulos.

Si este auto no se notificare o pusiere en conocimiento de la Junta sindical en el plazo de los nueve das, anular la Junta el anuncio y ser vlida la enajenacin de los ttulos que se hiciere posteriormente.

Art. 562.

Transcurridos cinco aos, a contar desde las publicaciones hechas en virtud de lo dispuesto en los artculos 550 y 559, y de la ratificacin del Juez o Tribunal a que se refiere el 561, sin haber hecho oposicin a la denuncia, el Juez o Tribunal declarar la nulidad del ttulo sustrado o extraviado, y lo comunicar al centro directivo oficial, compaa o particular de que proceda, ordenando la emisin de un duplicado a favor de la persona que resultare ser su legtimo dueo.

Si dentro de los cinco aos se presentase un tercer opositor, el trmino quedar en suspenso hasta que los Jueces o Tribunales resuelvan.

Art. 563.

El duplicado llevar el mismo nmero que el ttulo primitivo; expresar que se expidi por duplicado; producir los mismos efectos que aqul, y ser negociable con iguales condiciones.

La expedicin del duplicado anular el ttulo primitivo, y se har constar as en los asientos o registros relativos a ste.

Art. 564.

Si la denuncia del desposedo tuviere por objeto, no slo el pago del capital, dividendos o cupones, sino tambin impedir la negociacin o transmisin en Bolsa de los efectos cotizables, se observarn, segn los casos, las reglas establecidas para cada uno en los artculos anteriores.

Art. 565.

No obstante lo dispuesto en esta Seccin, si el desposedo hubiese adquirido los ttulos en Bolsa, y a la denuncia acompaara el certificado del Agente en el cual se fijasen y determinasen los ttulos o efectos de manera que apareciese su identidad, antes de acudir al Juez o Tribunal podr hacerlo al establecimiento o persona deudora, y aun a la Junta sindical del Colegio de Agentes, oponindose al pago y solicitando las publicaciones oportunas. En tal caso, el establecimiento o casa deudora y la Junta sindical estarn obligados a proceder como si el Juzgado o Tribunal les hubiere hecho la notificacin de estar admitida y estimada la denuncia.

Si el Juez o Tribunal, dentro del trmino de un mes, no ordenare la retencin o publicacin, quedar sin efecto la denuncia hecha por el desposedo, y el establecimiento o persona deudora y Junta sindical estarn libres de toda responsabilidad.

Art. 566.

Las disposiciones que preceden no sern aplicables a los billetes del Banco de Espaa, ni a los de la misma clase emitidos por establecimientos sujetos a igual rgimen, ni a los ttulos al portador emitidos por el Estado, que se rijan por Leyes, Decretos o Reglamentos especiales.

TTULO XIII
De las cartas-rdenes de crdito
Art. 567.

Son cartas-rdenes de crdito las expedidas de comerciante a comerciante o para atender a una operacin mercantil.

Art. 568.

Las condiciones esenciales de las cartas-rdenes de crdito sern:

1. Expedirse en favor de persona determinada, y no a la orden.

2. Contraerse a una cantidad fija y especfica, o a una o ms cantidades indeterminadas, pero todas comprendidas en un mximum cuyo lmite se ha de sealar precisamente.

Las que no tengan alguna de estas ltimas circunstancias sern consideradas como simples cartas de recomendacin.

Art. 569.

El dador de una carta de crdito quedar obligado hacia la persona a cuyo cargo la dio, por la cantidad pagada en virtud de ella, dentro del mximum fijado en la misma.

Las cartas-rdenes de crdito no podrn ser protestadas aun cuando no fueren pagadas, ni el portador de ellas adquirir accin alguna por aquella falta contra el que se la dio.

El pagador tendr derecho a exigir la comprobacin de la identidad de la persona a cuyo favor se expidi la carta de crdito.

Art. 570.

El dador de una carta de crdito podr anularla, ponindolo en conocimiento del portador y de aquel a quien fuere dirigida.

Art. 571.

El portador de una carta de crdito reembolsar sin demora al dador la cantidad recibida.

Si no lo hiciere, podr exigrsele por accin ejecutiva, con el inters legal y el cambio corriente en la plaza en que se hizo el pago, sobre el lugar en que se verifique el reembolso.

Art. 572.

Si el portador de una carta de crdito no hubiere hecho uso de ella en el trmino convenido con el dador de la misma, o, en defecto de fijacin de plazo, en el de seis meses, contados desde su fecha, en cualquier punto de Europa, y de doce en los de fuera de ella, quedar nula de hecho y de derecho.

LIBRO III
Del comercio martimo
TTULO PRIMERO
De los buques
Art. 573.

Los buques mercantes constituirn una propiedad que se podr adquirir y transmitir por cualquiera de los medios reconocidos en el Derecho. La adquisicin de un buque deber constar en documento escrito, el cual no producir efecto respecto a tercero si no se inscribe en el Registro Mercantil.

Tambin se adquirir la propiedad de un buque por la posesin de buena fe, continuada por tres aos, con justo ttulo debidamente registrado.

Faltando alguno de estos requisitos, se necesitar la posesin continuada de diez aos para adquirir la propiedad.

El capitn no podr adquirir por prescripcin el buque que mande.

Art. 574.

Los constructores de buques podrn emplear los materiales y seguir, en lo relativo a su construccin y aparejos, los sistemas que ms convengan a sus intereses. Los navieros y la gente de mar se sujetarn a lo que las Leyes y Reglamentos de Administracin pblica dispongan sobre navegacin, aduanas, sanidad, seguridad de las naves, y dems objetos anlogos.

Art. 575.

Los partcipes en la propiedad de un buque gozarn del derecho de tanteo y retracto en las ventas hechas a extraos; pero slo podrn utilizarlo dentro de los nueve das siguientes a la inscripcin de la venta en el Registro, y consignando el precio en el acto.

Art. 576.

Se entendern siempre comprendidos en la venta del buque el aparejo, respetos, pertrechos y mquina, si fuere de vapor, pertenecientes a l, que se hallen a la sazn en el dominio del vendedor.

No se considerarn comprendidos en la venta las armas, las municiones de guerra, los vveres ni el combustible.

El vendedor tendr la obligacin de entregar al comprador la certificacin de la hoja de inscripcin del buque en el Registro hasta la fecha de la venta.

Art. 577.

Si la enajenacin del buque se verificase estando en viaje, correspondern al comprador ntegramente los fletes que devengare en l desde que recibi el ltimo cargamento, y ser de su cuenta el pago de la tripulacin y dems individuos que componen su dotacin, correspondiente al mismo viaje.

Si la venta se realizase despus de haber llegado el buque al puerto de su destino, pertenecern los fletes al vendedor y ser de su cuenta el pago de la tripulacin y dems individuos que componen su dotacin, salvo, en uno y otro casos, el pacto en contrario.

Art. 578.

Si, hallndose el buque en viaje o en puerto extranjero, su dueo o dueos lo enajenaren voluntariamente, bien a espaoles o a extranjeros con domicilio en capital o puerto de otra nacin, la escritura de venta se otorgar ante el Cnsul de Espaa del puerto en que rinda el viaje, y dicha escritura no surtir efectos respecto de tercero, si no se inscribe en el Registro del Consulado. El Cnsul transmitir inmediatamente copia autntica de la escritura de compra y venta de la nave al Registro Mercantil del puerto en que se hallare inscrita y matriculada.

En todos los casos, la enajenacin del buque debe hacerse constar, con la expresin de si el vendedor recibe en todo o en parte su precio, o si en parte o en todo conserva algn crdito sobre el mismo buque. Para el caso de que la venta se haga a sbdito espaol, se consignar el hecho en la patente de navegacin.

Cuando, hallndose el buque en viaje, se inutilizare para navegar, acudir el capitn al Juez o Tribunal competente del puerto de arribada, si ste fuere espaol; y si fuere extranjero, al Cnsul de Espaa, si lo hubiere, al Juez o Tribunal o a la autoridad local, donde aqul no exista, y el Cnsul o el Juez o Tribunal, o, en su defecto, la autoridad local, mandarn proceder al reconocimiento del buque.

Si residieren en aquel punto el consignatario o el asegurador, o tuvieren all representantes, debern ser citados para que intervengan en las diligencias por cuenta de quien corresponda.

Art. 579.

Comprobado el dao del buque y la imposibilidad de su rehabilitacin para continuar el viaje, se decretar la venta en pblica subasta, con sujecin a las reglas siguientes:

1. Se tasarn, previo inventario, el casco del buque, su aparejo, mquinas, pertrechos y dems objetos, facilitndose el conocimiento de estas diligencias a los que deseen interesarse en la subasta.

2. El auto o decreto que ordene la subasta se fijar en los sitios de costumbre, insertndose su anuncio en los diarios del puerto donde se verifique el acto, si los hubiese, y en los dems que determine el Tribunal.

El plazo que se seale para la subasta no podr ser menor de veinte das.

3. Estos anuncios se repetirn de diez en diez das, y se har constar su publicacin en el expediente.

4. Se verificar la subasta el da sealado, con las formalidades prescritas en el Derecho comn para las ventas judiciales.

5. Si la venta se verificase estando la nave en el extranjero, se observarn las prescripciones especiales que rijan para estos casos.

Art. 580.

En toda venta judicial de un buque para pago de acreedores, tendrn prelacin por el orden en que se enumeran:

1. Los crditos a favor de la Hacienda Pblica que se justifiquen mediante certificacin oficial de autoridad competente.

2. Las costas judiciales del procedimiento, segn tasacin aprobada por el Juez o Tribunal.

3. Los derechos de pilotaje, tonelaje y los de mar u otros de puertos, justificados con certificaciones bastantes de los jefes encargados de la recaudacin.

4. Los salarios de los depositarios y guardas del buque y cualquier otro gasto aplicado a su conservacin desde la entrada en el puerto hasta la venta, que resulten satisfechos o adeudados en virtud de cuenta justificada y aprobada por el Juez o Tribunal.

5. El alquiler del almacn donde se hubieren custodiado el aparejo y pertrechos del buque, segn contrato.

6. Los sueldos debidos al capitn y tripulacin en su ltimo viaje, los cuales se comprobarn mediante liquidacin que se haga en vista de los roles y de los libros de cuenta y razn del buque, aprobada por el jefe del ramo de marina mercante, donde lo hubiere, y en su defecto, por el Cnsul o Juez o Tribunal.

7. El reembolso de los efectos del cargamento que hubiere vendido el capitn para reparar el buque, siempre que la venta conste ordenada por auto judicial celebrado con las formalidades exigidas en tales casos, y anotada en la certificacin de inscripcin del buque.

8. La parte del precio que no hubiere sido satisfecha al ltimo vendedor, los crditos pendientes de pago por materiales y mano de obra de la construccin del buque, cuando no hubiere navegado, y los provenientes de reparar y equipar el buque y de proveerlo de vveres y combustible en el ltimo viaje.

Para gozar de esta preferencia los crditos contenidos en el presente nmero, debern constar por contrato inscrito en el Registro Mercantil, o si fueren de los contrados para el buque estando en viaje y no habiendo regresado al puerto de su matrcula, estarlo con la autorizacin requerida para tales casos, y anotados en la certificacin de inscripcin del mismo buque.

9. Las cantidades tomadas a la gruesa sobre el casco, quilla, aparejo y pertrechos del buque antes de su salida, justificadas con los contratos otorgados segn Derecho y anotados en el Registro Mercantil; las que hubiere tomado durante el viaje con la autorizacin expresada en el nmero anterior, llenando iguales requisitos, y la prima de seguro acreditada con la pliza del contrato o certificacin sacada de los libros del Corredor.

10. La indemnizacin debida a los cargadores por el valor de los gneros embarcados que no se hubieren entregado a los consignatarios, o por averas sufridas de que sea responsable el buque, siempre que una y otras consten en sentencia judicial o arbitral.

Art. 581.

Si el producto de la venta no alcanzare a pagar a todos los acreedores comprendidos en un mismo nmero o grado, el remanente se repartir entre ellos a prorrata.

Art. 582.

Otorgada e inscrita en el Registro Mercantil la escritura de venta judicial hecha en pblica subasta, se reputarn extinguidas todas las dems responsabilidades del buque en favor de los acreedores.

Pero si la venta fuere voluntaria y se hubiere hecho estando en viaje, los acreedores conservarn sus derechos contra el buque hasta que regrese al puerto de matrcula, y tres meses despus de la inscripcin de la venta en el Registro, o del regreso.

Art. 583.

Si encontrndose en viaje necesitare el capitn contraer alguna o algunas de las obligaciones expresadas en los nmeros 8. y 9. del artculo 580, acudir al Juez o Tribunal, si fuese en territorio espaol, y si no, al Cnsul de Espaa, caso de haberlo, y en su defecto, al Juez o Tribunal o autoridad local correspondiente, presentando la certificacin de la hoja de inscripcin de que trata el artculo 612 y los documentos que acrediten la obligacin contrada.

El Juez o Tribunal, el Cnsul o la autoridad local, en su caso, en vista del resultado del expediente instruido, harn en la certificacin la anotacin provisional de su resultado, para que se formalice en el Registro cuando el buque llegue al puerto de su matrcula o para ser admitida como legal y preferente obligacin en el caso de venta antes de su regreso, por haberse vendido el buque a causa de la declaracin de incapacidad para navegar.

La omisin de esta formalidad impondr al capitn la responsabilidad personal de los crditos perjudicados por su causa.

Art. 584.

Los buques afectos a la responsabilidad de los crditos expresados en el artculo 580 podrn ser embargados y vendidos judicialmente, en la forma prevenida en el artculo 579, en el puerto en que se encuentren, a instancia de cualquiera de los acreedores; pero si estuvieren cargados y despachados para hacerse a la mar, no podr verificarse el embargo sino por deudas contradas para aprestar y avituallar el buque en aquel mismo viaje, y aun entonces cesar el embargo si cualquier interesado en la expedicin diese fianza de que regresar el buque dentro del plazo fijado en la patente, obligndose, en caso contrario, aunque fuere fortuito, a satisfacer la deuda en cuanto sea legtima.

Por deudas de otra clase cualquiera, no comprendidas en el citado artculo 580, slo podr ser embargado el buque en el puerto de su matrcula.

Art. 585.

Para todos los efectos del derecho sobre los que no se hiciere modificacin o restriccin por los preceptos de este Cdigo, seguirn los buques su condicin de bienes muebles.

TTULO II
De las personas que intervienen en el comercio martimo
Seccin primera. De los propietarios del buque y de los navieros
Art. 586.

El propietario del buque y el naviero sern civilmente responsables de los actos del capitn y de las obligaciones contradas por ste para reparar, habilitar y avituallar el buque, siempre que el acreedor justifique que la cantidad reclamada se invirti en beneficio del mismo.

Se entiende por naviero la persona encargada de avituallar o representar el buque en el puerto en que se halle.

Art. 587.

El naviero ser tambin civilmente responsable de las indemnizaciones en favor de tercero a que diere lugar la conducta del capitn en la custodia de los efectos que carg en el buque; pero podr eximirse de ella, haciendo abandono del buque con todas sus pertenencias y de los fletes que hubiere devengado en el viaje.

Art. 588.

Ni el propietario del buque ni el naviero respondern de las obligaciones que hubiere contrado el capitn, si ste se excediere de las atribuciones y facultades que le correspondan por razn de su cargo o le fueron conferidas por aqullos.

No obstante, si las cantidades reclamadas se invirtieron en beneficio del buque, la responsabilidad ser de su propietario o naviero.

Art. 589.

Si dos o ms personas fueren partcipes en la propiedad de un buque mercante, se presumir constituida una compaa por los copropietarios.

Esta compaa se regir por los acuerdos de la mayora de sus socios.

Constituir mayora la relativa de los socios votantes.

Si los partcipes no fueren ms de dos, decidir la divergencia de parecer, en su caso, el voto del mayor partcipe. Si son iguales las participaciones, decidir la suerte.

La representacin de la parte menor que haya en la propiedad, tendr derecho a un voto; y proporcionalmente los dems copropietarios tantos votos como partes iguales a la menor.

Por las deudas particulares de un partcipe en el buque, no podr ser ste detenido, embargado ni ejecutado en su totalidad, sino que el procedimiento se contraer a la porcin que en el buque tuviere el deudor, sin poner obstculo a la navegacin.

Art. 590.

Los copropietarios de un buque sern civilmente responsables, en la proporcin de su haber social, a las resultas de los actos del capitn, de que habla el artculo 587.

Cada copropietario podr eximirse de esta responsabilidad por el abandono ante Notario de la parte de propiedad del buque que le corresponda.

Art. 591.

Todos los copropietarios quedarn obligados, en la proporcin de su respectiva propiedad, a los gastos de reparacin del buque y a los dems que se lleven a cabo en virtud de acuerdo de la mayora.

Asimismo, respondern en igual proporcin a los gastos de mantenimiento, equipo y pertrechamiento del buque, necesarios para la navegacin.

Art. 592.

Los acuerdos de la mayora respecto a la reparacin, equipo y avituallamiento del buque en el puerto de salida obligarn a la minora, a no ser que los socios en minora renuncien a su participacin, que debern adquirir los dems copropietarios, previa tasacin judicial del valor de la parte o partes cedidas.

Tambin sern obligatorios para la minora los acuerdos de la mayora sobre disolucin de la compaa y venta del buque.

La venta del buque deber verificarse en pblica subasta, con sujecin a las prescripciones de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a no ser que por unanimidad convengan en otra cosa los copropietarios, quedando siempre a salvo los derechos de tanteo y retracto consignados en el artculo 575.

Art. 593.

Los propietarios de un buque tendrn preferencia en su fletamento sobre los que no lo sean, en igualdad de condiciones y precio. Si concurriesen dos o ms de ellos a reclamar este derecho, ser preferido el que tenga mayor participacin, y si tuvieren la misma, decidir la suerte.

Art. 594.

Los socios copropietarios elegirn el gestor que haya de representarlos con el carcter de naviero.

El nombramiento de director o naviero ser revocable a voluntad de los asociados.

Art. 595.

El naviero, ya sea al mismo tiempo propietario del buque o ya gestor de un propietario o de una asociacin de copropietarios, deber tener aptitud para comerciar y hallarse inscrito en la matrcula de comerciantes de la provincia.

El naviero representar la propiedad del buque y podr, en nombre propio y con tal carcter, gestionar judicial y extrajudicialmente cuanto interese al comercio.

Art. 596.

El naviero podr desempear las funciones de capitn del buque con sujecin, en todo caso, a lo dispuesto en el artculo 609.

Si dos o ms copropietarios solicitaren para s el cargo de capitn, decidir la discordia el voto de los asociados, y si de la votacin resultare empate, se resolver en favor del copropietario que tuviere mayor participacin en el buque.

Si la participacin de los pretendientes fuere igual y hubiere empate, decidir la suerte.

Art. 597.

El naviero elegir y ajustar al capitn y contratar en nombre de los propietarios, los cuales quedarn obligados en todo lo que se refiere a reparaciones, pormenor de la dotacin, armamento, provisiones de vveres y combustible y fletes del buque, y, en general, a cuanto concierna a las necesidades de la navegacin.

Art. 598.

El naviero no podr ordenar un nuevo viaje, ni ajustar para l nuevo flete, ni asegurar el buque sin autorizacin de su propietario o acuerdo de la mayora de los copropietarios, salvo si en el acta de su nombramiento se le hubieren concedido estas facultades.

Si contratare el seguro sin autorizacin para ello, responder subsidiariamente de la solvencia del asegurador.

Art. 599.

El naviero gestor de una asociacin rendir cuenta a sus asociados del resultado de cada viaje del buque, sin perjuicio de tener siempre a disposicin de los mismos los libros y la correspondencia relativos al buque y a sus expediciones.

Art. 600.

Aprobada la cuenta del naviero gestor por mayora relativa, los copropietarios satisfarn la parte de gastos proporcional a su participacin, sin perjuicio de las acciones civiles o criminales que la minora crea deber entablar posteriormente.

Para hacer efectivo el pago, los navieros gestores tendrn la accin ejecutiva, que se despachar en virtud del acuerdo de la mayora y sin otro trmite que el reconocimiento de las firmas de los que votaron el acuerdo.

Art. 601.

Si hubiere beneficios, los copropietarios podrn reclamar del naviero gestor el importe correspondiente a su participacin por accin ejecutiva, sin otro requisito que el reconocimiento de las firmas del acta de aprobacin de la cuenta.

Art. 602.

El naviero indemnizar al capitn de todos los gastos que con fondos propios o ajenos hubiere hecho en utilidad del buque.

Art. 603.

Antes de hacerse el buque a la mar, podr el naviero despedir a su arbitrio al capitn e individuos de la tripulacin cuyo ajuste no tenga tiempo o viaje determinado, pagndoles los sueldos devengados segn sus contratas, y sin indemnizacin alguna, a no mediar sobre ello pacto expreso y determinado.

Art. 604.

Si el capitn u otro individuo de la tripulacin fueren despedidos durante el viaje, percibirn su salario hasta que regresen al puerto donde se hizo el ajuste, a menos que hubiere justo motivo para la despedida; todo con arreglo a los artculos 636 y siguientes de este Cdigo.

Art. 605.

Si los ajustes de capitn e individuos de la tripulacin con el naviero tuvieren tiempo o viaje determinado, no podrn ser despedidos hasta el cumplimiento de sus contratos, sino por causa de insubordinacin en materia grave, robo, hurto, embriaguez habitual o perjuicio causado al buque o a su cargamento por malicia o negligencia manifiesta o probada.

Art. 606.

Siendo copropietario del buque el capitn, no podr ser despedido sin que el naviero le reintegre del valor de su porcin social, que en defecto de convenio de las partes, se estimar por peritos nombrados en la forma que establece la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 607.

Si el capitn copropietario hubiere obtenido el mando del buque por pacto especial expreso en el acta de la sociedad, no podr ser privado de su cargo sino por las causas comprendidas en el artculo 605.

Art. 608.

En caso de venta voluntaria del buque, caducar todo contrato entre el naviero y el capitn, reservndose a ste su derecho a la indemnizacin que le corresponda, segn los pactos celebrados con el naviero.

El buque vendido quedar afecto a la seguridad del pago de dicha indemnizacin, si, despus de haberse dirigido la accin contra el vendedor, resultare ste insolvente.

Seccin segunda. De los capitanes y de los patrones de buque
Art. 609.

Los capitanes y patrones debern ser espaoles, tener aptitud legal para obligarse con arreglo a este Cdigo, hacer constar la pericia, capacidad y condiciones necesarias para mandar y dirigir el buque, segn establezcan las leyes, ordenanzas o reglamentos de marina o navegacin, y no estar inhabilitados con arreglo a ellos para el ejercicio del cargo.

Si el dueo de un buque quisiere ser su capitn careciendo de aptitud legal para ello, se limitar a la administracin econmica del buque y encomendar la navegacin a quien tenga la aptitud que exigen dichas ordenanzas y reglamentos.

Art. 610.

Sern inherentes al cargo de capitn o patrn de buques las facultades siguientes:

1. Nombrar o contratar la tripulacin en ausencia del naviero, y hacer la propuesta de ella estando presente, pero sin que el naviero pueda imponerle ningn individuo contra su expresa negativa.

2. Mandar la tripulacin y dirigir el buque al puerto de su destino, conforme a las instrucciones que hubiese recibido del naviero.

3. Imponer, con sujecin a los contratos y a las leyes y reglamentos de la marina mercante, y estando a bordo, penas correccionales a los que dejen de cumplir sus rdenes o falten a la disciplina, instruyendo sobre los delitos cometidos a bordo en la mar, la correspondiente sumaria, que entregar a las autoridades que de ella deban conocer, en el primer puerto a que arribe.

4. Contratar el fletamento del buque en ausencia del naviero o su consignatario, obrando conforme a las instrucciones recibidas y procurando con exquisita diligencia por los intereses del propietario.

5. Tomar todas las disposiciones convenientes para conservar el buque bien provisto y pertrechado, comprando al efecto lo que fuere necesario, siempre que no haya tiempo de pedir instrucciones al naviero.

6. Disponer en iguales casos de urgencia, estando en viaje, las reparaciones en el casco y mquinas del buque y su aparejo y pertrechos que sean absolutamente precisas para que pueda continuar y concluir su viaje; pero si llegase a un punto en que existiese consignatario del buque, obrar de acuerdo con ste.

Art. 611.

Para atender a las obligaciones mencionadas en el artculo anterior, el capitn, cuando no tuviere fondos ni esperase recibirlos del naviero, se los procurar segn el orden sucesivo que se expresa:

1. Pidindolos a los consignatarios del buque o corresponsales del naviero.

2. Acudiendo a los consignatarios de la carga o a los interesados en ella.

3. Librando sobre el naviero.

4. Tomando la cantidad precisa por medio de prstamo a la gruesa.

5. Vendiendo la cantidad de carga que bastare para cubrir la suma absolutamente indispensable para reparar el buque y habilitarlo para seguir su viaje.

En estos dos ltimos casos habr de acudir a la autoridad judicial del puerto, siendo en Espaa, y al Cnsul espaol, hallndose en el extranjero; y en donde no le hubiere, a la autoridad local, procediendo con arreglo a lo dispuesto en el artculo 583 y a lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 612.

Sern inherentes al cargo de capitn las obligaciones que siguen:

1. Tener a bordo, antes de emprender viaje, un inventario detallado del casco, mquinas, aparejo, pertrechos, respetos y dems pertenencias del buque; la patente Real o de navegacin; el rol de los individuos que componen la dotacin del buque, y las contratas con ellos celebradas; la lista de pasajeros; la patente de sanidad; la certificacin del Registro, que acredite la propiedad del buque y todas las obligaciones que hasta aquella fecha pesaran sobre l; los contratos de fletamento, o copias autorizadas de ellos; los conocimientos o guas de la carga, y el acta de la visita o reconocimiento pericial, si se hubiere practicado en el puerto de salida.

2. Llevar a bordo un ejemplar de este Cdigo.

3. Tener tres libros foliados y sellados, debiendo poner al principio de cada uno nota expresiva del nmero de folios que contenga, firmada por la autoridad de Marina y, en su defecto, por la autoridad competente.

