Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Ministerio de la Presidencia Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Está Vd. en

Documento BOE-A-2008-12849

Ley 3/2008, de 17 de junio, de aprobacin de las directrices esenciales de ordenacin del territorio de Castilla y Len.

TEXTO

Sea notorio a todos los ciudadanos que las Cortes de Castilla y Len han aprobado y yo en nombre del Rey y de acuerdo con lo que se establece en el artculo 25.5 del Estatuto de Autonoma, promulgo y ordeno la publicacin de la siguiente Ley.

EXPOSICIN DE MOTIVOS

La Ley 10/1998, de 5 de diciembre, de Ordenacin del Territorio de la Comunidad de Castilla y Len, establece los principios y objetivos de la ordenacin del territorio en el mbito de la Comunidad Autnoma, y regula los instrumentos para que la Junta de Castilla y Len ejerza su competencia en la materia.

Entre estos instrumentos destacan las Directrices de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len, cuyo objetivo es la ordenacin conjunta de la Comunidad mediante la definicin de un modelo territorial que pueda utilizarse tanto como marco de referencia para los dems instrumentos de ordenacin del territorio, como de orientacin general para la poltica territorial de la Junta de Castilla y Len.

Conforme al artculo 11 de la citada Ley 10/1998, las Directrices se formalizan en dos documentos independientes: en primer lugar, el de las Directrices Esenciales, de rango legal, que deben definir el modelo territorial de Castilla y Len y los principios que guen el conjunto de las polticas de la Comunidad con incidencia territorial; y en segundo lugar, el de las Directrices Complementarias, de rango reglamentario.

En consecuencia, conforme a la atribucin competencial efectuada en los artculos 148.1.3 de la Constitucin Espaola y 32.1.2. del Estatuto de Autonoma de Castilla y Len, se dicta esta Ley.

Artculo nico.

Se aprueban las Directrices Esenciales de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len, cuyo texto se inserta a continuacin como anexo.

Disposicin adicional primera. Grado de aplicacin.

Las Directrices Esenciales son de aplicacin plena, y, por tanto, son vinculantes para la Administracin de la Comunidad de Castilla y Len, para la Administracin Local de Castilla y Len y para los particulares. Una vez aprobadas las Directrices Complementarias se publicar un anexo con las determinaciones o aspectos concretos de los planes, programas o proyectos que se vean directamente afectados.

Disposicin adicional segunda. Directrices Complementarias.

En un plazo de dos aos desde la aprobacin de esta Ley, la Junta de Castilla y Len aprobar por Decreto las Directrices Complementarias, que comprenden a su vez, las restantes determinaciones citadas en la Ley 10/1998, de 5 de diciembre, de Ordenacin del Territorio de la Comunidad de Castilla y Len.

En particular, mediante las Directrices Complementarias se llevar a cabo una convergencia de la ordenacin territorial de los servicios pblicos, con el objetivo de mejorar su coordinacin y aumentar la compatibilidad entre las respectivas zonificaciones, en el marco del respeto a la normativa sectorial reguladora de cada servicio pblico.

Disposicin final. Entrada en vigor.

Esta Ley entrar en vigor al da siguiente de su publicacin en el Boletn Oficial de Castilla y Len.

Por lo tanto, mando a todos los ciudadanos a los que sea de aplicacin esta Ley la cumplan, y a todos los Tribunales y Autoridades que corresponda que la hagan cumplir.

Valladolid, 17 de junio de 2008.–El Presidente de la Junta de Castilla y Len, Juan Vicente Herrera Campo.

(Publicada en el Boletn Oficial de Castilla y Len nmero120, de 24 de junio de 2008)

ANEXO
Directrices esenciales de ordenacin del territorio de Castilla y Len
Una agenda para el gobierno del territorio
I. Desarrollo de la Ley de Ordenacin del Territorio

Entre los instrumentos de ordenacin del territorio regulados en la Ley 10/1998, de 5 de diciembre, de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len, ocupan un lugar central las Directrices de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len, cuyo objetivo es la ordenacin conjunta de la Comunidad mediante la definicin de un modelo territorial que pueda utilizarse como marco de referencia para los dems instrumentos de ordenacin del territorio, as como de orientacin general para la poltica territorial de la Junta de Castilla y Len.

En conjunto con otros documentos, como el Plan de Desarrollo Regional o la Estrategia de Desarrollo Sostenible, las Directrices de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len deben servir para avanzar hacia el equilibrio territorial de nuestra Comunidad. En un contexto de integracin econmica global, ampliacin de la Unin Europea y consolidacin de la organizacin del Estado, las Directrices deben sealar las pautas para integrar todas las polticas pblicas con incidencia territorial, en una accin de gobierno coordinada y eficaz.

Conforme al artculo 11 de la Ley 10/1998, las Directrices se formalizan en dos documentos: en primer lugar, el de las Directrices Esenciales, que deben aprobarse por Ley de las Cortes de Castilla y Len; y en segundo lugar, el de las Directrices Complementarias, que deben aprobarse por Decreto, teniendo, por tanto, rango reglamentario. Por ello, las Directrices Esenciales tienen un carcter conceptual y una proyeccin genrica sobre el territorio, siendo misin de las Directrices Complementarias una mayor concrecin geogrfica y de contenidos.

Esta formalizacin se ha conseguido tras un largo proceso, que comenz apenas aprobada la Ley 10/1998: el 4 de febrero de 1999 la Junta de Castilla y Len acord iniciar los trabajos; una vez culminados, la Orden de 24 de noviembre de 2000 de la Consejera de Fomento abri un perodo de tres meses de informacin pblica y audiencia a las Administraciones, ampliado por Orden de22 de marzo de 2001. Posteriormente, se constituy una comisin integrada por la Junta de Castilla y Len, Diputaciones Provinciales y Federacin Regional de Municipios y Provincias, de cuyo trabajo result el primer texto de Directrices Esenciales, con las aportaciones del Consejo Econmico y Social, todo ello previamente a la tramitacin formal del Anteproyecto de Ley de Directrices Esenciales.

Para alcanzar sus fines, las Directrices parten del conocimiento de la realidad territorial de Castilla y Len, teniendo en cuenta cuanto se ha avanzado en el gobierno del territorio desde la aprobacin del Estatuto de Autonoma, hace 25 aos. No sera coherente ni razonable un proceso de ordenacin territorial que ignorase o minusvalorase la gran variedad de polticas activadas por las Administraciones pblicas, hoy manifiestas en gran diversidad de acciones sectoriales con incidencia positiva en el desarrollo regional.

Las Directrices se proponen para cumplir la finalidad prevista en la Ley de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len. Establecen un modelo territorial al servicio del desarrollo sostenible y de la calidad de vida en Castilla y Len. Un modelo adaptable y til para afrontar un futuro que se presenta, en todo el mundo, complejo y lleno de incertidumbre.

II. Sntesis del diagnstico de Castilla y Len

Castilla y Len es una de las regiones ms extensas de Europa, situada en el espacio sudoeste y en el arco atlntico. Su orografa forma vastas llanuras centrales, campias y pramos, rodeadas por un borde montaoso de gran valor ambiental, rebasado a menudo por el territorio regional. Esta orla serrana genera la dicotoma entre montaas hmedas y planicies secas donde dominan los cultivos, que ocupan casi la mitad de la Comunidad. La otra mitad es forestal, y un tercio de la superficie est arbolada. Castilla y Len es rica en recursos naturales: agua de buena calidad en ros casi siempre regulados, energa y suelo.

En ese territorio, se despliega un poblamiento configurado en la Edad Media, disperso y poco denso: 27 habitantes por km2, repartidos en 2.248 municipios y unos6.000 ncleos concentrados en los entornos urbanos y en algunas comarcas perifricas. Con la despoblacin disminuye la presin sobre el medio natural, que se est recuperando notablemente, pero tambin retroceden actividades agropecuarias que contribuan a su conservacin. Por fortuna, apreciamos cada vez ms nuestro patrimonio natural: un cuarto de Castilla y Len forma parte de la Red Natura 2000 por albergar una flora y fauna escasas en otras latitudes. Un paisaje profundamente humanizado y con un patrimonio cultural de excelencia: ms de120 Conjuntos Histricos, varios de ellos Patrimonio de la Humanidad, conforman la red nuclear del poblamiento. En lo econmico, destaca el peso de la agricultura y la energa, as como el dinamismo de la industria, tanto cuantitativo como por su extensin geogrfica, que desborda los entornos urbanos en corredores de desarrollo. El sistema de ciudades, pese a las distancias entre los ncleos mayores y el escaso peso del nivel medio, se distribuye de forma correcta en el territorio, lo que permite articular estrategias coherentes de prestacin de servicios.

La Ley 10/1998 ya sealaba algunas singularidades territoriales de Castilla y Len: gran extensin, fragmentacin administrativa, debilidad del sistema urbano, envejecimiento y dispersin demogrficas, frgil implantacin industrial...; todas ellas citadas en muchos estudios territoriales, que han moldeado un diagnstico negativo, y la idea de que la poltica territorial debe corregir la realidad geogrfica. Sin embargo, lo que Castilla y Len necesita son polticas creativas, positivas y atentas a las caractersticas locales. En suma, un tratamiento integrador de las perspectivas sectoriales para evitar la yuxtaposicin aleatoria de actuaciones sin un marco de referencia global.

Por tanto, nuestras singularidades deben reformularse en positivo. La accin pblica no debe apoyarse slo en lo que un territorio ha sido: debe fomentar lo que ese territorio quiere ser. Es aqu donde los perfiles ms positivos de Castilla y Len adquieren sentido: como dice la Ley 10/1998, estas limitaciones se ven compensadas por valores endgenos como la riqueza de sus espacios naturales y de su patrimonio cultural. Ms all del diagnstico de los problemas, la ordenacin del territorio es necesaria, no tanto para controlar tensiones de crecimiento como para organizar sinergias positivas. En esta direccin, el Plan de Desarrollo Regional insiste con acierto en la capacidad de iniciativa local, sin perjuicio de la necesidad de modernizar infraestructuras y equipamientos.

III. El objetivo de las Directrices: un modelo espacial de referencia para la accin territorial

La Ley 10/1998 resume como objetivos de la ordenacin del territorio: el desarrollo socioeconmico equilibrado y sostenible; la mejora de la calidad de vida de la poblacin, a travs de su acceso al uso de los servicios e infraestructuras pblicas y del patrimonio natural y cultural; la gestin responsable de los recursos naturales y la proteccin del medio ambiente, de forma compatible con la satisfaccin de las necesidades crecientes de recursos, as como con el respeto a las peculiaridades locales; y la utilizacin racional y equilibrada del territorio.

Son objetivos generales, planteados conjuntamente para conducirnos, desde el inters colectivo, a un horizonte de moderacin del inters privado que defiende, legtimamente cada grupo social. La ordenacin del territorio no debe confundirse con la poltica econmica ni con la accin administrativa sectorial. Su misin es centrar la atencin en ciertos valores reconocibles del espacio regional, que pueden ser compartidos y que estn refrendados en la Estrategia Territorial Europea.

En efecto, es la Unin Europea la que insiste en la necesidad de orientar territorialmente sus polticas. Para ello, establece una serie de objetivos y opciones que se recogen en la Estrategia Territorial Europea: desarrollo de un sistema urbano policntrico, con refuerzo de la colaboracin entre los espacios urbanos y rurales; fomento de estrategias integradas de transporte y comunicacin, que faciliten un acceso equitativo a las infraestructuras y al conocimiento; y proteccin del patrimonio natural y cultural mediante una gestin inteligente de los recursos.

Estamos as ante un concepto nuevo de ordenacin del territorio, alejado del convencional plan y coherente con la evolucin del marco internacional, centrado en reconocer los valores compartidos por la sociedad y los criterios para hacerlos compatibles entre s y para resolver sus eventuales conflictos. Por ello, este modelo territorial debe incluir un proceso de dilogo y aprobarse por ley de las Cortes de Castilla y Len. Un modelo conceptual innovador y adaptado a la geografa regional, que se propone como Agenda para el Gobierno del Territorio.

Para definir un modelo de futuro, es esencial reconocer lo existente: la ordenacin del territorio es un proceso en marcha, resultado de un debate social e institucional, mejorable en su referencia territorial. Todas las Administraciones proponen y ejecutan planes orientados a sus objetivos especficos, con efectos sobre el territorio; tanto en esos planes como en la accin administrativa se realizan esfuerzos para vertebrar el territorio con equidad y mejorar progresivamente los servicios.

Las Directrices se apoyan en la coherencia geogrfica de Castilla y Len y de su red de centros urbanos, para sealar una serie de objetivos, complementarios de los principios generales de desarrollo sostenible y equilibrio territorial. Estos objetivos son: definir las funciones de la Comunidad en el marco del Estado, sobre todo en materia de transporte, logstica y relacin con Portugal; poner en valor los recursos naturales y culturales como factores de atraccin espacial y fundamentos de la calidad de vida; completar las redes de transporte, el mapa logstico y las infraestructuras hidrulicas para el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales; garantizar el acceso a las tecnologas de comunicacin; prevenir los riesgos naturales y tecnolgicos; favorecer la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, en especial en cuanto al acceso a los servicios y oportunidades de trabajo y formacin en el mbito rural; modernizar las infraestructuras de transporte y los equipamientos para garantizar la interaccin entre lo urbano y lo rural, as como la difusin de las innovaciones. Se trata de activar el potencial de interaccin de la Comunidad, de concebir el territorio como un sistema al servicio de los emprendedores y los entornos innovadores y, al mismo tiempo, como herramienta para el desarrollo rural.

Es un error insistir en las debilidades de Castilla y Len sin resaltar al tiempo sus oportunidades. Reconocer la prdida de peso demogrfico de la Comunidad y su posicin perifrica no debe inhibir la confianza en nuestra capacidad de actuacin y en nuestro principal recurso, la poblacin. Por ello se propone una doble hiptesis de partida: por un lado es posible fortalecer las infraestructuras territoriales exigidas para la prosperidad futura; por otro, el aumento de competitividad est relacionado con la capacidad de innovacin y la calidad de vida, y ambos factores se apoyan en la calidad global de nuestro territorio.

IV. Elementos estructurantes de un modelo territorial abierto y dinmico

Siendo un objetivo bsico de las Directrices mejorar la coherencia y coordinacin de las polticas sectoriales, la primera funcin del modelo territorial es ser un instrumento de comprensin dinmica del territorio regional. Se trata de reconocer la Comunidad de manera articulada y sin renunciar a su diversidad ni a las singularidades locales.

El primer paso es evitar una concepcin arcaica de los mbitos geogrficos que reclama la Ley 10/1998. Por ello, el primer grupo de estrategias, Hacia una Comunidad estructurada, los concibe como subregin-problema, con geometra variable en funcin de su capacidad para resolver demandas existentes. Los elementos que permitirn ajustar las delimitaciones sern la provincia y los centros urbanos de referencia. Las 9 provincias, que en Castilla y Len tienen hondo arraigo, son el mbito esencial para el gobierno del territorio. Tienen, adems, una dimensin ajustada para la accin territorial, y albergan grupos demogrficos de entidad suficiente para abordar estrategias territoriales. Como mbitos complementarios, las reas Funcionales se delimitarn con criterios ajustables por razones de oportunidad, pero con una referencia mnima de tamao y centralidad.

Como segundo paso, las Directrices sealan un conjunto de elementos que le servirn de soporte al modelo territorial, y que son los que siguen: un sistema de ciudades para reforzar las centralidades tradicionales; corredores territoriales que sirvan de fundamento a las estrategias de localizacin a partir de las sinergias locales; polos regionales como apoyo para la armadura territorial, y municipios que presten servicios generales para fortalecer la estructura territorial y difundir el desarrollo en el medio rural. En sntesis, se propone un modelo territorial estructurado, que se basa en una visin estratgica de los recursos y oportunidades del territorio; y se caracteriza por una red equilibrada de ciudades y villas, en interaccin a travs de corredores territoriales. Un modelo de futuro, que facilitar la coordinacin de las acciones en el territorio y estimular el espritu emprendedor y de iniciativa.