En el primer libro, que se denominar Diario de Navegacin, anotar da por da el estado de la atmsfera, los vientos que reinen, los rumbos que se hacen, el aparejo que se lleva, la fuerza de las mquinas con que se navegue, las distancias navegadas, las maniobras que se ejecuten y dems accidentes de la navegacin; anotar tambin las averas que sufra el buque en su casco, mquinas, aparejo y pertrechos, cualquiera que sea la causa que las origine, as como los desperfectos y averas que experimente la carga, y los efectos e importancia de la echazn, si sta ocurriera; y en los casos de resolucin grave que exija asesorarse o reunirse en junta a los oficiales de la nave y aun a la tripulacin y pasajeros, anotar los acuerdos que se tomen. Para las noticias indicadas se servir del cuaderno de bitcora y del de vapor o mquinas que lleva el maquinista.

En el segundo libro, denominado De Contabilidad, registrar todas las partidas que recaude y pague por cuenta del buque, anotando con toda especificacin, artculo por artculo, la procedencia de lo recaudado y lo invertido en vituallas, reparaciones, adquisicin de pertrechos o efectos, vveres, combustible, aprestos, salarios y dems gastos, de cualquiera clase que sean. Adems insertar la lista de todos los individuos de la tripulacin, expresando sus domicilios, sus sueldos y salarios y lo que hubieren recibido a cuenta, as directamente como por entrega a sus familias.

En el tercer libro, titulado De Cargamentos, anotar la entrada y salida de todas la mercaderas, con expresin de las marcas y bultos, nombres de los cargadores y consignatarios, puertos de carga y descarga y los fletes que devenguen. En este mismo libro inscribir los nombres y procedencia de los pasajeros, el nmero de bultos de sus equipajes y el importe de los pasajes.

4. Hacer, antes de recibir carga, con los oficiales de la tripulacin y dos peritos, si lo exigieren los cargadores y pasajeros, un recono-cimiento del buque, para conocer si se halla estanco con el aparejo y mquinas en buen estado y con los pertrechos necesarios para una buena navegacin, conservando certificacin del acta de esta visita, firmada por todos los que la hubieren hecho, bajo su responsabilidad.

Los peritos sern nombrados, uno por el capitn del buque y otro por los que pidan su reconocimiento, y en caso de discordia nombrar un tercero la autoridad de Marina del puerto.

5. Permanecer constantemente en su buque con la tripulacin mientras se recibe a bordo la carga, y vigilar cuidadosamente su estiba; no consentir que se embarque ninguna mercanca o materia de carcter peligroso, como las sustancias inflamables o explosivas, sin las precauciones que estn recomendadas para sus envases y manejo y aislamiento; no permitir que se lleve sobre cubierta carga alguna que por su disposicin, volumen o peso dificulte las maniobras marineras y pueda comprometer la seguridad de la nave; y en el caso de que la naturaleza de las mercancas, la ndole especial de la expedicin, y principalmente la estacin favorable en que aqulla se emprenda, permitieran conducir sobre cubierta alguna carga, deber or la opinin de los oficiales del buque y contar con la anuencia de los cargadores y del naviero.

6. Pedir prctico a costa del buque en todas las circunstancias que lo requieran las necesidades de la navegacin, y ms principalmente cuando haya de entrar en puerto, canal o ro, o tomar una rada o fondeadero que ni l ni los oficiales y tripulantes del buque conozcan.

7. Hallarse sobre cubierta en las recaladas y tomar el mando en las entradas y salidas de puertos, canales, ensenadas y ros, a menos de no tener a bordo prcticos en el ejercicio de sus funciones. No deber pernoctar fuera del buque, sino por motivo grave o por razn de oficio.

8. Presentarse, as que tome puerto por arribada forzosa, a la autoridad martima, siendo en Espaa, y al Cnsul espaol, siendo en el extranjero, antes de las veinticuatro horas, y hacerle una declaracin del nombre, matrcula y procedencia del buque, de su carga y motivo de arribada; cuya declaracin visarn la autoridad o el Cnsul, si despus de examinada la encontraren aceptable, dndole la certificacin oportuna para acreditar su arribo y los motivos que lo originaron. A falta de autoridad martima o de Cnsul, la declaracin deber hacerse ante la autoridad local.

9. Practicar las gestiones necesarias ante la autoridad competente para hacer constar en la certificacin del Registro Mercantil del buque las obligaciones que contraiga conforme al artculo 583.

10. Poner a buen recaudo y custodia todos los papeles y pertenencias del individuo de la tripulacin que falleciere en el buque, formando inventario detallado, con asistencia de los testigos pasajeros o, en su defecto, tripulantes.

11. Ajustar su conducta a las reglas y preceptos contenidos en las instrucciones del naviero, quedando responsable de cuanto hiciere en contrario.

12. Dar cuenta al naviero, desde el puerto donde arribe el buque, del motivo de su llegada, aprovechando la ocasin que le presten los semforos, telgrafos, correos, etc., segn los casos; poner en su noticia la carga que hubiere recibido, con especificacin del nombre y domicilio de los cargadores, fletes que devenguen y cantidades que hubiere tomado a la gruesa; avisarle su salida y cuantas operaciones y datos puedan interesar a aqul.

13. Observar las reglas sobre luces de situacin y maniobras para evitar abordajes.

14. Permanecer a bordo, en caso de peligro del buque, hasta perder la ltima esperanza de salvarlo, y antes de abandonarlo or a los oficiales de la tripulacin, estando a lo que decida la mayora; y si tuviere que refugiarse en el bote, procurar ante todo llevar consigo los libros y papeles, y luego los objetos de ms valor, debiendo justificar, en caso de prdida de libros y papeles, que hizo cuanto pudo para salvarlos.

15. En caso de naufragio, presentar protesta en forma, en el primer puerto de arribada, ante la autoridad competente o Cnsul espaol, antes de las veinticuatro horas, especificando en ella todos los accidentes del naufragio, conforme al caso 8. de este artculo.

16. Cumplir las obligaciones que impusieren las leyes y los reglamentos de navegacin, aduanas, sanidad u otros.

Art. 613.

El capitn que navegare a flete comn o al tercio no podr hacer por su cuenta negocio alguno separado, y, si lo hiciere, la utilidad que resulte pertenecer a los dems interesados y las prdidas cedern en su perjuicio particular.

Art. 614.

El capitn que, habiendo concertado un viaje, dejare de cumplir su empeo, sin mediar accidente fortuito o caso de fuerza mayor que se lo impida, indemnizar todos los daos que por esta causa irrogue, sin perjuicio de las sanciones penales a que hubiere lugar.

Art. 615.

Sin consentimiento del naviero, el capitn no podr hacerse sustituir por otra persona, y, si lo hiciere, adems de quedar responsable de todos los actos del sustituto y obligado a las indemnizaciones expresadas en el artculo anterior, podrn ser uno y otro destituidos por el naviero.

Art. 616.

Si se consumieran las provisiones y combustibles del buque antes de llegar al puerto de su destino, el capitn dispondr, de acuerdo con los oficiales del mismo, arribar al ms inmediato, para reponerse de uno y otro; pero, si hubiera a bordo personas que tuviesen vveres de su cuenta, podr obligarles a que los entreguen para el consumo comn de cuantos se hallen a bordo, abonando su importe en el acto o, a lo ms, en el primer puerto donde arribare.

Art. 617.

El capitn no podr tomar dinero a la gruesa sobre el cargamento, y si lo hiciere, ser ineficaz el contrato.

Tampoco podr tomarlo para sus propias negociaciones sobre el buque, sino por la parte de que fuere propietario, siempre que anteriormente no hubiere tomado gruesa alguna sobre la totalidad, ni exista otro gnero de empeo u obligacin a cargo del buque. Pudiendo tomarlo, deber expresar, necesariamente, cul sea su participacin en el buque.

En caso de contravencin a este artculo, sern de cargo privativo del capitn el capital, rditos y costas, y el naviero podr, adems, despedirlo.

Art. 618.

El capitn ser responsable civilmente para con el naviero y ste para con los terceros que hubieren contratado con l:

1. De todos los daos que sobrevinieren al buque y su cargamento por impericia o descuido de su parte. Si hubiere mediado delito o falta, lo ser con arreglo al Cdigo Penal.

2. De las sustracciones y latrocinios que se cometieren por la tripulacin, salvo su derecho a repetir contra los culpables.

3. De las prdidas, multas y confiscaciones que se impusieren por contravenir a las leyes y reglamentos de aduanas, polica, sanidad y navegacin.

4. De los daos y perjuicios que se causaren por discordias que se susciten en el buque o por faltas cometidas por la tripulacin en el servicio y defensa del mismo, si no probare que us oportunamente de toda la extensin de su autoridad para prevenirlas o evitarlas.

5. De los que sobrevengan por el mal uso de las facultades y falta en el cumplimiento de las obligaciones que le correspondan conforme a los artculos 610 y 612.

6. De los que se originen por haber tomado derrota contraria a la que deba, o haber variado de rumbo sin justa causa, a juicio de la Junta de oficiales del buque, con la asistencia de los cargadores o sobrecargos que se hallaren a bordo.

No le eximir de esta responsabilidad excepcin alguna.

7. De los que resulten por entrar voluntariamente en puerto distinto del de su destino, fuera de los casos, o sin las formalidades de que habla el artculo 612.

8. De los que resulten por inobservancia de las prescripciones del Reglamento de situaciones de luces y maniobras para evitar abordajes.

Art. 619.

El capitn responder del cargamento desde que se hiciere entrega de l en el muelle o al costado a flote en el puerto en donde se cargue, hasta que lo entregue en la orilla o en el muelle del puerto de la descarga, a no haberse pactado expresamente otra cosa.

Art. 620.

No ser responsable el capitn de los daos que sobrevinieren al buque o al cargamento por fuerza mayor; pero lo ser siempre, sin que valga pacto en contrario, de los que se ocasionen por sus propias faltas.

Tampoco ser personalmente responsable el capitn de las obligaciones que hubiere contrado para atender a la reparacin, habilitacin y avituallamiento del buque, las cuales recaern sobre el naviero, a no ser que aqul hubiere comprometido terminantemente su propia responsabilidad o suscrito letra o pagar a su nombre.

Art. 621.

El capitn que tome dinero sobre el casco, mquina o aparejo o pertrecho del buque, o empee o venda mercaderas o provisiones, fuera de los casos y sin las formalidades prevenidas en este Cdigo, responder del capital, rditos y costas, e indemnizar los perjuicios que ocasione.

El que cometa fraude en sus cuentas, reembolsar la cantidad defraudada y quedar sujeto a lo que disponga el Cdigo Penal.

Art. 622.

Si, estando de viaje, llegare a noticia del capitn que haban aparecido corsarios o buques de guerra contra su pabelln, estar obligado a arribar al puerto neutral ms inmediato, dar cuenta a su naviero o cargadores y esperar la ocasin de navegar en conserva, o a que pase el peligro, o a recibir rdenes terminantes del naviero o de los cargadores.

Art. 623.

Si se viere atacado por algn corsario, y, despus de haber procurado evitar el encuentro y de haber resistido la entrega de los efectos del buque o su cargamento, le fueren tomados violentamente, o se viere en la necesidad de entregarlos, formalizar de ello asiento en su libro de cargamento y justificar el hecho ante la autoridad competente en el primer puerto donde arribe.

Justificada la fuerza mayor, quedar exento de responsabilidad.

Art. 624.

El capitn que hubiese corrido temporal o considerase haber sufrido la carga dao o avera, har sobre ello protesta ante la autoridad competente, en el primer puerto donde arribe, dentro de las veinticuatro horas siguientes a su llegada, y la ratificar dentro del mismo trmino luego que llegue al punto de su destino, procediendo enseguida a la justificacin de los hechos, sin poder abrir las escotillas hasta haberla verificado.

Del mismo modo habr de proceder el capitn si, habiendo naufragado su buque, se salvase solo o con parte de su tripulacin; en cuyo caso, se presentar a la autoridad ms inmediata, haciendo relacin jurada de los hechos.

La autoridad, o el Cnsul en el extranjero, comprobar los hechos referidos, recibiendo declaracin jurada a los individuos de la tripulacin y pasajeros que se hubieren salvado; y, tomando las dems disposiciones que conduzcan para averiguar el caso, pondr testimonio de lo que resulte del expediente en el libro de navegacin y en el del piloto y entregar al capitn el expediente original sellado y foliado, con nota de los folios, que deber rubricar, para que lo presente al Juez o Tribunal del puerto de su destino.

La declaracin del capitn har fe si estuviere conforme con las de la tripulacin y pasajeros; si discordare, se estar a lo que resulte de stas, salvo siempre la prueba en contrario.

Art. 625.

El capitn, bajo su responsabilidad personal, as que llegue al puerto de su destino, obtenga el permiso necesario de las oficinas de sanidad y aduanas y cumpla las dems formalidades que los reglamentos de la Administracin exijan, har entrega del cargamento, sin desfalco, a los consignatarios y, en su caso, del buque, aparejos y fletes al naviero.

Si, por ausencia del consignatario o por no presentarse portador legtimo de los conocimientos, ignorase el capitn a quin debiera hacer legtimamente la entrega del cargamento, lo pondr a disposicin del Juez o Tribunal o autoridad a quien corresponda, a fin de que resuelva lo conveniente a su depsito, conservacin y custodia.

Seccin tercera. De los oficiales y tripulacin del buque
Art. 626.

Para ser piloto ser necesario:

1. Reunir las condiciones que exijan las leyes o reglamentos de marina o navegacin.

2. No estar inhabilitado, con arreglo a ellos, para el desempeo de su cargo.

Art. 627.

El piloto, como segundo jefe del buque, y mientras el naviero no acuerde otra cosa, sustituir al capitn en los casos de ausencia, enfermedad o muerte, y entonces asumir todas sus atribuciones, obligaciones y responsabilidades.

Art. 628.

El piloto deber ir provisto de las cartas de los mares en que va a navegar, de las tablas e instrumentos de reflexin que estn en uso y son necesarios para el desempeo de su cargo, siendo responsable de los accidentes a que diere lugar por su omisin en esta parte.

Art. 629.

El piloto llevar particularmente y por s un libro foliado y sellado en todas sus hojas, denominado Cuaderno de bitcora, con nota al principio, expresiva del nmero de las que contenga, firmado por la autoridad competente, y en l registrar diariamente las distancias, los rumbos navegados, la variacin de la aguja, el abatimiento, la direccin y fuerza del viento, el estado de la atmsfera y del mar, el aparejo que se lleve largo, la latitud y longitud observadas, el nmero de hornos encendidos, la presin del vapor, el nmero de revoluciones y, bajo el nombre de Acaecimientos, las maniobras que se ejecuten, los encuentros con otros buques y todos los particulares y accidentes que ocurran durante la navegacin.

Art. 630.

Para variar de rumbo y tomar el ms conveniente al buen viaje del buque, se pondr de acuerdo el piloto con el capitn. Si ste se opusiere, el piloto le expondr las observaciones convenientes en presencia de los dems oficiales de mar. Si todava insistiere el capitn en su resolucin negativa, el piloto har la oportuna protesta, firmada por l y por otro de los oficiales, en el libro de navegacin, y obedecer al capitn, quien ser el nico responsable de las consecuencias de su disposicin.

Art. 631.

El piloto responder de todos los perjuicios que se causaren al buque y al cargamento por su descuido e impericia, sin perjuicio de la responsabilidad criminal a que hubiere lugar, si hubiere mediado delito o falta.

Art. 632.

Sern obligaciones del contramaestre:

1. Vigilar la conservacin del casco y aparejo del buque y encargarse de la de los enseres y pertrechos que forman su pliego de cargos, proponiendo al capitn las reparaciones necesarias y el reemplazo de los efectos y pertrechos que se inutilicen y excluyan.

2. Cuidar del buen orden del cargamento, manteniendo el buque expedito para la maniobra.

3. Conservar el orden, la disciplina y el buen servicio de la tripulacin, pidiendo al capitn las rdenes e instrucciones convenientes y dndole pronto aviso de cualquier ocurrencia en que fuere necesaria la intervencin de su autoridad.

4. Designar a cada marinero el trabajo que deba hacer a bordo, conforme a las instrucciones recibidas, y velar sobre su ejecucin con puntualidad y exactitud.

5. Encargarse por inventario del aparejo y de todos los pertrechos del buque, si se procediere a desarmarlo, a no ser que el naviero hubiere dispuesto otra cosa.

Respecto de los maquinistas, regirn las reglas siguientes:

1. Para poder ser embarcado como maquinista naval formando parte de la dotacin de un buque mercante, ser necesario reunir las condiciones que las leyes y reglamentos exijan y no estar inhabilitado, con arreglo a ellas, para el desempeo de su cargo. Los maquinistas sern considerados como oficiales de la nave, pero no ejercern mando ni intervencin sino en lo que se refiera al aparato motor.

2. Cuando existan dos o ms maquinistas embarcados en un buque, har uno de ellos de jefe y estarn a sus rdenes los dems maquinistas y todo el personal de las mquinas; tendr, adems, a su cargo el aparato motor, las piezas de repuesto, instrumentos y herramientas que al mismo conciernen, el combustible, las materias lubricadoras y cuanto, en fin, constituye a bordo el cargo de maquinista.

3. Mantendr las mquinas y calderas en buen estado de conservacin y limpieza y dispondr lo conveniente a fin de que estn siempre dispuestas para funcionar con regularidad, siendo responsable de los accidentes o averas que por su descuido e impericia se causen al aparato motor, al buque y al cargamento, sin perjuicio de la responsabilidad criminal a que hubiere lugar si resultare probado haber mediado delito o falta.

4. No emprender ninguna modificacin en el aparato motor, ni proceder a remediar las averas que hubiese notado en el mismo, ni alterar el rgimen normal de su marcha, sin la autorizacin previa del capitn, al cual, si se opusiera a que se verificasen, le expondr las observaciones convenientes en presencia de los dems maquinistas u oficiales; y si, a pesar de esto, el capitn insistiese en su negativa, el maquinista jefe har la oportuna protesta, consignndola en el cuaderno de mquinas, y obedecer al capitn, que ser el nico responsable de las consecuencias de su disposicin.

5. Dar cuenta al capitn de cualquier avera que ocurra en el aparato motor, y le avisar cuando haya que parar las mquinas por algn tiempo, u ocurra algn accidente en su departamento del que deba tener noticia inmediata el capitn, enterndole adems con frecuencia acerca del consumo de combustible y materias lubricadoras.

6. Llevar un libro o registro titulado Cuaderno de mquinas, en el cual se anotarn todos los datos referentes al trabajo de las mquinas; como son, por ejemplo, el nmero de hornos encendidos, las presiones del vapor en las calderas y cilindros, el vaco en el condensador, las temperaturas, el grado de saturacin del agua en las calderas, el consumo de combustible y de materias lubricadoras, y, bajo el epgrafe de Ocurrencias notables, las averas y descomposiciones que ocurran en mquinas y calderas, las causas que lasprodujeron y los medios empleados para repararlas; tambin seindicarn, tomando los datos del Cuaderno de bitcora, la fuerza y direccin del viento, el aparejo largo y el andar del buque.

Art. 633.

El contramaestre tomar el mando del buque en caso de imposibilidad o inhabilitacin del capitn y piloto, asumiendo entonces sus atribuciones y responsabilidad.

Art. 634.

El capitn podr componer la tripulacin de su buque con el nmero de hombres que considere conveniente, y, a falta de marineros espaoles, podr embarcar extranjeros avecindados en el pas, sin que su nmero pueda exceder de la quinta parte de la tripulacin. Cuando en puertos extranjeros no encuentre el capitn suficiente nmero de tripulantes nacionales, podr completar la tripulacin con extranjeros, con anuencia del Cnsul o autoridades de Marina.

Las contratas que el capitn celebre con los individuos de la tripulacin y dems que componen la dotacin del buque, y a que se hace referencia en el artculo 612, debern constar por escrito en el libro de contabilidad, sin intervencin del Notario o escribano, firmadas por los otorgantes y visadas por la autoridad de Marina, si se extienden en los dominios espaoles, o por los Cnsules o agentes consulares de Espaa, si se verifica en el extranjero, enumerando en ellas todas las obligaciones que cada uno contraiga y todos los derechos que adquiera; cuidando aquellas autoridades de que estas obligaciones y derechos se consignen de un modo claro y terminante que no d lugar a dudas ni reclamaciones.

El capitn cuidar de leerles los artculos de este Cdigo que les conciernen, haciendo expresin de la lectura en el mismo documento.

Teniendo el libro los requisitos prevenidos en el artculo 612, y no apareciendo indicio de alteracin en sus partidas, har fe en las cuestiones que ocurran entre el capitn y la tripulacin sobre las contratas extendidas en l y las cantidades entregadas a cuenta de las mismas.

Cada individuo de la tripulacin podr exigir al capitn una copia, firmada por ste, de la contrata y de la liquidacin de sus haberes, tales como resulten del libro.

Art. 635.

El hombre de mar contratado para servir en un buque no podr rescindir su empeo ni dejar de cumplirlo sino por impedimento legtimo que le hubiere sobrevenido.

Tampoco podr pasar del servicio de un buque al de otro sin obtener permiso escrito del capitn de aquel en que estuviere.

Si, no habiendo obtenido esta licencia, el hombre de mar contratado en un buque se contratare en otro, ser nulo el segundo contrato y el capitn podr elegir entre obligarle a cumplir el servicio a que primeramente se hubiera obligado o buscar, a expensas de aqul, quien le sustituya.

Adems, perder los salarios que hubiere devengado en su primer empeo, a beneficio del buque en que estaba contratado.

El capitn que, sabiendo que el hombre de mar est al servicio de otro buque, le hubiere nuevamente contratado sin exigirle el permiso de que tratan los prrafos anteriores, responder subsidiariamente al del buque a que primero perteneca el hombre de mar, por la parte que ste no pudiere satisfacer de la indemnizacin de que trata el prrafo tercero de este artculo.

Art. 636.

No constando el tiempo determinado por el cual se ajust un hombre de mar, no podr ser despedido hasta la terminacin del viaje de ida y vuelta al puerto de su matrcula.

Art. 637.

El capitn tampoco podr despedir al hombre de mar durante el tiempo de su contrata, sino por justa causa, reputndose tal cualquiera de las siguientes:

1. Perpetracin de delito que perturbe el orden en el buque.

2. Reincidencia en faltas de subordinacin, disciplina o cumplimiento del servicio.

3. Ineptitud y negligencia reiteradas en el cumplimiento del servicio que deba prestar.

4. Embriaguez habitual.

5. Cualquier suceso que incapacite al hombre de mar para ejecutar el trabajo de que estuviere encargado, salvo lo dispuesto en el artculo 644.

6. La desercin.

Podr, no obstante el capitn, antes de emprender el viaje, y sin expresar razn alguna, rehusar que vaya a bordo el hombre de mar que hubiese ajustado y dejarlo en tierra; en cuyo caso, habr de pagarle su salario como si hiciese servicio.

Esta indemnizacin saldr de la masa de los fondos del buque, si el capitn hubiera obrado por motivos de prudencia y en inters de la seguridad y buen servicio de aqul. No siendo as, ser de cargo particular del capitn.

Comenzada la navegacin, durante sta y hasta concluido el viaje, no podr el capitn abandonar a hombre alguno de su tripulacin en tierra ni en mar, a menos de que, como reo de algn delito, proceda su prisin y entrega a la autoridad competente en el primer puerto de arribada, caso para el capitn obligatorio.

Art. 638.

Si, contratada la tripulacin, se revocare el viaje por voluntad del naviero o de los fletadores antes o despus de haberse hecho el buque a la mar, o se diere al buque por igual causa distinto destino de aquel que estaba determinado en el ajuste de la tripulacin, ser sta indemnizada por la rescisin del contrato, segn los casos, a saber:

1. Si la revocacin del viaje se acordase antes de salir el buque del puerto, se dar a cada uno de los hombres de mar ajustados una mesada de sus respectivos salarios, adems del que les corresponda recibir, con arreglo a sus contratos, por el servicio prestado en el buque hasta la fecha de la revocacin.

2. Si el ajuste hubiere sido por una cantidad alzada por todo el viaje, se graduar lo que corresponda a dicha mesada y dietas, prorratendolas en los das que por aproximacin debiera aqul durar, a juicio de peritos, en la forma establecida por la Ley de Enjuiciamiento Civil, y, si el viaje proyectado fuere de tan corta duracin que secalculare aproximadamente de un mes, la indemnizacin se fijar en quince das, descontando en todos los casos las sumas anticipadas.

3. Si la revocacin ocurriese habiendo salido el buque a la mar, los hombres ajustados en una cantidad alzada por el viaje devengarn ntegro el salario que se les hubiere ofrecido, como si el viaje hubiese terminado; y los ajustados por meses percibirn el haber correspondiente al tiempo que estuvieren embarcados y al que necesiten para llegar al puerto trmino del viaje; debiendo, adems, el capitn proporcionar a unos y otros pasaje para el mismo puerto, o bien para el de la expedicin del buque, segn les conviniere.

4. Si el naviero o los fletantes del buque dieren a ste destino diferente del que estaba determinado en el ajuste, y los individuos de la tripulacin no prestaren su conformidad, se les abonar por indemnizacin la mitad de lo establecido en el caso primero, adems de lo que se les adeudare por la parte del haber mensual correspondiente a los das transcurridos desde sus ajustes.

Si aceptaren la alteracin y el viaje por la mayor distancia o por otras circunstancias diere lugar a un aumento de retribucin, se regular sta privadamente o por amigables componedores en caso de discordia. Aunque el viaje se limite a punto ms cercano, no podr por ello hacerse baja alguna al salario convenido.

Si la revocacin o alteracin del viaje procediere de los cargadores o fletadores, el naviero tendr derecho a reclamarles la indemnizacin que corresponda en justicia.

Art. 639.

Si la revocacin del viaje procediere de justa causa independiente de la voluntad del naviero y cargadores y el buque no hubiere salido del puerto, los individuos de la tripulacin no tendrn otro derecho que el de cobrar los salarios devengados hasta el da en que se hizo la revocacin.