V. Una secuencia de estrategias que da forma a la Agenda para el Gobierno del Territorio

A lo largo de los Captulos 3 a 6, se desarrollan las Directrices bajo una perspectiva concreta: el centro del modelo territorial son las personas, su bienestar y su calidad de vida, su movilidad y su potencial emprendedor y de iniciativa. En el futuro, la calidad de vida de un territorio ser un factor de atraccin para los individuos y los grupos sociales ms dinmicos o creativos; ser una ventaja competitiva, dependiente sin duda de intangibles, pero vital para nuestra Comunidad.

El Captulo 3, Hacia una Comunidad rica y diversa, se centra en el reconocimiento de los recursos naturales y culturales como fuente de valores: diversidad paisajstica, coherencia geogrfica y patrimonio cultural. Hay que fomentar una perspectiva unitaria de la realidad regional y, a la vez, insistir en su diversidad y riqueza, cualidades que han de interpretarse como fortalezas territoriales, tanto para aumentar la capacidad de acogida de la Comunidad, como para mantener un sistema diferencial de recursos tursticos. La magnitud del patrimonio hace insuficientes los recursos disponibles y exige una accin colaboradora de la sociedad en su conjunto, as como una gestin inteligente, dinmica y con visin de futuro.

El Captulo 4, Hacia una Comunidad de bienestar, desarrolla un conjunto de estrategias, relacionadas con los factores espaciales que condicionan la calidad de vida, para garantizar la dotacin de infraestructuras y servicios y as propiciar una mayor cohesin territorial, sin descuidar la atencin a los grupos sociales ms frgiles. Para ello hay que fortalecer los sistemas pblicos de infraestructuras que afectan a la calidad de vida (vivienda, transporte, ciclo del agua, energa y comunicaciones); los sistemas territoriales que soportan los servicios a la ciudadana (educacin, servicios sociales, sanidad, proteccin ciudadana); y las estructuras territoriales que facilitan el desarrollo de redes de interaccin social (comercio, industria, cultura, servicios, ocio, turismo). Hay estrategias evidentes, como conectar las capitales de provincia a la red de alta capacidad, para fomentar la interaccin en la red regional de ciudades, o mejorar la malla de carreteras que relaciona los ncleos menores con los centros urbanos de referencia. Otras son menos tangibles, como las que afectan al fomento del desarrollo local y del empleo, y exigirn esfuerzos de ajuste en las polticas activadas para cumplirlos.

El Captulo 5, Hacia una Comunidad sostenible, insiste en el concepto de desarrollo sostenible, adaptado a nuestras singularidades: este es un territorio que cambia y necesita, por tanto, administrar su transformacin. Adems de la conservacin y puesta en valor de los espacios naturales, hay que fomentar un uso ms sostenible del territorio. Las caractersticas de Castilla y Len exigen tener en cuenta la diversificacin de actividades en los espacios rurales en funcin de sus potencialidades: ocio, turismo, agroindustria, artesana, etc. Los espacios rurales deben ser mejor integrados con los urbanos: primero, en su provisin de servicios, pero tambin en el fomento de la actividad econmica, con un sistemtico refuerzo de todo aquello que pueda procurar un futuro diferente, ms ecolgico en sentido profundo, es decir, tambin ms prspero. Sin duda, algo ms fcil de decir que de realizar, pero donde la Comunidad debe convertirse en pionera.

El Captulo 6, Hacia una Comunidad creativa, aspira a fomentar una accin de gobierno compartida en sus objetivos, y orientada, en primer lugar, a enriquecer el potencial de accin del primer recurso regional: las personas. Nos acercamos a un horizonte diferente, donde los recursos externos perdern importancia; se pondr en juego el potencial local, la capacidad de actuacin de cada territorio. Estamos convencidos de que el futuro de un territorio depende, sobre todo, del conocimiento all generado o disponible, as como de su saber hacer, entendido ste como capacidad competitiva. Las razones que explican el xito de un territorio a largo plazo tienen que ver con su capital humano, con la capacidad de dotarse de una red de conocimiento y con la capacidad innovadora. Es preciso apostar por la sociedad del conocimiento, aumentar los recursos para fortalecer las estructuras educativas y cientficas. Por ltimo, el proyecto poltico que implica el modelo territorial debe ser impulsado por el conjunto de las Administraciones pblicas, incorporando sistemticamente a la sociedad civil y al conjunto de la poblacin. De hecho, las Directrices proponen un modelo territorial para Castilla y Len cuya construccin requiere el compromiso de todos.

As pues, estas Directrices establecen los criterios y objetivos de un modelo territorial que abre para Castilla y Len un futuro ms slido. Se trata de un ambicioso proyecto poltico, propio de una sociedad dinmica y moderna, a cuya construccin todos estamos convocados.

CAPTULO 1
Fundamentos del modelo territorial

1.1 Finalidad de las Directrices Esenciales.-La finalidad de las Directrices Esenciales de Ordenacin del Territorio de Castilla y Len es establecer los objetivos, criterios y estrategias que definen el modelo territorial de Castilla y Len. Este modelo est destinado a orientar los planes, programas, proyectos y, en general, las polticas pblicas con incidencia territorial de la Administracin de la Comunidad de Castilla y Len y de la Administracin local de Castilla y Len, as como a mejorar su coordinacin, a partir de una concepcin coherente del territorio como espacio en el que confluyen.

1.2 Criterios del modelo territorial.-El criterio bsico que inspira el modelo territorial de Castilla y Len es el fomento de un desarrollo equilibrado en el espacio y sostenible en el tiempo. Por ello, todas las decisiones relativas a la implantacin de usos y actividades deben tener en cuenta, adems de sus criterios especficos, su repercusin en la calidad de vida de la poblacin, en la cohesin social y econmica del entorno, en la gestin sostenible e inteligente de los recursos naturales, as como en la salvaguarda y puesta en valor del patrimonio natural y cultural.

1.3 Objetivos del modelo territorial.-El objetivo bsico del modelo territorial de Castilla y Len es influir en los factores espaciales que condicionan la calidad de vida de la poblacin, entendida sta como habitabilidad y potencial de desarrollo del territorio. De ese objetivo bsico se derivan los siguientes objetivos especficos:

a) Definir las funciones de Castilla y Len en el marco del Estado, sobre todo en cuanto a su potencial en materia de transporte y logstica, en su relacin con Portugal.

b) Desarrollar un sistema urbano y territorial ms estructurado y equilibrado, reforzando la integracin funcional de los espacios urbanos y rurales de la Comunidad, y completando las redes de transporte viario y ferroviario para mejorar la accesibilidad, sobre todo en la periferia.

c) Fomentar polticas integradas de transporte y comunicacin, facilitando un acceso equitativo a las infraestructuras y servicios de transporte y a las nuevas tecnologas de informacin, de forma que puedan desplegar su potencial integrador en los medios menos favorecidos.

d) Proteger el patrimonio natural y cultural, seas de identidad de Castilla y Len, como factores de atraccin espacial y fundamentos de la calidad de vida, incentivando su puesta en valor mediante una perspectiva territorial organizadora.

e) Favorecer la cohesin econmica y social, apoyando especialmente las zonas rurales, perifricas y menos favorecidas, concibiendo el territorio como instrumento al servicio del desarrollo rural y completando las infraestructuras hidrulicas que permitan el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales.

f) Impulsar un modelo territorial responsable, que garantice el desarrollo sostenible y contemple medidas frente al cambio climtico.

g) Potenciar un modelo territorial que favorezca la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, particularmente en lo que afecta a las oportunidades de formacin y empleo en el mbito rural y al acceso equitativo a los servicios.

h) Fomentar un modelo basado en la equidad territorial y en la cohesin social, que potencie la colaboracin entre los ncleos rurales y urbanos con el fin de atraer nuevas inversiones generadoras de empleo y riqueza.

1.4 Estrategias para el desarrollo del modelo territorial.-Para la consecucin de los objetivos establecidos en la Directriz anterior, se definen las siguientes cinco estrategias, orientadas al fortalecimiento del modelo territorial existente y al desarrollo del modelo territorial para el futuro de Castilla y Len:

a) Hacia una Comunidad estructurada: las Directrices reconocen en la geometra del territorio de Castilla y Len una oportunidad para reforzar las acciones de desarrollo regional, estructurada por una red de centros, corredores y polos singulares que pueden favorecer sinergias territoriales con las Comunidades vecinas y ser el soporte de una poltica territorial innovadora.

b) Hacia una Comunidad rica y diversa: Castilla y Len es un territorio variado y plural, dotado de un patrimonio cultural y natural muy relevante. Por ello, las polticas territoriales deben activar acciones de puesta en valor de los recursos locales para favorecer el arraigo de la poblacin en sus lugares de origen y como factor de atraccin para actividades y personas.

c) Hacia una Comunidad de bienestar: la accin pblica debe orientarse a garantizar servicios pblicos (educacin, sanidad, servicios sociales, proteccin ciudadana), bienes bsicos (empleo y vivienda), as como infraestructuras eficientes que permitan desplegar iniciativas competitivas. El incremento del capital pblico al servicio de la calidad de vida de la poblacin puede crear contextos ms dinmicos, donde los criterios de equidad y cohesin social activen la accin hacia grupos ms frgiles y fomenten respuestas responsables.

d) Hacia una Comunidad sostenible: con una lgica de adecuacin del concepto de desarrollo sostenible a las singularidades de Castilla y Len, las polticas pblicas deben reconocer el territorio que cambia y servir para administrar de una manera sostenible todos los procesos de transformacin activados, garantizando el impacto positivo en el medio ambiente.

e) Hacia una Comunidad creativa: para incidir en los factores territoriales que fomentan la sociedad del conocimiento, es necesaria una accin territorial dialogada y fundada en polticas que primen la innovacin, as como promover un sistema urbano en red, capaz de activar el factor tamao, y priorizar las acciones que contribuyan a crear una imagen de marca regional.

1.5 Castilla y Len en Europa.-Es prioritario para Castilla y Len fomentar una mayor interaccin territorial con Europa, y en especial con las regiones Norte y Centro de Portugal, activando acciones de mejora de las infraes- tructuras de comunicacin y transportes, as como proyectos territoriales en los espacios fronterizos. Por tanto, se considera estratgico para el desarrollo futuro de la Comunidad potenciar:

a) El corredor E-80/A-62, de Miranda de Ebro a Fuentes de Ooro por Briviesca, Burgos, Venta de Baos, Valladolid, Tordesillas, Salamanca y Ciudad Rodrigo, que debe consolidar su condicin de corredor europeo de transporte combinado entre Portugal y el resto de la Unin Europea, y desplegar su potencialidad como corredor de desarrollo econmico regional.

b) El corredor del Duero, de Zamora a Soria por Toro, Tordesillas, Valladolid, Peafiel, Aranda de Duero y El Burgo de Osma, que debe completarse en direccin este, conectando con el Arco Mediterrneo a travs del corredor del Ebro y hacia Francia por el Pirineo aragons, as como en direccin oeste hacia Oporto.

c) El corredor que comunica la ciudad de Len con Braganza, a travs de La Baeza y Sanabria que, complementndose con las comunicaciones entre Len y Asturias, permita la interconexin entre el norte de Portugal y el mar Cantbrico.

d) La coordinacin de los instrumentos de ordenacin y gestin del territorio en las zonas fronterizas con Portugal, en especial en los espacios naturales, tanto por la fragilidad de estos territorios como por la potencialidad de los mismos para dinamizar las zonas ms desfavorecidas.

e) La conexin desde Madrid con el norte de Espaa, Navarra, Pas Vasco y Francia por el este de nuestra Comunidad en el eje Almazn, Gmara y greda.

1.6 Articulacin territorial y colaboracin con las Comunidades vecinas.-Inserta en el Arco Atlntico, Castilla y Len aspira a lograr, en colaboracin con la Administracin del Estado, una mayor integracin territorial con las Comunidades Autnomas vecinas, superando el aislamiento relativo que genera el borde montaoso. A tal efecto es prioritario mejorar las infraestructuras de transporte y fomentar estrategias de desarrollo que partan de la complementariedad entre Comunidades. En particular:

a) Desplegar la red de alta velocidad ferroviaria, imprescindible para la vertebracin del espacio noroccidental de la Pennsula Ibrica.

b) Consolidar las estrategias de transporte y logstica mediante una mejor comunicacin, por carretera y por ferrocarril, con los puertos de Cantabria, Asturias, Galicia y Pas Vasco.

c) Mejora de las comunicaciones con la Comunidad de Madrid, a travs de la red de alta velocidad y de todo tipo de comunicaciones por carretera, tanto de la red nacional como autonmica o provincial.

d) Profundizar en la cooperacin con las Comunidades vecinas mediante instrumentos de ordenacin y gestin especficos para las zonas limtrofes, en especial en los espacios naturales.

CAPTULO 2
Hacia una comunidad estructurada

2.1 La Provincia como mbito funcional bsico.-El territorio de Castilla y Len se vertebra, en primera instancia, por la unin de sus nueve provincias, realidades histricas que constituyen el mbito de actuacin de las Diputaciones y la referencia para la organizacin espacial de la Administracin del Estado y de la Administracin de la Comunidad de Castilla y Len. Por lo tanto, las Directrices consideran la Provincia como mbito funcional bsico para la ordenacin del territorio de Castilla y Len, ya que, tanto su dimensin espacial como su peso demogrfico, son adecuados para organizar los servicios de superior nivel y constituir con eficacia la principal referencia espacial del gobierno del territorio.

2.2 Red de centros urbanos.-El conjunto de ciudades, villas y pueblos de la Comunidad configura el sistema urbano de Castilla y Len, una red articulada de centros que estructuran las relaciones territoriales y sus flujos, formando una unidad funcional interdependiente. En dicho sistema:

a) Se consideran centros urbanos de referencia, los municipios con poblacin igual o superior a 5.000 habitantes. Estos centros, y en especial las ciudades con ms de 20.000 habitantes, configuran los nodos de la red de centros urbanos y se considerarn centros de referencia para la dotacin de equipamientos, la prestacin de servicios y las acciones de innovacin en el territorio.

b) Asimismo, se consideran centros urbanos de referencia, los municipios con poblacin igual o superior a1.000 habitantes que tengan adems la consideracin de municipios prestadores de servicios generales conforme al Pacto Local.

c) Cuando entre una ciudad con ms de 20.000 habitantes y los ncleos de su entorno se produzcan relaciones funcionales cotidianas, se podr considerar que el conjunto de dicho territorio constituye un rea Urbana, mbito idneo para formular Directrices de Ordenacin de mbito subregional.

2.3 mbitos funcionales complementarios.-Para desarrollar las Directrices, podrn delimitarse reas Funcionales, mbitos funcionales complementarios e intermedios entre la provincia y el municipio. Las Directrices Complementarias establecern una delimitacin orientativa de estas reas, agrupando municipios con caractersticas socioeconmicas, naturales o culturales homogneas, con criterios de utilidad para el desarrollo local y el fortalecimiento de cada provincia. A fin de que las reas Funcionales puedan organizar y resolver con mayor eficiencia la prestacin de servicios, debern incluir, al menos, un centro urbano de referencia o un municipio prestador de servicios generales.

2.4 Sistema de corredores territoriales.-El territorio de la Comunidad est estructurado por un conjunto de corredores de naturaleza diversa, que comparten un potencial multisectorial de servicio a la red de centros urbanos y a sus interacciones con las Comunidades vecinas. Para una estructuracin ms slida del territorio:

a) Ser objetivo prioritario intensificar las sinergias territoriales internas apoyndose en los corredores territoriales, activando un mayor intercambio econmico y cultural, y fomentando la interaccin entre las capitales de provincia, los centros urbanos de referencia y los municipios prestadores de servicios generales.

b) Entre los corredores territoriales, se consideran estratgicos: el corredor del Duero y el corredor E-80/A‑62, ambos definidos en la Directriz 1.5; los que comunican el norte y noroeste de Espaa con el centro peninsular (A-1 y A-6); el eje este-oeste por el norte de la Comunidad (Camino de Santiago); el eje norte-sur por el oeste (Va de la Plata); el eje transversal sur, de Salamanca a Soria por vila y Segovia; el corredor Cantbrico-Mediterrneo; y el conjunto de la red ferroviaria.

c) Asimismo, se consideran estratgicos los principales corredores territoriales histricos: el Camino de Santiago, el Canal de Castilla y la red de caadas reales.