Art. 640.

Sern causas justas para la revocacin del viaje:

1. La declaracin de guerra o interdiccin del comercio con la potencia a cuyo territorio hubiera de dirigirse el buque.

2. El estado de bloqueo del puerto de su destino, o peste que sobreviniere despus del ajuste.

3. La prohibicin de recibir en el mismo puerto los gneros que compongan el cargamento del buque.

4. La detencin o embargo del mismo por orden del Gobierno o por otra causa independiente de la voluntad del naviero.

5. La inhabilitacin del buque para navegar.

Art. 641.

Si despus de emprendido el viaje ocurriere alguna de las tres primeras causas expresadas en el artculo anterior, sern pagados los hombres de mar en el puerto a donde el capitn creyere conveniente arribar en beneficio del buque y cargamento, segn el tiempo que hayan servido en l; pero si el buque hubiere de continuar su viaje, podrn el capitn y la tripulacin exigirse mutuamente el cumplimiento del contrato.

En el caso de ocurrir la causa cuarta se continuar pagando a la tripulacin la mitad de su haber si el ajuste hubiera sido por meses; pero si la detencin excediere de tres, quedar rescindido el empeo, abonando a los tripulantes la cantidad que les habra correspondido percibir, segn su contrato, concluido el viaje. Y si el ajuste hubiere sido por un tanto el viaje, deber cumplirse el contrato en los trminos convenidos.

En el caso quinto la tripulacin no tendr ms derecho que el de cobrar los salarios devengados; mas si la inhabilitacin del buque procediere de descuido o impericia del capitn, del maquinista o del piloto, indemnizarn a la tripulacin de los perjuicios sufridos, salva siempre la responsabilidad criminal a que hubiere lugar.

Art. 642.

Navegando la tripulacin a la parte, no tendr derecho, por causa de revocacin, demora o mayor extensin de viaje, ms que a la parte proporcional que le corresponda en la indemnizacin que hagan al fondo comn del buque las personas responsables de aquellas ocurrencias.

Art. 643.

Si el buque y su carga se perdieren totalmente por apresamiento o naufragio, quedar extinguido todo derecho, as por parte de la tripulacin para reclamar salario alguno como por la del naviero para el reembolso de las anticipaciones hechas.

Si se salvare alguna parte del buque o del cargamento, o de uno y otro, la tripulacin ajustada a sueldo, incluso el capitn, conservar su derecho sobre el salvamento hasta donde alcancen, as los restos del buque como el importe de los fletes de la carga salvada; mas los marineros que naveguen a la parte del flete no tendrn derecho alguno sobre el salvamento del casco, sino sobre la parte del flete salvado. Si hubieren trabajado para recoger los restos del buque nufrago, se les abonar sobre el valor de lo salvado una gratificacin proporcionada a los esfuerzos hechos y a los riesgos arrastrados para conseguir el salvamento.

Art. 644.

El hombre de mar que enfermare no perder su derecho al salario durante la navegacin, a no proceder la enfermedad de un acto suyo culpable. De todos modos, se suplir del fondo comn el gasto de la asistencia y curacin, a calidad de reintegro.

Si la dolencia procediere de herida recibida en servicio o defensa del buque, el hombre de mar ser asistido y curado por cuenta del fondo comn, deducindose ante todo de los productos del flete los gastos de asistencia y curacin.

Art. 645.

Si el hombre de mar muriese durante la navegacin, se abonar a sus herederos lo ganado y no percibido de su haber, segn su ajuste y la ocasin de su muerte, a saber:

Si hubiere fallecido de muerte natural y estuviere ajustado a sueldo, se le abonar lo devengado hasta el da de su fallecimiento.

Si el ajuste hubiere sido a un tanto por viaje, le corresponder la mitad de lo devengado, si el hombre de mar falleci en la travesa a la ida, y el todo si navegando a la vuelta.

Y si el ajuste hubiere sido a la parte y la muerte hubiere ocurrido despus de emprendido el viaje, se abonar a los herederos toda la parte correspondiente al hombre de mar; pero habiendo ste fallecido antes de salir el buque del puerto, no tendrn los herederos derecho a reclamacin alguna.

Si la muerte hubiere ocurrido en defensa del buque, el hombre de mar ser considerado vivo, y se abonar a sus herederos, concluido el viaje, la totalidad de los salarios o la parte ntegra de utilidades que le correspondieren, como a los dems de su clase.

En igual forma se considerar presente al hombre de mar apresado defendiendo el buque para gozar de los mismos beneficios que los dems; pero habindolo sido por descuido u otro accidente sin relacin con el servicio slo percibir los salarios devengados hasta el da de su apresamiento.

Art. 646.

El buque con sus mquinas, aparejo, pertrechos y fletes estar afecto a la responsabilidad de los salarios devengados por la tripulacin ajustada a sueldo o por viaje, debindose hacer la liquidacin y pago en el intermedio de una expedicin a otra.

Emprendida una nueva expedicin, perdern la preferencia los crditos de aquella clase procedentes de la anterior.

Art. 647.

Los oficiales y la tripulacin del buque quedarn libres de todo compromiso, si lo estiman oportuno, en los casos siguientes:

1. Si antes de comenzar el viaje intentare el capitn variarlo, o si sobreviniere una guerra martima con la nacin a donde el buque estaba destinado.

2. Si sobreviniere y se declarare oficialmente una enfermedad epidmica en el puerto de destino.

3. Si el buque cambiase de propietario o de capitn.

Art. 648.

Se entender por dotacin de un buque el conjunto de todos los individuos embarcados, de capitn a paje, necesarios para su direccin, maniobras y servicios, y por lo tanto estarn comprendidos en la dotacin la tripulacin, los pilotos, maquinistas, fogoneros y dems cargos de a bordo no especificados; pero no lo estarn los pasajeros ni los individuos que el buque llevare de transporte.

Seccin cuarta. De los sobrecargos
Art. 649.

Los sobrecargos desempearn a bordo las funciones administrativas que les hubieran conferido el naviero o los cargadores; llevarn la cuenta y razn de sus operaciones en un libro que tendr las mismas circunstancias y requisitos exigidos al de contabilidad del capitn y respetarn a ste en sus atribuciones como jefe de la embarcacin.

Las facultades y responsabilidades del capitn cesan con la presencia del sobrecargo en cuanto a la parte de administracin legtimamente conferida a ste, subsistiendo para todas las gestiones que son inseparables de su autoridad y empleo.

Art. 650.

Sern aplicables a los sobrecargos todas las disposiciones contenidas en la seccin segunda del ttulo III, libro II, sobre capacidad, modo de contratar y responsabilidad de los factores.

Art. 651.

Los sobrecargos no podrn hacer, sin autorizacin o pacto expreso, negocio alguno por cuenta propia durante su viaje, fuera del de la pacotilla que, por costumbre del puerto donde se hubiere despachado el buque, les sea permitido.

Tampoco podrn invertir en el viaje de retorno ms que el producto de la pacotilla, a no mediar autorizacin expresa de los comitentes.

TTULO III
De los contratos especiales del comercio martimo
Seccin primera. Del contrato de fletamento
1. De las formas y efectos del contrato de fletamento
Art. 652.

El contrato de fletamento deber extenderse por duplicado en pliza firmada por los contratantes, y cuando alguno no sepa o no pueda, por dos testigos a su ruego.

La pliza de fletamento contendr, adems de las condiciones libremente estipuladas, las circunstancias siguientes:

1. La clase, nombre y porte del buque.

2. Su pabelln y puerto de matrcula.

3. El nombre, apellido y domicilio del capitn.

4. El nombre, apellido y domicilio del naviero, si ste contratare el fletamento.

5. El nombre, apellido y domicilio del fletador, y si manifestare obrar por comisin, el de la persona por cuya cuenta hace el contrato.

6. El puerto de carga y descarga.

7. La cabida, nmero de toneladas o cantidad de peso o medida que se obliguen respectivamente a cargar y a conducir, o si es total el fletamento.

8. El flete que se haya de pagar, expresando si ha de ser una cantidad alzada por el viaje o un tanto al mes, o por las cavidades que se hubieren de ocupar, o por el peso o la medida de los efectos en que consista el cargamento, o de cualquiera otro modo que se hubiere convenido.

9. El tanto de capa que se haya de pagar al capitn.

10. Los das convenidos para la carga y descarga.

11. Las estadas y sobreestadas que habrn de contarse y lo que por cada una de ellas se hubiere de pagar.

Art. 653.

Si se recibiere el cargamento sin haber firmado la pliza, el contrato se entender celebrado con arreglo a lo que resulte del conocimiento, nico ttulo, en orden a la carga, para fijar los derechos y obligaciones del naviero, del capitn y del fletador.

Art. 654.

Las plizas del fletamento contratado con intervencin del corredor que certifique la autenticidad de las firmas de los contratantes por haberse puesto en su presencia harn prueba plena en juicio, y si resultare entre ellas discordancia, se estar a la que concuerde con la que el Corredor deber conservar en su registro, si ste estuviere con arreglo a derecho.

Tambin harn fe las plizas, aun cuando no haya intervenido Corredor, siempre que los contratantes reconozcan como suyas las firmas puestas en ellas.

No habiendo intervenido Corredor en el fletamento ni reconocindose las firmas, se decidirn las dudas por lo que resulte del conocimiento, y a falta de ste, por las pruebas que suministren las partes.

Art. 655.

Los contratos de fletamento celebrados por el capitn en ausencia del naviero sern vlidos y eficaces aun cuando al celebrarlos hubiera obrado en contravencin a las rdenes e instrucciones del naviero o fletante; pero quedar a ste expedita la accin contra el capitn para el resarcimiento de perjuicios.

Art. 656.

Si en la pliza de fletamento no constare el plazo en que hubieren de verificarse la carga y la descarga, se seguir el uso del puerto donde se ejecuten estas operaciones. Pasado el plazo estipulado o el de costumbre, y no constando en el contrato de fletamento clusula expresa que fije la indemnizacin de la demora, tendr derecho el capitn a exigir las estadas y sobreestadas que hayan transcurrido en cargar y descargar.

Art. 657.

Si durante el viaje quedare el buque inservible, el capitn estar obligado a fletar a su costa otro en buenas condiciones que reciba la carga y la portee a su destino, a cuyo efecto tendr obligacin de buscar buque no slo en el puerto de arribada, sino en los inmediatos hasta la distancia de 150 kilmetros.

Si el capitn no proporcionare, por indolencia o malicia, buque que conduzca el cargamento a su destino, los cargadores, previo un requerimiento al capitn para que en trmino improrrogable procure flete, podrn contratar el fletamento acudiendo a la autoridad judicial en solicitud de que sumariamente apruebe el contrato que hubieren hecho.

La misma autoridad obligar por la va de apremio al capitn a que, por su cuenta y bajo su responsabilidad, se lleve a efecto el fletamento hecho por los cargadores.

Si el capitn, a pesar de su diligencia, no encontrare buque para el flete, depositar la carga a disposicin de los cargadores, a quienes dar cuenta de lo ocurrido en la primera ocasin que se le presente, regulndose en estos casos el flete por la distancia recorrida por el buque, sin que haya lugar a indemnizacin alguna.

Art. 658.

El flete se devengar segn las condiciones estipuladas en el contrato, y si no estuvieren expresas o fueren dudosas, se observarn las reglas siguientes:

1. Fletado el buque por meses o por das, empezar a correr el flete desde el da en que se ponga el buque a la carga.

2. En los fletamentos hechos por un tiempo determinado empezar a correr el flete desde el mismo da.

3. Si los fletes se ajustaren por peso, se har el pago por el peso bruto, incluyendo los envases, como barricas o cualquier otro objeto en que vaya contenida la carga.

Art. 659.

Devengarn flete las mercancas vendidas por el capitn para atender a la reparacin indispensable del casco, maquinaria o aparejo, o para necesidades imprescindibles y urgentes.

El precio de estas mercaderas se fijar segn el xito de la expedicin, a saber:

1. Si el buque llegare a salvo al puerto del destino, el capitn las abonar al precio que obtengan las de la misma clase que en l se vendan.

2. Si el buque se perdiere, al que hubieran obtenido en venta las mercaderas.

La misma regla se observar en el abono del flete, que ser entero si el buque llegare a su destino, y en proporcin de la distancia recorrida, si se hubiere perdido antes.

Art. 660.

No devengarn flete las mercaderas arrojadas al mar por razn de salvamento comn; pero su importe ser considerado como avera gruesa, contndose aqul en proporcin a la distancia recorrida cuando fueron arrojadas.

Art. 661.

Tampoco devengarn flete las mercaderas que se hubieren perdido por naufragio o varada, ni las que fueren presa de piratas o enemigos.

Si se hubiere recibido el flete por adelantado, se devolver, a no mediar pacto en contrario.

Art. 662.

Rescatndose el buque o las mercaderas, o salvndose los efectos del naufragio, se pagar el flete que corresponda a la distancia recorrida por el buque porteando la carga, y si reparado la llevare hasta el puerto del destino, se abonar el flete por entero, sin perjuicio de lo que corresponda sobre la avera.

Art. 663.

Las mercaderas que sufran deterioro o disminucin por vicio propio o mala calidad y condicin de los envases, o por caso fortuito, devengarn el flete ntegro y tal como se hubiere estipulado en el contrato de fletamento.

Art. 664.

El aumento natural que en peso o medida tengan las mercaderas cargadas en el buque ceder en beneficio del dueo y devengar el flete correspondiente fijado en el contrato para las mismas.

Art. 665.

El cargamento estar especialmente afecto al pago de los fletes, de los gastos y derechos causados por el mismo, que deban reembolsar los cargadores, y de la parte que pueda corresponderle en avera gruesa; pero no ser lcito al capitn dilatar la descarga por recelo de que deje de cumplirse esta obligacin.

Si existiere motivo de desconfianza, el Juez o Tribunal, a instancia del capitn, podr acordar el depsito de las mercaderas hasta que sea completamente reintegrado.

Art. 666.

El capitn podr solicitar la venta del cargamento en la proporcin necesaria para el pago de flete, gastos y averas que le correspondan, reservndose el derecho de reclamar el resto de lo que por estos conceptos le fuere debido, si lo realizado por la venta no bastase a cubrir su crdito.

Art. 667.

Los efectos cargados estarn obligados preferentemente a la responsabilidad de sus fletes y gastos durante veinte das, a contar desde su entrega o depsito. Durante este plazo se podr solicitar la venta de los mismos, aunque haya otros acreedores y ocurra el caso de quiebra del cargador o del consignatario.

Este derecho no podr ejercitarse, sin embargo, sobre los efectos que despus de la entrega hubiesen pasado a una tercera persona, sin malicia de sta y por ttulo oneroso.

Art. 668.

Si el consignatario no fuese hallado, o se negare a recibir el cargamento, deber el Juez o Tribunal, a instancia del capitn, decretar su depsito y disponer la venta de lo que fuere necesario para el pago de los fletes y dems gastos que pesaren sobre l.

Asimismo tendr lugar la venta cuando los efectos depositados ofrecieren riesgo de deterioro o, por sus condiciones u otras circunstancias, los gastos de conservacin y custodia fueren desproporcionados.

2. De los derechos y obligaciones del fletante
Art. 669.

El fletante o el capitn se atendr en los contratos de fletamento a la cabida que tenga el buque o a la expresamente designada en su matrcula, no tolerndose ms diferencia que la de 2 por 100 entre la manifestada y la que tenga en realidad.

Si el fletante o el capitn contratare mayor carga que la que el buque puede conducir, atendido su arqueo, indemnizarn a los cargadores a quienes dejen de cumplir su contrato los perjuicios que por su falta de cumplimiento les hubiesen sobrevenido, segn los casos, a saber:

Si ajustado el fletamento de un buque por un solo cargador, resultare error o engao en la cabida de aqul, y no optare el fletador por la rescisin, cuando le corresponda este derecho, se reducir el flete en proporcin de la carga que el buque deje de recibir, debiendo adems indemnizar el fletante al fletador de los perjuicios que le hubiere ocasionado.

Si por el contrario fueren varios los contratos de fletamento y por falta de cabida no pudiere embarcarse toda la carga contratada, y ninguno de los fletadores optare por la rescisin, se dar la preferencia al que tenga ya introducida y colocada la carga en el buque, y los dems obtendrn el lugar que les corresponda segn el orden de fechas de sus contratos.

No apareciendo esta prioridad podrn cargar, si les conviniere, a prorrata de las cantidades de peso o extensin que cada uno haya contratado, y quedar el fletante obligado al resarcimiento de daos y perjuicios.

Art. 670.

Si, recibida por el fletante una parte de carga, no encontrare la que falte para formar al menos las tres quintas partes de las que puede portear el buque al precio que hubiere fijado, podr sustituir para el transporte otro buque visitado y declarado a propsito para el mismo viaje, siendo de su cuenta los gastos de transbordo y el aumento, si lo hubiere, en el precio de flete. Si no fuere posible esta sustitucin, emprender el viaje en el plazo convenido, y no habindolo, a los quince das de haber comenzado la carga, si no se ha estipulado otra cosa.

Si el dueo de la parte embarcada le procurase carga a los mismos precios y con iguales o proporcionadas condiciones a las que acept en la recibida, no podr el fletante o capitn negarse a aceptar el resto del cargamento; y si lo resistiese, tendr derecho el cargador a exigir que se haga a la mar el buque con la carga que tuviera a bordo.

Art. 671.

Cargadas las tres quintas partes del buque, el fletante no podr, sin consentimiento de los fletadores o cargadores, sustituir con otro el designado en el contrato, so pena de constituirse por ello responsable de todos los daos y perjuicios que sobrevengan durante el viaje al cargamento de los que no hubieren consentido la sustitucin.

Art. 672.

Fletado un buque por entero, el capitn no podr, sin consentimiento del fletador, recibir carga de otra persona; y si lo hiciere, podr dicho fletador obligarle a desembarcarla y a que le indemnice los perjuicios que por ello se le sigan.

Art. 673.

Sern de cuenta del fletante todos los perjuicios que sobrevengan al fletador por retardo voluntario del capitn en emprender el viaje, segn las reglas que van prescritas, siempre que fuera requerido notarial o judicialmente a hacerse a la mar en tiempo oportuno.

Art. 674.

Si el fletador llevase al buque ms carga que la contratada, podr admitrsele el exceso de flete con arreglo al precio estipulado en el contrato, pudiendo colocarse con buena estiba sin perjudicar a los dems cargadores; pero si para colocarla hubiere de faltarse a las buenas condiciones de estiba, deber el capitn rechazarla, o desembarcarla a costa del propietario.

Del mismo modo, el capitn podr, antes de salir del puerto, echar en tierra las mercaderas introducidas a bordo clandestinamente, o portearlas, si pudiera hacerlo con buena estiba, exigiendo por razn de flete el precio ms alto que hubiere pactado en aquel viaje.

Art. 675.

Fletado el buque para recibir la carga en otro puerto, se presentar el capitn al consignatario designado en su contrato; y si no le entregare la carga, dar aviso al fletador, cuyas instrucciones esperar, corriendo entre tanto las estadas convenidas o las que fueren de uso en el puerto, si no hubiere sobre ello pacto expreso en contrario.

No recibiendo el capitn contestacin en el trmino necesario para ello, har diligencias para encontrar flete; y si no lo hallare despus de haber corrido las estadas y sobreestadas, formalizar protesta y regresar al puerto donde contrat el fletamento.

El fletador pagar el flete por entero, descontando el que haya devengado por las mercaderas que se hubiesen transportado a la ida y a la vuelta, si se hubieran cargado por cuenta de terceros.

Lo mismo se observar cuando el buque fletado de ida y vuelta no sea habilitado de carga para su retorno.

Art. 676.

Perder el capitn el flete e indemnizar a los cargadores siempre que stos prueben, aun contra el acta de reconocimiento, si se hubiere practicado en el puerto de salida, que el buque no se hallaba en disposicin para navegar, al recibir la carga.

Art. 677.

Subsistir el contrato de fletamento si, careciendo el capitn de instrucciones del fletador, sobreviniere durante la navegacin declaracin de guerra o bloqueo. En tal caso, el capitn deber dirigirse al puerto neutral y seguro ms cercano, pidiendo y aguardando rdenes del cargador, y los gastos y salarios devengados en la detencin se pagarn como avera comn.

Si por disposicin del cargador se hiciere la descarga en el puerto de arribada, se devengar por entero el flete de ida.

Art. 678.

Si, transcurrido el tiempo necesario, a juicio del Juez o Tribunal, para recibir las rdenes del cargador, el capitn continuase careciendo de instrucciones, se depositar el cargamento, el cual quedar afecto al pago del flete y gasto de su cargo en la demora, que se satisfarn con el producto de la parte que primero se venda.

3. De las obligaciones del fletador
Art. 679.

El fletador de un buque por entero podr subrogar el flete en todo o en parte a los plazos que ms le convinieren, sin que el capitn pueda negarse a recibir a bordo la carga entregada por los segundos fletadores, siempre que no se alteren las condiciones del primer fletamento, y que se pague al fletante la totalidad del precio convenido, aun cuando no se embarque toda la carga, con la limitacin que se establece en el artculo siguiente.

Art. 680.

El fletador que no completare la totalidad de la carga que se oblig a embarcar, pagar el flete de la que deje de cargar, a menos que el capitn no hubiere tomado otra carga para completar el cargamento del buque, en cuyo caso abonar el primer fletador las diferencias, si las hubiere.

Art. 681.

Si el fletador embarcare efectos diferentes de los que manifest al tiempo de contratar el fletamento, sin conocimiento del fletante o capitn, y por ello sobrevinieren perjuicios, por confiscacin, embargo, detencin u otras causas, al fletante o a los cargadores, responder el causante con el importe de su cargamento, y adems con sus bienes, de la indemnizacin completa a todos los perjudicados por su culpa.

Art. 682.

Si las mercaderas embarcadas lo fueren con un fin de ilcito comercio y hubiesen sido llevadas a bordo a sabiendas del fletante o del capitn, stos, mancomunadamente con el dueo de ellas, sern responsables de todos los perjuicios que se originen a los dems cargadores; y aunque se hubiere pactado, no podrn exigir del fletador indemnizacin alguna por el dao que resulte al buque.

Art. 683.

En caso de arribada para reparar el casco del buque, maquinaria o aparejos, los cargadores debern esperar a que el buque se repare, pudiendo descargarlo a su costa si lo estimaren conveniente.

Si en beneficio del cargamento expuesto a deterioro dispusieren los cargadores, o el Tribunal, o el Cnsul, o la autoridad competente en pas extranjero, hacer la descarga de las mercaderas, sern de cuenta de aqullos los gastos de descarga y recarga.

Art. 684.

Si el fletador, sin concurrir alguno de los casos de fuerza mayor expresados en el artculo precedente, quisiere descargar sus mercaderas antes de llegar al puerto de su destino, pagar el flete por entero, los gastos de la arribada que se hiciere a su instancia, y los daos y perjuicios que se causaren a los dems cargadores, si los hubiere.

Art. 685.

En los fletamentos a carga general, cualquiera de los cargadores podr descargar las mercaderas antes de emprender su viaje, pagando medio flete, el gasto de estibar y reestibar, y cualquier otro perjuicio que por esta causa se origine a los dems cargadores.

Art. 686.

Hecha la descarga y puesto el cargamento a disposicin del consignatario, ste deber pagar inmediatamente al capitn el flete devengado y los dems gastos de que fuere responsable dicho cargamento.

La capa deber satisfacerse en la misma proporcin y tiempo que los fletes, rigiendo en cuanto a ella todas las alteraciones y modificaciones a que stos estuvieren sujetos.

Art. 687.

Los fletadores y cargadores no podrn hacer, para el pago del flete y dems gastos, abandono de las mercaderas averiadas por vicio propio o caso fortuito.

Proceder, sin embargo, el abandono si el cargamento consistiere en lquidos y se hubieren derramado, no quedando en los envases sino una cuarta parte de su contenido.

4. De la rescisin total o parcial del contrato de fletamento
Art. 688.

A peticin del fletador podr rescindirse el contrato de fletamento:

1. Si antes de cargar el buque abandonare el fletamento, pagando la mitad del flete convenido.

2. Si la cabida del buque no se hallase conforme con la que figura en el certificado de arqueo, o si hubiere error en la designacin del pabelln con que navega.

3. Si no se pusiere el buque a disposicin del fletador en el plazo y forma convenidos.

4. Si, salido el buque a la mar, arribare al puerto de salida, por riesgo de piratas, enemigos o tiempo contrario, y los cargadores convinieren en su descarga.

En el segundo y tercer casos el fletante indemnizar al fletador de los perjuicios que se le irroguen.

En el caso cuarto, el fletante tendr derecho al flete por entero del viaje de ida.

Si el fletamento se hubiere ajustado por meses, pagarn los fletadores el importe libre de una mesada, siendo el viaje a un puerto del mismo mar, y dos, si fuere a mar distinto.

De un puerto a otro de la Pennsula e islas adyacentes, no se pagar ms que una mesada.

5. Si para reparaciones urgentes arribase el buque durante el viaje a un puerto, y prefirieren los fletadores disponer de las mercaderas.

Cuando la dilacin no exceda de treinta das, pagarn los cargadores por entero el flete de ida.

Si la dilacin excediese de treinta das, slo pagarn el flete proporcional a la distancia recorrida por el buque.

Art. 689.

A peticin del fletante podr rescindirse el contrato de fletamento:

1. Si el fletador, cumplido el trmino de las sobreestadas, no pusiere la carga al costado.

En este caso el fletador deber satisfacer la mitad del flete pactado, adems de las estadas y sobreestadas devengadas.

2. Si el fletante vendiere el buque antes de que el fletador hubiere empezado a cargarlo, y el comprador lo cargare por su cuenta.

En este caso el vendedor indemnizar al fletador de los perjuicios que se le irroguen.

Si el nuevo propietario del buque no lo cargare por su cuenta, se respetar el contrato de fletamento, indemnizando el vendedor al comprador, si aqul no le instruy del fletamento pendiente al tiempo de concertar la venta.