2.5 Sistema de polos estratgicos.-Son polos estratgicos, los lugares que concentran actividades de excelencia de rango regional, y que desempean una funcin complementaria de los centros urbanos de referencia, ya sea en la prestacin de servicios (aeropuertos, enclaves logsticos, grandes equipamientos) en su funcin de difusin tecnolgica o cientfica (universidades, centros de investigacin, grandes instalaciones industriales, parques tecnolgicos), o por tener carcter de municipios singulares conforme al Pacto Local. Las Directrices Complementarias identificarn los polos estratgicos a efectos de consolidar su funcin estructurante y de servicio al territorio, y sealarn criterios para que sean elementos de referencia desde el punto de vista de la sostenibilidad ambiental.

CAPTULO 3
Hacia una comunidad rica y diversa
Seccin 1. Proteccin de la riqueza natural y del medio ambiente

3.1 Coherencia, diversidad y riqueza del territorio de Castilla y Len.-La coherencia geogrfica del territorio de Castilla y Len, as como la diversidad y riqueza de sus espacios naturales, son un recurso bsico de la Comunidad, que debe ser valorado mediante polticas que promuevan un uso sostenible e inteligente de los recursos naturales. A tal efecto:

a) Se fomentar una perspectiva integral de la riqueza natural de Castilla y Len, fortalecedora de la identidad regional, y se dar prioridad a las acciones de mbito supralocal que generen sinergias territoriales.

b) Ser objetivo estratgico para la accin pblica, fomentar la excelencia ambiental, para contribuir a un modelo de desarrollo sostenible y de lucha contra el cambio climtico, as como para fortalecer la capacidad de la Comunidad de atraer nueva poblacin y actividades, y para desarrollar un sistema diferencial de recursos tursticos.

3.2 Red de espacios naturales.-La Red de Espacios Naturales de Castilla y Len y la Red Natura 2000 configuran el sistema de zonas ms relevantes del patrimonio natural de la regin, albergando los ecosistemas y paisajes mejor conservados. Los criterios de actuacin en dichos espacios sern los siguientes:

a) Proteger, conservar y recuperar los lugares de singular valor, en particular mediante la elaboracin de los correspondientes instrumentos de ordenacin territorial y gestin.

b) Promover acciones de desarrollo socioeconmico para los habitantes de los espacios naturales y de sus zonas de influencia socioeconmica, fomentando un uso sostenible e inteligente de los recursos, as como el mantenimiento de las prcticas tradicionales de gestin sostenible del territorio.

c) Promover la calidad de las obras pblicas y de la arquitectura contempornea, asociada a la imagen de calidad de dichos mbitos.

3.3 Puesta en valor de los montes y bosques.-Los montes y los bosques tienen una funcin esencial en la ordenacin y vertebracin del territorio, y, en particular, del mundo rural. Por tanto, la accin pblica debe dirigirse a la conservacin de estos espacios mediante una gestin planificada, con instrumentos que integren la poltica forestal con las dems polticas sectoriales, y a nivel de detalle con instrumentos de ordenacin de cada monte. Asimismo, debe mantenerse un equilibrio armnico entre las distintas funciones de los montes, tanto econmicas como ambientales y sociales. La puesta en valor de estos espacios, as como de los recursos forestales, es estratgica tanto para la calidad del territorio como para la vertebracin socioeconmica de muchas reas rurales y, en especial, de las ms desfavorecidas y perifricas. La ordenacin y promocin del uso de los productos de los montes, as como su transformacin, son necesarias para el desarrollo futuro de dichas reas; en tal sentido, la certificacin de la gestin forestal sostenible es una herramienta adecuada para conseguir estos objetivos.

3.4 Red de corredores ecolgicos.-Para fomentar la interrelacin y el intercambio ecolgico en los espacios naturales debe mantenerse el buen estado ecolgico de los territorios existentes entre los mismos, en particular, apoyando las prcticas agrcolas y ganaderas sostenibles y asegurando la permeabilidad de las infraestructuras y de las barreras naturales, en especial de las riberas de los ros. Al mismo tiempo, es necesario defender el mantenimiento de la calidad del paisaje, aun cuando los paisajes humanos estn sometidos a una constante transformacin.

3.5 Proteccin ambiental.-La proteccin ambiental debe ser una directriz esencial para la accin pblica. A tal efecto:

a) Se dar prioridad a la conservacin de los factores abiticos y biticos que garantizan la calidad del medio ambiente, procurando:

1. Defender la calidad del aire, mejorando las herramientas de anlisis y control, y aplicando planes de actuacin all donde se detecten situaciones de contaminacin atmosfrica.

2. Elaborar planes de movilidad en los centros urbanos de referencia, que contribuyan a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a mejorar la calidad del aire.

3. Fomentar estrategias locales contra la contaminacin acstica y lumnica, elaborando herramientas especficas, tales como mapas de ruido y guas de diseo urbano.

4. Garantizar la calidad de las aguas velando por el buen estado de las aguas superficiales y de los acuferos, la proteccin de los humedales y el mantenimiento del caudal ecolgico de los ros.

5. Mantener la calidad de los suelos, con acciones de prevencin de la erosin y la contaminacin, diagnstico de reas vulnerables y elaboracin de programas de recuperacin de suelos degradados.

6. Proteger y conservar los espacios arbolados continuando las acciones de reforestacin, as como las relativas a la prevencin y extincin de incendios.

7. Garantizar la conservacin de la fauna y flora silvestre, en especial la ms amenazada, elaborando planes para su recuperacin y para la gestin de los hbitats prioritarios.

b) La accin pblica dar prioridad a la mejora y mantenimiento de las infraestructuras y sistemas de servicios bsicos ligados al ciclo del agua, as como a la gestin sostenible y segura de los residuos.

c) Se fomentarn prcticas ms sostenibles en todos los procesos de transformacin del territorio, as como programas que incentiven el uso de energas renovables, el ahorro y la eficiencia energtica.

d) Los centros urbanos de referencia generalizarn el uso de herramientas de gestin ambiental, como las estrategias locales de desarrollo sostenible.

e) Las Administraciones pblicas buscarn frmulas innovadoras de financiacin de las inversiones en el patrimonio natural y del medio ambiente, en colaboracin con el sector privado.

3.6 Infraestructuras del ciclo del agua.-La accin pblica en materia hidrulica debe apoyarse en la colaboracin entre la Junta de Castilla y Len y los Organismos de Cuenca, a fin de mejorar sistemticamente la eficiencia en la gestin del agua, la garanta de suministro a la poblacin y la preservacin de la calidad de las aguas. A tal efecto:

a) Se impulsar la recuperacin de humedales y acuferos sobreexplotados, el control de calidad de las aguas, la depuracin de vertidos, el mantenimiento de caudales ecolgicos, as como la recuperacin de riberas, en especial en tramos urbanos.

b) Se fomentar el ahorro en el consumo mediante el adecuado mantenimiento de las infraestructuras de abastecimiento y la reutilizacin de aguas residuales, sin perjuicio de prever un incremento razonable de los recursos hdricos necesarios para garantizar el desarrollo equilibrado y sostenible de la Comunidad.

c) Con las salvaguardas ambientales necesarias, se impulsarn las obras hidrulicas de regulacin y transporte que permitan atender las demandas actuales y futuras conforme a lo dispuesto en la letra anterior, as como el aprovechamiento energtico de ros y canales.

d) La infraestructura hidrulica urbana deber satisfacer las demandas actuales y futuras de la poblacin mediante acciones de mejora programadas, promoviendo estrategias de colaboracin con los entes locales dirigidas a modernizar y mejorar las infraestructuras existentes con el fin de:

1. Asegurar la dotacin y la calidad del agua para consumo humano, mejorando los servicios al usuario y aumentando la eficiencia en la gestin, con criterios de ahorro y equilibrio de costes.

2. Preservar la calidad de las aguas, manteniendo la biodiversidad fluvial y lagunar, y a la vez proteger los acuferos subterrneos.