Art. 690.

El contrato de fletamento se rescindir, y se extinguirn todas las acciones que de l se originan, si, antes de hacerse a la mar el buque desde el puerto de salida, ocurriere alguno de los casos siguientes:

1. La declaracin de guerra o interdiccin del comercio con la potencia a cuyos puertos deba el buque hacer su viaje.

2. El estado de bloqueo del puerto a donde iba aqul destinado, o peste que sobreviniere despus del ajuste.

3. La prohibicin de recibir en el mismo punto las mercaderas del cargamento del buque.

4. La detencin indefinida, por embargo del buque de orden del Gobierno, o por otra causa independiente de la voluntad del naviero.

5. La inhabilitacin del buque para navegar, sin culpa del capitn o naviero.

La descarga se har por cuenta del fletador.

Art. 691.

Si el buque no pudiere hacerse a la mar por cerramiento del puerto de salida u otra causa pasajera, el fletamento subsistir, sin que ninguna de las partes tenga derecho a reclamar perjuicios.

Los alimentos y salarios de la tripulacin sern considerados avera comn.

Durante la interrupcin, el fletador podr por su cuenta descargar y cargar a su tiempo las mercaderas, pagando estadas si demorare la recarga despus de haber cesado el motivo de la detencin.

Art. 692.

Quedar rescindido parcialmente el contrato de fletamento, salvo pacto en contrario, y no tendr derecho el capitn ms que al flete de ida, si, por ocurrir durante el viaje la declaracin de guerra, cerramiento de puertos o interdiccin de relaciones comerciales, arribare el buque al puerto que se le hubiere designado para este caso en las instrucciones del fletador.

5. De los pasajeros en los viajes por mar
Art. 693.

No habindose convenido el precio del pasaje, el Juez o Tribunal lo fijar sumariamente, previa declaracin de peritos.

Art. 694.

Si el pasajero no llegare a bordo a la hora prefijada, o abandonare el buque sin permiso del capitn cuando ste estuviere pronto a salir del puerto, el capitn podr emprender el viaje y exigir el precio por entero.

Art. 695.

El derecho al pasaje, si fuese nominativo, no podr transmitirse sin la aquiescencia del capitn o consignatario.

Art. 696.

Si antes de emprender el viaje el pasajero muriese, sus herederos no estarn obligados a satisfacer sino la mitad del pasaje convenido.

Si estuvieren comprendidos en el precio convenido los gastos de manutencin, el Juez o Tribunal, oyendo a los peritos, si lo estimare conveniente, sealar la cantidad que ha de quedar en beneficio del buque.

En el caso de recibirse otro pasajero en lugar del fallecido, no se deber abono alguno por dichos herederos.

Art. 697.

Si antes de emprender el viaje se suspendiese por culpa exclusiva del capitn o naviero, los pasajeros tendrn derecho a la devolucin del pasaje y al resarcimiento de daos y perjuicios; pero si la suspensin fuera debida a caso fortuito o de fuerza mayor o a cualquiera otra causa independiente del capitn o naviero, los pasajeros slo tendrn derecho a la devolucin del pasaje.

Art. 698.

En caso de interrupcin del viaje comenzado, los pasajeros slo estarn obligados a pagar el pasaje en proporcin a la distancia recorrida, y sin derecho a resarcimiento de daos y perjuicios si la interrupcin fuere debida a caso fortuito o de fuerza mayor, pero con derecho a indemnizacin si la interrupcin consistiese exclusivamente en el capitn. Si la interrupcin procediese de la inhabilitacin del buque, y el pasajero se conformase con esperar la reparacin, no podr exigrsele ningn aumento de precio del pasaje, pero ser de su cuenta la manutencin durante la estada.

En caso de retardo de la salida del buque, los pasajeros tienen derecho a permanecer a bordo y a la alimentacin por cuenta del buque, a menos que el retardo sea debido a caso fortuito o de fuerza mayor. Si el retardo excediera de diez das, tendrn derecho los pasajeros que lo soliciten a la devolucin del pasaje; y si fuera debido exclusivamente a culpa del capitn o naviero, podrn adems reclamar resarcimiento de daos y perjuicios.

El buque exclusivamente destinado al transporte de pasajeros debe conducirlos directamente al puerto o puertos de su destino, cualquiera que sea el nmero de pasajeros, haciendo todas las escalas que tenga marcadas en su itinerario.

Art. 699.

Rescindido el contrato antes o despus de emprendido el viaje, el capitn tendr derecho a reclamar lo que hubiere suministrado a los pasajeros.

Art. 700.

En todo lo relativo a la conservacin del orden y polica a bordo, los pasajeros se sometern a las disposiciones del capitn, sin distincin alguna.

Art. 701.

La conveniencia o el inters de los viajeros no obligar ni facultar al capitn para recalar ni para entrar en puntos que separen al buque de su derrota, ni para detenerse, en los que deba o tuviese precisin de tocar, ms tiempo que el exigido por las atenciones de la navegacin.

Art. 702.

No habiendo pacto en contrario, se supondr comprendida en el precio del pasaje la manutencin de los pasajeros durante el viaje; pero si fuese de cuenta de stos, el capitn tendr obligacin, en caso de necesidad, de suministrarles los vveres precisos para su sustento por un precio razonable.

Art. 703.

El pasajero ser reputado cargador en cuanto a los efectos que lleve a bordo, y el capitn no responder de lo que aqul conserve bajo su inmediata y peculiar custodia, a no ser que el dao provenga de hecho del capitn o de la tripulacin.

Art. 704.

El capitn, para cobrar el precio del pasaje y gastos de manutencin, podr retener los efectos pertenecientes al pasajero, y en caso de venta de los mismos, gozar de preferencia sobre los dems acreedores, procedindose en ello como si se tratase del cobro de los fletes.

Art. 705.

En caso de muerte de un pasajero durante el viaje, el capitn estar autorizado para tomar respecto del cadver las disposiciones que exijan las circunstancias, y guardar cuidadosamente los papeles y efectos que hallare a bordo pertenecientes al pasajero, observando cuanto dispone el caso 10 del artculo 612 a propsito de los individuos de la tripulacin.

6. Del conocimiento
Art. 706.

El capitn y el cargador del buque tendrn obligacin de extender el conocimiento, en el cual se expresar:

1. El nombre, matrcula y porte del buque.

2. El del capitn, y su domicilio.

3. El puerto de carga y el de descarga.

4. El nombre del cargador.

5. El nombre del consignatario, si el conocimiento fuere nominativo.

6. La cantidad, calidad, nmero de los bultos y marca de las mercaderas.

7. El flete y la capa contratados.

El conocimiento podr ser al portador, a la orden o a nombre de persona determinada, y habr de firmarse dentro de las veinticuatro horas de recibida la carga a bordo, pudiendo el cargador pedir la descarga a costa del capitn, si ste no lo suscribiese, y, en todo caso, los daos y perjuicios que por ello le sobrevinieren.

Art. 707.

Del conocimiento primordial se sacarn cuatro ejemplares de igual tenor, y los firmarn todos el capitn y el cargador. De stos, el cargador conservar uno y remitir otro al consignatario; el capitn tomar dos, uno para s y otro para el naviero.

Podrn extenderse adems cuantos conocimientos estimen necesarios los interesados; pero cuando fueren a la orden o al portador, se expresar en todos los ejemplares, ya sean de los cuatro primeros, o de los ulteriores, el destino de cada uno, consignando si es para el naviero, para el capitn, para el cargador o para el consignatario. Si el ejemplar destinado a este ltimo se duplicare, habr de expresarse en l esta circunstancia y la de no ser valedero sino en defecto del primero.

Art. 708.

Los conocimientos al portador destinados al consignatario sern transferibles por la entrega material del documento; y en virtud de endoso, los extendidos a la orden.

En ambos casos, aquel a quien se transfiera el conocimiento adquirir sobre las mercaderas expresadas en l todos los derechos y acciones del cedente o del endosante.

Art. 709.

El conocimiento, formalizado con arreglo a las disposiciones de este ttulo, har fe entre todos los interesados en la carga y entre stos y los aseguradores, quedando a salvo para los ltimos la prueba en contrario.

Art. 710.

Si no existiere conformidad entre los conocimientos, y en ninguno se advirtiere enmienda o raspadura, harn fe contra el capitn o el naviero y en favor del cargador o el consignatario, los que stos posean extendidos y firmados por aqul; y en contra del cargador o consignatario y en favor del capitn o naviero, los que stos posean extendidos y firmados por el cargador.

Art. 711.

El portador legtimo de un conocimiento, que deje de presentrselo al capitn del buque antes de la descarga, obligando a ste por tal omisin a que haga el desembarco y ponga la carga en depsito, responder de los gastos de almacenaje y dems que por ello se origine.

Art. 712.

El capitn no puede variar por s el destino de las mercaderas. Al admitir esta variacin a instancia del cargador, deber recoger antes los conocimientos que hubiere expedido, so pena de responder del cargamento al portador legtimo de stos.

Art. 713.

Si antes de hacer la entrega del cargamento se exigiere al capitn nuevo conocimiento, alegando que la no presentacin de los anteriores consiste en haberse extraviado o en alguna otra causa justa, tendr obligacin de darlo, siempre que se le afiance a su satisfaccin el valor del cargamento; pero sin variar la consignacin, y expresando en l las circunstancias prevenidas en el ltimo prrafo del artculo 707, cuando se trate de los conocimientos a que el mismo se refiere, bajo la pena, en otro caso, de responder de dicho cargamento si por su omisin fuese entregado indebidamente.

Art. 714.

Si antes de hacerse el buque a la mar falleciere el capitn o cesare en su oficio por cualquier accidente, los cargadores tendrn derecho a pedir al nuevo capitn la ratificacin de los primeros conocimientos, y ste deber darla, siempre que le sean presentados o devueltos todos los ejemplares que se hubieran expedido anteriormente, y resulte, del reconocimiento de la carga, que se halla conforme con los mismos.

Los gastos que se originen del reconocimiento de la carga sern de cuenta del naviero, sin perjuicio de repetirlos ste contra el primer capitn, si dej de serlo por culpa suya. No hacindose tal reconocimiento, se entender que el nuevo capitn acepta la carga como resulte de los conocimientos expedidos.

Art. 715.

Los conocimientos producirn accin sumarsima o de apremio, segn los casos, para la entrega del cargamento y el pago de los fletes y gastos que hayan producido.

Art. 716.

Si varias personas presentaren conocimientos al portador, o a la orden, endosados a su favor, en reclamacin de las mismas mercaderas, el capitn preferir, para su entrega, a la que presente el ejemplar que hubiere expedido primeramente, salvo el caso de que el posterior lo hubiera sido por justificacin del extravo de aqul y aparecieren ambos en manos diferentes.

En este caso, como en el de presentarse slo segundos o ulteriores ejemplares que se hubieran expedido sin esa justificacin, el capitn acudir al Juez o Tribunal para que verifique el depsito de las mercaderas y se entreguen por su mediacin a quien sea procedente.

Art. 717.

La entrega del conocimiento producir la cancelacin de todos los recibos provisionales de fecha anterior, dados por el capitn o sus subalternos en resguardo de las entregas parciales que les hubieren hecho del cargamento.

Art. 718.

Entregado el cargamento, se devolvern al capitn los conocimientos que firm, o al menos el ejemplar bajo el cual se haga la entrega, con el recibo de las mercaderas consignadas en el mismo.

La morosidad del consignatario le har responsable de los perjuicios que la dilacin pueda ocasionar al capitn.

Seccin segunda. Del contrato a la gruesa o prstamo a riesgo martimo
Art. 719.

Se reputar prstamo a la gruesa o a riesgo martimo, aquel en que, bajo cualquier condicin, dependa el reembolso de la suma prestada y el premio por ella convenido, del feliz arribo a puerto de los efectos sobre que est hecho, o del valor que obtengan en caso de siniestro.

Art. 720.

Los contratos a la gruesa podrn celebrarse:

1. Por escritura pblica.

2. Por medio de pliza firmada por las partes y el corredor que interviniere.

3. Por documento privado.

De cualquiera de estas maneras que se celebre el contrato, se anotar en el certificado de inscripcin del buque y se tomar de l razn en el Registro Mercantil, sin cuyos requisitos los crditos de este origen no tendrn respecto a los dems la preferencia que, segn su naturaleza, les corresponda, aunque la obligacin ser eficaz entre los contratantes.

Los contratos celebrados durante el viaje se regirn por lo dispuesto en los artculos 583 y 611, y surtirn efectos respecto de terceros desde su otorgamiento, si fueren inscritos en el Registro Mercantil del puerto de la matrcula del buque antes de transcurrir los ocho das siguientes a su arribo. Si transcurrieran los ocho das sin haberse hecho la inscripcin en el Registro Mercantil, los contratos celebrados durante el viaje de un buque no surtirn efecto respecto de terceros, sino desde el da y fecha de la inscripcin.

Para que las plizas de los contratos celebrados con arreglo al nmero 2. tengan fuerza ejecutiva debern guardar conformidad con el registro del corredor que intervino en ellos. En los celebrados con arreglo al nmero 3., preceder el reconocimiento de la firma.

Los contratos que no consten por escrito no producirn accin en juicio.

Art. 721.

En el contrato a la gruesa se deber expresar:

1. La clase, nombre y matrcula del buque.

2. El nombre, apellidos y domicilio del capitn.

3. Los nombres, apellidos y domicilio del que da y del que toma el prstamo.

4. El capital del prstamo y el premio convenido.

5. El plazo del reembolso.

6. Los objetos pignorados a su reintegro.

7. El viaje por el cual se corra el riesgo.

Art. 722.

Los contratos podrn extenderse a la orden, en cuyo caso sern transferibles por endoso, y adquirir el cesionario todos los derechos y correr todos los riesgos que correspondieran al endosante.

Art. 723.

Podrn hacerse prstamos en efectos y mercaderas, fijndose su valor para determinar el capital del prstamo.

Art. 724.

Los prstamos podrn constituirse conjunta o separadamente:

1. Sobre el casco del buque.

2. Sobre el aparejo.

3. Sobre los pertrechos, vveres y combustible.

4. Sobre la mquina, siendo el buque de vapor.

5. Sobre mercaderas cargadas.

Si se constituyesen sobre el casco del buque, se entender adems afectos a la responsabilidad del prstamo el aparejo, pertrechos y dems efectos, vveres, combustible, mquinas de vapor y los fletes ganados en el viaje del prstamo.

Si se hiciere sobre la carga, quedar afecto al reintegro todo cuanto la constituya; y si sobre un objeto particular del buque o de la carga, slo afectar la responsabilidad al que concreta y determinadamente se especifique.

Art. 725.

No se podr prestar a la gruesa sobre los salarios de la tripulacin ni sobre las ganancias que se esperen.

Art. 726.

Si el prestador probare que prest mayor cantidad que la del valor del objeto sobre que recae el prstamo a la gruesa, por haber empleado el prestatario medios fraudulentos, el prstamo ser vlido slo por la cantidad en que dicho objeto se tase pericialmente.

El capital sobrante se devolver con el inters legal por todo el tiempo que durase el desembolso.

Art. 727.

Si el importe total del prstamo para cargar el buque no se empleare en la carga, el sobrante se devolver antes de la expedicin.

Se proceder de igual manera con los efectos tomados a prstamo, si no se hubieren podido cargar.

Art. 728.

El prstamo que el capitn tomare en el punto de residencia de los propietarios del buque, slo afectar a la parte de ste que pertenezca al capitn, si no hubieren dado su autorizacin expresa o intervenido en la operacin los dems propietarios o sus apoderados.

Si alguno o algunos de los propietarios fueren requeridos para que entreguen la cantidad necesaria a la reparacin o aprovisionamiento del buque, y no lo hicieren dentro de veinticuatro horas, la parte que los negligentes tengan en la propiedad quedar afecta, en la debida proporcin, a la responsabilidad del prstamo.

Fuera de la residencia de los propietarios, el capitn podr tomar prstamos conforme a lo dispuesto en los artculos 583 y 611.

Art. 729.

No llegando a ponerse en riesgo los efectos sobre que se toma dinero, el contrato quedar reducido a un prstamo sencillo, con obligacin en el prestatario de devolver capital e intereses al tipo legal, si no fuere menor el convenido.

Art. 730.

Los prstamos hechos durante el viaje tendrn preferencia sobre los que se hicieron antes de la expedicin del buque, y se graduarn por el orden inverso al de sus fechas.

Los prstamos para el ltimo viaje tendrn preferencia sobre los prstamos anteriores.

En concurrencia de varios prstamos hechos en el mismo puerto de arribada forzosa y con igual motivo, todos se pagarn a prorrata.

Art. 731.

Las acciones correspondientes al prestador se extinguirn con la prdida absoluta de los efectos sobre que se hizo el prstamo, si procedi de accidente de mar en el tiempo y durante el viaje designados en el contrato, y constando la existencia de la carga a bordo; pero no suceder lo mismo si la prdida provino de vicio propio de la cosa, o sobrevino por culpa o malicia del prestatario, o por baratera del capitn, o si fue causada por daos experimentados en el buque a consecuencia de emplearse en el contrabando, o si procedi de cargar las mercaderas en buque diferente del que se design en el contrato, salvo si este cambio se hubiera hecho por causa de fuerza mayor.

La prueba de la prdida incumbe al que recibi el prstamo, as como tambin la de la existencia en el buque de los efectos declarados al prestador como objeto de prstamo.

Art. 732.

Los prestadores a la gruesa soportarn a prorrata de su inters respectivo las averas comunes que ocurran en las cosas sobre que se hizo el prstamo.

En las averas simples, a falta de convenio expreso de los contratantes, contribuir tambin por su inters respectivo el prestador a la gruesa, no perteneciendo a las especies de riesgos exceptuados en el artculo anterior.

Art. 733.

No habindose fijado en el contrato el tiempo por el cual el mutuante correr el riesgo, durar, en cuanto al buque, mquinas, aparejo y pertrechos, desde el momento de hacerse ste a la mar hasta el de fondear en el puerto de su destino, y, en cuanto a las mercaderas, desde que se carguen en la playa o muelle del puerto de la expedicin hasta descargarlas en el de consignacin.

Art. 734.

En caso de naufragio, la cantidad afecta a la devolucin del prstamo se reducir al producto de los efectos salvados, deducidos los gastos de salvamento.

Si el prstamo fuese sobre el buque o alguna de sus partes, los fletes realizados en el viaje para que aqul se haya hecho, respondern tambin a su pago en cuanto alcancen para ello.

Art. 735.

Si en un mismo buque o carga concurrieren prstamo a la gruesa y seguro martimo, el valor de lo que fuere salvado se dividir, en caso de naufragio, entre el mutuante y el asegurador, en proporcin del inters legtimo de cada uno, tomando en cuenta, para esto, nicamente el capital, por lo tocante al prstamo, y sin perjuicio del derecho preferente de otros acreedores, con arreglo al artculo 580.

Art. 736.

Si en el reintegro del prstamo hubiere demora por el capital y sus premios, slo el primero devengar rdito legal.

Seccin tercera. De los seguros martimos
1. De la forma de este contrato
Art. 737.

Para ser vlido el contrato de seguro martimo habr de constar por escrito en pliza firmada por los contratantes.

Esta pliza se extender y firmar por duplicado, reservndose un ejemplar cada una de las partes contratantes.

Art. 738.

La pliza del contrato de seguro contendr, adems de las condiciones que libremente consignen los interesados, los requisitos siguientes:

1. Fecha del contrato, con expresin de la hora en que queda convenido.

2. Nombres, apellidos y domicilios del asegurador y asegurado.

3. Concepto en que contrata el asegurado, expresando si obra por s o por cuenta de otro.

En este caso, el nombre, apellidos y domicilio de la persona en cuyo nombre hace el seguro.

4. Nombre, puerto, pabelln y matrcula del buque asegurado o del que conduzca los efectos asegurados.

5. Nombre, apellidos y domicilio del capitn.

6. Puerto o rada en que han sido o debern ser cargadas las mercaderas aseguradas.

7. Puerto de donde el buque ha partido o debe partir.

8. Puertos o radas en que el buque debe cargar, descargar o hacer escalas por cualquier motivo.

9. Naturaleza y calidad de los objetos asegurados.

10. Nmero de los fardos o bultos de cualquier clase, y sus marcas, si las tuvieren.

11. Epoca en que deber comenzar y terminar el riesgo.

12. Cantidad asegurada.

13. Precio convenido por el seguro, y lugar, tiempo y forma de su pago.

14. Parte del premio que corresponda al viaje de ida y al de vuelta, si el seguro fuere a viaje redondo.

15. Obligacin del asegurador de pagar el dao que sobrevenga a los efectos asegurados.

16. El lugar, plazo y forma en que habr de realizarse el pago.

Art. 739.

Los contratos y plizas de seguro que autoricen los agentes consulares en el extranjero, siendo espaoles los contratantes o alguno de ellos, tendrn igual valor legal que si se hubieren verificado con intervencin de corredor.

Art. 740.

En un mismo contrato y en una misma pliza podrn comprenderse el seguro del buque y el de la carga, sealando el valor de cada cosa, y distinguiendo las cantidades aseguradas sobre cada uno de los objetos, sin cuya expresin ser ineficaz el seguro.

Se podr tambin en la pliza fijar premios diferentes a cada objeto asegurado.

Varios aseguradores podrn suscribir una misma pliza.

Art. 741.

En los seguros de mercaderas podr omitirse la designacin especfica de ellas y del buque que haya de transportarlas, cuando no consten estas circunstancias al asegurado.

Si el buque en estos casos sufriere accidente de mar, estar obligado el asegurado a probar, adems de la prdida del buque, su salida del puerto de carga, el embarque por su cuenta de los efectos perdidos, y su valor, para reclamar la indemnizacin.

Art. 742.

Las plizas del seguro podrn extenderse a la orden del asegurado, en cuyo caso sern endosables.

2. De las cosas que pueden ser aseguradas y de su evaluacin
Art. 743.

Podrn ser objeto del seguro martimo:

1. El casco del buque en lastre o cargado, en puerto o en viaje.

2. El aparejo.

3. La mquina, siendo el buque de vapor.

4. Todos los pertrechos y objetos que constituyen el armamento.

5. Vveres y combustibles.

6. Las cantidades dadas a la gruesa.

7. El importe de los fletes y el beneficio probable.

8. Todos los objetos comerciales sujetos al riesgo de navegacin cuyo valor pueda fijarse en cantidad determinada.

Art. 744.

Podrn asegurarse todos o parte de los objetos expresados en el artculo anterior, junta o separadamente, en tiempo de paz o de guerra, por viaje o a trmino, por viaje sencillo o por viaje redondo, sobre buenas o malas noticias.

Art. 745.

Si se expresare genricamente en la pliza que el seguro se haca sobre el buque, se entendern comprendidos en l las mquinas, aparejo, pertrechos, y cuanto est adscrito al buque; pero no su cargamento, aunque pertenezca al mismo naviero.

En el seguro genrico de mercaderas no se reputarn comprendidos los metales amonedados o en lingotes, las piedras preciosas ni las municiones de guerra.

Art. 746.

El seguro sobre flete podr hacerse por el cargador, por el fletante o el capitn; pero stos no podrn asegurar el anticipo que hubieren recibido a cuenta de su flete sino cuando hayan pactado expresamente que, en caso de no devengarse aqul por naufragio o prdida de la carga, devolvern la cantidad recibida.

Art. 747.

En el seguro de flete se habr de expresar la suma a que asciende, la cual no podr exceder de lo que aparezca en el contrato de fletamento.

Art. 748.

El seguro de beneficios se regir por los pactos en que convengan los contratantes, pero habr de consignarse en la pliza:

1. La cantidad determinada en que fija el asegurado el beneficio, una vez llegado felizmente y vendido el cargamento en el puerto de destino.

2. La obligacin de reducir el seguro, si, comparado el valor obtenido en la venta, descontados gastos y fletes, con el valor de compra, resultare menor que el valuado en el seguro.

Art. 749.

Podr el asegurador hacer reasegurar por otros los efectos por l asegurados, en todo o en parte, con el mismo o diferente premio; as como el asegurado podr tambin asegurar el coste del seguro y el riesgo que pueda correr en la cobranza del primer asegurador.

Art. 750.

Si el capitn contratare el seguro, o el dueo de las cosas aseguradas fuere en el mismo buque que las porteare, se dejar siempre un 10 por 100 a su riesgo, no habiendo pacto expreso en contrario.

Art. 751.

En el seguro del buque se entender que slo cubre el seguro las cuatro quintas partes de su importe o valor y que el asegurado corre el riesgo por la quinta parte restante, a no hacerse constar expresamente en la pliza pacto en contrario.

En este caso, y en el del artculo anterior, habr de descontarse del seguro el importe de los prstamos tomados a la gruesa.

Art. 752.

La suscripcin de la pliza crear una presuncin legal de que los aseguradores admitieron como exacta la evaluacin hecha en ella de los efectos asegurados, salvo los casos de fraude o malicia.

Si apareciere exagerada la evaluacin, se proceder segn las circunstancias del caso, a saber:

Si la exageracin hubiere procedido de error y no de malicia imputable al asegurado, se reducir el seguro a su verdadero valor, fijado por las partes de comn acuerdo o por juicio pericial. El asegurador devolver el exceso de prima recibido, reteniendo, sin embargo, medio por ciento de este exceso.

Si la exageracin fuere por fraude del asegurado, y el asegurador lo probare, el seguro ser nulo para el asegurado, y el asegurador ganar la prima, sin perjuicio de la accin criminal que le corresponda.

Art. 753.

La reduccin del valor de la moneda nacional, cuando se hubiere fijado en extranjera, se har al curso corriente en el lugar y en el da en que se firm la pliza.

Art. 754.

Si, al tiempo de realizarse el contrato, no se hubiere fijado con especificacin el valor de las cosas aseguradas, se determinar ste:

1. Por las facturas de consignacin.

2. Por declaracin de corredores o peritos, que procedern tomando por base de su juicio el precio de los efectos en el puerto de salida, con ms los gastos de embarque, flete y aduanas.