3. Fomentar las soluciones mancomunadas o mediante consorcios, capaces de abordar con mayor eficiencia tanto las carencias en abastecimiento y depuracin como la previsin.

e) Asumiendo que los regados cumplen un papel imprescindible para garantizar la actividad en el medio rural, es necesario continuar su implantacin y consolidar los existentes, mejorando las infraestructuras y modernizando los sistemas de riego para lograr el mximo ahorro de agua.

f) Fomentar la recuperacin de infraestructuras hidrulicas histricas que hayan perdido su funcin inicial, para cumplir usos alternativos.

3.7 Infraestructuras de residuos.-La accin pblica en materia de residuos debe abordarse como poltica integral, minimizando los riesgos para el medio ambiente y la salud humana, reduciendo la generacin de residuos y fomentando su reutilizacin, reciclado y valorizacin, as como consolidando la red regional de infraestructuras de gestin. A tal efecto se desarrollarn planes y polticas especficas para los residuos urbanos, industriales peligrosos y no peligrosos, sanitarios, de la construccin, ganaderos, agrcolas y forestales, sin perjuicio de establecer actuaciones comunes que procuren sinergias beneficiosas.

Seccin 2. Proteccin y puesta en valor del patrimonio cultural

3.8 Valor del patrimonio cultural.-El patrimonio cultural de Castilla y Len, por su diversidad, amplitud y riqueza, constituye uno de los principales recursos de la Comunidad, y debe ser valorado mediante polticas que lo protejan de los efectos negativos del desarrollo econmico y los cambios sociales. A tal efecto:

a) Se fomentar una perspectiva unitaria de la riqueza cultural de Castilla y Len, que fortalezca la identidad regional, y que priorice las acciones de mbito supralocal que generen sinergias territoriales.

b) Ser objetivo estratgico de la accin pblica la conservacin y puesta en valor del patrimonio cultural, introduciendo una perspectiva territorial que favorezca su incidencia en el desarrollo local.

c) Se fomentar la innovacin en las artes plsticas, musicales y escnicas y, en particular, se promover la calidad de las obras pblicas y de la arquitectura, como proyeccin de la Comunidad hacia el futuro.

d) Las Administraciones pblicas buscarn frmulas innovadoras de financiacin de las inversiones en el patrimonio cultural, en colaboracin con el sector privado.

3.9 Red de conjuntos histricos.-La red de conjuntos histricos de Castilla y Len, incluidos los jardines histricos, los sitios histricos y los paisajes culturales, constituye un sistema con potencial para estructurar el territorio en colaboracin con los centros urbanos de referencia, introduciendo una perspectiva territorial complementaria. Los elementos de esta red reconocidos como Patrimonio de la Humanidad recibirn una atencin especial de la Junta de Castilla y Len en sus polticas activas de proteccin.

3.10 Patrimonio rural, paisajes culturales y bienes culturales intangibles.-Las estrategias territoriales y locales en materia de patrimonio cultural reconocern la riqueza de la cultura popular de la regin, valorando el patrimonio intangible vinculado a paisajes y lugares y activando los recursos necesarios para la recuperacin del patrimonio rural amenazado. Para ello, se crear una red de paisajes culturales que facilite el conocimiento y disfrute de los sistemas etnolgicos que manifiestan modos histricos singulares de relacin entre el hombre y el medio natural.

CAPTULO 4
Hacia una comunidad de bienestar
Seccin 1. Infraestructuras de transporte, comunicacin y energa

4.1 Red de carreteras.-La accin pblica en materia de carreteras se orientar, sin perjuicio de las competencias de la Administracin del Estado, a garantizar el cumplimiento de los objetivos de las Directrices, y en especial la conexin del sistema urbano regional, tanto interna como con las Comunidades vecinas y con las regiones Norte y Centro de Portugal. A tal efecto:

a) Adems de su funcin vertebradora del sistema urbano regional, se potenciar el sistema de vas de comunicacin que aseguran conexiones eficientes con los principales espacios econmicos de Espaa y Europa, mejorando la accesibilidad en las zonas perifricas.

b) Se mejorar la red regional de carreteras para optimizar la comunicacin del conjunto de los ncleos con la red de municipios prestadores de servicios y las capitales de provincia, as como el acceso a las vas de gran capacidad y a la red de autovas del Estado, de acuerdo con los objetivos ya descritos. Esto exigir tambin una intervencin concertada con las Diputaciones en la red de carreteras provinciales.

c) La red de alta capacidad comprender los itinerarios de inters europeo y los que sirven de acceso a las capitales de provincia de la Comunidad.

d) Se fomentar la intermodalidad en el transporte de mercancas, promoviendo redes combinadas de transporte y servicios logsticos intermodales.

e) El diseo de carreteras buscar la integracin ambiental de la red viaria, evitando su interferencia con la preservacin de los ecosistemas, con criterios de proyecto acordes con el entorno.

4.2 Red ferroviaria.-La accin pblica sobre la red ferroviaria perseguir, sin perjuicio de las competencias de la Administracin del Estado, los siguientes objetivos territoriales:

a) Consolidar una malla ferroviaria que facilite la insercin en el Arco Atlntico y la conexin con Madrid, Portugal, el Arco Mediterrneo y el centro de Europa; el ncleo de esta red ser concebido para alta velocidad, insertado en el sistema espaol de alta velocidad.

b) Garantizar el acceso de los centros urbanos de referencia a la malla ferroviaria y potenciar su extensin a los municipios prestadores de servicios generales, mejorando la calidad del servicio en las lneas actuales y fomentando las acciones de cercanas entre ciudades prximas.

c) Garantizar la calidad y competitividad del transporte de mercancas en los principales centros productivos de la Comunidad, fomentando la intermodalidad y los servicios logsticos.

d) Ordenar los accesos ferroviarios a las ciudades con criterios de eficacia funcional e integracin en sus tramas urbanas, manteniendo la centralidad urbana de las estaciones ferroviarias.

4.3 Red de aeropuertos.-La accin pblica en materia de aeropuertos potenciar, sin perjuicio de las competencias de la Administracin del Estado, las instalaciones de Valladolid, Burgos, Len y Salamanca, estableciendo una complementariedad no jerrquica, mejorando los sistemas de servicio a los vuelos segn su localizacin y condiciones, promoviendo conexiones con capitales espaolas y europeas, y activando los mecanismos para servir al sistema turstico y productivo regional. En todo caso se garantizarn las adecuadas conexiones de transporte a los centros urbanos servidos por cada aeropuerto.

4.4 Infraestructuras de energa.-La accin pblica en materia de energa se regir por criterios de ahorro, eficiencia, diversificacin y respeto del medio ambiente, y se orientar a asegurar un suministro eficiente y a poner en valor los recursos de Castilla y Len. A tal efecto se considera prioritario:

a) Fomentar las energas renovables, en el marco de las polticas espaolas e internacionales, para cumplir los compromisos de reduccin de emisiones contaminantes.

b) Velar por el aprovechamiento racional de los recursos carbonferos, consolidando la produccin de las centrales trmicas de carbn y modernizando sus instalaciones para reducir la contaminacin.

c) Aumentar la capacidad de la red de transporte de energa elctrica para facilitar la evacuacin de la produccin, y modernizar las redes de distribucin para contribuir al desarrollo econmico.

d) Potenciar el desarrollo de la infraestructura de transporte de gas natural canalizado, para facilitar el suministro de ese combustible a los centros urbanos de referencia y a los grandes consumidores.

4.5 Infraestructuras de telecomunicaciones.-La accin pblica en materia de telecomunicaciones se orientar a garantizar un acceso de calidad a la sociedad de la informacin para toda la poblacin, as como la disponibilidad de servicios avanzados y la difusin de los avances tecnolgicos de forma equitativa en el territorio. A tal efecto, los centros urbanos de referencia debern estar servidos por redes de banda ancha con capacidad, por lo que se fomentar la mayor capilaridad posible en los espacios rurales. Asimismo, en los ncleos de difcil acceso o aislamiento relativo, se velar por facilitar tecnologas de telefona mvil adecuadas.