Si el seguro recayere sobre mercaderas de retorno de un pas en que el comercio se hiciere slo por permuta, se arreglar el valor por el que tuvieren los efectos permutados en el puerto de salida, con todos los gastos.

3. Obligaciones entre el asegurador y el asegurado
Art. 755.

Los aseguradores indemnizarn los daos y perjuicios que los objetos asegurados experimenten por alguna de las causas siguientes:

1. Varada o empeo del buque, con rotura o sin ella.

2. Temporal.

3. Naufragio.

4. Abordaje fortuito.

5. Cambio de derrota durante el viaje, o de buque.

6. Echazn.

7. Fuego o explosin, si aconteciere en mercaderas, tanto a bordo como si estuviesen depositadas en tierra, siempre que se hayan alijado por orden de la autoridad competente, para reparar el buque o beneficiar el cargamento; o fuego por combustin espontnea en las carboneras de los buques de vapor.

8. Apresamiento.

9. Saqueo.

10. Declaracin de guerra.

11. Embargo por orden del Gobierno.

12. Retencin por orden de potencia extranjera.

13. Represalias.

14. Cualesquiera otros accidentes o riesgos de mar.

Los contratantes podrn estipular las excepciones que tengan por conveniente, mencionndolas en la pliza, sin cuyo requisito no surtirn efecto.

Art. 756.

No respondern los aseguradores de los daos y perjuicios que sobrevengan a las cosas aseguradas por cualquiera de las causas siguientes, aunque no se hayan excluido en la pliza:

1. Cambio voluntario de derrotero de viaje o de buque, sin expreso consentimiento de los aseguradores.

2. Separacin espontnea de un convoy, habindose estipulado que ira en conserva con l.

3. Prolongacin de viaje a un puerto ms remoto que el designado en el seguro.

4. Disposiciones arbitrarias y contrarias a la pliza de fletamento o al conocimiento, tomadas por orden del fletante, cargadores y fletadores.

5. Baratera de patrn, a no ser que fuera objeto del seguro.

6. Mermas, derramas y dispendios procedentes de la naturaleza de las cosas aseguradas.

7. Falta de los documentos prescritos en este Cdigo, en las ordenanzas y reglamentos de marina o de navegacin u omisiones de otra clase del capitn, en contravencin de las disposiciones administrativas, a no ser que se haya tomado a cargo del asegurador la baratera del patrn.

En cualquiera de estos casos los aseguradores harn suyo el premio, siempre que hubieren empezado a correr el riesgo.

Art. 757.

En los seguros de carga contratados por viaje redondo, si el asegurado no encontrare cargamento para el retorno o solamente encontrare menos de las dos terceras partes, se rebajar el premio de vuelta proporcionalmente al cargamento que trajere, abonndose adems al asegurador medio por ciento de la parte que dejare de conducir.

No proceder, sin embargo, rebaja alguna en el caso de que el cargamento se hubiere perdido en la ida, salvo pacto especial que modifique la disposicin de este artculo.

Art. 758.

Si el cargamento fuere asegurado por varios aseguradores en distintas cantidades, pero sin designar sealadamente los objetos del seguro, se pagar la indemnizacin, en caso de prdida o avera, por todos los aseguradores, a prorrata de la cantidad asegurada por cada uno.

Art. 759.

Si fueren designados diferentes buques para cargar las cosas aseguradas, pero sin expresar la cantidad que ha de embarcarse en cada buque, podr el asegurado distribuir el cargamento como mejor le convenga o conducirlo a bordo de uno solo, sin que por ello se anule la responsabilidad del asegurador. Mas, si hubiere hecho expresa mencin de la cantidad asegurada sobre cada buque y el cargamento se pusiere a bordo en cantidades diferentes de aquellas que se hubieren sealado para cada uno, el asegurador no tendr ms responsabilidad que la que hubiere contratado en cada buque. Sin embargo, cobrar medio por ciento del exceso que se hubiere cargado en ellos sobre la cantidad contratada.

Si quedare algn buque sin cargamento, se entender anulado el seguro en cuanto a l, mediante el abono antes expresado de medio por ciento sobre el excedente embarcado en los dems.

Art. 760.

Si, por inhabilitacin del buque antes de salir del puerto, la carga se transbordase a otro, tendrn los aseguradores opcin entre continuar o no el contrato, abonando las averas que hubieren ocurrido; pero, si la inhabilitacin sobreviniere despus de empezado el viaje, corrern los aseguradores el riesgo, aun cuando el buque fuere de diferente porte y pabelln que el designado en la pliza.

Art. 761.

Si no se hubiere fijado en la pliza el tiempo durante el cual hayan de correr los riesgos por cuenta del asegurador, se observar lo prescrito en el artculo 733 sobre los prstamos a la gruesa.

Art. 762.

En los seguros a trmino fijo, la responsabilidad del asegurador cesar en la hora en que cumpla el plazo estipulado.

Art. 763.

Si, por conveniencia del asegurado, las mercaderas se descargaren en un puerto ms prximo que el designado para rendir el viaje, el asegurador har suyo sin rebaja alguna el premio contratado.

Art. 764.

Se entendern comprendidas en el seguro, si expresamente no se hubieren excluido en la pliza, las escalas que por necesidad se hicieren para la conservacin del buque o de su cargamento.

Art. 765.

El asegurado comunicar al asegurador, por el primer correo siguiente al en que l las recibiere, y por telgrafo, si lo hubiere, las noticias referentes al curso de la navegacin del buque asegurado y los daos o prdidas que sufrieren las cosas aseguradas y responder de los daos y perjuicios que por su omisin se ocasionaren.

Art. 766.

Si se perdieren mercaderas aseguradas por cuenta del capitn que mandare el buque en que estaban embarcadas, habr aqul de justificar a los aseguradores la compra, por medio de las facturas de los vendedores, y el embarque y conduccin en el buque, por certificacin del Cnsul espaol o autoridad competente donde no lo hubiere del puerto donde las descarg y por los dems documentos de habilitacin y expedicin de la aduana.

La misma obligacin tendrn todos los asegurados que naveguen con sus propias mercaderas, salvo pacto en contrario.

Art. 767.

Si se hubiere estipulado en la pliza aumento de premio en caso de sobrevenir guerra y no se hubiere fijado el tanto del aumento, se regular ste, a falta de conformidad entre los mismos interesados, por peritos nombrados en la forma que establece la Ley de Enjuiciamiento Civil, teniendo en consideracin las circunstancias del seguro y los riesgos corridos.

Art. 768.

La restitucin gratuita del buque o su cargamento al capitn por los apresadores ceder en beneficio de los propietarios respectivos, sin obligacin, de parte de los aseguradores, de pagar las cantidades que aseguraron.

Art. 769.

Toda reclamacin procedente del contrato de seguro habr de ir acompaada de los documentos que justifiquen:

1. El viaje del buque, con la protesta del capitn o copia certificada del libro de navegacin.

2. El embarque de los objetos asegurados, con el conocimiento y documentos de expedicin de aduanas.

3. El contrato del seguro, con la pliza.

4. La prdida de las cosas aseguradas, con los mismos documentos del nmero 1., y declaracin de la tripulacin, si fuere preciso.

Adems se fijar el descuento de los objetos asegurados, previo el reconocimiento de peritos.

Los aseguradores podrn contradecir la reclamacin y se les admitir sobre ello prueba en juicio.

Art. 770.

Presentados los documentos justificativos, el asegurador deber, hallndolos conformes y justificada la prdida, pagar la indemnizacin al asegurado dentro del plazo estipulado en la pliza y, en su defecto, a los diez das de la reclamacin.

Mas, si el asegurador la rechazare y contradijere judicialmente, podr depositar la cantidad que resultare de los justificantes o entregarla al asegurado mediante fianza suficiente, decidiendo lo uno o lo otro el Juez o Tribunal, segn los casos.

Art. 771.

Si el buque asegurado sufriere dao por accidente de mar, el asegurador pagar nicamente las dos terceras partes de los gastos de reparacin, hgase o no. En el primer caso, el importe de los gastos se justificar por los medios reconocidos en el Derecho; en el segundo, se apreciar por peritos.

Slo el naviero o el capitn autorizado para ello podrn optar por la no reparacin del buque.

Art. 772.

Si, por consecuencia de la reparacin, el valor del buque aumentare en ms de una tercera parte del que se le hubiere dado en el seguro, el asegurador pagar los dos tercios del importe de la reparacin, descontando el mayor valor que sta hubiere dado al buque.

Mas, si el asegurado probase que el mayor valor del buque no proceda de la reparacin, sino de ser el buque nuevo y haber ocurrido la avera en el primer viaje, o que lo eran las mquinas o aparejo y pertrechos destrozados, no se har la deduccin del aumento de valor y el asegurador pagar los dos tercios de la reparacin, conforme a la regla 6. del artculo 854.

Art. 773.

Si las reparaciones excedieren de las tres cuartas partes del valor del buque, se entender que est inhabilitado para navegar y proceder el abandono, y, no haciendo esta declaracin, abonarn los aseguradores el importe del seguro, deducido el valor del buque averiado o de sus restos.

Art. 774.

Cuando se trate de indemnizaciones procedentes de avera gruesa, terminadas las operaciones de arreglo, liquidacin y pago de la misma, el asegurado entregar al asegurador todas las cuentas y documentos justificativos en reclamacin de indemnizacin de las cantidades que le hubieren correspondido. El asegurador examinar a su vez la liquidacin y, hallndola conforme a las condiciones de la pliza, estar obligado a pagar al asegurado la cantidad correspondiente, dentro del plazo convenido, o, en su defecto, en el de ocho das.

Desde esta fecha comenzar a devengar intereses la suma debida.

Si el asegurador no encontrare la liquidacin conforme con lo convenido en la pliza, podr reclamar ante el Juez o Tribunal competente, en el mismo plazo de ocho das, constituyendo en depsito la cantidad reclamada.

Art. 775.

En ningn caso podr exigirse al asegurador una suma mayor que la del importe total del seguro; sea que el buque salvado, despus de una arribada forzosa para reparacin de avera, se pierda; sea que la parte que haya de pagarse por la avera gruesa importe ms que el seguro, o que el coste de diferentes averas y reparaciones en un mismo viaje o dentro del plazo del seguro, exceda de la suma asegurada.

Art. 776.

En los casos de avera simple, respecto a las mercaderas aseguradas, se observarn las reglas siguientes:

1. Todo lo que hubiere desaparecido por robo, prdida, venta en viaje, por causa de deterioro o por cualquiera de los accidentes martimos comprendidos en el contrato del seguro, ser justificado con arreglo al valor de factura o, en su defecto, por el que se le hubiere dado en el seguro, y el asegurador pagar su importe.

2. En el caso de que, llegado el buque a buen puerto, resulten averiadas las mercaderas en todo o en parte, los peritos harn constar el valor que tendran si hubieren llegado en estado sano y el que tengan en su estado de deterioro.

La diferencia entre ambos valores lquidos, hecho adems el descuento de los derechos de aduanas, fletes y cualesquiera otros anlogos, constituir el valor o importe de la avera, sumndole los gastos causados por los peritos y otros, si los hubiere.

Habiendo recado la avera sobre todo el cargamento asegurado, el asegurador pagar en su totalidad el demrito que resulte; mas, si slo alcanzare a una parte, el asegurado ser reintegrado en la proporcin correspondiente.

Si hubiere sido objeto de un seguro especial el beneficio probable del cargador, se liquidar separadamente.

Art. 777.

Fijada por los peritos la avera simple del buque, el asegurado justificar su derecho con arreglo a lo dispuesto en el final del nmero 9. del artculo 580 y el asegurador pagar en conformidad a lo dispuesto en los artculos 858 y 859.

Art. 778.

El asegurador no podr obligar al asegurado a que venda el objeto del seguro para fijar su valor.

Art. 779.

Si la valuacin de las cosas aseguradas hubiere de hacerse en pas extranjero, se observarn las leyes, usos y costumbres del lugar en que haya de realizarse, sin perjuicio de someterse a las prescripciones de este Cdigo para la comprobacin de los hechos.

Art. 780.

Pagada por el asegurador la cantidad asegurada, se subrogar en el lugar del asegurado para todos los derechos y acciones que correspondan contra los que por malicia o culpa causaron la prdida de los efectos asegurados.

4. De los casos en que se anula, rescinde o modifica el contrato de seguro
Art. 781.

Ser nulo el contrato de seguro que recayere:

1. Sobre los buques o mercaderas afectas anteriormente a un prstamo a la gruesa por todo su valor.

Si el prstamo a la gruesa no fuere por el valor entero del buque o de las mercaderas, podr subsistir el seguro en la parte que exceda al importe del prstamo.

2. Sobre la vida de tripulantes y pasajeros.

3. Sobre los sueldos de la tripulacin.

4. Sobre gneros de ilcito comercio en el pas del pabelln del buque.

5. Sobre buque dedicado habitualmente al contrabando, ocurriendo el dao o prdida por haberlo hecho, en cuyo caso se abonar al asegurador el medio por ciento de la cantidad asegurada.

6. Sobre un buque que, sin mediar fuerza mayor que lo impida, no se hiciere a la mar en los seis meses siguientes a la fecha de la pliza; en cuyo caso, adems de la anulacin, proceder el abono del medio por ciento al asegurador de la suma asegurada.

7. Sobre buque que deje de emprender el viaje contratado o se dirija a un punto distinto del estipulado; en cuyo caso proceder tambin el abono al asegurador del medio por ciento de la cantidad asegurada.

8. Sobre cosas en cuya valoracin se hubiere cometido falsedad a sabiendas.

Art. 782.

Si se hubieren realizado sin fraude diferentes contratos de seguro sobre un mismo objeto, subsistir nicamente el primero, con tal que cubra todo su valor.

Los aseguradores de fecha posterior quedarn libres de responsabilidad y percibirn un medio por ciento de la cantidad asegurada.

No cubriendo el primer contrato el valor ntegro del objeto asegurado, recaer la responsabilidad del exceso sobre los aseguradores que contrataron con posterioridad, siguiendo el orden de fechas.

Art. 783.

El asegurado no se libertar de pagar los premios ntegros a los diferentes aseguradores, si no hiciere saber a los postergados la rescisin de sus contratos antes de haber llegado el objeto asegurado al puerto de destino.

Art. 784.

El seguro hecho con posterioridad a la prdida, avera o feliz arribo del objeto asegurado al puerto de destino ser nulo siempre que pueda presumirse racionalmente que la noticia de lo uno o de lo otro haba llegado a conocimiento de alguno de los contratantes.

Existir esta presuncin cuando se hubiere publicado la noticia en una plaza, mediando el tiempo necesario para comunicarlo por el correo o el telgrafo al lugar donde se contrat el seguro, sin perjuicio de las dems pruebas que puedan practicar las partes.

Art. 785.

El contrato de seguro sobre buenas o malas noticias no se anular si no se prueba el conocimiento del suceso esperado o temido por alguno de los contratantes al tiempo de verificarse el contrato.

En caso de probarlo, abonar el defraudador a su coobligado una quinta parte de la cantidad asegurada, sin perjuicio de la responsabilidad criminal a que hubiere lugar.

Art. 786.

Si el que hiciere el seguro, sabiendo la prdida total o parcial de las cosas aseguradas, obrare por cuenta ajena, ser personalmente responsable del hecho como si hubiera obrado por cuenta propia; y si, por el contrario, el comisionado estuviere inocente del fraude cometido por el propietario asegurado, recaern sobre ste todas las responsabilidades, quedando siempre a su cargo pagar a los aseguradores el premio convenido.

Igual disposicin regir respecto al asegurador cuando contratare el seguro por medio de comisionado y supiere el salvamento de las cosas aseguradas.

Art. 787.

Si, pendiente el riesgo de las cosas aseguradas, fueren declarados en quiebra el asegurador o el asegurado, tendrn ambos derecho a exigir fianza, ste para cubrir la responsabilidad del riesgo, y aqul para obtener el pago del premio; y si los representantes de la quiebra se negaren a prestarla dentro de los tres das siguientes al requerimiento, se rescindir el contraro.

En caso de ocurrir el siniestro dentro de los dichos tres das sin haber prestado la fianza, no habr derecho a la indemnizacin ni al premio del seguro.

Art. 788.

Si, contratado un seguro fraudulentamente por varios aseguradores, alguno o algunos hubieren procedido de buena fe, tendrn stos derecho a obtener el premio ntegro de su seguro de los que hubieren procedido con malicia, quedando el asegurado libre de toda responsabilidad.

De igual manera se proceder respecto a los asegurados con los aseguradores, cuando fueren algunos de aqullos los autores del seguro fraudulento.

5. Del abandono de las cosas aseguradas
Art. 789.

Podr el asegurado abandonar por cuenta del asegurador las cosas aseguradas, exigiendo del asegurador el importe de la cantidad estipulada en la pliza:

1. En el caso de naufragio.

2. En el de inhabilitacin del buque para navegar, por varada, rotura o cualquier otro accidente de mar.

3. En el de apresamiento, embargo o detencin por orden del Gobierno nacional o extranjero.

4. En el de prdida total de las cosas aseguradas, entendindose por tal la que disminuya en tres cuartas partes el valor asegurado.

Los dems daos se reputarn averas y se soportarn por quien corresponda, segn las condiciones del seguro y las disposiciones de este Cdigo.

No proceder el abandono en ninguno de los dos primeros casos, si el buque nufrago, varado o inhabilitado pudiera desencallarse, ponerse a flote y repararse para continuar el viaje al puerto de su destino, a no ser que el coste de la reparacin excediese de las tres cuartas partes del valor en que estuviere el buque asegurado.

Art. 790.

Verificndose la rehabilitacin del buque, slo respondern los aseguradores de los gastos ocasionados por la encalladura u otro dao que el buque hubiere recibido.

Art. 791.

En los casos de naufragio y apresamiento, el asegurado tendr la obligacin de hacer por s las diligencias que aconsejen las circunstancias, para salvar o recobrar los efectos perdidos, sin perjuicio del abandono que le competa hacer a su tiempo, y el asegurador habr de reintegrarle de los gastos legtimos que para el salvamento hiciese, hasta la concurrencia del valor de los efectos salvados, sobre los cuales se harn efectivos en defecto de pago.

Art. 792.

Si el buque quedare absolutamente inhabilitado para navegar, el asegurado tendr obligacin de dar de ello aviso al asegurador, telegrficamente, siendo posible, y si no, por el primer correo siguiente al recibo de la noticia. Los interesados en la carga que se hallaren presentes, o, en su ausencia, el capitn, practicarn todas las diligencias posibles para conducir el cargamento al puerto de su destino, con arreglo a lo dispuesto en este Cdigo; en cuyo caso corrern por cuenta del asegurador los riesgos y gastos de descarga, almacenaje, reembarque o transbordo, excedente de flete, y todos los dems, hasta que se aligen los efectos asegurados en el punto designado en la pliza.

Art. 793.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el artculo anterior, el asegurador gozar del trmino de seis meses para conducir las mercaderas a su destino, si la inhabilitacin hubiere ocurrido en los mares que circundan a Europa desde el estrecho del Sund hasta el Bsforo, y un ao, si hubiere ocurrido en otro punto ms lejano; cuyo plazo se comenzar a contar desde el da en que el asegurado le hubiere dado aviso del siniestro.

Art. 794.

Si, a pesar de las diligencias practicadas por los interesados en la carga, capitn y aseguradores, para conducir las mercaderas al puerto de su destino, conforme a lo prevenido en los artculos anteriores, no se encontrare buque en que verificar el transporte podr el asegurado propietario hacer abandono de las mismas.

Art. 795.

En caso de interrupcin del viaje por embargo o detencin forzada del buque, tendr el asegurado obligacin de comunicarla a los aseguradores tan luego como llegue a su noticia, y no podr usar de la accin de abandono hasta que hayan transcurrido los plazos fijados en el artculo 793.

Estar obligado adems a prestar a los aseguradores cuantos auxilios estn en su mano para conseguir el alzamiento del embargo, y deber hacer por s mismo las gestiones convenientes al propio fin, si, por hallarse los aseguradores en pas remoto, no pudiere obrar de acuerdo con stos.

Art. 796.

Se entender comprendido en el abandono del buque el flete de las mercaderas que se salven, aun cuando se hubiere pagado anticipadamente, considerndose pertenencia de los aseguradores, a reserva de los derechos que competan a los dems acreedores conforme a lo dispuesto en el artculo 580.

Art. 797.

Se tendr por recibida la noticia para la prescripcin de los plazos establecidos en el artculo 793, desde que se haga pblica, bien por medio de los peridicos, bien por correr como cierta entre los comerciantes de la residencia del asegurado, o bien porque pueda probarse a ste que recibi aviso del siniestro por carta o telegrama del capitn, del consignatario o de algn corresponsal.

Art. 798.

Tendr tambin el asegurado el derecho de hacer abandono despus de haber transcurrido un ao en los viajes ordinarios y dos en los largos, sin recibir noticia del buque.

En tal caso, podr reclamar del asegurador la indemnizacin por el valor de la cantidad asegurada, sin estar obligado a justificar la prdida; pero deber probar la falta de noticias con certificacin del Cnsul o autoridad martima del puerto de donde sali, y otra de los Cnsules o autoridades martimas de los del destino del buque y de su matrcula, que acrediten no haber llegado a ellos durante el plazo fijado.

Para usar esta accin, tendr el mismo plazo sealado en el artculo 804, reputndose viajes cortos los que se hicieren a la costa de Europa y a las de Asia y frica por el Mediterrneo, y respecto de Amrica los que se emprendan a puertos situados ms ac de los ros de La Plata y San Lorenzo, y a las islas intermedias entre las costas de Espaa y los puntos designados en este artculo.

Art. 799.

Si el seguro hubiere sido contratado a trmino limitado, existir presuncin legal de que la prdida ocurri dentro del plazo convenido, salvo la prueba que podr hacer el asegurador, de que la prdida sobrevino despus de haber terminado su responsabilidad.

Art. 800.

El asegurado, al tiempo de hacer el abandono, deber declarar todos los seguros contratados sobre los efectos abandonados, as como los prstamos tomados a la gruesa sobre los mismos, y hasta que haya hecho esta declaracin, no empezar a correr el plazo en que deber ser reintegrado del valor de los efectos.

Si cometiere fraude en esta declaracin, perder todos los derechos que le competan por el seguro, sin dejar de responder por los prstamos que hubiere tomado sobre los efectos asegurados, no obstante su prdida.

Art. 801.

En caso de apresamiento de buque, y no teniendo tiempo el asegurado de proceder de acuerdo con el asegurador, ni de esperar instrucciones suyas, podr por s, o el capitn en su defecto, proceder al rescate de las cosas aseguradas, ponindolo en conocimiento del asegurador en la primera ocasin.

ste podr aceptar o no el convenio celebrado por el asegurado o el capitn, comunicando su resolucin dentro de las veinticuatro horas siguientes a la notificacin del convenio.

Si los aceptase, entregar en el acto la cantidad concertada por el rescate, y quedarn de su cuenta los riesgos ulteriores del viaje, conforme a las condiciones de la pliza. Si no lo aceptase, pagar la cantidad asegurada, perdiendo todo derecho a los efectos rescatados; y si dentro del trmino prefijado no manifestare su resolucin, se entender que rechaza el convenio.

Art. 802.

Si, por haberse represado el buque, se reintegrara el asegurado en la posesin de sus efectos, se reputarn avera todos los gastos y perjuicios causados por la prdida, siendo de cuenta del asegurador el reintegro; y si, por consecuencia de la represa, pasaren los efectos asegurados a la posesin de un tercero, el asegurado podr usar del derecho de abandono.

Art. 803.

Admitido el abandono, o declarado admisible en juicio, la propiedad de las cosas abandonadas, con las mejoras o desperfectos que en ellas sobrevengan desde el momento del abandono, se transmitir al asegurador, sin que le exonere del pago la reparacin del buque legalmente abandonado.

Art. 804.

No ser admisible el abandono:

1. Si las prdidas hubieren ocurrido antes de empezar el viaje.

2. Si se hiciere de una manera parcial o condicional, sin comprender en l todos los objetos asegurados.

3. Si no se pusiere en conocimiento de los aseguradores el propsito de hacerlo, dentro de los cuatro meses siguientes al da en que el asegurado haya recibido la noticia de la prdida acaecida, y si no se formalizara el abandono dentro de diez, contados de igual manera, en cuanto a los siniestros ocurridos en los puertos de Europa, en los de Asia y frica en el Mediterrneo, y en los de Amrica desde los ros de La Plata a San Lorenzo, y dentro de dieciocho respecto a los dems.

4. Si no se hiciere por el mismo propietario o persona especialmente autorizada por l, o por el comisionado para contratar el seguro.

Art. 805.

En el caso de abandono, el asegurador deber pagar el importe del seguro en el plazo fijado en la pliza, y no habindose expresado trmino en ella, a los sesenta das de admitido el abandono o de haberse hecho la declaracin del artculo 803.

TTULO IV
De los riesgos, daos y accidentes del comercio martimo
Seccin primera. De las averas
Art. 806.

Para los efectos del Cdigo, sern averas:

1. Todo gasto extraordinario o eventual que, para conservar el buque, el cargamento o ambas cosas, ocurriere durante la navegacin.

2. Todo dao o desperfecto que sufriere el buque desde que se hiciere a la mar en el puerto de salida hasta dar fondo y anclar en el de su destino, y los que sufran las mercaderas desde que se cargaren en el puerto de expedicin hasta descargarlas en el de su consignacin.

Art. 807.

Los gastos menudos y ordinarios propios de la navegacin, como los de pilotaje de costas y puertos, los de lanchas y remolques, anclaje, visita, sanidad, cuarentenas, lazareto y dems llamados de puerto, los fletes de gabarras y descarga hasta poner las mercaderas en el muelle, y cualquier otro comn a la navegacin, se considerarn gastos ordinarios a cuenta del fletante, a no mediar pacto expreso en contrario.

Art. 808.

Las averas sern:

1. Simples o particulares.

2. Gruesas o comunes.

Art. 809.