Seccin 2. Equipamientos pblicos

4.6 Una red equilibrada de equipamientos pblicos para el desarrollo local.-La accin pblica promover la adecuada dotacin de equipamientos para la prestacin de servicios que garanticen la calidad de vida de la poblacin, conforme a los siguientes criterios:

a) Asumiendo la disparidad inherente a la diferente naturaleza de los servicios, los equipamientos deben establecerse en cada mbito territorial segn sus condiciones especficas. En todo caso, su organizacin se apoyar tanto en los centros urbanos de referencia como en los municipios prestadores de servicios generales, y tomar como referencia los mbitos de la Comunidad, la Provincia, y el rea Funcional.

b) Se debe garantizar que toda la poblacin tenga fcil acceso al nivel bsico de todos los servicios que se presten en el mbito de cada rea Funcional, y que exista homogeneidad territorial en la distribucin de los servicios de nivel superior.

c) Por su condicin de servicios esenciales que garantizan bienes bsicos para toda la poblacin, deben considerarse prioritarios los equipamientos vinculados a la educacin, la sanidad, los servicios sociales, los de promocin de la actividad econmica, el empleo y la proteccin ciudadana, en los centros urbanos de referencia.

d) Los equipamientos sern programados con criterios de equidad territorial, y sus estndares se actualizarn sistemticamente con criterios de modernizacin y mejora de la accesibilidad de la poblacin a sus prestaciones.

e) Los equipamientos pblicos deben ser ejemplo de integracin de criterios de sostenibilidad ambiental, tanto en el diseo y la construccin, como en su explotacin y mantenimiento.

4.7 Efecto de los equipamientos singulares.-Los equipamientos deben localizarse segn los criterios de funcionalidad, eficiencia, y accesibilidad de uso. Para aprovechar el efecto territorial positivo de cada nuevo equipamiento, se evitar una dispersin injustificada. Al contrario, primar el criterio de complementariedad, y se fortalecern las centralidades territoriales. Para ello se evitarn duplicidades que puedan tener efectos de competencia interna y que tengan una influencia negativa en el desarrollo regional.

Seccin 3. La vivienda como poltica pblica

4.8 Acceso a una vivienda digna.-La accin pblica debe orientarse a la consecucin del derecho de toda la poblacin de acceder a una vivienda digna, desplegando estrategias singulares dirigidas a los grupos sociales ms vulnerables y a los jvenes. A tal efecto, se prestar especial atencin a:

a) La accin coordinada en poltica de suelo, fomentando la creacin, mantenimiento y desarrollo de los patrimonios pblicos de suelo en los niveles regional, provincial y municipal, y, en particular la oferta de suelo apto para la promocin pblica de viviendas.

b) La rehabilitacin no sustitutiva de viviendas, tanto en el medio rural como en los centros histricos, garantizando la conservacin del complejo y rico tejido residencial existente.

c) Los incentivos para la construccin de viviendas con proteccin pblica y para el alquiler.

4.9 Creacin de un patrimonio residencial accesible y de calidad.-La accin pblica tendr como objetivo prioritario coordinar normas y acciones para:

a) Garantizar la calidad de los edificios residenciales, incentivando el cumplimiento de las normas de accesibilidad y eliminacin de barreras, as como los sistemas constructivos sostenibles en cuanto a uso del agua, gestin de residuos, materiales ecoeficientes, ahorro y eficiencia energtica.

b) Vigilar el cumplimiento de las diversas formas contractuales de acceso a la vivienda, partiendo del acceso a una informacin completa y transparente de las condiciones del mercado.

c) Conservar el patrimonio arquitectnico y urbanstico de Castilla y Len, favoreciendo una constante accin rehabilitadora de esta sea de identidad de la Comunidad.

Seccin 4. Estructuras al servicio de la actividad econmica

4.10 Sistema de estaciones, centros logsticos y centros de servicio al transporte.-La accin pblica debe desarrollar un sistema articulado de enclaves logsticos que fomenten y desarrollen la intermodalidad, a fin de impulsar el crecimiento y la competitividad regionales, y modernizar y cohesionar todos los modos de transporte. Estos enclaves deben situarse en los centros urbanos de referencia y sobre los corredores dinmicos. Se asociarn tanto a los espacios productivos como a la estructura de flujos de transporte, y se dar prioridad a los emplazamientos que garanticen un mejor cumplimiento de los criterios de intermodalidad. Asimismo, se potenciar la intermodalidad en el sistema regional de estaciones de pasajeros, coordinando la ubicacin de las estaciones de autobuses y ferrocarril, y fomentando instalaciones capaces de estructurar los sistemas urbanos.

4.11 reas de actividad econmica.-La accin pblica debe facilitar el despliegue de las infraestructuras ms directamente relacionadas con la actividad econmica, conforme a los siguientes criterios:

a) La dotacin de suelo industrial es un objetivo prioritario: debe introducir flexibilidad en los usos, para facilitar su adaptacin a las transformaciones del sistema productivo, pues la empresa exige estructuras ms verstiles y valora la calidad de los equipamientos y las condiciones ambientales de su emplazamiento.

b) Los centros tecnolgicos deben fomentar una interaccin en red, que incorpore las incubadoras de empresas, los centros de investigacin universitarios y las empresas que demanden servicios especializados, facilitando el desarrollo de un medio innovador regional al servicio del avance cientfico y tecnolgico.

c) El desarrollo econmico exige agilidad en la respuesta a las demandas de localizacin industrial. Los instrumentos de planificacin deben facilitar el desarrollo de industrias que puedan ser declaradas de inters pblico y utilidad social por su repercusin positiva en el entorno.

d) Se deben fomentar las sinergias en la localizacin de actividades empresariales, as como en la dotacin de servicios, fortaleciendo las redes territoriales, tanto las existentes como las potenciales, soportadas por las infraestructuras de transporte y comunicacin ms importantes.

e) En los espacios urbanos en transformacin, en sus intersticios ms accesibles, y en los ncleos de poblacin mayores del medio rural, se incentivar el desarrollo de micropolgonos industriales, facilitando una adecuada implantacin de naves y talleres.

CAPTULO 5
Hacia una comunidad sostenible

5.1 Fomento del desarrollo sostenible.-Las Administraciones pblicas, en colaboracin con los agentes sociales, deben mantener un esfuerzo permanente de anlisis y diagnstico de la evolucin del territorio, procurando adecuar los criterios de eficiencia econmica, cohesin territorial y proteccin ambiental a las singularidades locales, y proponiendo un debate que facilite ajustes para lograr un desarrollo ms sostenible.

5.2 Salvaguarda de la riqueza paisajstica.-La salvaguarda de los paisajes de Castilla y Len debe considerarse estratgica para garantizar los objetivos de proteccin ambiental y conservacin de los recursos. El paisaje debe comprenderse en su dinamismo, vigilando atentamente los procesos de transformacin del territorio, que debern justificar, en cada caso, el respeto a la singularidad paisaje, as como al medio abitico y bitico que les sirven de base. Por su singular incidencia en el paisaje, se velar por la adecuacin de la gestin en las reas extractivas a los principios del desarrollo sostenible.

5.3 Red de corredores verdes.-Para fomentar una relacin ms positiva de la poblacin con la naturaleza, y poner en valor de modo integrado los recursos naturales y paisajsticos de Castilla y Len, se promover el desarrollo de una red de corredores verdes, en los mbitos territoriales idneos para ello: caadas, canales, caminos histricos, vas frreas sin uso... La red de corredores verdes, complementaria de la red de corredores ecolgicos, se disear con criterios paisajsticos que garanticen el control de accesibilidad en los espacios naturales ms frgiles o vulnerables, y se incentivar el uso de transporte pblico, de modo que estos lugares constituyan una red ecolgica protegida de la agresin externa.

5.4 Integracin entre medio urbano y medio rural.-La accin pblica tendr como objetivo desarrollar y profundizar la integracin socioeconmica entre el medio urbano y rural y, a tal efecto, tendr como objetivos:

a) Mejorar las infraestructuras de transporte y comunicacin para garantizar la interaccin entre ncleos de poblacin de diferente rango.

b) Favorecer sistemas de transporte pblico que aseguren la comunicacin eficaz de los pequeos ncleos con los centros urbanos de referencia, y de stos con las capitales de cada provincia.

c) Promover la conservacin y ordenacin de zonas de transicin entre el territorio urbanizado y el medio natural, en particular potenciando las zonas naturales de esparcimiento y reas recreativas.

d) Fomentar un concepto de desarrollo rural guiado por una idea positiva del territorio, y apoyado en la mejora sistemtica de equipamientos y servicios, as como en las nuevas tecnologas.