Sern averas simples o particulares, por regla general, todos los gastos y perjuicios causados en el buque o en su cargamento que no hayan redundado en beneficio y utilidad comn de todos los interesados en el buque y su carga, y especialmente las siguientes:

1. Los daos que sobrevinieren al cargamento desde su embarque hasta su descarga, as por vicio propio de la cosa como por accidente de mar o por fuerza mayor, y los gastos hechos para evitarlos y repararlos.

2. Los daos y gastos que sobrevinieren al buque en su casco, aparejos, armas y pertrechos, por las mismas causas y motivos, desde que se hizo a la mar en el puerto de salida hasta que ancl y fonde en el de su destino.

3. Los daos sufridos por las mercaderas cargadas sobre cubierta, excepto en la navegacin de cabotaje, si las ordenanzas martimas lo permiten.

4. Los sueldos y alimentos de la tripulacin cuando el buque fuere detenido o embargado por orden legtima o fuerza mayor, si el fletamento estuviere contratado por un tanto el viaje.

5. Los gastos necesarios de arribada a un puerto para repararse o aprovisionarse.

6. El menor valor de los gneros vendidos por el capitn en arribada forzosa, para el pago de alimentos y salvar a la tripulacin, o para cubrir cualquiera otra necesidad del buque, a cuyo cargo vendr el abono correspondiente.

7. Los alimentos y salarios de la tripulacin mientras estuviere el buque en cuarentena.

8. El dao inferido al buque o cargamento por el choque o abordaje con otro, siendo fortuito e inevitable.

Si el accidente ocurriere por culpa o descuido del capitn, ste responder de todo el dao causado.

9. Cualquier dao que resultare al cargamento por faltas, descuido o barateras del capitn o de la tripulacin, sin perjuicio del derecho del propietario a la indemnizacin correspondiente contra el capitn, el buque y el flete.

Art. 810.

El dueo de la cosa que dio lugar al gasto o recibi el dao, soportar las averas simples o particulares.

Art. 811.

Sern averas gruesas o comunes, por regla general, todos los daos y gastos que se causen deliberadamente para salvar el buque, su cargamento, o ambas cosas a la vez, de un riesgo conocido y efectivo, y en particular las siguientes:

1. Los efectos o metlico invertido en el rescate del buque o del cargamento apresado por enemigos, corsarios o piratas, y los alimentos, salarios y gastos del buque detenido mientras se hiciere el arreglo o rescate.

2. Los efectos arrojados al mar para aligerar el buque, ya pertenezcan al cargamento, ya al buque o a la tripulacin, y el dao que por tal acto resulte a los efectos que se conserven a bordo.

3. Los cables y palos que se corten o inutilicen, las anclas y las cadenas que se abandonen, para salvar el cargamento, el buque o ambas cosas.

4. Los gastos de alijo o transbordo de una parte del cargamento para aligerar el buque y ponerlo en estado de tomar puerto o rada, y el perjuicio que de ello resulte a los efectos alijados o transbordados.

5. El dao causado a los efectos del cargamento por la abertura hecha en el buque para desaguarlo e impedir que zozobre.

6. Los gastos hechos para poner a flote un buque encallado de propsito con objeto de salvarlo.

7. El dao causado en el buque que fuere necesario abrir, agujerear o romper para salvar el cargamento.

8. Los gastos de curacin y alimento de los tripulantes que hubieren sido heridos o estropeados defendiendo o salvando el buque.

9. Los salarios de cualquier individuo de la tripulacin detenido en rehenes por enemigos, corsarios o piratas, y los gastos necesarios que cause en su prisin, hasta restituirse al buque, o a su domicilio si lo prefiere.

10. El salario y alimentos de la tripulacin del buque fletado por meses, durante el tiempo que estuviere embargado o detenido por fuerza mayor u orden del Gobierno, o para reparar los daos causados en beneficio comn.

11. El menoscabo que resultare en el valor de los gneros vendidos en arribada forzosa para reparar el buque por causa de avera gruesa.

12. Los gastos de la liquidacin de la avera.

Art. 812.

A satisfacer el importe de las averas gruesas o comunes contribuirn todos los interesados en el buque y cargamento existente en l al tiempo de ocurrir la avera.

Art. 813.

Para hacer los gastos y causar los daos correspondientes a la avera gruesa, preceder resolucin del capitn, tomada previa deliberacin con el piloto y dems oficiales de la nave, y audiencia de los interesados en la carga que se hallaren presentes.

Si stos se opusieren, y el capitn y oficiales, o su mayora, o el capitn, separndose de la mayora, estimare necesarias ciertas medidas, podrn ejecutarse bajo su responsabilidad, sin perjuicio del derecho de los cargadores a ejercitar el suyo contra el capitn ante el Juez o Tribunal competente, si pudieren probar que procedi con malicia, impericia o descuido.

Si los interesados en la carga, estando en el buque, no fueren odos, no contribuirn a la avera gruesa, imputable en esta parte al capitn, a no ser que la urgencia del caso fuere tal que faltase el tiempo necesario para la previa deliberacin.

Art. 814.

El acuerdo adoptado para causar los daos que constituyen avera comn, habr de extenderse necesariamente en el libro de navegacin, expresando los motivos y razones en que se apoy, los votos en contrario y el fundamento de la disidencia, si existiere, y las causas irresistibles y urgentes a que obedeci el capitn, si obr por s.

En el primer caso, el acta se firmar por todos los presentes que supieren hacerlo, a ser posible, antes de proceder a la ejecucin; y cuando no lo sea, en la primera oportunidad. En el segundo, por el capitn y los oficiales del buque.

En el acta, y despus del acuerdo, se expresarn circunstanciadamente todos los objetos arrojados, y se har mencin de los desperfectos que se causen a los que se conserven en el buque. El capitn tendr obligacin de entregar una copia de esta acta a la autoridad judicial martima del primer puerto donde arribe, dentro de las veinticuatro horas de su llegada, y de ratificarla luego con juramento.

Art. 815.

El capitn dirigir la echazn y mandar arrojar los efectos por el orden siguiente:

1. Los que se hallaren sobre cubierta, empezando por los que embaracen la maniobra o perjudiquen al buque, prefiriendo, si es posible, los ms pesados y de menos utilidad y valor.

2. Los que estuvieren bajo la cubierta superior, comenzando siempre por los de ms peso y menos valor, hasta la cantidad y nmero que fuese absolutamente indispensable.

Art. 816.

Para que puedan imputarse en la avera gruesa y tengan derecho a indemnizacin los dueos de los efectos arrojados al mar, ser preciso que, en cuanto a la carga, se acredite su existencia a bordo con el conocimiento; y, respecto a los pertenecientes al buque, con el inventario formado antes de la salida, conforme al prrafo 1. del artculo 612.

Art. 817.

Si, aligerando el buque por causa de tempestad, para facilitar su entrada en el puerto o rada, se transbordase a lanchas o barcas alguna parte del cargamento y se perdiere, el dueo de esta parte tendr el derecho a la indemnizacin, como originada la prdida de avera gruesa, distribuyndose su importe entre la totalidad del buque y el cargamento de que proceda.

Si, por el contrario, las mercaderas transbordadas se salvaren y el buque pereciere, ninguna responsabilidad podr exigirse al salvamento.

Art. 818.

Si, como medida necesaria para cortar un incendio en puerto, rada, ensenada o baha, se acordase echar a pique algn buque, esta prdida ser considerada avera gruesa, a que contribuirn los buques salvados.

Seccin segunda. De las arribadas forzosas
Art. 819.

Si el capitn, durante la navegacin, creyere que el buque no puede continuar el viaje al puerto de su destino por falta de vveres, temor fundado de embargo, corsarios o piratas, o por cualquier accidente de mar que lo inhabilite para navegar, reunir a los oficiales, citar a los interesados en la carga que se hallaren presentes y que pueden asistir a la junta sin derecho a votar; y si, examinadas las circunstancias del caso, se considerase fundado el motivo, se acordar la arribada al puerto ms prximo y conveniente, levantando y extendiendo en el libro de navegacin la oportuna acta, que firmarn todos.

El capitn tendr voto de calidad, y los interesados en la carga podrn hacer las reclamaciones y protestas que estimen oportunas, las cuales se insertarn en el acta para que las utilicen como vieren convenirles.

Art. 820.

La arribada no se reputar legtima en los casos siguientes:

1. Si la falta de vveres procediere de no haberse hecho el avituallamiento necesario para el viaje segn uso y costumbre, o si se hubieren inutilizado o perdido por mala colocacin o descuido en su custodia.

2. Si el riesgo de enemigos, corsarios o piratas no hubiere sido bien conocido, manifiesto y fundado en hechos positivos y justificables.

3. Si el desperfecto del buque proviniere de no haberlo reparado, pertrechado, equipado y dispuesto convenientemente para el viaje, o de alguna disposicin desacertada del capitn.

4. Siempre que hubiere en el hecho, causa de la avera, malicia, negligencia, imprevisin o impericia del capitn.

Art. 821.

Los gastos de la arribada forzosa sern siempre de cuenta del naviero o fletante; pero stos no sern responsables de los perjuicios que puedan seguirse a los cargadores por consecuencia de la arribada, siempre que sta hubiere sido legtima.

En caso contrario, sern responsables mancomunadamente el naviero y el capitn.

Art. 822.

Si para hacer reparaciones en el buque, o porque hubiere peligro de que la carga sufriera avera, fuese necesario proceder a la descarga, el capitn deber pedir al Juez o Tribunal competente, autorizacin para el alijo, y llevarlo a cabo con conocimiento del interesado, o representante de la carga, si lo hubiere.

En puerto extranjero, corresponder dar la autorizacin al Cnsul espaol, donde le haya.

En el primer caso, sern los gastos de cuenta del naviero, y en el segundo, corrern a cargo de los dueos de las mercaderas en cuyo beneficio se hizo la operacin.

Si la descarga se verificara por ambas causas, los gastos se distribuirn proporcionalmente entre el valor del buque y el del cargamento.

Art. 823.

La custodia y conservacin del cargamento desembarcado estar a cargo del capitn, que responder de l a no mediar fuerza mayor.

Art. 824.

Si apareciere averiado todo el cargamento o parte de l, o hubiere peligro inminente de que se averiase, podr el capitn pedir al Juez o Tribunal competente, o al Cnsul, en su caso, la venta de todo o parte de aqul, y el que de esto deba conocer, autorizarla, previo reconocimiento y declaracin de peritos, anuncios y dems formalidades del caso, y anotacin en el libro, conforme se previene en el artculo 624.

El capitn justificar en su caso la legalidad de su proceder, so pena de responder al cargador del precio que habran alcanzado las mercaderas llegando en buen estado al puerto de su destino.

Art. 825.

El capitn responder de los perjuicios que cause su dilacin, si, cesando el motivo que dio lugar a la arribada forzosa, no continuase el viaje.

Si el motivo de la arribada hubiere sido el temor de enemigos, corsarios o piratas, procedern a la salida, deliberacin y acuerdo en junta de oficiales del buque e interesados en la carga que se hallaren presentes, en conformidad con lo dispuesto en el artculo 819.

Seccin tercera. De los abordajes
Art. 826.

Si un buque abordase a otro, por culpa, negligencia o impericia del capitn, piloto u otro cualquier individuo de la dotacin, el naviero del buque abordador indemnizar los daos y perjuicios ocurridos, previa tasacin pericial.

Art. 827.

Si el abordaje fuese imputable a ambos buques, cada uno de ellos soportar su propio dao y ambos respondern solidariamente de los daos y perjuicios causados en sus cargos.

Art. 828.

La disposicin del artculo anterior es aplicable al caso en que no pueda determinarse cul de los dos buques ha sido causante del abordaje.

Art. 829.

En los casos expresados, quedan a salvo la accin civil del naviero contra el causante del dao, y las responsabilidades criminales a que hubiere lugar.

Art. 830.

Si un buque abordare a otro por causa fortuita o de fuerza mayor, cada nave y su carga soportar sus propios daos.

Art. 831.

Si un buque abordare a otro, obligado por un tercero, indemnizar los daos y perjuicios que ocurrieren el naviero de este tercer buque, quedando el capitn responsable civilmente para con dicho naviero.

Art. 832.

Si, por efecto de un temporal o de otra causa de fuerza mayor, un buque que se halla debidamente fondeado y amarrado, abordare a los inmediatos a l, causndoles averas, el dao ocurrido tendr la consideracin de avera simple del buque abordado.

Art. 833.

Se presumir perdido por causa de abordaje el buque que, habindolo sufrido, se fuera a pique en el acto, y tambin el que, obligado a ganar puerto para reparar las averas ocasionadas por el abordaje, se perdiese durante el viaje o se viera obligado a embarrancar para salvarse.

Art. 834.

Si los buques que se abordan tuvieren a bordo prctico ejerciendo sus funciones al tiempo del abordaje, no eximir su presencia a los capitanes de las responsabilidades en que incurran; pero tendrn stos derecho a ser indemnizados por los prcticos, sin perjuicio de la responsabilidad criminal en que stos pudieran incurrir.

Art. 835.

La accin para el resarcimiento de daos y perjuicios que se deriven de los abordajes no podr admitirse si no se presenta dentro de las veinticuatro horas protesta o declaracin ante la autoridad competente del punto en que tuviere lugar el abordaje, o la del primer puerto de arribada del buque, siendo en Espaa, y ante el Cnsul de Espaa, si ocurriese en el extranjero.

Art. 836.

Para los daos causados a las personas o al cargamento, la falta de protesta no puede perjudicar a los interesados que no se hallaban en la nave o no estaban en condiciones de manifestar su voluntad.

Art. 837.

La responsabilidad civil que contraen los navieros en los casos prescritos en esta seccin, se entiende limitada al valor de la nave con todas sus pertenencias y fletes devengados en el viaje.

Art. 838.

Cuando el valor del buque y sus pertenencias no alcanzare a cubrir todas las responsabilidades, tendr preferencia la indemnizacin debida por muerte o lesiones de las personas.

Art. 839.

Si el abordaje tuviere lugar entre buques espaoles en aguas extranjeras, o si, verificndose en aguas libres, los buques arribaren a puerto extranjero, el Cnsul de Espaa en aquel puerto instruir la sumaria averiguacin del suceso, remitiendo el expediente al capitn general del Departamento ms inmediato para su continuacin y conclusin.

Seccin cuarta. De los naufragios
Art. 840.

Las prdidas y desmejoras que sufran el buque y su cargamento a consecuencia de naufragio o encalladura, sern individualmente de cuenta de los dueos, pertenecindoles en la misma proporcin los restos que se salven.

Art. 841.

Si el naufragio o encalladura procediere de malicia, descuido o impericia del capitn, o porque el buque sali a la mar no hallndose suficientemente reparado y pertrechado, el naviero o los cargadores podrn pedir al capitn la indemnizacin de los perjuicios causados al buque o al cargamento por el siniestro, conforme a lo dispuesto en los artculos 610, 612, 614 y 621.

Art. 842.

Los objetos salvados del naufragio quedarn especialmente afectos al pago de los gastos del respectivo salvamento, y su importe deber ser satisfecho por los dueos de aqullos antes de entregrselos, y con preferencia a otra cualquiera obligacin si las mercaderas se vendiesen

Art. 843.

Si, navegando varios buques en conserva, naufragare alguno de ellos, la carga salvada se repartir entre los dems en proporcin a lo que cada uno pueda recibir.

Si algn capitn se negase sin justa causa a recibir la que le corresponda, el capitn nufrago protestar contra l, ante dos oficiales de mar, los daos y perjuicios que de ello se sigan, ratificando la protesta dentro de las veinticuatro horas de la llegada al primer puerto, e incluyndola en el expediente que debe instruir con arreglo a lo dispuesto en el artculo 612.

Si no fuere posible trasladar a los dems buques todo el cargamento nufrago, se salvarn con preferencia los objetos de ms valor y de menos volumen, hacindose la designacin por el capitn con acuerdo de los oficiales de su buque.

Art. 844.

El capitn que hubiere recogido los efectos salvados del naufragio continuar su rumbo al puerto de su destino, y, en llegando, los depositar, con intervencin judicial, a disposicin de sus legtimos dueos.

En el caso de variar de rumbo, si pudiere descargar en el puerto a que iban consignados, el capitn podr arribar a l si lo consintieren los cargadores o sobrecargos presentes y los oficiales y pasajeros del buque; pero no lo podr verificar, aun con este consentimiento, en tiempo de guerra o cuando el puerto sea de acceso difcil y peligroso.

Todos los gastos de esta arribada sern de cuenta de los dueos de la carga, as como el pago de los fletes que, atendidas las circunstancias del caso, se sealen por convenio o por decisin judicial.

Art. 845.

Si en el buque no hubiere interesado en la carga que pueda satisfacer los gastos y los fletes correspondientes al salvamento, el Juez o Tribunal competente podr acordar la venta de la parte necesaria para satisfacerlos con su importe. Lo mismo se ejecutar cuando fuese peligrosa su conservacin, o cuando en el trmino de un ao no se hubiese podido averiguar quines fueren sus legtimos dueos.

En ambos casos se proceder con la publicidad y formalidades determinadas en el artculo 579, y el importe lquido de la venta se constituir en depsito seguro, a juicio del Juez o Tribunal, para entregarlo a sus legtimos dueos.

TTULO V
De la justificacin y liquidacin de las averas
Seccin primera. Disposiciones comunes a toda clase de averas
Art. 846.

Los interesados en la justificacin y liquidacin de las averas podrn convenirse y obligarse mutuamente en cualquier tiempo acerca de la responsabilidad, liquidacin y pago de ellas.

A falta de convenio, se observarn las reglas siguientes:

1. La justificacin de la avera se verificar en el puerto donde se hagan las reparaciones, si fueren necesarias, o en el de descarga.

2. La liquidacin se har en el puerto de descarga, si fuere espaol.

3. Si la avera hubiere ocurrido fuera de las aguas jurisdiccionales de Espaa, o se hubiere vendido la carga en puerto extranjero por arribada forzosa, se har la liquidacin en el puerto de arribada.

4. Si la avera hubiese ocurrido cerca del puerto de destino, de modo que se pueda arribar a dicho puerto, en l se practicarn las operaciones de que tratan las reglas primera y segunda.

Art. 847.

Tanto en el caso de hacerse liquidacin de las averas privadamente en virtud de lo convenido, como en el de intervenir la autoridad judicial a peticin de cualquiera de los interesados no conformes, todos sern citados y odos si no hubieren renunciado a ello.

Cuando no se hallaren presentes o no tuvieren legtimo representante, se har la liquidacin por el Cnsul en puerto extranjero, y donde no lo hubiere, por el Juez o Tribunal competente, segn las leyes del pas, y por cuenta de quien corresponda.

Cuando el representante sea persona conocida en el lugar donde se haga la liquidacin, se admitir y producir efecto legal su intervencin, aunque slo est autorizado por carta del naviero, del cargador o del asegurador.

Art. 848.

Las demandas sobre averas no sern admisibles si no excedieren del 5 por 100 del inters que el demandante tenga en el buque o en el cargamento, siendo gruesas, y del 1 por 100 del efecto averiado, si fueren simples, deducindose en ambos casos los gastos de tasacin, salvo pacto en contrario.

Art. 849.

Los daos, averas, prstamos a la gruesa y sus premios, y cualesquiera otras prdidas, no devengarn inters de demora sino pasado el plazo de tres das, a contar desde el en que la liquidacin haya sido terminada y comunicada a los interesados en el buque, en la carga o en ambas cosas a la vez.

Art. 850.

Si, por consecuencia de uno o varios accidentes de mar ocurrieren en un mismo viaje averas simples y gruesas del buque, del cargamento o de ambos, se determinarn con separacin los gastos y daos pertenecientes a cada avera, en el puerto donde se hagan las reparaciones, o se descarguen, vendan o beneficien las mercaderas.

Al efecto, los capitanes estarn obligados a exigir de los peritos tasadores y de los maestros que ejecuten las reparaciones, as como de los que tasen o intervengan en la descarga, saneamiento, venta o beneficio de las mercaderas, que en sus tasaciones o presupuestos y cuentas pongan con toda exactitud y separacin los daos y gastos pertenecientes a cada avera, y en los de cada avera, los correspondientes al buque y al cargamento, expresando tambin con separacin si hay o no daos que procedan de vicio propio de la cosa y no de accidente de mar; y en el caso de que hubiere gastos comunes a las diferentes averas y al buque y su carga, se deber calcular lo que corresponda por cada concepto y expresarlo distintamente.

Seccin segunda. De la liquidacin de las averas gruesas
Art. 851.

A instancia del capitn se proceder privadamente, mediante el acuerdo de todos los interesados, al arreglo, liquidacin y distribucin de las averas gruesas.

A este efecto, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la llegada del buque al puerto, el capitn convocar a todos los interesados para que resuelvan si el arreglo o liquidacin de las averas gruesas habr de hacerse por peritos y liquidadores nombrados por ellos mismos, en cuyo caso se har as, habiendo conformidad entre los interesados.

No siendo la avenencia posible, el capitn acudir al Juez o Tribunal competente, que lo ser el del puerto donde hayan de practicarse aquellas diligencias, conforme a las disposiciones de este Cdigo, o al Cnsul de Espaa, si lo hubiese, y si no, a la autoridad local, cuando hayan de verificarse en puerto extranjero.

Art. 852.

Si el capitn no cumpliere con lo dispuesto en el artculo anterior, el naviero o los cargadores reclamarn la liquidacin, sin perjuicio de la accin que les corresponda para pedirle indemnizacin.

Art. 853.

Nombrados los peritos por los interesados o por el Juez o Tribunal, procedern, previa la aceptacin, al reconocimiento del buque y de las reparaciones que necesite y a la tasacin de su importe, distinguiendo estas prdidas y daos de los que provengan de vicio propio de las cosas.

Tambin declararn los peritos si pueden ejecutarse las reparaciones desde luego, o si es necesario descargar el buque para reconocerlo y repararlo.

Respecto a las mercaderas, si la avera fuere perceptible a la simple vista, deber verificarse su reconocimiento antes de entregarlas. No apareciendo a la vista al tiempo de la descarga, podr hacerse despus de su entrega, siempre que se verifique dentro de las cuarenta y ocho horas de la descarga, y sin perjuicio de las dems pruebas que estimen convenientes los peritos.

Art. 854.

La evaluacin de los objetos que hayan de contribuir a la avera gruesa, y la de los que constituyen la avera, se sujetar a las reglas siguientes:

1. Las mercaderas salvadas que hayan de contribuir al pago de la avera gruesa, se valuarn al precio corriente en el puerto de descarga, deducidos fletes, derechos de aduanas y gastos de desembarque, segn lo que aparezca de la inspeccin material de las mismas, prescindiendo de lo que resulte de los conocimientos, salvo pacto en contrario.

2. Si hubiere de hacerse la liquidacin en el puerto de salida, el valor de las mercaderas cargadas se fijar por el precio de compra con los gastos hasta ponerlas a bordo, excluido el premio del seguro.

3. Si las mercaderas estuvieren averiadas, se apreciarn por su valor real.

4. Si el viaje se hubiere interrumpido, las mercaderas se hubieren vendido en el extranjero, y la avera no pudiere regularse, se tomar por capital contribuyente el valor de las mercaderas en el puerto de arribada, o el producto lquido obtenido en su venta.

5. Las mercaderas perdidas que constituyeren la avera gruesa seapreciarn por el valor que tengan las de su clase en el puerto de descarga, con tal que consten en los conocimientos sus especies y calidades; y no constando, se estar a lo que resulte de las facturas de compra expedidas en el puerto de embarque, aumentando a su importe los gastos y fletes causados posteriormente.

6. Los palos cortados, las velas, cables y dems aparejos del buque inutilizados con el objeto de salvarlo, se apreciarn segn el valor corriente, descontando una tercera parte por diferencia de nuevo a viejo.

Esta rebaja no se har en las anclas y cadenas.

7. El buque se tasar por su valor real en el estado en que se encuentre.

8. Los fletes representarn el 50 por 100 como capital contribuyente.

Art. 855.

Las mercaderas cargadas en el combs del buque contribuirn a la avera gruesa si se salvaren; pero no darn derecho a indemnizacin si se perdieren habiendo sido arrojadas al mar por salvamento comn, salvo cuando en la navegacin de cabotaje permitieren las Ordenanzas martimas su carga en esa forma.

Lo mismo suceder con las que existan a bordo y no consten comprendidas en los conocimientos o inventarios, segn los casos.

En todo caso, el fletante y el capitn respondern a los cargadores de los perjuicios de la echazn, si la colocacin en el combs se hubiere hecho sin consentimiento de stos.

Art. 856.

No contribuirn a la avera gruesa las municiones de boca y guerra que lleve el buque, ni las ropas ni vestidos de uso de su capitn, oficiales y tripulacin.

Tambin quedarn exceptuados las ropas y vestidos de uso de los cargadores, sobrecargos y pasajeros que al tiempo de la echazn se encuentren a bordo.

Los efectos arrojados tampoco contribuirn al pago de las averas gruesas que ocurran a las mercaderas salvadas en riesgo diferente y posterior.

Art. 857.

Terminada por los peritos la valuacin de los efectos salvados, y de los perdidos que constituyan la avera gruesa, hechas las reparaciones del buque, si hubiere lugar a ello, y aprobadas en este caso las cuentas de las mismas por los interesados o por el Juez o Tribunal, pasar el expediente ntegro al liquidador nombrado para que proceda a la distribucin de la avera.

Art. 858.

Para verificar la liquidacin, examinar el liquidador la protesta del capitn, comprobndola, si fuere necesario, con el libro de navegacin, y todos los contratos que hubieren mediado entre los interesados en la avera, las tasaciones, reconocimientos periciales y cuentas de reparaciones hechas. Si, por resultado de este examen, hallare en el procedimiento algn defecto que pueda lastimar los derechos de los interesados o afectar la responsabilidad del capitn, llamar sobre ello la atencin para que se subsane, siendo posible, y en otro caso, lo consignar en los preliminares de la liquidacin.

Enseguida proceder a la distribucin del importe de la avera, para lo cual fijar:

1. El capital contribuyente, que determinar por el importe del valor del cargamento, conforme a las reglas establecidas en el artculo 854.

2. El del buque en el estado que tenga, segn la declaracin de peritos.

3. El 50 por 100 del importe del flete, rebajando el 50 por 100 restante por salarios y alimentos de la tripulacin.

Determinada la suma de la avera gruesa conforme a lo dispuesto en este Cdigo, se distribuir a prorrata entre los valores llamados a costearla.

Art. 859.

Los aseguradores del buque, del flete y de la carga estarn obligados a pagar por la indemnizacin de la avera gruesa tanto cuanto se exija a cada uno de estos objetos, respectivamente.

Art. 860.

Si, no obstante la echazn de mercaderas, rompimiento de palos, cuerdas y aparejos, se perdiere el buque corriendo el mismo riesgo, no habr lugar a contribucin alguna por avera gruesa.

Los dueos de los efectos salvados no sern responsables a la indemnizacin de los arrojados al mar, perdidos o deteriorados.

Art. 861.

Si despus de haberse salvado el buque del riesgo que dio lugar a la echazn, se perdiere por otro accidente ocurrido durante el viaje, los efectos salvados y subsistentes del primer riesgo continuarn afectos a la contribucin de la avera gruesa, segn su valor en el estado en que se encuentren, deduciendo los gastos hechos para su salvamento.

Art. 862.

Si, a pesar de haberse salvado el buque y la carga por consecuencia del corte de palos o de otro dao inferido al buque deliberadamente con aquel objeto, luego se perdieren o fueren robadas las mercaderas, el capitn no podr exigir de los cargadores o consignatarios que contribuyan a la indemnizacin de la avera, excepto si la prdida ocurriere por hecho del mismo dueo o consignatario.

Art. 863.

Si el dueo de las mercaderas arrojadas al mar las recobrase despus de haber recibido la indemnizacin de avera gruesa, estar obligado a devolver al capitn y a los dems interesados en el cargamento la cantidad que hubiere percibido, deduciendo el importe del perjuicio causado por la echazn y de los gastos hechos para recobrarlas.

En este caso, la cantidad devuelta se distribuir entre el buque y los interesados en la carga, en la misma proporcin con que hubieren contribuido al pago de la avera.

Art. 864.

Si el propietario de los efectos arrojados los recobrare sin haber reclamado indemnizacin, no estar obligado a contribuir al pago de las averas gruesas que hubieren ocurrido al resto del cargamento despus de la echazn.

Art. 865.

El repartimiento de la avera gruesa no tendr fuerza ejecutiva hasta que haya recado la conformidad, o, en su defecto, la aprobacin del Juez o Tribunal, previo examen de la liquidacin y audiencia instructiva de los interesados presentes o de sus representantes.

Art. 866.

Aprobada la liquidacin, corresponder al capitn hacer efectivo el importe del repartimiento, y ser responsable a los dueos de las cosas averiadas de los perjuicios que por su morosidad o negligencia se les sigan.

Art. 867.

Si los contribuyentes dejaren de hacer efectivo el importe del repartimiento en el trmino del tercer da despus de haber sido a ello requeridos, se proceder, a solicitud del capitn, contra los efectos salvados, hasta verificar el pago con su producto.

Art. 868.

Si el interesado en recibir los efectos salvados no diere fianza suficiente para responder de la parte correspondiente a la avera gruesa, el capitn podr diferir la entrega de aqullos hasta que se haya verificado el pago.

Seccin tercera. De la liquidacin de las averas simples
Art. 869.

Los peritos que el Juez o Tribunal o los interesados nombren, segn los casos, procedern al reconocimiento y valuacin de las averas en la forma prevenida en el artculo 853 y en el 854, reglas 2. a la 7., en cuanto les sean aplicables.

LIBRO IV
De la suspensin de pagos, de las quiebras y de las prescripciones
TTULO PRIMERO
De la suspensin de pagos y de la quiebra en general
Seccin primera. De la suspensin de pagos y de sus efectos
Art. 870.

El comerciante que, poseyendo bienes suficientes para cubrir todas sus deudas, prevea la imposibilidad de efectuarlo a las fechas de sus respectivos vencimientos, podr constituirse en estado de suspensin de pagos, que declarar el Juez de Primera Instancia de su domicilio en vista de su manifestacin.

Art. 871.

Tambin podr el comerciante que posea bienes suficientes para cubrir todo su pasivo, presentarse en estado de suspensin de pagos, dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes al vencimiento de una obligacin que no haya satisfecho.

Art. 872.

El comerciante que pretenda se le declare en estado de suspensin de pagos, deber acompaar a su instancia el balance de su activo y pasivo y la proposicin de la espera que solicite de sus acreedores, que no podr exceder de tres aos. Si bajo cualquier forma se pretendiese quita o rebaja de los crditos, se negar el Juez a tramitar la solicitud de suspensin de pagos.

Art. 873.

El expediente de suspensin de pagos se acomodar a los trmites marcados en la Ley especial. Si la espera fuese desestimada por la Junta, quedar terminado el expediente.

Lo dispuesto en los artculos 870 al 873 ser aplicable a las suspensiones de pagos de las sociedades y empresas no comprendidas en el artculo 930.

Para que dichas sociedades no comprendidas en el artculo 930 puedan constituirse en estado de suspensin de pagos, ser indispensable el acuerdo de los socios, adoptado en Junta general precisamente convocada al efecto, dentro del trmino sealado en el artculo 871. Para la reunin de la Junta se fijarn los plazos ms breves que consientan los estatutos o escritura social.

Seccin segunda. Disposiciones generales sobre las quiebras
Art. 874.

Se considera en estado de quiebra al comerciante que sobresee en el pago corriente de sus obligaciones.

Art. 875.

Proceder la declaracin de quiebra:

1. Cuando la pida el mismo quebrado.

2. A solicitud fundada de acreedor legtimo.

Art. 876.

Para la declaracin de quiebra a instancia de acreedor, ser necesario que la solicitud se funde en ttulo por el cual se haya despachado mandamiento de ejecucin o apremio y que del embargo no resulten bienes libres bastantes para el pago.

Tambin proceder la declaracin de quiebra a instancia de acreedores que, aunque no hubieren obtenido mandamiento de embargo, justifiquen sus ttulos de crdito, y que el comerciante ha sobresedo de una manera general en el pago corriente de sus obligaciones, o que no ha presentado su proposicin de convenio, en el caso de suspensin de pagos, dentro del plazo sealado en el artculo 872.

Art. 877.

En el caso de fuga u ocultacin de un comerciante, acompaada del cerramiento de sus escritorios, almacenes o dependencias, sin haber dejado persona que en su representacin los dirija y cumpla sus obligaciones, bastar para la declaracin de quiebra, a instancia de acreedor, que ste justifique su ttulo y pruebe aquellos hechos por informacin que ofrezca al Juez o Tribunal.

Los Jueces procedern de oficio, adems, en casos de fuga notoria o de que tuvieren noticia exacta, a la ocupacin de los establecimientos del fugado, y prescribirn las medidas que exija su conservacin, entre tanto que los acreedores usan de su derecho sobre la declaracin de quiebra.

Art. 878.

Declarada la quiebra, el quebrado quedar inhabilitado para la administracin de sus bienes.

Todos sus actos de dominio y administracin posteriores a la poca a que se retrotraigan los efectos de la quiebra sern nulos.

Art. 879.

Las cantidades que el quebrado hubiere satisfecho en dinero, efectos o valores de crdito en los quince das precedentes a la declaracin de quiebra, por deudas y obligaciones directas cuyo vencimiento fuere posterior a sta, se devolvern a la masa por quienes las percibieron.

El descuento de sus propios efectos, hecho por el comerciante dentro del mismo plazo, se considerar como pago anticipado.

Art. 880.

Se reputarn fraudulentos y sern ineficaces respecto a los acreedores del quebrado los contratos celebrados por ste en los treinta das precedentes a su quiebra, si pertenecen a alguna de las clases siguientes:

1. Transmisiones de bienes inmuebles hechas a ttulo gratuito.

2. Constituciones dotales hechas de bienes privativos suyos a sus hijas.

3. Concesiones y traspasos de bienes inmuebles en pago de deudas no vencidas al tiempo de declararse la quiebra.

4. Hipotecas convencionales sobre obligaciones de fecha anterior que no tuvieren esta calidad, o por prstamos de dinero o mercaderas cuya entrega no se verificase de presente al tiempo de otorgarse la obligacin ante el Notario y testigos que intervinieran en ella.

5. Las donaciones entre vivos que no tengan conocidamente el carcter de remuneratorias, otorgadas despus del balance anterior a la quiebra, si de ste resultare un pasivo superior al activo del quebrado.

Art. 881.

Podrn anularse a instancia de los acreedores, mediante la prueba de haber el quebrado procedido con nimo de defraudarlos en sus derechos:

1. Las enajenaciones a ttulo oneroso de bienes races, hechas en el mes precedente a la declaracin de la quiebra.

2. Las constituciones dotales, hechas en igual tiempo, de bienes de la sociedad conyugal en favor de las hijas o cualquiera otra transmisin de los mismos bienes a ttulo gratuito.

3. Las constituciones dotales o reconocimiento de capitales, hechos por un cnyuge comerciante a favor del otro cnyuge en los seis meses precedentes a la quiebra, siempre que no sean bienes inmuebles del abolengo de ste, o adquiridos o posedos de antemano por el cnyuge en cuyo favor se hubiere hecho el reconocimiento de dote o capital.

4. Toda confesin de recibo de dinero o de efectos a ttulo de prstamo que, hecha seis meses antes de la quiebra en escritura pblica, no se acreditare por la fe de entrega de Notario o si, habindose hecho en documento privado, no constare uniformemente de los libros de los contratantes.

5. Todos los contratos, obligaciones y operaciones mercantiles del quebrado que no sean anteriores en diez das, a lo menos, a la declaracin de quiebra.

Art. 882.

Podr revocarse a instancia de los acreedores toda donacin o contrato celebrado en los dos aos anteriores a la quiebra, si llegare a probarse cualquier especie de suposicin o simulacin hecha en fraude de aqullos.

Art. 883.

En virtud de la declaracin de quiebra, se tendrn por vencidas a la fecha de la misma las deudas pendientes del quebrado.

Si el pago se verificase antes del tiempo prefijado en la obligacin, se har con el descuento correspondiente.

Art. 884.

Desde la fecha de la declaracin de quiebra dejarn de devengar inters todas las deudas del quebrado, salvo los crditos hipotecarios y pignoraticios hasta donde alcance la respectiva garanta.

Art. 885.

El comerciante que obtuviere la revocacin de la declaracin de quiebra solicitada por sus acreedores, podr ejercitar contra stos la accin de daos y perjuicios, si hubieren procedido con malicia, falsedad o injusticia manifiesta.

Seccin tercera. De las clases de quiebras y de los cmplices en las mismas
Art. 886.

Para los efectos legales se distinguirn tres clases de quiebras, a saber:

1. Insolvencia fortuita.

2. Insolvencia culpable.

3. Insolvencia fraudulenta.

Art. 887.

Se entender quiebra fortuita la del comerciante a quien sobrevinieren infortunios que, debiendo estimarse casuales en el orden regular y prudente de una buena administracin mercantil, reduzcan su capital al extremo de no poder satisfacer en todo o en parte sus deudas.

Art. 888.

Se considerar quiebra culpable la de los comerciantes que se hallaren en alguno de los casos siguientes:

1. Si los gastos domsticos y personales del quebrado hubieren sido excesivos y desproporcionados en relacin a su haber lquido, atendidas las circunstancias de su rango y familia.

2. Si hubiere sufrido prdidas en cualquier especie de juego, que excedan de lo que por va de recreo suele aventurar en esta clase de entretenimientos un cuidadoso padre de familia.

3. Si las prdidas hubieren sobrevenido a consecuencia de apuestas imprudentes y cuantiosas, o de compras y ventas u otras operaciones que tuvieren por objeto dilatar la quiebra.

4. Si en los seis meses precedentes a la declaracin de la quiebra hubiere vendido a prdida o por menos precio del corriente efectos comprados al fiado y que todava estuviere debiendo.

5. Si constare que en el perodo transcurrido desde el ltimo inventario hasta la declaracin de la quiebra hubo tiempo en que el quebrado deba, por obligaciones directas, doble cantidad del haber lquido que le resultaba en el inventario.

Art. 889.

Sern tambin reputados en juicio quebrados culpables, salvas las excepciones que propongan y prueben para demostrar la inculpabilidad de la quiebra:

1. Los que no hubieren llevado los libros de contabilidad en la forma y con todos los requisitos esenciales e indispensables que se prescriben en el ttulo III del libro I, y los que, aun llevndolos con todas estas circunstancias, hayan incurrido dentro de ellos en falta que hubiere causado perjuicio a tercero.

2. Los que no hubieren hecho su manifestacin de quiebra en el trmino y forma que se prescribe en el artculo 871.

3. Los que, habindose ausentado al tiempo de la declaracin de la quiebra o durante el progreso del juicio, dejaren de presentarse personalmente en los casos en que la Ley impone esta obligacin, no mediando legtimo impedimento.

Art. 890.

Se reputar quiebra fraudulenta la de los comerciantes en quienes concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1. Alzarse con todos o parte de sus bienes.

2. Incluir en el balance, memorias, libros u otros documentos relativos a su giro o negociaciones, bienes, crditos, deudas, prdidas o gastos supuestos.

3. No haber llevado libros, o llevndolos, incluir en ellos, con dao de tercero, partidas no sentadas en lugar y tiempo oportunos.

4. Rasgar, borrar o alterar de otro modo cualquiera el contenido de los libros, en perjuicio de tercero.

5. No resultar de su contabilidad la salida o existencia del activo de su ltimo inventario, y del dinero, valores, muebles y efectos, de cualquiera especie que sean, que constare o se justificare haber entrado posteriormente en poder del quebrado.

6. Ocultar en el balance alguna cantidad de dinero, crditos, gneros u otra especie de bienes o derechos.

7. Haber consumido y aplicado para sus negocios propios fondos o efectos ajenos que le estuvieren encomendados en depsito, administracin o comisin.

8. Negociar, sin autorizacin del propietario, letras de cuenta ajena que obraren en su poder para su cobranza, remisin u otro uso distinto del de la negociacin, si no hubiere hecho aqul remesa de su producto.

9. Si, hallndose comisionado para la venta de algunos gneros o para negociar crditos o valores de comercio, hubiere ocultado la operacin al propietario por cualquier espacio de tiempo.

10. Simular enajenaciones de cualquier clase que stas fueren.

11. Otorgar, firmar, consentir o reconocer deudas supuestas, presumindose tales, salvo la prueba en contrario, todas las que no tengan causa de deber o valor determinado.

12. Comprar bienes inmuebles, efectos o crditos, ponindolos a nombre de tercera persona, en perjuicio de sus acreedores.

13. Haber anticipado pagos en perjuicio de los acreedores.

14. Negociar, despus del ltimo balance, letras de su propio giro a cargo de persona en cuyo poder no tuviere fondos ni crdito abierto sobre ella, o autorizacin para hacerlo.

15. Si, hecha la declaracin de quiebra, hubiere percibido y aplicado a usos personales dinero, efectos o crditos de la masa, o distrado de sta alguna de sus pertenencias.

Art. 891.

La quiebra del comerciante cuya verdadera situacin no pueda deducirse de sus libros, se presumir fraudulenta, salvo prueba en contrario.

Art. 892.

La quiebra de los agentes mediadores del comercio se reputar fraudulenta cuando se justifique que hicieron por su cuenta, en nombre propio o ajeno, alguna operacin de trfico o giro, aun cuando el motivo de la quiebra no proceda de estos hechos.

Si sobreviniere la quiebra por haberse constituido el agente garante de las operaciones en que intervino, se presumir la quiebra fraudulenta, salvo prueba en contrario.

Art. 893.

Sern considerados cmplices de las quiebras fraudulentas:

1. Los que auxilien el alzamiento de bienes del quebrado.

2. Los que, habindose confabulado con el quebrado para suponer crditos contra l, o aumentar el valor de los que efectivamente tengan contra sus valores o bienes, sostengan esta suposicin en el juicio de examen y calificacin de los crditos o en cualquiera Junta de acreedores de la quiebra.

3. Los que para anteponerse en la graduacin en perjuicio de otros acreedores, y de acuerdo con el quebrado, alteraren la naturaleza o fecha del crdito, aun cuando esto se verifique antes de hacerse la declaracin de quiebra.

4. Los que deliberadamente, y despus que el quebrado ces en sus pagos, le auxiliaren para ocultar o sustraer alguna parte de sus bienes o crditos.

5. Los que, siendo tenedores de alguna pertenencia del quebrado al tiempo de hacerse notoria la declaracin de quiebra por el Juez o Tribunal que de ello conozca, la entregaren a aqul, y no a los administradores legtimos de la masa, a menos que, siendo de nacin o provincia diferente de la del domicilio del quebrado, prueben que en el pueblo de su residencia no se tena noticia de la quiebra.

6. Los que negaren a los administradores de la quiebra los efectos que de la pertenencia del quebrado existieren en su poder.

7. Los que, despus de publicada la declaracin de la quiebra, admitieren endosos del quebrado.

8. Los acreedores legtimos que, en perjuicio y fraude de la masa, hicieren con el quebrado convenios particulares y secretos.

9. Los agentes mediadores que intervengan en operaciones de trfico o giro que hiciere el comerciante declarado en quiebra.

Art. 894.

Los cmplices de los quebrados sern condenados, sin perjuicio de las penas en que incurran con arreglo a las Leyes criminales:

1. A perder cualquier derecho que tengan a la masa de la quiebra en que sean declarados cmplices.

2. A reintegrar a la misma masa los bienes, derechos y acciones sobre cuya sustraccin hubiere recado la declaracin de su complicidad, con intereses e indemnizacin de daos y perjuicios.

Art. 895.

La calificacin de la quiebra, para exigir al deudor la responsabilidad criminal, se har siempre en ramo separado, que se sustanciar con audiencia del Ministerio Fiscal, de los sndicos y del mismo quebrado.

Los acreedores tendrn derecho a personarse en el expediente y perseguir al fallido; pero lo harn a sus expensas, sin accin a ser reintegrados por la masa de los gastos del juicio ni de las costas, cualquiera que sea el resultado de sus gestiones.

Art. 896.

En ningn caso, ni a instancia de parte ni de oficio, se proceder, por los delitos de quiebra culpable o fraudulenta, sin que antes el Juez o Tribunal haya hecho la declaracin de quiebra y la de haber mritos para proceder criminalmente.

Art. 897.

La calificacin de quiebra fortuita por sentencia firme no ser obstculo para el procedimiento criminal, cuando de los juicios pendientes sobre convenio, reconocimiento de crditos o cualquiera otra incidencia resultaren indicios de hechos declarados punibles en el Cdigo Penal, los que se sometern al conocimiento del Juez o Tribunal competente. En estos casos deber ser odo previamente el Ministerio pblico.

Seccin cuarta. Del convenio de los quebrados con sus acreedores
Art. 898.

En cualquier estado del juicio, terminado el reconocimiento de crditos y hecha la calificacin de la quiebra, el quebrado y sus acreedores podrn hacer los convenios que estimen oportunos.

No gozarn de este derecho los quebrados fraudulentos, ni los que se fugaren durante el juicio de quiebra.

Art. 899.

Los convenios entre los acreedores y el quebrado han de ser hechos en Junta de acreedores debidamente constituida.

Los pactos particulares entre el quebrado y cualquiera de sus acreedores sern nulos: el acreedor que los hiciere perder sus derechos en la quiebra, y el quebrado, por este solo hecho, ser calificado de culpable, cuando no mereciese ser considerado como quebrado fraudulento.

Art. 900.

Los acreedores singularmente privilegiados, los privilegiados y los hipotecarios podrn abstenerse de tomar parte en la resolucin de la Junta sobre el convenio; y abstenindose, ste no les parar perjuicio en sus respectivos derechos.

Si, por el contrario, prefiriesen tener voz y voto en el convenio propuesto, sern comprendidos en las esperas o quitas que la Junta acuerde, sin perjuicio del lugar y grado que corresponda al ttulo de su crdito.

Art. 901.

La proposicin de convenio se discutir y pondr a votacin, formando resolucin el voto de un nmero de acreedores que componga la mitad y uno ms de los concurrentes, siempre que su inters en la quiebra cubra las tres quintas partes del total pasivo, deducido el importe de los crditos de los acreedores comprendidos en el prrafo primero del artculo anterior que hubieren usado del derecho consignado en dicho prrafo.

Art. 902.

Dentro de los ocho das siguientes a la celebracin de la Junta en que se hubiere acordado el convenio, los acreedores disidentes y los que no hubieren concurrido a la Junta podrn oponerse a la aprobacin del mismo.

Art. 903.

Las nicas causas en que podr fundarse la oposicin al convenio sern:

1. Defectos en las formas prescritas para la convocacin, celebracin y deliberacin de la Junta.

2. Falta de personalidad o representacin en alguno de los votantes, siempre que su voto decida la mayora en nmero o cantidad.

3. Inteligencias fraudulentas entre el deudor y uno o ms acreedores, o de los acreedores entre s para votar a favor del convenio.

4. Exageracin fraudulenta de crditos para procurar la mayora de cantidad.

5. Inexactitud fraudulenta en el balance general de los negocios del fallido, o en los informes de los sndicos, para facilitar la admisin de las proposiciones del deudor.

Art. 904.

Aprobado el convenio, y salvo lo dispuesto en el artculo 900, ser obligatorio para el fallido y para todos los acreedores cuyos crditos daten de poca anterior a la declaracin de quiebra, si hubieren sido citados en forma legal, o si, habindoseles notificado la aprobacin del convenio, no hubieren reclamado contra ste en los trminos prevenidos en la Ley de Enjuiciamiento Civil, aun cuando no estn comprendidos en el balance ni hayan sido parte en el procesamiento.

Art. 905.

En virtud del convenio, no mediando pacto expreso en contrario, los crditos quedarn extinguidos en la parte de que se hubiere hecho remisin al quebrado, aun cuando le quedare algn sobrante de los bienes de la quiebra, o posteriormente llegare a mejor fortuna.

Art. 906.

Si el deudor convenido faltare al cumplimiento de lo estipulado, cualquiera de sus acreedores podr pedir la rescisin del convenio y la continuacin de la quiebra ante el juez o Tribunal que hubiere conocido de la misma.

Art. 907.

En el caso de no haber mediado el pacto expreso de que habla el artculo 905, los acreedores que no sean satisfechos ntegramente con lo que perciban del haber de la quiebra hasta el trmino de la liquidacin de sta, conservarn accin, por lo que se les reste en deber, sobre los bienes que ulteriormente adquiera o pueda adquirir el quebrado.

Seccin quinta. De los derechos de los acreedores en caso de quiebra y de su respectiva graduacin
Art. 908.

Las mercaderas, efectos y cualquiera otra especie de bienes que existan en la masa de la quiebra, cuya propiedad no se hubiere transferido al quebrado por un ttulo legal e irrevocable, se considerarn de dominio ajeno y se pondrn a disposicin de sus legtimos dueos, previo el reconocimiento de su derecho en Junta de acreedores o en sentencia firme, reteniendo la masa los derechos que en dichos bienes pudieren corresponder al quebrado, en cuyo lugar quedar sustituida aqulla, siempre que cumpliere las obligaciones anejas a los mismos.

Art. 909.

Se considerarn comprendidos en el precepto del artculo anterior para los efectos sealados en l:

1. Los bienes dotales inestimados y los estimados que se conservaren en poder del marido, si constare su recibo por escritura pblica inscrita con arreglo a los artculos 21 y 27 de este Cdigo.

2. Los bienes parafernales que la mujer hubiere adquirido por ttulo de herencia, legado o donacin, bien se hayan conservado en la forma que los recibi, bien se hayan subrogado o invertido en otros, con tal que la inversin o subrogacin se haya inscrito en el Registro Mercantil conforme a lo dispuesto en los artculos citados en el nmero anterior.

3. Los bienes y efectos que el quebrado tuviere en depsito, administracin, arrendamiento, alquiler o usufructo.

4. Las mercaderas que el quebrado tuviere en su poder por comisin de compra, venta, trnsito o entrega.

5. Las letras de cambio o pagars que, sin endoso o expresin que transmitiere su propiedad, se hubieren remitido para su cobranza al quebrado, y las que hubiere adquirido por cuenta de otro, libradas o endosadas directamente en favor del comitente.

6. Los caudales remitidos fuera de cuenta corriente al quebrado, y que ste tuviere en su poder, para entregar a persona determinada en nombre y por cuenta del comitente, o para satisfacer obligaciones que hubieren de cumplirse en el domicilio de aqul.

7. Las cantidades que estuvieren debiendo al quebrado por ventas hechas de cuenta ajena, y las letras o pagars de igual procedencia que obraren en su poder, aunque no estuvieren extendidas en favor del dueo de las mercaderas vendidas, siempre que se pruebe que la obligacin procede de ellas y que existan en poder del quebrado por cuenta del propietario para hacerlas efectivas y remitirle los fondos a su tiempo, lo cual se presumir de derecho si la partida no estuviere pasada en cuenta corriente entre ambos.

8. Los gneros vendidos al quebrado a pagar al contado y no satisfechos en todo o en parte, nterin subsistan embalados en los almacenes del quebrado, o en los trminos en que se hizo la entrega, y en estado de distinguirse especficamente por las marcas o nmeros de los fardos o bultos.

9. Las mercaderas que el quebrado hubiere comprado al fiado, mientras no se le hubiere hecho la entrega material de ellas en sus almacenes o en paraje convenido para hacerla, y aquellas cuyos conocimientos o cartas de porte se le hubieren remitido, despus de cargadas, de orden y por cuenta y riesgo del comprador.

En los casos de este nmero y del 8., los sndicos podrn detener los gneros comprados o reclamarlos para la masa, pagando su precio al vendedor.

Art. 910.