5.5 Fomento del arraigo en el medio rural.-La accin pblica tendr como objetivo prioritario favorecer el mantenimiento de la poblacin en los ncleos rurales y el asentamiento de nuevos habitantes. A tal efecto:

a) Debe garantizarse el futuro de las explotaciones agrarias, favoreciendo la incorporacin a la actividad de mujeres y jvenes, y dotndolas de estructuras y usos adecuados, en convivencia con las masas forestales y con zonas de pastizales viables para la explotacin ganadera.

b) Se incentivarn las actividades agrcolas y ganaderas en los espacios con riesgo de abandono, compensando a quienes residen en el medio rural menos accesible, en especial cuando desarrollen prcticas sostenibles o iniciativas de industria agroalimentaria de primera transformacin.

c) Se fomentar la produccin agroalimentaria de calidad con arraigo en las culturas locales, y asimismo las explotaciones ganaderas con razas autctonas de Castilla y Len, por su impacto positivo en los usos del territorio y en la conservacin del paisaje.

d) Se facilitar el trabajo en red de las agencias de desarrollo local, para lo que se reconocer su capacidad de diagnstico y se incrementar su capacidad de iniciativa, potenciando sus recursos.

5.6 Hacia un urbanismo ms sostenible.-Para fomentar un urbanismo ms sostenible, los instrumentos de planificacin urbanstica, territorial y sectorial promovern un uso sostenible del territorio, evitando el consumo innecesario de suelo y garantizando que la accin transformadora sea respetuosa con el medio. Para ello, se llevar a cabo una evaluacin correcta de sus efectos y externalidades, y se aplicarn las siguientes estrategias:

a) Impulsar estrategias urbansticas para la recuperacin de los espacios consolidados, en particular de los tejidos histricos, dando prioridad al desarrollo de nuevas reas.

b) Administrar la densidad de lo edificado, con respeto a sus valores tradicionales, fomentando espacios urbanos compactos y crecimientos continuos a los centros urbanos, y garantizando una red de espacios pblicos idnea para favorecer la cohesin social de los barrios.

c) Desarrollar sistemas pblicos de transporte, al servicio de unidades urbanas homogneas, y moderar el acceso a espacios centrales con sistemas perifricos de aparcamiento e intercambio.

d) Garantizar que la entrada en servicio de los equipamientos y las infraestructuras de servicios bsicos es previa o simultnea a la incorporacin de nuevos desarrollos urbanos.

e) Fomentar la adaptacin del diseo urbano a las condiciones locales del medio ambiente y del paisaje, apoyndose en tejidos urbanos complejos con mezcla de actividades y usos.

5.7 Compromiso activo con los espacios menos favorecidos.-Sern reas de actuacin preferente las que cuenten con menor Producto Interior Bruto por habitante, aqullas con densidad inferior a 10 habitantes por km2, los Espacios Naturales Protegidos e incluso barrios urbanos en declive o con problemas de integracin social y econmica. En este contexto, tendrn consideracin especial las cuencas mineras y las zonas sujetas a riesgos singulares. En todas estas reas se realizar un esfuerzo de diagnstico para fomentar propuestas atractivas de implantacin o reconversin de actividades econmicas, tanto en el sector industrial como en el turismo ligado a la calidad del entorno.

CAPTULO 6
Hacia una comunidad creativa

6.1 El primer recurso del territorio: educacin permanente e investigacin cientfica.-Asumiendo que el primer recurso de un territorio son sus habitantes, la accin pblica tendr como prioridad promover la sociedad del conocimiento, poniendo en valor los recursos educativos y fomentando la formacin permanente de los recursos humanos locales. A tal efecto:

a) Se garantizar la existencia de una red de centros docentes que permita el acceso de toda la poblacin a una educacin de calidad en condiciones de equidad.

b) Se potenciar el sistema universitario de Castilla y Len como ventaja competitiva frente a otras Comunidades, debiendo realizarse un esfuerzo colectivo para garantizar su excelencia.

c) Se fomentar la coordinacin de los centros de formacin profesional con el sistema productivo de Castilla y Len, mediante acciones de investigacin, desarrollo e innovacin.

d) Ser prioritaria la creacin y mejora de centros de investigacin, desarrollo e innovacin, mediante la colaboracin entre Administraciones, universidades y empresas.

e) Se activarn estrategias que fomenten la identidad regional, recomponiendo su imaginario y dando prioridad a la voluntad de incrementar la capacidad de iniciativa.

6.2 Integracin de la Igualdad de Oportunidades.-La accin pblica debe prestar singular atencin a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, como elemento indispensable para el desarrollo equilibrado y sostenible y la mejora de la calidad de vida de la poblacin. A tal efecto, se impulsar el fortalecimiento de instituciones sensibles a la especificidad de gnero, as como la elaboracin y ejecucin de polticas que garanticen el acceso ms equitativo de mujeres y hombres a los bienes y servicios, en especial en lo que se refiere a los servicios y oportunidades de trabajo y formacin en el mbito rural.

6.3 Concertacin para el gobierno del territorio.-La accin pblica debe prestar una singular atencin a las actuaciones de concierto, tanto mediante la colaboracin con la iniciativa privada como mediante la coordinacin interadministrativa. En particular, la Junta de Castilla y Len activar recursos financieros para la ejecucin de planes y proyectos regionales cuyo objeto sea el desarrollo territorial, que incidan en el gobierno del territorio y que mejoren su capacidad para afrontar el futuro.

6.4 Coordinacin de las polticas sectoriales.-La accin pblica debe evidenciar el sustrato espacial, ambiental e infraestructural de los programas, planes y proyectos con alcance territorial. Para fomentar su coordinacin y compatibilidad, previamente a su aprobacin debern incorporar un informe sobre sus efectos territoriales, que ser sometido al dictamen del Consejo de Urbanismo y Ordenacin del Territorio de Castilla y Len para valorar el cumplimiento de estas Directrices.

6.5 rganos de gestin y coordinacin.-En cada rea Funcional, estas Directrices se aplicarn mediante un sistema de gestin formado por los Ayuntamientos, la Diputacin Provincial y la Delegacin Territorial de la Junta de Castilla y Len. Complementariamente, la Junta de Castilla y Len coordinar los procesos que afecten a la ordenacin del territorio mediante el Consejo de Urbanismo y Ordenacin del Territorio de Castilla y Len, y continuar desarrollando el Sistema de Informacin Territorial de Castilla y Len, con el fin de recopilar, intercambiar y difundir la informacin sobre el territorio de la Comunidad.

Análisis

  • Rango: Ley
  • Fecha de disposición: 17/06/2008
  • Fecha de publicación: 28/07/2008
  • Entrada en vigor: 25 de junio de 2008.
  • Publicada en el BOCYL nm. 120, de 24 de junio de 2008.
Referencias posteriores

Criterio de ordenación:

  • SE MODIFICA:
    • el anexo.2, segn la redaccin dada a la disposicin final 3 de la Ley 7/2013, de 27 de septiembre, por Ley 9/2014, de 27 de noviembre (Ref. BOE-A-2014-13305).
    • el Anexo, por Ley 7/2013, de 27 de septiembre (Ref. BOE-A-2013-11339).
Referencias anteriores
  • DE CONFORMIDAD con el art. 32.1.2 del Estatuto aprobado por Ley Orgnica 14/2007, de 30 de noviembre (Ref. BOE-A-2007-20635).
  • EN RELACIN con la Ley 10/1998, de 5 de diciembre (Ref. BOE-A-1999-1240).
Materias
  • Castilla y Len
  • Construcciones
  • Obras
  • Ordenacin del territorio
  • Patrimonio cultural
  • Polticas de medio ambiente
  • Urbanismo
  • Viviendas

subir

Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado

Avda. de Manoteras, 54 - 28050 Madrid