Igualmente se considerar comprendido en el precepto del artculo 908, para los efectos determinados en el mismo, el importe de los billetes en circulacin de los Bancos de emisin, en las quiebras de estos establecimientos.

Art. 911.

Con el producto de los bienes de la quiebra, hechas las deducciones que prescriben los artculos anteriores, se pagar a los acreedores con arreglo a lo establecido en los artculos siguientes.

Art. 912.

La graduacin de crditos se har dividindolos en dos secciones: la primera, comprender los crditos que hayan de ser satisfechos con el producto de los bienes muebles de la quiebra; y la segunda, los que hayan de pagarse con el producto de los inmuebles.

Art. 913.

La prelacin de los acreedores de la primera Seccin se establecer por el orden siguiente:

1. Los acreedores singularmente privilegiados, por este orden:

A) Los acreedores por gastos de entierro, funeral y testamentara.

B) Los acreedores alimenticios, o sean los que hubieren suministrado alimentos al quebrado o su familia.

C) Los acreedores por trabajo personal, comprendiendo a los dependientes de comercio por los seis ltimos meses anteriores a la quiebra.

D) Los titulares de crditos derivados de los regmenes obligatorios de subsidios y seguros sociales y mutualismo laboral respecto de igual perodo de tiempo que el sealado en el apartado anterior.

2. Los privilegiados que tuvieren consignado un derecho preferente en este Cdigo.

3. Los privilegiados por derecho comn, y los hipotecarios legales en los casos en que, con arreglo al mismo derecho, le tuvieren de prelacin sobre los bienes muebles.

4. Los acreedores escriturarios conjuntamente con los que lo fueren por ttulos o contratos mercantiles en que hubiere intervenido agente o corredor.

5. Los acreedores comunes por operaciones mercantiles.

6. Los acreedores comunes por derecho civil.

Art. 914.

La prelacin en el pago a los acredores de la segunda seccin se sujetar al orden siguiente:

1. Los acreedores con derecho real, en los trminos y por el orden establecido en la Ley Hipotecaria.

2. Los acreedores singularmente privilegiados y dems enumerados en el artculo anterior, por el orden establecido en el mismo.

Art. 915.

Las sumas que los acreedores hipotecarios legales percibiesen de los bienes muebles, realizados que sean, sern abonadas en cuenta de lo que hubieren de percibir por la venta de inmuebles; y si hubiesen percibido el total de su crdito, se tendr por saldado y se pasar a pagar al que siga por orden de fechas.

Art. 916.

Los acreedores percibirn sus crditos sin distincin de fechas, a prorrata dentro de cada clase y con sujecin al orden sealado en los artculos 913 y 914.

Exceptundose:

1. Los acreedores hipotecarios, que cobrarn por el orden de fechas de la inscripcin de sus ttulos.

2. Los acreedores escriturarios y por ttulos mercantiles intervenidos por agentes o corredores, que cobrarn tambin por el orden de fechas de sus ttulos.

Quedan a salvo, no obstante las disposiciones anteriores, los privilegios establecidos en este Cdigo sobre cosa determinada, en cuyo caso, si concurrieren varios acreedores de la misma clase, se observar la regla general.

Art. 917.

No se pasar a distribuir el producto de la venta entre los acreedores de un grado, letra o nmero de los fijados en los artculos 913 y 914, sin que queden completamente saldados los crditos del grado, letra o nmero de los artculos referidos, segn su orden de prelacin.

Art. 918.

Los acreedores con prenda constituida por escritura pblica o en pliza intervenida por agente o corredor no tendrn obligacin de traer a la masa los valores u objetos que recibieron en prenda, a menos que la representacin de la quiebra los quisiere recobrar satisfaciendo ntegramente el crdito a que estuvieren afectos.

Si la masa no hiciere uso de este derecho, los acreedores con prenda cotizable en Bolsa podrn venderla al vencimiento de la deuda, con arreglo a lo dispuesto en el artculo 323 de este Cdigo; y si las prendas fuesen de otra clase, podrn enajenarlas con intervencin de corredor o agente colegiado, si los hubiere, o, en otro caso, en almoneda pblica ante Notario.

El sobrante que resultare despus de extinguido el crdito ser entregado a la masa.

Si, por el contrario, an resultase un saldo contra el quebrado, el acreedor ser considerado como escriturario, en el lugar que le corresponda segn la fecha del contrato.

Art. 919.

Los acreedores hipotecarios, ya voluntarios, ya legales, cuyos crditos no quedasen cubiertos con la venta de los inmuebles que les estuviesen hipotecados, sern considerados, en cuanto al resto, como acreedores escriturarios, concurriendo con los dems de este grado, segn la fecha de sus ttulos.

Seccin sexta. De la rehabilitacin del quebrado
Art. 920.

Los quebrados fraudulentos no podrn ser rehabilitados.

Art. 921.

Los quebrados no comprendidos en el artculo anterior podrn obtener su rehabilitacin justificando el cumplimiento ntegro del convenio aprobado que hubiesen hecho con sus acreedores.

Si no hubiere mediado convenio, estarn obligados a probar que, con el haber de la quiebra, o mediante entregas posteriores, quedaron satisfechas todas las obligaciones reconocidas en el procedimiento de la quiebra.

Art. 922.

Con la habilitacin del quebrado cesarn todas las interdicciones legales que produce la declaracin de quiebra.

Seccin sptima. Disposiciones generales relativas a la quiebra de las sociedades mercantiles en general
Art. 923.

La quiebra de una sociedad en nombre colectivo o en comandita lleva consigo la de los socios que tengan en ellas responsabilidad solidaria, conforme a los artculos 127 y 148 de este Cdigo, y producir, respecto de todos los dichos socios, los efectos inherentes a la declaracin de la quiebra, pero mantenindose siempre separadas las liquidaciones respectivas.

Art. 924.

La quiebra de uno o ms socios no produce por s sola la de la sociedad.

Art. 925.

Si los socios comanditarios o de compaas annimas no hubieren entregado al tiempo de la declaracin de la quiebra el total de las cantidades que se obligaron a poner en la sociedad, el administrador o administradores de la quiebra tendrn derecho para reclamarles los dividendos pasivos que sean necesarios dentro del lmite de su respectiva responsabilidad.

Art. 926.

Los socios comanditarios, los de sociedades annimas y los de cuentas en participacin que a la vez sean acreedores de la quiebra, no figurarn en el pasivo de la misma ms que por la diferencia que resulte a su favor despus de cubiertas las cantidades que estuvieren obligados a poner en el concepto de tales socios.

Art. 927.

En las sociedades colectivas, los acreedores particulares de los socios cuyos crditos fueren anteriores a la constitucin de la sociedad, concurrirn con los acreedores de sta, colocndose en el lugar y grado que les corresponda, segn la naturaleza de sus respectivos crditos, conforme a lo dispuesto en los artculos 913, 914 y 915 de este Cdigo.

Los acreedores posteriores slo tendrn derecho a cobrar sus crditos del remanente, si lo hubiere, despus de satisfechas las deudas sociales, salva siempre la preferencia otorgada por las Leyes a los crditos privilegiados y a los hipotecarios.

Art. 928.

El convenio, en la quiebra de sociedades annimas que no se hallan en liquidacin, podr tener por objeto la continuacin o el traspaso de la empresa con las condiciones que se fijen en el mismo convenio.

Art. 929.

Las compaas estarn representadas durante la quiebra segn hubieren previsto para este caso los estatutos, y, en su defecto, por el consejo de administracin; y podrn en cualquier estado de la misma presentar a los acreedores las proposiciones de convenio que estimen oportunas, las cuales debern resolverse con arreglo a lo que se dispone en la Seccin siguiente.

Seccin octava. De la suspensin de pagos y de las quiebras de las compaas y empresas de ferrocarriles y dems obras pblicas
Art. 930.

Las compaas y empresas de ferrocarriles y dems obras de servicio pblico general, provincial o municipal que se hallaren en la imposibilidad de saldar sus obligaciones, podrn presentarse al Juez o Tribunal en estado de suspensin de pagos.

Tambin podr hacerse la declaracin de suspensin de pagos a instancia de uno o ms acreedores legtimos, entendindose por tales, para los efectos de este artculo, los comprendidos en el 876.

Art. 931.

Por ninguna accin judicial ni administrativa podr interrumpirse el servicio de explotacin de los ferrocarriles ni de ninguna otra obra pblica.

Art. 932.

La compaa o empresa que se presentare en estado de suspensin de pagos, solicitando convenio con sus acreedores, deber acompaar a su solicitud el balance de su activo y pasivo.

Para los efectos relativos al convenio, se dividirn los acreedores en tres grupos: el primero comprender los crditos de trabajo personal y los procedentes de expropiaciones, obras y material; el segundo, los de las obligaciones hipotecarias emitidas por el capital que las mismas representen por los cupones y amortizacin vencidos y no pagados, computndose los cupones y amortizacin por su valor total, y las obligaciones segn el tipo de emisin, dividindose este grupo en tantas secciones cuantas hubieren sido las emisiones de obligaciones hipotecarias, y el tercero, todos los dems crditos, cualquiera que sea su naturaleza y orden de prelacin entre s y con relacin a los grupos anteriores.

Art. 933.

Si la compaa o empresa no presentare el balance en la forma determinada en el artculo anterior, o la declaracin de suspensin de pagos hubiese sido solicitada por acreedores que justifiquen las condiciones exigidas en el prrafo 2. del artculo 930, el Juez o Tribunal mandar que se forme el balance en el trmino de quince das, pasados los cuales sin presentarlo, se har de oficio en igual trmino y a costa de la compaa o empresa deudora.

Art. 934.

La declaracin de suspensin de pagos hecha por el Juez o Tribunal producir los efectos siguientes:

1. Suspender los procedimientos ejecutivos y de apremio.

2. Obligar a las compaas y empresas a consignar en la Caja de Depsitos o en los Bancos autorizados al efecto los sobrantes, cubiertos que sean los gastos de administracin, explotacin y construccin.

3. Impondr a las compaas y empresas el deber de presentar al Juez o Tribunal, dentro del trmino de cuatro meses, una proposicin de convenio para el pago de los acreedores, aprobada previamente en junta ordinaria o extraordinaria por los accionistas, si la compaa o empresa deudora estuviere constituida por acciones.

Art. 935.

El convenio quedar aprobado por los acreedores si lo aceptan los que representen tres quintas partes de cada uno de los grupos o secciones sealados en el artculo 932.

Se entender igualmente aprobado por los acreedores, si, no habiendo concurrido, dentro del primer plazo sealado al efecto, nmero bastante para formar la mayora de que antes se trata, lo aceptaren en una segunda convocatoria acreedores que representaren los dos quintos del total de cada uno de los dos primeros grupos y de sus secciones, siempre que no hubiese oposicin que exceda de otros dos quintos de cualquiera de dichos grupos o secciones, o del total pasivo.

Art. 936.

Dentro de los quince das siguientes a la publicacin del cmputo de los votos, si ste hubiere sido favorable al convenio, los acreedores disidentes y los que no hubieren concurrido podrn hacer oposicin al convenio por defectos en la convocacin de los acreedores y en las adhesiones de stos, o por cualquiera de las causas determinadas en los nmeros 2. al 5. del artculo 903.

Art. 937.

Aprobado el convenio sin oposicin, o desestimada sta por sentencia firme, ser obligatorio para la compaa o empresa deudora y para todos los acreedores cuyos crditos daten de poca anterior a la suspensin de pagos, si hubieren sido citados en forma legal, o si, habindoseles notificado el convenio, no hubieren reclamado contra l en los trminos prevenidos en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Art. 938.

Proceder la declaracin de quiebra de las compaas o empresas, cuando ellas lo solicitaren, o a instancia de acreedor legtimo, siempre que en este caso se justificare alguna de las condiciones siguientes:

1. Si transcurrieren cuatro meses desde la declaracin de suspensin de pagos sin presentar al Juez o Tribunal la proposicin de convenio.

2. Si el convenio fuere desaprobado por sentencia firme, o no se reuniesen suficientes adhesiones para su aprobacin en los dos plazos a que se refiere el artculo 935.

3. Si, aprobado el convenio, no se cumpliere por la compaa o empresa deudora, siempre que en este caso lo soliciten acreedores que representen al menos la vigsima parte del pasivo.

Art. 939.

Hecha la declaracin de quiebra, si subsistiere la concesin, se pondr en conocimiento del Gobierno o de la corporacin que la hubiere otorgado, y se constituir un Consejo de incautacin, compuesto de un presidente nombrado por dicha autoridad; dos vocales designados por la compaa o empresa; uno por cada grupo o seccin de acreedores, y tres a pluralidad de todos stos.

Art. 940.

El Consejo de incautacin organizar provisionalmente el servicio de la obra pblica; la administrar y explotar, estando adems obligado:

1. A consignar con carcter de depsito necesario los productos en la Caja General de Depsitos, despus de deducidos y pagados los gastos de administracin y explotacin.

2. A entregar en la misma Caja, y en el concepto tambin de depsito necesario, las existencias en metlico o valores que tuviera la compaa o empresa al tiempo de la incautacin.

3. A exhibir los libros y papeles pertenecientes a la compaa o empresa, cuando proceda y lo decrete el Juez o Tribunal.

Art. 941.

En la graduacin y pago de los acreedores se observar lo dispuesto en la seccin 5. de este ttulo.

TTULO II
De las prescripciones
Art. 942.

Los trminos fijados en este Cdigo para el ejercicio de las acciones procedentes de los contratos mercantiles sern fatales, sin que contra ellos se d restitucin.

Art. 943.

Las acciones que en virtud de este Cdigo no tengan un plazo determinado para deducirse en juicio se regirn por las disposiciones del derecho comn.

Art. 944.

La prescripcin se interrumpir por la demanda u otro cualquier gnero de interpelacin judicial hecha al deudor; por el reconocimiento de las obligaciones, o por la renovacin del documento en que se funde el derecho del acreedor.

Se considerar la prescripcin como no interrumpida por la interpelacin judicial, si el actor desistiese de ella, o caducara la instancia, o fuese desestimada su demanda.

Empezar a contarse nuevamente el trmino de la prescripcin en caso de reconocimiento de las obligaciones, desde el da en que se haga; en el de su renovacin, desde la fecha del nuevo ttulo; y si en l se hubiere prorrogado el plazo del cumplimiento de la obligacin, desde que ste hubiere vencido.

Art. 945.

La responsabilidad de los agentes de Bolsa, corredores de comercio o intrpretes de buques, en las obligaciones que intervengan por razn de su oficio, prescribir a los tres aos.

Art. 946.

La accin real contra la fianza de los agentes mediadores slo durar seis meses, contados desde la fecha del recibo de los efectos pblicos, valores de comercio o fondos que se les hubieren entregado para las negociaciones, salvo los casos de interrupcin o suspensin expresados en el artculo 944.

Art. 947.

Las acciones que asisten al socio contra la sociedad, o viceversa, prescribirn por tres aos, contados, segn los casos, desde la separacin del socio, su exclusin, o la disolucin de la sociedad.

Ser necesario, para que este plazo corra, inscribir en el Registro Mercantil la separacin del socio, su exclusin, o disolucin de la sociedad.

Prescribir asimismo por cinco aos, contados desde el da sealado para comenzar su cobro, el derecho a percibir los dividendos o pagos que se acuerden por razn de utilidades o capital sobre la parte o acciones que a cada socio corresponda en el haber social.

Art. 948.

La prescripcin en provecho de un asociado que se separ de la sociedad o que fue excluido de ella, constando en la forma determinada en el artculo anterior, no se interrumpir por los procedimientos judiciales seguidos contra la sociedad o contra otro socio.

La prescripcin en provecho del socio que formaba parte de la sociedad en el momento de su disolucin, no se interrumpir por los procedimientos judiciales seguidos contra otro socio, pero s por los seguidos contra los liquidadores.

Art. 949.

La accin contra los socios gerentes y administradores de las compaas o sociedades terminar a los cuatro aos, a contar desde que por cualquier motivo cesaren en el ejercicio de la administracin.

Art. 950.

Las acciones procedentes de letras de cambio se extinguirn a los tres aos de su vencimiento, hyanse o no protestado.

Igual regla se aplicar a las libranzas y pagars de comercio, cheques, talones y dems documentos de giro o cambio, y a los dividendos, cupones o importe de amortizacin de obligaciones emitidas conforme a este Cdigo.

Art. 951.

Las acciones relativas al cobro de portes, fletes, gastos a ellos inherentes y de la contribucin de averas comunes, prescribirn a los seis meses de entregar los efectos que los adeudaron.

El derecho al cobro del pasaje prescribir en igual trmino, a contar desde el da en que el viajero lleg a su destino, o del en que deba pagarlo.

Art. 952.

Prescribirn al ao:

1. Las acciones nacidas de servicios, obras, provisiones y suministros de efectos o dinero para construir, reparar, pertrechar o avituallar los buques o mantener la tripulacin, a contar desde la entrega de los efectos y dinero o de los plazos estipulados para su pago, y desde la prestacin de los servicios o trabajos, si stos no estuvieren contratados por tiempo o viaje determinado. Si lo estuviesen, el tiempo de la prescripcin comenzar a contarse desde el trmino del viaje o del contrato que les fuere referente; y si hubiera interrupcin en stos, desde la cesacin definitiva del servicio.

2. Las acciones sobre entrega del cargamento en los transportes terrestres o martimos, o sobre indemnizacin por sus retrasos y daos sufridos en los objetos transportados, contado el plazo de la prescripcin desde el da de la entrega del cargamento en el lugar de su destino, o del en que deba verificarse segn las condiciones de su transporte.

Las acciones por daos o faltas no podrn ser ejercitadas si al tiempo de la entrega de las respectivas expediciones, o dentro de las veinticuatro horas siguientes, cuando se trate de daos que no apareciesen al exterior de los bultos recibidos, no se hubiesen formalizado las correspondientes protestas o reservas.

3. Las acciones por gastos de la venta judicial de los buques, cargamentos o efectos transportados por mar o tierra, as como las de su custodia, depsito y conservacin, y los derechos de navegacin y de puerto, pilotaje, socorros, auxilios y salvamentos, contndose el plazo desde que los gastos se hubieren hecho y prestado los auxilios, o desde la terminacin del expediente, si se hubiere formalizado sobre el caso.

Art. 953.

Las acciones para reclamar indemnizacin por los abordajes prescribirn a los dos aos del siniestro.

Estas acciones no sern admisibles si no se hubiere hecho la correspondiente protesta por el capitn del buque perjudicado, o quien le sustituyere en sus funciones, en el primer puerto donde arribaron, conforme a los casos 8. y 15 del artculo 612, cuando stos ocurrieren.

Art. 954.

Prescribirn por tres aos, contados desde el trmino de los respectivos contratos o desde la fecha del siniestro que diere lugar a ellas, las acciones nacidas de los prstamos a la gruesa o de los seguros martimos.

TTULO III
Disposicin general
Art. 955.

En los casos de guerra, epidemia oficialmente declarada o revolucin, el Gobierno podr, acordndolo en Consejo de Ministros y dando cuenta a las Cortes, suspender la accin de los plazos sealados por este Cdigo para los efectos de las operaciones mercantiles, determinando los puntos o plazas donde estime conveniente la suspensin, cuando sta no haya de ser general en todo el Reino.

Análisis

  • Rango: Real Decreto
  • Fecha de disposición: 22/08/1885
  • Fecha de publicación: 16/10/1885
  • Entrada en vigor: 1 de enero de 1886.
  • Publicada en nms. 289 a 304, de 16 a 31 de octubre y nms. 306 a 328 de 2 a 24 de noviembre de 1885:.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE MODIFICA:
    • los arts. 44 y 49, por Ley 11/2018, de 28 de diciembre (Ref. BOE-A-2018-17989).
    • el art. 49, por Real Decreto-ley 18/2017, de 24 de noviembre (Ref. BOE-A-2017-13643).
    • en la forma indicada, los arts. 34, 38 bis, 39 y 43, por Ley 22/2015, de 20 de julio (Ref. BOE-A-2015-8147).
    • el art. 17, por Ley 19/2015, de 13 de julio (Ref. BOE-A-2015-7851).
    • el art. 40, por Ley 15/2015, de 2 de julio (Ref. BOE-A-2015-7391).
  • SE DEROGA el Libro III y los arts. 19.3 y 951 a 954, por Ley 14/2014, de 24 de julio (Ref. BOE-A-2014-7877).
  • SE MODIFICA el art. 28.2, por Ley 14/2013, de 27 de septiembre (Ref. BOE-A-2013-10074).
  • SE DEROGA lo indicado del art. 580 y SE MODIFICA el art. 13.2, segn la redaccin dada a la disposicin final 2.1 y 7 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, por Ley 38/2011, de 10 de octubre (Ref. BOE-A-2011-15938).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD sobre normas para la formulacin de cuentas anuales consolidadas: Real Decreto 1159/2010, de 17 de septiembre (Ref. BOE-A-2010-14621).
  • SE DEROGA:
    • la seccin 4 del ttulo I del libro II, por Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio (Ref. BOE-A-2010-10544).
    • lo indicado del art. 609, segn redaccin dada a la disposicin derogatoria nica.2.t) de la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, por Ley 25/2009, de 22 de diciembre (Ref. BOE-A-2009-20725).
    • los arts. 349 a 379 y lo indicado del 951 y 952, por Ley 15/2009, de 11 de noviembre (Ref. BOE-A-2009-18004).
  • SE MODIFICA:
    • el art. 36.1 c), por Real Decreto-ley 10/2008, de 12 de diciembre (Ref. BOE-A-2008-20149).
    • las secciones 2 y 3 del ttulo III del libro I, con efectos de 1 de enero de 2008, por Ley 16/2007, de 4 de julio de 2007 (Ref. BOE-A-2007-13023).
    • el art.16.1, por Ley 2/2007, de 15 de marzo (Ref. BOE-A-2007-5584).
    • el art. 18, por Ley 24/2005, de 18 de noviembre de 2005 (Ref. BOE-A-2005-19005).
    • arts. 18, 42, 43, 46, 48 y 49, por Ley 62/2003, de 30 de diciembre de 2003 (Ref. BOE-A-2003-23936).
  • SE DEROGA los arts. 376, 870 a 941 y SE MODIFICA los arts. 13, 157, 221, 222, 227, 274 y 580, por Ley 22/2003, de 9 de julio (Ref. BOE-A-2003-13813).
  • SE MODIFICA:
    • el art. 54, por Ley 34/2002, de 11 de julio (Ref. BOE-A-2002-13758).
    • los arts. 18 y 23, por la Ley 24/2001, de 27 de diciembre (Ref. BOE-A-2001-24965).
    • los arts. 22, 34, 41 y 42 , por Ley 2/1995, de 23 de marzo (Ref. BOE-A-1995-7240).
  • SE DESARROLLA:
    • la seccin tercera del ttulo III, por Real Decreto 1815/1991, de 20 de diciembre (Ref. BOE-A-1991-30762).
    • arts. 33 a 49, por Real Decreto 1643/1990, de 20 de diciembre (Ref. BOE-A-1990-31126).
  • SE DEROGA arts. 117.2, 123, 158 a 168 y 238 y SE MODIFICA determinados preceptos, por Ley 19/1989, de 25 de julio (Ref. BOE-A-1989-17832).
  • SE MODIFICA arts. 320 a 324 y 545 y SE DEROGA los arts. 64 a 80 y 100 a 105, por Ley 24/1988, de 28 de julio (Ref. BOE-A-1988-18764).
  • SE DEROGA los arts. 443 a 543 y lo indicado del 950, por Ley 19/1985, de 16 de julio (Ref. BOE-A-1985-14880).
  • SE DECLARA, en la Cuestin 184/1983, la no inconstitucionalidad del art. 504.3, por Sentencia 21/1985, de 15 de febrero (Ref. BOE-T-1985-3617).
  • SE SUPRIME el art. 13.1, por Ley 6/1984, de 31 de marzo (Ref. BOE-A-1984-7960).
  • SE MODIFICA el art. 36, por Ley 26/1982, de 30 de junio (Ref. BOE-A-1982-17237).
  • SE DEROGA los arts. 380 a 438, por Ley 50/1980, de 8 de octubre (Ref. BOE-A-1980-22501).
  • SE MODIFICA:
    • el art. 5, por Real Decreto-ley 33/1978, de 16 de noviembre (Ref. BOE-A-1978-28627).
    • los arts. 4, 6 a 12 y 21, por Ley 14/1975, de 2 de mayo (Ref. BOE-A-1975-9245).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD con el art. 36, dictando normas para la legalizacin de los libros de los comerciantes: Orden de 20 de marzo de 1975 (Ref. BOE-A-1975-5988).
  • SE MODIFICA el art. 22, por Decreto 1754/1974, de 7 de junio (Ref. BOE-A-1974-1041).
  • SE DICTA DE CONFORMIDAD con el art. 30, aclarando dudas sobre datos identificadores de la inscripcin en el Registro Mercantil: Circular de 11 de diciembre de 1973 (Ref. BOE-A-1973-1748).
  • SE MODIFICA:
    • los ttulos II y III del libro I, por Ley 16/1973, de 21 de julio (Ref. BOE-A-1973-1012).
    • determinados preceptos, por Ley 47/1967, de 22 de julio (Ref. BOE-A-1967-10967).
    • en cuanto se oponga, el art. 178, por Decreto-ley 7/1960, de 10 de agosto (Ref. BOE-A-1960-11903).
    • el art. 913, por Ley de 17 de julio de 1958 (Ref. BOE-A-1958-11342).
  • SE DICTA EN RELACION regulando los arbitrajes de derecho privado, por Ley de 22 de diciembre de 1953 (Ref. BOE-A-1953-16398).
Materias
  • Abordajes
  • Agentes de Cambio y Bolsa
  • Averas
  • Buques
  • Cdigo de Comercio
  • Comercio
  • Compraventa
  • Contabilidad
  • Corredores Intrpretes Martimos
  • Ferias
  • Fletamento
  • Permuta
  • Prstamos
  • Quiebra
  • Registro Mercantil
  • Seguros
  • Sociedades
  • Suspensin de pagos
  • Transportes martimos
  • Transportes terrestres

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid